BBC acusada de propaganda proconservadora durante elecciones generales británicas

por Thomas Scripps
24 diciembre 2019

En su cobertura de las elecciones generales de 2019, la British Broadcasting Corporation (BBC) protegió reiteradamente al actual primer ministro conservador, Boris Johnson, mientras divulgaba información falsa y obtenida ilegalmente que afectaría negativamente la campaña del Partido Laborista.

Las exhibiciones de parcialidad política de la BBC fueron tan desnudas que, en una entrevista con el programa Today de Radio 4, el secretario de Transporte de oposición, Andy McDonald del Partido Laborista, dijo que la BBC había desempeñado "conscientemente" un papel en la derrota electoral laborista. Si "la BBC se presentará como si se hubiera comportado de manera imparcial, realmente deberían mirarse al espejo", dijo.

Los incidentes de presunto sesgo durante la campaña comenzaron cuando la BBC modificó las imágenes mostradas en sus programas de noticias para evitar avergonzar a Johnson.

El 12 de noviembre, el programa Breakfast de la BBC reemplazó un video de la participación de Johnson en el evento del Día del Recuerdo de este año con imágenes suyas en la misma ceremonia en 2016, cuando la atendió como secretario de Relaciones Exteriores. Se considera ampliamente que hizo el ridículo en el evento de este año y fue criticado por colocar su corona de flores al revés. El locutor afirmó que se debió a un "error administrativo”.

Durante el programa Question Time de la BBC del 22 de noviembre, en que Johnson y el líder laborista Jeremy Corbyn respondieron preguntas de la audiencia por media hora, a Johnson se le preguntó: "¿Qué tan importante es para alguien en su posición de poder siempre ¿decir la verdad?".

La audiencia comenzó a reír por esta obvia referencia al historial de mentiras de Johnson, mientras el primer ministro luchaba por responder. En un posterior informe de noticias de la BBC, la risa fue eliminada del metraje.

Esto fue solo un anticipo de lo que estaba por venir. En los últimos días de las elecciones, la editora política de la BBC, Laura Kuenssberg, primero difundió propaganda conservadora cuya falsedad podía demostrarse falsamente, sin verificar sus fuentes, contraviniendo las reglas de transmisión y luego violó la ley electoral, en ambos casos para comentar negativamente sobre la campaña del Partido Laborista.

El 9 de diciembre, los primeros informes de noticias estuvieron dominados por fotos de un niño enfermo de cuatro años obligado a dormir en el piso del departamento de emergencias de un hospital de Leeds en una cama improvisada de abrigos mientras esperaba horas para que un médico lo viera.

Las cosas empeoraron después de que Johnson, confrontado por un periodista, se negó a mirar una foto del niño y luego guardó el teléfono del periodista que intentó mostrársela.

Esa noche, Kuenssberg repitió falsas afirmaciones distribuidas por fuentes conservadoras de que el secretario de salud conservador Matt Hancock había sido agredido por un activista laborista. Tuiteó: “Entonces, Matt Hancock fue enviado al Hospital General de Leeds (lo siento, no solo al Hospital de Leeds), para tratar de resolver el desorden, escuchar a los activistas laboristas apresurarse a ir a protestar +, y cuando llegaron, uno de ellos golpeó al asesor de Hancock". Añadió que "no está del todo claro lo que sucedió, pero los conservadores sugieren que los activistas laboristas ofrecieron pagar taxis para que los activistas fueran y le gritaran a Hancock, es justo decir que no se desenvolvió como nadie había esperado en lo que ha sido una campaña relativamente plana".

Cuando esta mentira fue expuesta, Kuenssberg emitió una disculpa pro forma. Pero esto ocurrió mucho después de que el reclamo original fuera leído por grandes cantidades de personas.

Dos días después, en una entrevista con Politics Live de la BBC la noche antes de que el país acudiera a las urnas, Kuenssberg declaró: "Los votos por correo, por supuesto, ya han llegado. Los partidos—no se suponen que puedan mirarlos, pero sí dan reciben una pista—y en ambos lados la gente me dice que los votos por correo que se están dando parecen bastante sombríos para los laboristas en muchas partes del país".

Se prohíbe contar las boletas por correo en las sesiones de apertura y comunicar cualquier información de estas sesiones es un delito. Los esfuerzos de la BBC para eliminar imágenes de las declaraciones de Kuenssberg son una admisión tácita de su ilegalidad.

La BBC está tan completamente expuesta que un informe en el Sunday Observer declaró que la emisora "está considerando restringir el uso de Twitter por parte de sus periodistas. Si se aprueba el plan, se les pedirá a los principales corresponsales que dejen de usar plataformas en línea para contar historias u ofrecer análisis instantáneos".

