¡Oponerse a la OTAN y a Trump significa luchar para liberar a Julian Assange!

por Chris Marsden
4 diciembre 2019

El Partido Socialista por la Igualdad hace un llamado a todos los que protestan contra la OTAN y la visita hoy al Reino Unido del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para hacer que la demanda de liberar al fundador de Wikileaks, Julian Assange, sea la punta de lanza de un movimiento internacional contra la guerra.

En la protesta de hoy, los presentes escucharán oradores de Stop the War Coalition que piden un gobierno laborista contra la guerra que ponga fin a la "relación especial" con los Estados Unidos que ha producido guerras en todo el mundo y condena al presidente Donald Trump por interferir en la elección general en Gran Bretaña..

Pero, ¿qué significan tales declaraciones cuando el encarcelamiento brutal de Assange en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh atestigua la criminalidad desnuda del imperialismo británico?

Assange enfrenta extradición a los Estados Unidos por cargos de espionaje que conllevan una sentencia de 175 años. Está gravemente enfermo, después de haber sufrido una década de detención arbitraria. El relator especial de la ONU sobre la tortura, Nils Melzer, advirtió que los efectos de la tortura psicológica, en una conspiración que involucra a cinco estados —Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Suecia y Ecuador — significa que podría morir en prisión. Más de 70 médicos han emitido una carta abierta al secretario del Interior del gobierno conservador, Priti Patel, y a la secretaria del Interior, Diane Abbott, condenando la negativa de Gran Bretaña de una atención médica adecuada a Assange y pidiendo su traslado inmediato a un hospital universitario.

Assange ha sido atacado sobre todo porque expuso los crímenes de guerra cometidos por Estados Unidos y el Reino Unido en Afganistán e Irak. Pero el video de "asesinato colateral", que muestra a un equipo de helicópteros de EE. UU. derribando a periodistas de Reuters en Irak en 2007, es solo la exposición más conocida por WikiLeaks de la criminalidad imperialista en todo el mundo que le ha ganado a Assange el odio eterno de Washington y Londres.

Solo la semana pasada, WikiLeaks publicó un correo electrónico interno escrito por un miembro de la misión de investigación de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) en Siria, exponiendo los esfuerzos para suprimir y distorsionar la evidencia para afirmar que el gobierno de Bashar al-Assad era responsable del presunto ataque con gas del 7 de abril de 2018 en Douma. El presunto ataque se utilizó para justificar ataques aéreos y de misiles estadounidenses, británicos y franceses. La filtración mostró que el informe fue manipulado para ocultar evidencia que refuta las afirmaciones oficiales de un ataque con gas químico.

El objetivo de Trump y Boris Johnson es enviar a Assange a los Estados Unidos, encerrarlo y tirar la llave, o someterlo a tal crueldad psicológica y física que muera en prisión.

Su persecución es una advertencia para todos aquellos que se oponen a la guerra y la explotación al estilo colonial de cuál podría ser su propio destino. Solo puede ser respondido por un movimiento de masas listo para desafiar toda intimidación. Alguien celebrado como un héroe por cientos de millones fue convertido en un paria por los medios de comunicación del mundo, los principales partidos —incluido el Partido Laborista— y los diversos grupos de pseudoizquierdistas que se negaron a desafiar las falsas acusaciones sexuales utilizadas para oscurecer su nombre. La "investigación preliminar" de nueve años de Suecia fue abandonada el mes pasado, por tercera y última vez, ya que nunca llevó a una sola acusación contra Assange —demostrando de una vez por todas su insistencia en que el verdadero problema siempre era la amenaza de extradición a los Estados Unidos.

¡Ningún movimiento pacifista digno de ese nombre puede permitir que tal obscenidad quede sin respuesta! Assange debe ser liberado y permitirle regresar con su familia y otros seres queridos en Australia.

Assange es el prisionero político más importante del mundo hoy. Su tratamiento es una advertencia de que la guerra imperialista está inevitablemente acompañada de un asalto frontal a los derechos democráticos.

