Proceso de extradición de Assange se abre en Londres

por Thomas Scripps y Laura Tiernan
26 febrero 2020

El gobierno de los Estados Unidos ha presentado su caso contra el editor encarcelado de WikiLeaks, Julian Assange. Su objetivo es la criminalización del periodismo que expone crímenes de guerra, vigilancia masiva ilegal y otras formas de ilegalidad por parte de las potencias imperialistas.

En medio de una creciente indignación popular contra el descarrilar a Assange hacia una prisión estadounidense, los abogados del Departamento de Justicia intentaron reformular los cargos en contra de él. James Lewis QC afirmó: "Este no es un caso sobre la revelación de crímenes de guerra".

Refiriéndose a la exposición icónica de WikiLeaks sobre un ataque de helicóptero Apache de Estados Unidos contra civiles en Irak en 2007, dijo que Assange "no está acusado de publicar el llamado video Asesinato colateral".

"La defensa desea presentar a Assange como una encarnación de la libertad de prensa y pintarlo con brillantes colores de libertad", dijo Lewis a la corte. "Lo que el Sr. Assange busca defender con la libertad de expresión no es la publicación de materiales clasificados sino la publicación de nombres de fuentes".

Assange "no era periodista", dijo, y sus acciones "imprudentes" habían puesto en peligro la vida de "activistas de derechos humanos y disidentes" que "arriesgaban su seguridad y libertad para proporcionar información a los Estados Unidos y sus aliados".

Silencioso sobre los más de un millón de iraquíes asesinados como resultado de la invasión y ocupación ilegal del país por parte de los Estados Unidos, Lewis afirmó que los informantes del gobierno de los EE. UU. identificados por WikiLeaks habían "desaparecido posteriormente" sin proporcionar ni una pizca de evidencia en apoyo.

Significativamente, Lewis citó según las autoridades suponen "imprudencia" de Assange, tanto por The Guardian como el New York Times. Los medios de comunicación liberales han estado a la vanguardia de desacreditar a Assange. Lewis leyó una declaración del 2 de septiembre de 2011 por The Guardian, El New York Times, El País, Der Spiegel y Le Monde, y afirmó: "Lamentamos la decisión de WikiLeaks de publicar los cables del Departamento de Estado no editados que pueden poner en riesgo las fuentes. La decisión de Julian Assange de publicar fue suyo y solo suyo.

De hecho, los archivos no editados solo se publicaron debido a las acciones de los periodistas de The Guardian.

Lewis luego trató de contrarrestar la creciente preocupación por el período de prisión de 175 años que enfrenta Assange. Le dijo a la jueza presidenta, Vanessa Baraitser, "Uno no debe ser engañado por la hipérbole de la defensa en relación con la sentencia", alegando que Assange enfrentaría una sentencia relativamente menor de quizás 42 meses, esto bajo condiciones en las que los políticos estadounidenses de alta categoría, incluyendo el presidente Trump, han pedido la pena de muerte.

Después de negar que el caso tuviera alguna relación con la libertad de prensa, Lewis describió las implicaciones de largo alcance por las acusaciones de Estados Unidos para periodistas en Gran Bretaña. Lewis argumentó que las acciones de la denunciante del ejército estadounidense Chelsea Manning y Assange fueron ilegales bajo la Ley de Secretos Oficiales (OSA) de Gran Bretaña.

"Si un periodista o un periódico publica información secreta que probablemente cause daño a los intereses del Reino Unido, indudablemente está cometiendo un delito", enfatizando que no hay "defensa de interés público" en virtud de la OSA.

Edward Fitzgerald QC presentó argumentos iniciales para la defensa. La historia del caso contra Assange mostró que "esta acusación no está motivada por preocupaciones genuinas por la justicia penal, sino por la política".

Fitzgerald refutó la afirmación de Lewis de que Assange estaba involucrado en una "conspiración" con Manning, que involucraba "robo y piratería informática". Citó las valientes palabras de Manning: "Las decisiones que tomé para enviar documentos e información al sitio web [WikiLeaks] fueron mis propias decisiones y asumo toda la responsabilidad de mis propias acciones". El abogado de Assange rechazó cualquier sugerencia de que su cliente estaba involucrado en "piratería", y dijo que las acusaciones eran "incorrectas y, en cualquier caso, una pista falsa".

También explicó hasta qué punto Assange fue para evitar la revelación de nombres enredados.

Fitzgerald le recordó a la corte que los planes para enjuiciar a Assange habían sido descartados por la administración de Obama en 2013, por lo que el Washington Post llamó "el problema del New York Times ". Los fiscales estadounidenses concluyeron que acusar a Assange hubiera sido equivalente a enjuiciar al New York Times y a otros que publicaron información de seguridad filtrada.

