Video expone mentiras de autoridades migratorias de EE. UU.sobre muerte de joven inmigrante

por Adam McLean
9 diciembre 2019

Un video publicado por ProPublica el jueves de la muerte del inmigrante guatemalteco de 16 años Carlos Gregorio Hernández Vásquez en un centro de detención de EE. UU. expone las mentiras oficiales vendidas por Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) para ocultar su responsabilidad de su muerte.

Vásquez hizo el viaje a los EE. UU. con su hermana adulta, de la que fue separado rápidamente al ser detenido por agentes de CBP en el sur de Texas. Aunque, según una ley contra el tratamiento de personas en 2008, se supone que los niños inmigrantes sólo deben ser retenidos por CBP durante un máximo de 72 horas antes de ser transferidos a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) bajo el Departamento de Salud y Servicios Humanos, Vázquez fue retenido durante 6 días, hasta su muerte.

Carlos Hernandez Vasquez

En la madrugada del 19 de mayo de 2019, Vásquez había contraído la gripe en el centro de procesamiento de CBP en McAllen, Texas. La enfermera que lo atendió registró una fiebre de 103 grados y les dijo a los guardias que lo vigilarían en dos horas. En cambio, lo trasladaron a una celda de cuarentena de la Patrulla Fronteriza en las cercanías de Weslaco y no fue visto por un profesional médico durante otras 19 horas.

Falleció temprano al día siguiente. Su padre, Bartolomé Hernández, se quedó preguntando en una entrevista con Telemundo: “Se fue sano. ¿Qué le sucedió?” Miles de personas de todo Guatemala asistieron al funeral del niño después de que su cuerpo fue llevado de regreso al país donde nació.

El video obtenido por ProPublica ya tiene casi medio millón de visitas, y muestra las últimas horas de Vásquez en una pequeña celda de CBP, donde él y su compañero de celda recibieron mantas espaciales y se les hizo dormir en un banco de cemento. Lo muestra retorciéndose de dolor en el suelo antes de colapsar al lado del retrete.

Carlos Hernández Vásquez colapsando en el suelo de su celda (cámara de video ICE)

Expone las mentiras que CBP hizo girar poco después de la muerte de Vásquez. El comisionado interino John Sanders declaró que un agente había encontrado que el adolescente no respondía, y un registro de la Patrulla Fronteriza documentaba que Vázquez tenía chequeos regulares durante la noche a las 2:02 a.m., 4:09 a.m. y 5:05 a.m.

Utilizando las leyes de registros abiertos y otra información disponible, ProPublica pudo determinar exactamente cuándo se grabó el video y mostrar que la cuenta de CBP de la muerte de Vázquez era una mentira. Establece además, con muy poco espacio para la duda, que los registros habían sido falsificados.

El video muestra que Vásquez dejó de moverse antes de las 2 a.m., y que su compañero de celda se despertó para encontrarlo fallecido justo después de las 6 a.m. Una ventana de cuatro horas de 1:47 a.m. a 5:48 a.m. que abarca el período en el que los registros documentan que un agente lo está revisando se eliminó del video. CBP no ha ofrecido ninguna explicación ni de la mentira sobre cómo se descubrió a Vázquez, ni de las imágenes redactadas, o obviamente de registros falsos, aparte de decir que hay una investigación en curso.

Mientras que bajo Obama fueron deportados unos 2.5 millones, un número asombroso, CBP y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) han sido envalentonados por la administración de Trump, y sus métodos se han vuelto más brutales. Mientras que ningún niño migrante murió bajo custodia federal durante la década anterior, Vázquez fue el sexto en morir en una instalación de CBP en menos de un año.

En búsqueda de los intentos de la administración de Trump para disuadir a los inmigrantes de buscar asilo en los EE. UU. y crear una atmósfera política de xenofobia y nacionalismo, CBP e ICE mantienen a los inmigrantes detenidos por períodos más largos, incluyendo los más vulnerables. La negligencia grave y criminal que se muestra en el video no es un accidente, sino que está en línea con la política de la administración de Trump.

Un informe de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO) publicado el jueves documenta las condiciones que enfrentan los inmigrantes vulnerables detenidos por ICE. Unos 1.150 inmigrantes de edad avanzada fueron detenidos el año pasado, desde 750 en 2016, o un aumento del 53 por ciento, y 2.100 mujeres embarazadas fueron detenidas en 2018, un aumento del 52 por ciento desde que Trump asumió el cargo.

Mientras que 92 mujeres embarazadas fueron detenidas por el ICE durante más de 15 días en el año 2016, ese número explotó a 615 en 2018, aumentando después de que el director anterior interino de ICE Thomas Homan emitiera una directiva que terminará con la liberación de detenidas embarazadas.

Algunas mujeres embarazadas fueron detenidas durante varios meses, y algunas sufrieron abortos espontáneos. Conectado con el esfuerzo por detener y deportar a mujeres embarazadas está la cuestión del derecho de ciudadanía del nacimiento consagrado en la 14a enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, contra la cual Trump ha criticado repetidamente.

El abuso premeditado de inmigrantes por parte de la administración de Trump, particularmente a los más vulnerables, tiene como objetivo desanimar a los inmigrantes de solicitar asilo en los Estados Unidos, un derecho humano reconocido internacionalmente.

Mientras que el viaje a los EE.UU. es lo suficientemente peligroso, los inmigrantes que ya enfrentan la pobreza y las amenazas físicas contra su bienestar y los de su familia también tienen que luchar con el CBP si consiguen llegar a la frontera. Las muertes de inmigrantes en los centros de detención y las atroces condiciones que enfrentan los que sobreviven no deben ser tomadas como una advertencia para aquellos que piensan venir a Estados Unidos.

La atención y la indignación generadas por las revelaciones de la muerte de Vásquez muestran que hay una oposición masiva a los ataques contra los inmigrantes en los Estados Unidos y en el extranjero. Millones de estadounidenses de clase trabajadora están horrorizados por la barbaridad de la administración Trump, pero esta oposición no encuentra expresión en Washington. El Partido Demócrata ha basado todos sus argumentos del juicio político de la subordinación de Trump a los intereses de la política exterior del imperialismo estadounidense sobre sus propias prerrogativas políticas.

Los aspectos más reaccionarios y autoritarios de la administración de Trump (las brutales muertes de inmigrantes en campos de concentración, la guerra interminable en el extranjero y la evisceración de los derechos democráticos en el país) no son contrarios a la política del Partido Demócrata. Bajo Obama, los demócratas erigieron el marco sobre el cual Trump persiguió su programa racista antiinmigrante, y con el respaldo de las agencias de inteligencia y el ejército, continuarían el ataque contra los inmigrantes si tomaran el control de la Casa Blanca en 2020.

La muerte de Vázquez fue, en este sentido, una consecuencia del impulso de la clase dominante para dividir a la clase obrera internacional a lo largo de líneas nacionales e imponer un régimen dictatorial. El absoluto desprecio que muestra la indiferencia intencional hacia su bienestar refleja la hostilidad con la que la clase dominante trata a toda la clase obrera.

(Publicado originalmente en inglés el 7 de diciembre de 2019)