Estados Unidos prueba misil prohibido por el INF después de que los demócratas aprobaran el fortalecimiento nuclear de Trump

por Andre Damon
16 diciembre 2019

La Fuerza Aérea de los EEUU probó por primera vez un misil balístico que violó el tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) en una amenaza para Rusia y China. La administración Trump se retiró del tratado INF en agosto como parte de sus esfuerzos para expandir enormemente el arsenal de armas nucleares de los EEUU y aflojar las restricciones sobre su uso.

La prueba se produce pocos días después de que los demócratas de la Cámara de Representantes votaran por un proyecto de ley de gasto militar masivo que eliminó el lenguaje que limita la capacidad de la administración Trump para desarrollar y desplegar nuevas armas nucleares.

Pantallazo de un vídeo del Departamento de Defensa que muestra un misil balístico que está siendo lanzado desde la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg, en California, el 12 de diciembre de 2019

La aprobación de la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés) fue parte de una serie de nuevas leyes antes de la votación de la destitución de la Cámara, incluido el Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá (USMCA), una medida de guerra comercial dirigida a China.

Si bien la acusación se centra en las acusaciones de que Trump fue insuficientemente agresivo en la lucha de la guerra de poder de Washington contra Rusia en Ucrania, los demócratas han dejado en claro que, cuando se trata de expandir el poder de Trump para librar una guerra, no hay límites y no se escatimarán gastos.

Cabe destacar que la última versión del proyecto de ley elimina el lenguaje que limitaba el despliegue de las armas nucleares de "bajo rendimiento" que se estaban desarrollando bajo Trump, que un grupo de exformuladores de políticas el año pasado llamó "una puerta de entrada a la catástrofe nuclear".

También eliminó el lenguaje que habría evitado que el Pentágono probara un nuevo misil de ataque de precisión de largo alcance capaz de volar más allá del límite del alcance del INF.

La NDAA "apoya" el plan de los militares para producir 80 nuevos pozos de plutonio, el corazón de las armas nucleares, por año, proclamando que las "fuerzas nucleares" son la "piedra angular de nuestra defensa nacional".

También es compatible con el desarrollo de armas de "ataque rápido", que no son más que misiles balísticos de largo alcance no nucleares, que no se distinguen de los misiles balísticos intercontinentales cuyo lanzamiento sería un Armagedón nuclear.

Pero, no tengan miedo, la NDAA "ordena al secretario de la Marina que se asegure de que las tecnologías desarrolladas para el programa convencional de ataque rápido sean transferibles a las plataformas de buques de superficie" con el fin de "abordar los problemas de ambigüedad y error de cálculo".

Después de retirarse del tratado INF en agosto, la Casa Blanca de Trump está avanzando rápidamente con un plan de $1 billón para expandir, "modernizar" y miniaturizar el arsenal nuclear de los EEUU.

Estos movimientos son parte de los preparativos de Estados Unidos para lo que el Secretario de Defensa Mark Esper llamó "conflictos de alta intensidad contra competidores como Rusia y China".

El tratado de las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF), firmado hace más de 30 años por el presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, y el líder soviético Mikhail Gorbachev, prohibía toda una clase de armas que habían aumentado enormemente el riesgo de un conflicto nuclear.

Ambos países acordaron poner fin a todo uso y producción de misiles balísticos y de crucero lanzados desde el suelo con rangos de 500 a 5.500 kilómetros (de 310 a 3.417 millas).

La prueba de esta semana es solo la última en la carrera de los Estados Unidos por desarrollar armas que violen el tratado INF. A principios de este año, los Estados Unidos dispararon un misil de crucero Tomahawk modificado y lanzado desde tierra más allá de los límites del tratado INF. Mientras los misiles de crucero rozan la superficie de la tierra, volando como un avión, los misiles balísticos se disparan hacia el espacio y luego caen hacia su objetivo. La gran mayoría del arsenal nuclear del mundo consiste en misiles balísticos.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que la prueba mostró que Estados Unidos había estado planeando violar el tratado INF desde hacía mucho tiempo, también mientras intentaba culpar a Moscú por la ruptura del tratado. "Hemos dicho más de una vez que Estados Unidos ha estado haciendo preparativos para violar el Tratado INF", dijo. "Esto confirma claramente que el tratado fue arruinado por iniciativa de los Estados Unidos".

"El objetivo real es liberarse para desarrollar misiles avanzados y buscar una ventaja militar unilateral", agregó el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying. "Estados Unidos ha estado destacando las llamadas violaciones rusas y la amenaza de misiles chinos. Estos trucos no son más que torpes distracciones".

Esper dijo que Estados Unidos está listo para desplegar rápidamente tales misiles. "Una vez que desarrollemos misiles de alcance intermedio ... entonces trabajaremos estrechamente y consultaremos estrechamente con nuestros aliados en Europa, Asia y otros lugares con respecto a cualquier posible despliegue", dijo a la CNN.

"La Estrategia de Defensa Nacional proporciona una dirección muy clara para restablecer nuestra ventaja competitiva en el resurgimiento de la competencia de gran potencia", dijo el Coronel Anthony Mastalir, comandante de la 30º Ala Aérea del Comando Espacial de la Fuerza Aérea, que llevó a cabo la prueba de esta semana. "Le debemos a nuestra nación evolucionar rápidamente y desarrollar nuestra capacidad de defensa", dijo.

Mastalir se refería al documento de estrategia estadounidense de 2018 que declaraba que "la competencia estratégica interestatal, no el terrorismo, es ahora la principal preocupación en la seguridad nacional de EEUU", claramente dirigido a Rusia y China.

Además de triturar las restricciones al desarrollo de armas nucleares, el último borrador de la Ley de Autorización de Defensa Nacional da un paso más hacia un conflicto de Estados Unidos con Rusia, con la asignación de $300 millones en nuevas ayudas a Ucrania.

Entre la nueva asistencia se encuentra "$50 millones más en ayuda militar además de los $250 millones que el Congreso había aprobado en la NDAA del año pasado", informó Defense One.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de diciembre de 2019)