La pandemia de coronavirus aumenta en toda Europa

por Johannes Stern y Alex Lantier
12 marzo 2020

Miles de personas enfermaron con coronavirus y cientos murieron ayer en Europa a medida que la pandemia se extendía por todo el continente. A medida que Italia —el epicentro de la pandemia en Europa— entró en un bloqueo nacional con el objetivo de detener la propagación, se impusieron cuarentenas regionales en España, Grecia, Francia y Alemania, mientras que la enfermedad también atravesó Escandinavia y entró en los Balcanes.

Italia registró 977 nuevos casos y 168 muertes, el mayor número en cualquier período de 24 horas durante la epidemia de coronavirus, llevando al sistema de salud de Italia al borde del colapso. El número de casos en Italia es de 10.149, incluidas 631 muertes, para una tasa actual de mortalidad del 6,2 por ciento. Varias aerolíneas, incluidas British Airways, Ryanair y Air France, detuvieron los vuelos a Italia, mientras que Austria y Eslovenia cerraron sus fronteras terrestres con Italia.

La tasa de mortalidad está aumentando a medida que la enfermedad inunda los hospitales, especialmente en el norte de Italia. Incluso con el personal médico trabajando turnos de 14 horas y liberando cientos de camas para pacientes con coronavirus en la condición más crítica, que requieren ventilación artificial para sobrevivir, los hospitales aún deben rechazar a pacientes desesperadamente enfermos. "Todavía podemos atender a los pacientes con los problemas respiratorios más graves, pero tenemos que enviar a aquellos con neumonía bilateral a sus hogares para que sean revisados por su médico de familia", dijo a Der Spiegel Guido Marinoni, de la Asociación Médica de Bérgamo.

Un empleado con una mascarilla y guantes está esperando al siguiente paciente detrás de la puerta del centro de diagnóstico corona en Dusseldorf. (AP Photo/Martin Meissner)

Observando que "durante años se ha reducido el sistema de salud italiano, se han reducido las camas, las enfermeras están mal pagadas", la revista de noticias citó a Massimo Galli, médico jefe del Hospital Luigi Sacco de Milán, quien dijo que los "virólogos, internistas y neumólogos" son urgentemente necesarios”. Él dijo: "Cualquiera que piense que la cosa del coronavirus es excesivo, venga a nuestro departamento".

El comisionado regional de salud de Lombardía, Giulio Gallera, advirtió: "No podemos seguir con otras dos o tres semanas de un aumento tan loco en el número de personas en salas de emergencia y unidades de cuidados intensivos", citando la tensión física y psicológica en un médico que le dijo: "Nunca olvidaré los ojos del paciente que conecté al ventilador esta mañana".

Con todos los grandes eventos públicos cancelados, escuelas y universidades cerradas, centros urbanos vacíos, muchos trabajadores teletrabajando, la economía de Italia está en caída libre. Los compradores limpiaron los estantes de los supermercados y se abastecieron de comida. Lorenzo Codogno, execonomista jefe del Tesoro italiano, dijo a Reuters que el producto interno bruto (PIB) promedio de Italia se encuentra entre un 10 y un 15 por ciento por debajo de los niveles normales, por lo que Italia entrará en una profunda recesión si se necesita una cuarentena prolongada para detener la propagación del virus. Mientras tanto, la incertidumbre se cierne sobre la vida de decenas de millones de trabajadores.

El ministro de Desarrollo Económico, Stefano Patuanelli, solicitó un rescate de €10 mil millones, y el lobby bancario de ABI dijo que puede suspender los pagos de hipotecas para familias y negocios afectados por la crisis del coronavirus, aparentemente en un esfuerzo por obtener acceso a fondos públicos de rescate. Sin embargo, la suma propuesta por Patuanelli es completamente insuficiente. No solo no aborda decenas de miles de millones de euros en los recortes de atención médica de la UE impuestos durante décadas, sino que no da nada por cuidado infantil, salarios perdidos y facturas médicas a los trabajadores que enfrentan cierres escolares, recesiones y la posibilidad de despidos masivos.

Sin embargo, se están implementando o preparando cuarentenas masivas en toda Europa, ya que la propagación de la enfermedad amenaza con inundar los sistemas hospitalarios en todo el continente. Grecia anunció un cierre total de dos semanas de guarderías, escuelas y universidades en un intento por prevenir la propagación de la enfermedad. De particular preocupación fue el descubrimiento el 9 de marzo de un paciente con coronavirus, una mujer de 40 años que había viajado a Oriente Medio, en la isla de Lesbos.

Lesbos, una isla del Mar Egeo cerca de Turquía, es el sitio del infame campo de detención de Moria, donde decenas de miles de refugiados que huyen de las guerras y la pobreza en Oriente Medio se mantienen en condiciones horribles. Ahora existe un peligro inminente de que esta enfermedad contagiosa y mortal pueda extenderse a decenas de miles de refugiados, que viven en la pobreza y en condiciones insalubres dictadas por la UE. Solo allí, el número de muertos podría elevarse fácilmente a miles.

Mientras que el número de casos de Francia aumentó 372 a 1.784, España cerró ayer todas las instalaciones educativas y suspendió los eventos a puerta cerrada con más de 1.000 personas en Madrid, La Rioja y las ciudades vascas de Vitoria y Labastida, mientras que el número de casos de coronavirus en España aumentó 443 a 1.674. Existe un peligro creciente de que el coronavirus también pueda afectar el sistema de salud de España, que ha sufrido recortes en el gasto de la UE entre 15 y 21 mil millones de euros desde la crisis de 2008-2009.

