Extensión de la Ley Patriota ocultada en proyecto de ley de financiación aprobado por diputados demócratas

por Barry Grey
23 noviembre 2019

El martes, los demócratas de la Cámara votaron abrumadoramente por un proyecto de ley de financiación gubernamental provisional que incluye una disposición no anunciada, escondida en la legislación, que evita el vencimiento de la ley de vigilancia estatal-policial, la Ley Patriota.

En medio de la investigación de juicio político por los demócratas, basada enteramente en las diferencias sobre la política exterior de Estados Unidos hacia Ucrania y Rusia, la extensión de la Ley Patriota subraya la ausencia de cualquier contenido democrático en la oposición de los demócratas a la administración Trump.

Donald Trump con Nancy Pelosi, Fuente: WikiMedia

La Ley Patriota, aprobada por un voto bipartidista desigual en ambas cámaras del Congreso en octubre de 2001, siguiendo los ataques del 11 de septiembre en Nueva York y Washington DC, apodera a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en ingles), el FBI y otras agencias de inteligencia a participar en vigilancia masiva de la población en violación de la Carta de Derechos.

La ley estaba programada para expirar el 15 de diciembre de este año. La renovación en el proyecto de ley de gastos de la Cámara extiende la ley por tres meses adicionales, hasta el 15 de marzo de 2020. Incluye la Sección 215, que permite al gobierno recopilar metadatos sin autorización judicial.

La Sección 215 autoriza a la NSA a acceder y analizar registros a gran escala de números marcados en llamadas telefónicas nacionales. La agencia recolectó 534 millones de registros en 2018, según un informe del inspector general.

La sanción legal para ese sistema de espionaje en particular en realidad se venció a principios de este año. El proyecto de ley de gastos a corto plazo de los demócratas reautoriza el programa de vigilancia masiva por 90 días.

La misma sección del proyecto de ley de financiamiento también extiende los poderes de vigilancia del FBI en vencimiento, incluyendo uno que permite a los agentes involucrados en casos de seguridad nacional conseguir órdenes judiciales para obtener registros comerciales, y seguir a un objetivo de intervención telefónica, aunque cambie de teléfono.

"El Congreso debería haber terminado este atribulado programa de espionaje y promulgar una reforma de vigilancia significativa hace mucho tiempo", dijo Neema Singh Guliani, asesor legislativo de la Unión Americana de Libertades Civiles. "Es decepcionante que el Congreso esté ampliando los poderes de espionaje que se han utilizado repetidamente para violar los derechos de privacidad de los estadounidenses, y está tratando de enterrar esta extensión en la legislación de financiación obligatoria".

La llamada "resolución continua" mantiene los niveles actuales de fondos federales hasta el 20 de diciembre, con el objetivo de evitar un cierre del gobierno a las 12:01 a.m. el viernes, cuando se vence una resolución continua anterior aprobada en septiembre. El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijo que la cámara liderada por los republicanos aprobará la medida el jueves, y varios funcionarios de la administración han declarado que Trump la firmará antes de la fecha límite de medianoche.

El proyecto de ley fue aprobado por una votación casi en un voto de línea del partido de 231 a 192. La oposición republicana —solo 12 representantes republicanos votaron a favor— no se basó en la extensión de la Ley Patriota, que cuenta con un amplio apoyo bipartidista, sino en la falta de $5 mil millones adicionales exigidos por la Casa Blanca para la construcción del muro fronterizo de Trump con México.

La según oposición de los demócratas contra fondos para el muro es fraudulenta. La medida de financiamiento aprobada el martes no restringe la construcción en curso y mantiene el gasto actual en este proyecto reaccionario. Tampoco restringe ningún otro aspecto del asalto fascista de Trump hacia los inmigrantes, incluyendo el encarcelamiento masivo en campos de concentración y niveles récord de detención infantil.

Trump diseñó un cierre parcial del gobierno el invierno pasado por el problema del muro fronterizo. Terminó después de 35 días con la aprobación de un proyecto de ley de financiación que no pudo otorgar el nivel de dinero que exigió. Luego, en febrero, Trump declaró una emergencia nacional en la frontera para eludir el Congreso y transferir unilateralmente fondos del Pentágono. Transfirió unos $6.1 mil millones de la construcción militar hacia el muro fronterizo. Esto fue una violación flagrante de la Constitución, que reserva el "poder del bolso" al Congreso.

Los demócratas se negaron a montar una oposición seria a esta afirmación de poderes cuasidictatoriales. En junio, la Cámara controlada por los demócratas votó a favor de un proyecto de ley del Senado que asigna $4.6 mil millones para financiar la guerra de Trump de manera Gestapo contra los inmigrantes. En esa votación, el llamado bloque "progresivo" dirigido por la representante de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez jugó un papel fundamental.

Después de reunirse en privado con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, Cortez anunció que podría votar por un proyecto de ley basado en la medida del Senado. No hizo ningún intento de reunir la oposición pública al proyecto de ley y, junto con Rashida Tlaib, Ilhan Omar y Ayanna Pressley, emitió un voto crítico en apoyo de una moción de procedimiento para llevar la medida del Senado al piso de la Cámara, asegurando su aprobación. En un gesto vacío y cínico, ella y sus compañeros "progresistas" votaron "no" en la votación final.

Al mes siguiente, los demócratas votaron por un proyecto de ley de presupuesto bipartidista de dos años que autorizó un gasto adicional de $320 mil millones, dividido en partes iguales entre los programas militares y nacionales. El proyecto de ley incluyó un récord de $738 mil millones para los militares en el año fiscal actual, que comenzó el 1 de octubre. También autorizó fondos para proyectos de construcción del Pentágono para reemplazar las sumas desviadas por Trump al muro fronterizo, sancionando efectivamente la declaración de emergencia de Trump.

El dinero autorizado en el acuerdo presupuestario puede asignarse solo si el Congreso aprueba 12 proyectos de ley de gastos separados que cubren varios departamentos y agencias. Dado que solo unos pocos de estos proyectos de ley han sido aprobados hasta la fecha, se requieren medidas de gasto provisional simplemente para continuar el gasto federal a los niveles actuales.

Al votar sobre la resolución continua del martes en la Cámara, el llamado "escuadrón" —Ocasio-Cortez, Tlaib, Omar y Pressley— se encontraron entre los 10 demócratas que votaron "no". Sin embargo, su muestra de oposición a la Ley Patriota fue otro gesto vacío. Saben muy bien que el Partido Demócrata se unirá a los republicanos para extender indefinidamente la hoja de parra legal para espionaje masivo.

En cuanto a la demanda de Trump de fondos adicionales para el muro fronterizo, la Casa Blanca ha dejado claro que si el Congreso no aprueba todo el dinero que desea, una vez más lo eludirá para desviar el dinero de otras cuentas y dirigirlo a ampliar la barrera.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 21 de noviembre de 2019)