Un memorando del Departamento de Seguridad Nacional expone el aterrador trato médico de inmigrantes bajo custodia estadounidense

por Kate Randall
16 diciembre 2019

Los inmigrantes detenidos en los Centros de Detención de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en los Estados Unidos reciben atención médica tan deficiente que ha resultado en dos cirugías prevenibles y ha contribuido a cuatro muertes. Estas acusaciones aparecen en un memorando dirigido a los principales líderes de ICE por Cameron P. Quinn, oficial de Derechos Civiles y Libertades Civiles del Departamento de Seguridad Nacional.

El número de detenidos en los Estados Unidos se ha disparado a niveles récord bajo la administración de Trump, alcanzando un pico de 55,000 este verano y disminuyendo aproximadamente a 44,000 a la fecha. En el año fiscal 2019, se sabe que ocho personas murieron bajo la custodia de ICE, la cifra más alta desde el año final de la administración de Obama, cuando murieron 12 personas. Incluyendo a aquellos que murieron o fueron asesinados poco después de ser deportados, además de las muertes no registradas bajo custodia, la cifra real es probablemente mucho mayor.

Niños inmigrantes detenidos hacen cola en el centro de detención en Karnes City, Texas [Crédito: AP Foto/Eric Gay]

El memorando previamente secreto, obtenido y analizado por BuzzFeed News, expone que los inmigrantes detenidos han sido sometidos a un tratamiento médico atroz durante su detención. El memorando del 20 de marzo de 2019 describe las quejas de un denunciante desde adentro del Health Service Corps (Cuerpo de Servicios de Salud de ICE) o IHSC (siglas en inglés), el cual brinda atención médica a los detenidos bajo custodia de ICE. En el memorando, el denunciante alega que IHSC “ha proporcionado sistemáticamente atención y supervisión médica y de salud mental muy deficientes a los detenidos de inmigración en los Estados Unidos”.

El memorando interno para los directores de ICE incluye 17 quejas, que involucran atención médica y de salud mental para detenidos. Las presuntas consecuencias de esta deficiente atención han incluido una cirugía prevenible en un niño de 8 años a quien le extirparon parte de la frente y a un detenido carente de atención, quien se volvió tan mentalmente inestable que lastimó su propio pene.

El memorando es uno de varios documentos secretos obtenidos por BuzzFeed News a lo largo de 2019 que exponen cómo se formaron y ejecutaron las políticas criminales de inmigración de la administración Trump y cómo estas políticas han afectado a quienes buscan vivir en los Estados Unidos. Los abusos han incluido la falta de acceso de los detenidos a duchas, el mantener a los niños en celdas cerradas y abarrotadas y las demoras en el traslado de los detenidos enfermos a los hospitales, entre otros casos de maltrato.

La atención médica para los detenidos es manejada por una miscelánea de proveedores, incluido el propio ICE, empleados de ICE que asisten a contratistas privados o públicos y la atención brindada por contratistas bajo la supervisión de ICE.

Retrasos en la atención médica, cirugías innecesarias

• El memorando describe cómo el 5 de diciembre de 2017, la madre de un niño de 8 años informó a las autoridades de un Centro Residencial de la Familia de Texas que el dolor de oído de su hijo estaba empeorando. El personal médico le diagnosticó oído de nadador y le dio gotas para los oídos.

El 23 de diciembre, el niño comenzó a tener convulsiones y fue llevado a un hospital donde los médicos le diagnosticaron que tenía el Tumor Hinchado de Pott, una rara infección dentro del cráneo (debida a un absceso asociado a osteomielitis en el hueso frontal). La infección se había extendido desde el oído del niño hasta su hueso facial, formando abscesos debajo de su cráneo. Para tratarlo, extirparon quirúrgicamente parte del hueso frontal del niño, desfigurando su frente.

Un análisis realizado por la Unidad de Gestión de Calidad Médica de ICE encontró que “la atención deficiente médica brindada por [el centro] fue un factor contribuyó para causar daño al niño". Sin embargo, según el denunciante, el liderazgo del IHSC “no tomó las medidas apropiadas”.

• El memorando relata cómo un hombre en el Centro de Detención Stewart en Georgia “supuestamente sangraba por la piel y tenía cambios en la visión”. Un médico en el centro continuó el régimen de aspirina del hombre, que diluía sangre, durante seis días, a pesar de “tener sangre extremadamente delgada”.

El detenido comenzó a “toser grandes con cantidades de sangre y fue llevado al hospital, donde “no se esperaba que sobreviviera”. La unidad de control de calidad que revisó el caso “determinó que la terapia con aspirina podría haber causado un daño que podría haber resultado en una fatalidad.”

Fracaso para tratar adecuadamente las condiciones de salud mental

• En Centro de Detención Federal de Eloy en Arizona, la unidad de control de calidad notificó varias veces al psiquiatra del centro sobre “el empeoramiento de los síntomas relacionados con la psicosis de un detenido”, pero el psiquiatra no lo atendió, según el memorándum.

