Tropas estadounidenses confrontan convoy ruso cerca de campos petroleros sirios

por Bill Van Auken
24 enero 2020

Las tropas estadounidenses en el noreste de Siria se enfrentaron a un convoy militar ruso el fin de semana pasado, negándose a permitir que avanzara por una carretera importante cerca de la ciudad de Rmelan en la provincia de al-Hasakah.

Si bien el incidente terminó con la retirada de los rusos a su base y sin disparos, el enfrentamiento puso de manifiesto las tensiones agudas que se están acumulando en el área tras el cambio en la política estadounidense después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, autorizara una invasión turca de la región fronteriza en octubre pasado y posteriormente ordenara la reubicación de las tropas estadounidenses a los campos petroleros del noreste de Siria.

Convoy militar estadounidense en Siria [Crédito: AP Photo/Baderkhan Ahmad]

La confrontación fue reportada por primera vez por la agencia de noticias estatal turca Anadolu, que citó sus fuentes en la región fronteriza sirio-turca.

El medio de comunicación del gobierno estadounidense, Voice of America, dijo que el Observatorio Sirio de Derechos Humanos había informado el incidente el martes y citó a un reportero local, Nishan Mohammed, quien dijo haber presenciado el enfrentamiento entre las tropas estadounidenses y rusas.

"Este es el tercer incidente que ocurrió en una semana", dijo Mohammed en una entrevista telefónica con VOA. Según los informes, la milicia kurda YPG, que el Pentágono ha empleado como su fuerza terrestre en Siria, también bloqueó el acceso de las fuerzas rusas a un camino a través del área la semana pasada.

Las fuerzas rusas se trasladaron al área como parte de un acuerdo alcanzado con Turquía para realizar patrullas conjuntas a lo largo de la frontera sirio-turca a raíz de la incursión turca, que tenía como objetivo expulsar a la milicia kurda YPG del área. Ankara considera al YPG como una extensión "terrorista" del propio movimiento separatista kurdo PKK de Turquía, contra el cual ha luchado durante una sangrienta campaña de contrainsurgencia durante décadas.

Mientras las tropas rusas tomaron al menos tres bases estadounidenses abandonadas en la frontera, el ejército estadounidense, según los medios de comunicación turcos, ha creado una nueva red de al menos 11 bases y puestos militares en el noreste de Siria, incluidos cinco en la provincia de al-Hasakah, cuatro en Deir Ezzor y dos en Raqqa.

Según el Pentágono, EE. UU. tiene poco más de 500 tropas desplegadas en el noreste de Siria, pero junto con los contratistas militares y las fuerzas rotadas del vecino Irak y de otras partes de Oriente Próximo, el número es indudablemente mayor.

Trump había prometido en repetidas ocasiones que retiraría todas las fuerzas estadounidenses del país, solo para someterse a la presión de los demócratas y los republicanos, así como desde dentro del aparato militar y de inteligencia, y dejar tropas en Siria. Ahora ha avanzado repetidamente la posición de que las fuerzas estadounidenses están en Siria para "tomar el petróleo", incluso sugiriendo que tiene la intención de traer un conglomerado energético con sede en Estados Unidos como ExxonMobil para explotar los recursos de Siria, un acto de saqueo que constituiría un crimen de guerra.

En una entrevista la semana pasada con Laura Ingraham, una presentadora derechista de Fox News, Trump rechazó las críticas de que había "dejado tropas en Siria" y declaró: "¿Sabes lo que hice? Tomé el petróleo".

Cuando Ingraham intentó reformular la declaración de Trump, sugiriendo que tenía la intención de decir que había dejado atrás a las fuerzas estadounidenses para proteger las instalaciones petroleras de Siria contra el Estado Islámico, la interrumpió y declaró: "No sé, tal vez deberíamos tomarlo, pero tenemos el petróleo. En este momento, Estados Unidos tiene el petróleo. Tenemos el petróleo".

