OTAN dividida amargamente cuando comienza la cumbre de Londres

por Alex Lamtier
4 diciembre 2019

Cuando los jefes de estado de la alianza militar de la OTAN llegaron ayer a Londres para una cumbre de dos días a partir de hoy, 70 años después de la fundación de la OTAN después de la Segunda Guerra Mundial en 1949, las amargas divisiones que destrozaron la alianza estaban en plena exhibición.

Originalmente, la cumbre de Londres tenía la intención de resaltar la acumulación militar masiva de la OTAN que está en marcha, atacando imprudentemente a las principales potencias con armas nucleares. El ejercicio militar Defender 2020 planeado para principios del próximo año no solo verá una flotilla naval de la OTAN al mar del Sur de China, sino sobre todo un ejercicio importante para prepararse para la guerra con Rusia en Europa. Washington también enviará 20,000 tropas con base en los Estados Unidos al otro lado del Atlántico para una guerra en Europa del Este para unirse a 20,000 tropas, 70 barcos, 150 aviones y 10,000 vehículos terrestres en Europa.

Presidente frances Emmanuel Macron y la canciller alemana Angela Merkel [Foto: AP Photo/Francois Mori]

Segùn informó el viernes el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, las potencias de la OTAN han aumentado colectivamente su gasto militar en $160 mil millones desde 2016. Según Stoltenberg, este aumento en el financiamiento militar, financiado por la intensificación de la austeridad social dirigida a los trabajadores, alcanzará los $400 mil millones en 2024.

Sin embargo, esta acumulación militar está intensificando las divisiones entre los poderes de la OTAN, que dos veces en el siglo pasado lucharon entre sí en las guerras mundiales. La OTAN se tambalea por la crisis de juicio político en curso que enfrenta el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, los conflictos por la invasión de Turquía a Siria, las elecciones británicas que se desarrollan a la sombra del Brexit y los crecientes conflictos germano-franceses por la política europea.

La OTAN rebajó su reunión de dos días en Londres de una "cumbre" a una "reunión de líderes", para evitar emitir un comunicado formal que Trump u otros jefes de estado podrían negarse a firmar. El año pasado se produjo un espectacular colapso de la cumbre del G7 en Quebec, donde Trump se negó en el último minuto a firmar el comunicado acordado por Canadá, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Francia e Italia. Sin embargo, durante el último año, las tensiones internacionales dentro de la OTAN solo han aumentado.

Los "aliados de la OTAN se acercan a la cumbre de Londres con una sensación de presentimiento", informó Karen Donfried, del think tank German Marshall Fund. "Pocos anticipan una reunión que unificará y detendrá las crecientes grietas en la cohesión".

Cada vez más, Trump no es visto como el único jefe de estado cuyos comentarios podrían provocar una gran crisis diplomática. "Será un gran tributo a cuánto valoran todos los aliados de la OTAN a la institución si logramos superar esta reunión de líderes sin el presidente Trump, el presidente (francés) (Emmanuel) Macron o el presidente (turco) (Recep Tayyip) Erdoğan haciendo algo perjudicial para la alianza", dijo a Bloomberg News Kori Schake, exfuncionario del Consejo de Seguridad Nacional en la administración Bush.

En el período previo a la reunión de Londres, surgieron amargas diferencias dentro de la OTAN. El viernes, después de una reunión con Stoltenberg en París, el presidente francés Emmanuel Macron volvió a cuestionar los llamamientos de Estados Unidos para unir la alianza en torno a una política agresiva dirigida a Rusia y China.

“¿Es nuestro enemigo hoy Rusia? ò China? ¿Es el objetivo de la OTAN designarlos como enemigos? No lo creo", dijo Macron. Refiriéndose al imprudente rechazo de Washington del tratado de control de armas de las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF) con Rusia y China, Macron agregó: "Paz en Europa, la situación pos-INF, la relación con Rusia, el problema de Turquía, ¿quién es el enemigo?”

Macron, quien abandonará la cumbre temprano para regresar a París y supervisará la respuesta de su gobierno a una huelga de protesta nacional el 5 de diciembre contra sus políticas de austeridad, afirmó que el "terrorismo" era el enemigo de la OTAN y pidió mejores relaciones con el presidente ruso Vladimir Putin. El gobierno de Macron, más allá de imponer una profunda austeridad en su país, está buscando ayuda de la OTAN para su sangrienta guerra neocolonial en Malí, una antigua colonia francesa en África.