El hombre “se volvió tan inestable que laceró su pene, requiriendo hospitalización y cirugía”.

• En el Centro de Detención Stewart de Georgia, se notificó a los funcionarios sobre el deterioro de la condición de salud mental de Efraín De La Rosa. De La Rosa declaró el 26 de abril de 2018 que estaría muerto en tres días. Se quitó la vida unas 11 semanas después.

Según BuzzFeed, el caso de De La Rosa ha sido investigado por The Intercept, Atlanta Journal-Constitution y Young Turks, los cuales informaron que el paciente había sido diagnosticado con esquizofrenia y trastorno bipolar y que estaba recluido en régimen de aislamiento bajo vigilancia suicida en un centro de salud mental. Cuando fue transferido a Stewar t, el personal falló en registrar su condición.

• Se suponía que un hombre en Centro de Detención Federal de Eloy en Arizona debía recibir medicamentos antipsicóticos, pero supuestamente se le administraron antidepresivos, “lo cual probablemente empeoró su psicosis”.

Medicación forzada, tratamiento inadecuado para la abstinencia de sustancias

• En el Centro de Detención Jena/LaSalle en Louisiana, dos detenidos fueron inyectados por la fuerza con Ativan, un medicamento de benzodiacepinas que se usa para tratar el trastorno de ansiedad y otras afecciones.

• El denunciante alega que los detenidos no fueron tratados adecuadamente por sus adicciones al alcohol o los opioides y sufrieron abstinencia severa mientras estaban bajo custodia de ICE. Un hombre fue víctima de un “error de medicación”, a dos hombres con una adicción a las benzodiacepinas se les retrasó el tratamiento, un hombre “sufrió abstinencia severa de alcohol y delirio y fue ingresado en el hospital en la unidad de cuidados intensivos”.

Muertes prevenibles

• Roger Rayson, un inmigrante jamaicano de 47 años, murió cerca de dos meses después de haber sido detenido en el centro Jena/LaSalle, y un mes “después de ser trasladado a un hospital por náuseas, vómitos y dolores”, según un informe de cuatro grupos de defensa. En el hospital, le diagnosticaron “una forma de Linfoma No Hodgkins (NHL) de rápido crecimiento pero tratable, y murió nueve días después”.

• Ronal Romero, un inmigrante hondureño, vino a los Estados Unidos en 2002 y había vivido en Missouri durante más de una década. Fue declarado culpable de conducir bajo la influencia de alcohol en enero de 2016 y, después de dos días en la cárcel, fue arrestado por ICE en una orden de detención anterior y enviado de regreso a Honduras.

Al igual que muchos inmigrantes deportados de América Central, Romero regresó a los Estados Unidos debido a la falta de trabajo y las condiciones violentas en su país de origen. Fue arrestado el 9 de mayo de 2018 por Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y finalmente fue transferido al Centro de Detención de ICE Port Isabel en Los Fresnos, Texas.

Al día siguiente, se sintió enfermo y sufrió mucho dolor. Le dijo al personal médico que había estado recibiendo gotas para los oídos y antibióticos por una infección en el oído mientras estaba bajo custodia de CBP. BuzzFeed escribe: “Fue tratado y le dieron medicamentos. Pero más tarde ese día se volvió confuso, sin saber dónde estaba, y tuvo problemas para despertarse. Murió al día siguiente en un hospital”.

Una autopsia realizada en privado encontró que Romero murió de “complicación de septicemia con meningitis”. Una revisión interna realizada por ICE encontró que el centro de detención cumplía con sus estándares médicos. Sin embargo, el denunciante calificó la atención prestada a Romero como “gravemente negligente” y alegó que “el comité de revisión de mortalidad fue erróneo al concluir que la atención prestada [a Romero] era apropiada”.

Uno de los hermanos de Romero le dijo a BuzzFeed News: “Creemos que debería estar aquí con nosotros. Era nuestro hermano menor—él lo era todo para nosotros. Fue tratado como un animal”. La familia de Romero agradeció al denunciante por exponer el caso.

El hecho que ICE haya mantenido que brinda atención adecuada a los inmigrantes bajo su custodia, y que no haya elegido hacer públicas las acusaciones de los denunciantes de irregularidades, indica que la pésima atención médica y mental brindada a los inmigrantes bajo custodia de los Estados Unidos es diseñada y parte de la fascista política de inmigración de la administración Trump.

Los demócratas, avanzando esta semana con los artículos de juicio político contra Donald Trump basados únicamente en diferencias de política exterior, no han convertido las vengativas políticas de inmigración de la Casa Blanca u otras medidas contra la clase trabajadora en el objetivo de sus procedimientos. Al elegir centrarse únicamente en su campaña contra Rusia, los demócratas han expuesto su complicidad en el asesino asalto de la administración Trump contra los inmigrantes.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de diciembre de 2019)