A pesar de esto, Kuenssberg no solo evadió cualquier interrogatorio policial, sino que se mantuvo en el centro de la cobertura política de la BBC. Ella dio comentarios en vivo sobre las elecciones la noche después de su acto ilegal y en una semana estaba narrando un programa sobre la política sobre el brexit del Gobierno.

Esta no es la primera vez que Kuenssberg participa en campañas de desinformación contra Jeremy Corbyn y el Partido Laborista. En 2017, la BBC Trust la censuró por informar incorrectamente las opiniones de Corbyn sobre las políticas de disparar a matar después de los ataques terroristas en París en 2015. Este julio, supervisó la caza de brujas de Panorama en su serie “¿El Partido Laborista es antisemita?”, destacando a un conjunto de blairistas y partidarios del movimiento laborista judío sionista.

Después de los acalorados comentarios de McDonald, la exposición del sesgo desnudo de la BBC probablemente nunca volverá a ser presentado por el Partido Laborista. Como partido de Estado, sus parlamentarios nunca cuestionarían la postura de imparcialidad de la BBC debido al papel vital que desempeña para el imperialismo británico en todo el mundo.

En 2003, un informe reveló que la BBC había sido la cadena televisiva que más apoyó la guerra en Irak del Reino Unido.

El Servicio Mundial de la BBC fue reconocido en la "Doctrina Fusión" de la Revisión de la Capacidad de Seguridad Nacional de 2018 como una forma vital de "poder blando" utilizado en la búsqueda de los intereses británicos en el extranjero.

Hoy, la BBC se niega a reportar el enorme aumento en el apoyo al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, el preso político de más alto perfil en el mundo, recluido sin cargos en la prisión de Belmarsh. El último comentario de la BBC sobre el tema se produjo el 19 de noviembre con un artículo que informaba: "Julian Assange: Suecia retira la investigación de violación" y otro titulado, "Julian Assange: ¿organizador de campañas o buscador de atención?".

El locutor ignoró una carta firmada por más de 60 médicos eminentes a los secretarios del Interior oficialista y de la sombra que advierte que la vida de Assange está en peligro y exige que se le dé acceso a tratamiento médico. Esto a pesar de que la iniciativa recibió una amplia cobertura en los principales medios impresos y en línea, con una presencia significativa en las redes sociales. Al hacerlo, la BBC facilitó los esfuerzos de la clase dominante británica para evitar que la persecución de Assange se convirtiera en un tema en las elecciones generales, un esfuerzo respaldado por Johnson y Corbyn por igual.

Por el contrario, el Partido Socialista por la Igualdad (PSI) buscó desafiar el apagón, enviando una queja a la BBC sobre su falta de cobertura de la carta de los médicos, señalando su "claro sesgo político y censura" y exigiendo que la organización "cumpla trabajo como locutor nacional".

Una respuesta que dice "hemos remitido su queja a las personas relevantes y lamentamos que pueda demorar un poco más antes de que podamos responder. Mientras tanto, no nos contacte” sugiere que no se dará respuesta.

Sin embargo, al oponerse a la censura de la BBC, el PSI está articulando una creciente desconfianza popular hacia la emisora y su cobertura.

Según una encuesta reciente de YouGov, solo el 44 por ciento de los británicos confía en que los periodistas de la BBC digan la verdad. Esta falta de confianza aumentó notablemente en el período de las elecciones, con el porcentaje de personas que no confían en la BBC "en lo absoluto" saltando del 14 por ciento al 20 por ciento desde finales de octubre.

Esta es la razón de las recientes declaraciones hechas por el director general de la BBC, Tony Hall, y el presentador Huw Edwards, acusando a quienes critican a la cadena de participar en "teorías de conspiración" y "cinismo tóxico". Como Edwards indica abiertamente, tal crítica podría "socavar la confianza en instituciones que han sido fuentes de estabilidad durante muchas décadas". La respuesta, según Hall, es la censura efectiva de las redes sociales, que "ofrece un megáfono a quienes quieren atacarnos y hace que esta presión sea mayor que nunca ... Y creo que es algo sobre lo que las plataformas de redes sociales realmente necesitan hacer más”.

Hall se está alineando detrás de un programa de censura que está llevando a cabo la clase dominante británica, como parte de un ataque global a los derechos democráticos, que pronto verá desaparecer la independencia limitada que quede en secciones de la BBC. Se informa que el nuevo Gobierno de Johnson está considerando seriamente despenalizar el incumplimiento del pago de la tarifa que los hogares deben pagar para acceder legalmente a los programas de la emisora. Esto equivaldría a abolir la tarifa, costándole a la BBC cientos de millones de libras y haciendo que la organización sea aún más dependiente del Gobierno.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 23 de diciembre de 2019)