Los comentarios de Macron siguieron a su entrevista publicada el mes pasado en la revista Economist de Gran Bretaña, donde cuestionó la viabilidad de la OTAN. Descartando a la OTAN como "muerte cerebral", criticó las políticas agresivas de Estados Unidos contra Rusia como "histeria gubernamental, política e histórica", y la invasión de Turquía contra las milicias kurdas respaldadas por Estados Unidos en Siria por arriesgar un choque entre Turquía y toda la alianza de la OTAN con el principal aliado de Siria, Rusia. Llamó a Francia y Europa a seguir desarrollando una política exterior y militar independiente de Washington.

Esto provocó críticas en Berlín, la principal potencia imperialista de Europa, —donde los funcionarios y los medios de comunicación llamaron a seguir remilitarizando a Alemania y Europa— al menos por el momento, bajo los auspicios de la OTAN. Criticaron la línea más prorusa de Macron por antagonizar los regímenes de Europa del Este.

"Entiendo su deseo de una política disruptiva", dijo Merkel a Macron cuando se reunieron para el 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín el mes pasado. "Pero estoy cansado de recoger las piezas. Una y otra vez, tengo que pegar las tazas que has roto para que podamos sentarnos y tomar una taza de té juntos".

En los últimos días, Macron también intercambió insultos con el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, quien le dijo a Macron el viernes: "Te contaré nuevamente en la OTAN, primero verifica tu propia muerte cerebral". Erdoğan también dijo que no depende de Macron discutir si Turquía debe permanecer en la OTAN o si debe ser expulsada. Erdoğan criticó a Macron por respaldar a la milicia de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo Sirio (YPG), que el gobierno turco ha catalogado como un grupo terrorista.

Erdoğan también amenazó con vetar los planes militares de la OTAN para atacar a Rusia desde Polonia y los estados bálticos, si la OTAN no enumeraba colectivamente al YPG como una organización terrorista.

Casi 30 años después de que la disolución de la burocracia estalinista en 1991 de la Unión Soviética privó a la OTAN de un enemigo común, cada vez es más claro que los conflictos arraigados sobre intereses estratégicos y económicos están desgarrando a las principales potencias de la OTAN. Enfrentando la derrota en su guerra de poder de ocho años en Siria y en guerras en todo el Medio Oriente, las potencias de la OTAN están preparando una escalada temeraria con consecuencias potencialmente catastróficas. Este camino se ha tomado en un intento de lidiar con la creciente oposición de los trabajadores en el hogar y las crecientes divisiones entre ellos.

En particular, las divisiones tácticas sobre la política exterior imperialista de EE. UU. subyacentes a la campaña del Partido Demócrata para acusar a Trump y denunciarlo como un traidor proruso están estrechamente vinculadas a conflictos explosivos dentro de toda la alianza de la OTAN.

Con Merkel, Macron, Putin y el presidente de Ucrania, Vladimir Zelensky, que se reunirán para negociar una tregua en París el 9 de diciembre, excluyendo a Washington, el Washington Post advirtió que la crisis de destitución podría fortalecer inadvertidamente la mano de las potencias europeas en Ucrania.

En su editorial, el Post escribió: “Prácticamente todos los altos funcionarios que trabajaron en la relación (con Ucrania) en los últimos dos años han renunciado o testificado en la investigación de juicio político y han sido denunciados por el presidente. ... Todo esto debilita significativamente la posición del Sr. Zelensky, particularmente cuando contempla la reunión con el Sr. Putin, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron. Los dos últimos probablemente se apoyarán en que Ucrania haga concesiones al gobernante ruso, porque un acuerdo les permitiría reparar las relaciones europeas con Rusia".

El creciente pesimismo sobre la OTAN incluso entre los estrategas imperialistas europeos favorables a la alianza atlántica surgió en una columna de Bruno Tertrais del grupo de expertos de la Fundación de Investigación Estratégica de Francia ayer en Le Monde .

Tertrais dijo: "Es completamente posible que la OTAN pueda celebrar su centenario en 2049. Pero si la cumbre de Londres se convierte en un desempaque sin precedentes de disputas entre aliados, podría pasar a la historia como el comienzo del fin de la OTAN".

Mientras criticaba la afirmación de Macron de que la OTAN tiene muerte cerebral, Tertrais escribió: "Esencialmente, el camino que ha elegido Francia es correcto. El desarrollo de las capacidades europeas es una estrategia de beneficio mutuo que refuerza la OTAN y es un seguro en caso de colapso. Tenemos todas las razones para defendernos contra los contratistas de defensa de EE. UU. y aquellos que quieren que la OTAN se involucre demasiado contra China ”.

(Publicado originalmente en inglés el 3 de diciembre de 2019)