Del mismo modo, en un mitin la semana pasada en Wisconsin, donde se jactó de su asesinato criminal del general iraní Qasem Soleimani, Trump le dijo a la multitud: "La gente me dijo: '¿Por qué te quedas en Siria?' Porque me quedé el petróleo, debimos haberlo hecho en Irak". Continuó insistiendo en que "Sí me retiré ", pero" tenemos el petróleo, de forma realmente segura. Veremos qué sucede con él".

Cualesquiera que sean las ilusiones gansteriles de Trump sobre el robo del petróleo de Siria y sacarle provecho, el despliegue de tropas estadounidenses en los campos petroleros representa una continuación de la estrategia esencial perseguida por el imperialismo estadounidense en todo el curso de la sangrienta guerra orquestada por la CIA por un cambio de régimen que se ha desatado en Siria durante casi nueve años, comenzando bajo la Administración demócrata del presidente Barack Obama. El objetivo es negarle recursos energéticos al Gobierno sirio del presidente Bashar al-Asad para profundizar la crisis económica del país y negarle la capacidad de reconstruir sus ciudades e infraestructura devastadas.

En términos de rentabilidad, el petróleo de Siria tiene una importancia muy limitada. Antes de que la guerra por el cambio de régimen le robara sus campos petroleros, el país producía menos de 400.000 barriles de petróleo por día.

Sin embargo, el Gobierno de Damasco ha firmado múltiples contratos con empresas petroleras rusas conectadas al Kremlin para revivir la producción en el noreste del país y comenzar la exploración de depósitos de petróleo en alta mar en el Mediterráneo oriental.

Las tropas estadounidenses también se mantienen en Siria para sabotear estos planes y contrarrestar tanto la influencia de Rusia como de Irán, así como la de China, que obtendrá proyectos de reconstrucción, tanto en Siria como en el resto de Oriente Próximo.

Los peligros que presenta esta estrategia quedaron claros en febrero de 2018 cuando una fuerza pro-Damasco que incluía un gran número de contratistas militares rusos avanzó hacia un campo de petróleo y gas bajo el control de las fuerzas patrocinadas por Washington del YPG kurdo. El ejército estadounidense respondió con un asalto devastador con helicópteros de ataque, una cañonera AC-130 y artillería masacrando a muchos de los combatientes.

Posteriormente, el Gobierno ruso dijo que tomaría represalias contra cualquier ataque contra sus fuerzas en Siria. Con las fuerzas militares estadounidenses, rusas y turcas operando en un área geográfica pequeña, cada una persiguiendo sus propios intereses en conflicto, la amenaza de una confrontación armada que lleve a una guerra mayor solo está creciendo.

Con el apoyo de Rusia e Irán, el Gobierno de Asad ha logrado reafirmar su control sobre la mayor parte del país, fuera del área ocupada por EE. UU./YPG en el noreste y parte de la provincia de Idlib en el noroeste, el último reducto restante de milicias vinculadas a Al Qaeda respaldadas por Occidente. Sin embargo, su posición está lejos de estar segura ya que la crisis económica y social del país continúa profundizándose.

El valor de la libra siria se ha reducido a la mitad en los últimos 12 meses, en gran medida como resultado de la crisis financiera en el vecino Líbano, que ha servido como el principal punto de acceso de Siria a divisas en las condiciones en que el país ha sido sometido a un bloqueo financiero y económico casi total por parte de Washington y sus aliados.

La sorprendente depreciación de la moneda nacional ha significado un aumento en espiral de los precios de los bienes básicos en condiciones en las que se estima que el 80 por ciento de la población vive por debajo del umbral de pobreza y el 50 por ciento de los sirios están desempleados.

La ira por el deterioro de las condiciones sociales estalló en protestas en la ciudad sureña de Suwaida, controlada por el Gobierno, donde los residentes salieron a las calles durante dos días seguidos y corearon "Este es un Gobierno de ladrones". Las fuerzas de seguridad no intentaron reprimir las manifestaciones.

Al final, incluso si el Gobierno nacionalista burgués de Bashar al-Asad es capaz de erradicar los últimos restos de las milicias vinculadas a Al Qaeda que Washington y sus aliados desataron en el país, enfrentará una amenaza mucho más intratable de las luchas de la clase obrera siria.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 23 de enero de 2020)