En Gran Bretaña, murieron seis personas y 54 casos nuevos dieron positivo por coronavirus en medio de una creciente preocupación por la falta de personal y recursos del Servicio Nacional de Salud. El Reino Unido tiene solo 2,5 camas por cada 1.000 habitantes, la segunda proporción más baja en Europa, y es altamente vulnerable a ser inundado por un rápido aumento en el número de casos.

En medio de un rápido aumento de las infecciones por coronavirus en toda Alemania y después de las dos primeras muertes reportadas en relación con el virus el lunes, las autoridades alemanas están comenzando a tomar medidas más drásticas y desesperadas.

En la capital, Berlín, la vida cultural está llegando a un punto muerto virtual. El martes por la noche, el senador de Cultura de Berlín, Klaus Lederer (del partido La Izquierda), decidió, de acuerdo con los directores, cancelar todos los eventos en los grandes salones de teatros estatales, óperas y salas de conciertos hasta el final de las vacaciones de Pascua, es decir, hasta abril 19. También recomendó que los grandes teatros privados procedieran de esta manera.

En la ciudad de Colonia, Lit. Colonia, el festival de literatura más grande de Europa con más de 200 eventos y más de 100.000 visitantes durante doce días, ha sido suspendido. El día de la inauguración prevista, el festival fue cancelado por la alcaldesa de la ciudad, Henriette Reker. "En la situación actual, debemos hacer todo lo posible para romper las cadenas de infección", dijo. "Por lo tanto, en el contexto de las recomendaciones del ministro federal de Salud, he desaconsejado mantener a Lit. Colonia en este momento".

Con cuatro nuevos casos en Sajonia-Anhalt, todos los estados federales en Alemania ahora están afectados por el coronavirus. En toda Alemania hay ahora 1.296 casos confirmados por laboratorio.

Debido a la propagación del virus, seis estados federales han prohibido eventos con más de 1,000 personas: Baviera (hasta el 10 de abril), Renania del Norte-Westfalia (indefinida), Hesse, Turingia, Baja Sajonia, Bremen y Schleswig-Holstein. En Turingia, incluso los eventos con más de 500 personas deben estar especialmente aprobados. Renania-Palatinado, Hesse y Sarre solo han recomendado cancelar grandes eventos.

El gobierno del estado bávaro decidió el lunes prohibir eventos con más de 1.000 invitados. Inicialmente, esta medida seguirá vigente hasta el Viernes Santo, pero se puede extender. No solo se verán afectados numerosos partidos de fútbol, sino también festivales de primavera y la celebración del 75 aniversario de la liberación del campo de concentración de Dachau.

Especialmente para millones de ciudadanos mayores, existe un riesgo mortal inmediato. En su podcast diario, el director del Instituto de Virología de la famosa Charité en Berlín, Christian Drosten, instó a las personas a proteger a las personas mayores, de lo contrario, hasta una cuarta parte de los afectados en este grupo de edad podrían morir.

Es por eso que, medidas tan drásticas como no tener contacto con los nietos y restringir la vida social son apropiadas, explicó, pidiendo a los padres que expliquen la situación a las generaciones más jóvenes: "Hablamos con ellos y les decimos ‘Esto es serio’". La vida social en este grupo debería incluso "detenerse por unos meses", dijo Drosten. Luego advirtió: "Y si no te tomas esto en serio, debes asumir que las tasas que están en el rango del 20 por ciento, el 25 por ciento de estas personas morirán".

Las alarmas provenientes de los trabajadores de salud contrastan con la irresponsabilidad y la asombrosa indiferencia hacia la vida humana exhibida por la clase dominante. "Del 60 al 70 por ciento de las personas en Alemania se infectarán con el coronavirus", dijo la canciller Angela Merkel (CDU) durante la reunión del grupo parlamentario el martes. Según los participantes, el comentario de Merkel provocó un silencio asombrado en la facción.

No hay razón para aceptar que dos tercios de la población alemana o europea deberían contraer esta enfermedad. Las cuarentenas junto con el despliegue de recursos financieros y de atención médica masivos para tratar a los enfermos pueden detener el coronavirus. En China, la enfermedad se está conteniendo actualmente en 80.000 personas, ya que el número de nuevos casos diarios se reduce a unas pocas docenas, muchas de las cuales ahora se importan de Europa. Esto indica la necesidad de una movilización coordinada y global de recursos financieros, industriales y científicos para detener la enfermedad.

Por el contrario, si 50 a 60 millones de alemanes adquieren la enfermedad antes de que se pueda desarrollar una vacuna, aproximadamente el 20 por ciento o 10 a 12 millones probablemente desarrollarán una enfermedad crítica, inundando el sistema de atención médica y causando millones de muertes. A escala internacional, las pérdidas en la vida humana serían incalculables.

El hecho de que Merkel pueda predecir con insistencia tal resultado da testimonio de la bancarrota del capitalismo europeo y su agenda de austeridad. Ahora es fundamental movilizar a la clase trabajadora para luchar por el derecho a la atención, por el pleno apoyo financiero y social para los trabajadores y las pequeñas empresas afectadas por la pandemia, y por el fin de la destructiva austeridad de la UE. El capitalismo está llevando a la humanidad hacia el desastre, y debe ser reemplazado por el socialismo: el uso planificado, racional y democrático de los recursos económicos mundiales para satisfacer las necesidades humanas, no las ganancias.

(Publicado originalmente en inglés el 11 de marzo de 2020)