El caso contra Assange fue revivido por la administración de Trump como parte de su guerra contra los periodistas, y el presidente de los Estados Unidos denunció a la prensa como "enemigo del pueblo", "enfermos", "locos" y "antipatrióticos". En febrero de 2017, el director del FBI, James Comey, había declarado: "pondremos a los periodistas en la cárcel" y "pondremos una cabeza en un pico".

En abril de 2017, la administración de Trump comenzó su búsqueda de Assange y WikiLeaks, descrito por el entonces director de la CIA Mike Pompeo como una "agencia de inteligencia hostil no estatal". Fitzgerald enfatizó que persiguieron a Assange a pesar de no tener nuevas pruebas. El caso se intensificó después de que Assange rechazó la oferta de un indulto presidencial entregado por el congresista republicano Dana Rohrabacher. Trump quería que Assange negara públicamente haber usado una fuente rusa en relación con información filtrada que mostraba que Hillary Clinton conspiró con el Comité Nacional Demócrata (DNC) contra la campaña de Sanders en 2016.

La denuncia penal por abuso de computadora contra Assange fue certificada en diciembre de 2017, coincidiendo con el hecho de que Ecuador le otorgó el estatus diplomático. La acusación de reemplazo, con 17 cargos adicionales en virtud de la Ley de Espionaje, se presentó en mayo de 2019, diez días después de que los fiscales suecos anunciaron planes para reabrir las investigaciones sobre acusaciones sexuales fabricadas por el estado contra Assange. Fitzgerald afirmó que "Estados Unidos aumentó los cargos" para garantizar que su solicitud de extradición tuviera prioridad.

Fitzgerald citó la opinión de testigos claves en la defensa, incluyendo los estudiosos de derechos y periodismo, de que la acusación sustituyente "rompe todos los precedentes legales ... Ningún editor ha sido procesado por revelar secretos nacionales desde la fundación de la nación hace más de dos siglos".

Assange estaba siendo atacado por su opinión política, dijo Fitzgerald. “Es uno de los principales defensores de una sociedad abierta y de la libertad de expresión. Es antiguerra y antiimperialista. Es un defensor mundialmente reconocido por la transparencia política y del derecho del público a acceder a información sobre temas de importancia.

"Esas ideas y esas acciones inevitablemente lo ponen en conflicto con estados poderosos, incluyendo la administración de Estados Unidos, por razones políticas".

Fitzgerald describió cómo la extradición de Assange a los Estados Unidos violaría los artículos 10, 6, 7 y 3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (respectivamente, una audiencia justa e independiente; reconocimiento como persona ante la ley; derecho a protección igualada ante la ley; y vida, libertad y seguridad de la persona).

El derecho de Assange a un juicio justo en los Estados Unidos fue "irremediablemente perjudicado", ya que el presidente de los Estados Unidos, el secretario de Estado y el fiscal general lo denunciaron públicamente, violando la presunción de inocencia.

Fitzgerald describió los escandalosos métodos empleados por la empresa de seguridad española UC Global en nombre de la CIA para monitorear y atacar a Assange dentro de la embajada ecuatoriana. Esto incluía planes para secuestrarlo o envenenarlo. Según un testigo protegido, un ex empleado de UC Global, "el Sr. Assange y sus abogados eran objetos prioritarios".

Fitzgerald dijo que estas fueron "las acciones de un estado sin ley empeñado en adoptar cualquier medio necesario para derrumbarlo". Incluso si eso significaba violar el derecho internacional público. Incluso si eso significaba violar el privilegio profesional legal y la santidad de la protección de la Embajada".

El equipo de defensa de Assange describió varios obstáculos a su extradición bajo los actuales acuerdos de tratados anglo-estadounidenses: un enjuiciamiento por motivos políticos, negarle el derecho a un juicio justo, el paso del tiempo desde que se cometieron los presuntos delitos, las condiciones opresivas bajo las cuales sería detenido en los Estados Unidos.

Fitzgerald también citó la sección 91 del tratado de extradición entre Estados Unidos y el Reino Unido, que brinda protección contra la extradición, donde "se volvería injusto u opresivo debido a un trastorno físico o mental". Citó las opiniones de testigos médicos claves, el profesor Kopelman y la Dra. Sondra Crosby.

Kopelman dijo: "Estoy tan seguro como un psiquiatra puede ser que, si la extradición a los Estados Unidos fuera inminente, Assange encontraría una forma de suicidarse".

Crosby dijo: “Es mi fuerte opinión médica que la extradición del Sr. Assange a los Estados Unidos dañará aún más su frágil estado de salud actual y muy probablemente causará su muerte. Esta opinión no se da ligeramente".

La audiencia continua.

(Publicado originalmente en inglés el 25 de febrero de 2020)