Las leyes represivas de Gran Bretaña, la censura de los medios y de Internet, y el espionaje de sus ciudadanos, se encuentran entre las más draconianas del mundo. Incluso ahora Johnson quiere hacer esta elección sobre terror, ley y orden y "seguridad nacional", utilizando los terribles eventos en el Puente de Londres. Pero el tratamiento dado a Assange, la abrogación sistemática de sus derechos democráticos es la máxima expresión de este giro al gobierno autoritario.

El gobierno del Reino Unido rechazó de inmediato las conclusiones de la ONU de que Assange fue sometido a detención arbitraria y tortura psicológica. Fue secuestrado de la embajada ecuatoriana desafiando el derecho internacional, encarcelado por una violación menor de la fianza y encarcelado después de que terminó esa sentencia draconiana, sin el tratamiento médico adecuado o las condiciones necesarias para preparar su defensa, basado en afirmaciones absurdas de que una de las personas más famosas y reconocibles del mundo son un "riesgo de fuga".

El alcance total de la criminalidad oficial ha sido expuesto por una investigación española sobre el espionaje ilegal de Assange en la embajada ecuatoriana en Londres por parte de la seguridad privada UC Global. El País informó que UC Global supuestamente pasó filmaciones de películas y grabaciones de sonido a la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) —incluidas las discusiones con sus abogados— lo que significa que no hay posibilidad de un juicio justo en febrero y que todos los procedimientos deberían anularse automáticamente .

El argumento más peligroso presentado, incluso por aquellos que expresan simpatía por Assange, es que sus partidarios deberían "ser fáciles" ante cualquier crítica a la negativa del líder laborista Jeremy Corbyn y Abbott a exigir su liberación. La última vez que habló en su defensa fue en abril. Ambos se retiraron tan pronto según los Blairistas atacaron, y Corbyn declaró que la extradición de Assange a los Estados Unidos era "un asunto de los tribunales en Gran Bretaña" y que si Suecia "restablecía" su caso contra él, entonces debía responder "las acusaciones hechas contra él".

Todavía no se ha mencionado la difícil situación de Assange, incluso después de que Suecia abandonó su investigación. No hay nada en el manifiesto del Partido Laborista, no se ha dicho nada durante toda la campaña electoral y nada se dirá durante la visita de Trump. De esta manera, los laboristas juegan un papel clave en aislar a Assange y facilitar la venganza de Trump.

Los defensores de Corbyn también exigen silencio por temor a avergonzarlo políticamente en un momento en que ya está bajo ataque, argumentando que un gobierno laborista elegido el 12 de diciembre es la mejor oportunidad de libertad de Assange. Esta es una trampa política. Solo un movimiento de masas desde abajo puede obligar al gobierno, laborista o conservador a perdonar a Assange y vetar su extradición.

El SEP, nuestros partidos hermanos en el Comité Internacional de la Cuarta Internacional y el World Socialist Web Site exigen a los trabajadores, jóvenes, intelectuales, artistas, personal médico, abogados y activistas de derechos civiles que tomen su lugar en la campaña global para liberar a Assange.

Assange y la heroica denunciante Chelsea Manning son prisioneros de la guerra de clases. La única fuerza capaz de derrotar los esfuerzos combinados del imperialismo estadounidense y británico, sus tribunales, sus medios, sus partidos y sus agencias de inteligencia es la clase obrera internacional, la fuerza social más poderosa del planeta.

Solo un movimiento de masas de la clase trabajadora, que atraviesa todas las divisiones políticas, puede liberar a Assange y llevar adelante la lucha contra la guerra y en defensa de los derechos democráticos fundamentales.

Instamos a todos aquellos que reconocen los problemas fundamentales en juego:

Organice reuniones en lugares de trabajo, escuelas, colegios y universidades para generar apoyo para la libertad de Assange.

Aprobar resoluciones que exijan el fin inmediato de los procedimientos de extradición de los Estados Unidos.

Organice delegaciones y haga planes para asistir a la protesta masiva prevista fuera de Belmarsh para el inicio de los procedimientos judiciales el 24 de febrero.

Póngase en contacto con el SEP para unirse a la lucha.

(Publicado originalmente en inglés el 3 de diciembre de 2019)