Régimen iraní suspende internet tras protestas por aumentos en precio de la gasolina

por Keith Jones
20 noviembre 2019

El régimen nacionalista burgués de Irán ha sido sacudido por protestas masivas, algunas de las cuales se volvieron violentas, contra un aumento dramático en los precios de la gasolina.

Las manifestaciones y los bloqueos de carreteras estallaron el viernes solo unas horas después de que la subida de precios entrara en vigor. Según los informes, las protestas se extendieron a un centenar de ciudades y pueblos de todo el país el sábado y el domingo, y continuaron, al menos en cierta medida, ayer. El portavoz del Gobierno, Ali Rabiei dijo que hubo "reuniones en algunas ciudades, en algunas provincias" el lunes, pero que "mañana y el día después no tendremos ningún problema con respecto a los disturbios".

Los líderes más importantes de la República Islámica han acusado a las fuerzas ultrarreaccionarias alineadas con el imperialismo estadounidense de utilizar las protestas para fomentar la violencia y la "anarquía".

Manifestantes en Irán, crédito: @Bahram_Gooor (Twitter)

En un discurso nacional el domingo en el que proclamó su apoyo a los aumentos del precio de la gasolina, el líder supremo ayatolá Jamenei nombró a la oposición monárquica con sede en Estados Unidos, que busca restaurar al hijo del odiado sha al trono, y al Moyahedin-e Jalq o MEK, como instigadores de la violencia. El MEK ha sido promovido activamente por muchos ayudantes actuales y anteriores de Trump, incluidos John Bolton y Rudy Giuliani.

En su discurso, Jamenei admitió que hubo algunas muertes en lo que llamó enfrentamientos entre "matones" y "hooligans" y las fuerzas de seguridad.

Ya el sábado por la noche, el Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán había suspendido el acceso a internet en todo el país. Anoche, la suspensión seguía vigente, con acceso permitido solo a un número limitado de sitios aprobados por el Gobierno.

Washington, en un acto equivalente a la guerra, impuso unilateralmente un bloqueo económico de facto a Irán con el objetivo declarado de hacer colapsar su economía. Ahora está expresando hipócritamente apoyo a los manifestantes. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, quien en noviembre pasado le dijo al servicio persa de la BBC que los líderes de Irán tenían que inclinarse ante las demandas de Estados Unidos si "quieren que su gente coma", tuiteó: "Estados Unidos está con ustedes".

La Casa Blanca emitió una declaración el domingo que denunció al régimen iraní por usar "fuerza letal" contra "protestas pacíficas". También dijo: "Teherán ha perseguido fanáticamente las armas nucleares" y el "terrorismo", repitiendo las mentiras que Trump ha usado para justificar la guerra de Washington de bloqueo ilegal, que incluye un embargo a todas las exportaciones de energía iraníes y prohíbe a Irán el acceso al sistema bancario mundial, lo que limita su comercio exterior.

Cegados por la arrogancia imperialista, los autores de la declaración de la Casa Blanca evidentemente no se dieron cuenta del carácter autoinculpatorio de la conclusión de su diatriba inflamatoria, que llamó a la República Islámica como "una historia de advertencia de lo que sucede cuando una clase dominante abandona a su pueblo y se embarca en una cruzada por el poder personal y las riquezas".

Dado el apagón del Internet de la República Islámica y el ánimo de los medios occidentales hacia el régimen, es difícil medir el tamaño, la composición y el carácter preciso de las protestas.

Los funcionarios del Gobierno y de inteligencia reconocen que existe una verdadera ira popular contra los aumentos de precios, que se impusieron sin previo aviso.

Al concluir una reunión de gabinete el domingo, el presidente iraní, Hassan Rohani, dijo que era "natural" que algunas personas se opusieran al plan del Gobierno y tenían el "derecho de dar voz a su oposición". Pero "el Gobierno no le permitirá a nadie crear caos e inseguridad ", agregó.

"La gente comenzó sus manifestaciones en paz el sábado por la mañana", dijo el general de brigada Gholamreza Soleimani, jefe del ala Basij del Cuerpo de Guardias de la Revolución Islámica. "Pero en la tarde del mismo día se creó una ola de disturbios por el apoyo de los enemigos del país".

Los informes del Gobierno sitúan la cantidad de personas asesinadas durante las protestas en una docena, incluidos dos miembros del personal de seguridad y un guardia de seguridad. La BBC y otros medios de comunicación occidentales citan a opositores del Gobierno dentro de Irán diciendo que la verdadera cifra es el doble o más que eso.

El domingo, la agencia de noticias semioficial Fars citó un informe de inteligencia que afirmaba que 87.400 personas habían participado en las protestas. De estos, dijo que solo una pequeña fracción había participado en actividades violentas.

Muchos de los manifestantes, dijo el informe, "simplemente estaban presentes en el lugar de las manifestaciones y no cooperaron con los manifestantes, y muchos de ellos han recibido mensajes de advertencia en sus teléfonos celulares de organizaciones de seguridad para evitar una mayor participación en las protestas".

El informe afirmaba además que había habido daños a la propiedad generalizados, con "más de 100 sucursales bancarias y 57 grandes tiendas ... incendiadas o saqueadas solo en una provincia". Dijo que más de mil personas han sido arrestadas en todo el país por participar en o incitar a la violencia.

Es indudable que los Estados Unidos y sus clientes sauditas e israelíes buscarán explotar la creciente oposición popular y la ira contra el régimen iraní para avanzar en sus propias agendas reaccionarias.

También es cierto que en los últimos años se ha visto una creciente oposición popular al régimen iraní, en forma de huelgas y manifestaciones sobre recortes de empleos, salarios de pobreza y demoras prolongadas en el pago de los salarios. Los últimos días de 2017 y principios de 2018 vieron protestas generalizadas contra la desigualdad social y la austeridad, incluso en los pueblos y ciudades rurales más pobres que hasta ahora habían servido como base de apoyo para el régimen.

Las protestas actuales y la respuesta del Gobierno hablan de las agudas tensiones sociales dentro de Irán a medida que la economía cede ante la presión implacable que ejerce Washington y la crisis del régimen nacionalista burgués, mientras intenta maniobrar entre el imperialismo y los trabajadores de Irán.

La subida de precios del viernes impone un aumento del 50 por ciento en los primeros 60 litros de gasolina comprados por el propietario de un automóvil, a 15.000 riales, el equivalente, debido al colapso de la moneda de Irán, de solo 13 centavos de dólar estadounidense. El costo de litros adicionales se ha incrementado hasta en un 300 por ciento.

El precio de la gasolina en Irán sigue siendo uno de los más bajos del mundo. Sin embargo, el aumento de los precios ha provocado una ira generalizada porque los años de austeridad impuestos por todas las facciones de la élite política iraní y el castigo de las sanciones lideradas por Estados Unidos han llevado al desempleo masivo, la reducción de los ingresos y la desigualdad social cada vez más profunda.

Inicialmente, el Gobierno promocionó el aumento de los precios como una medida para combatir el contrabando, que además estaba de acuerdo con las recomendaciones del FMI para Irán.

Pero en las últimas 72 horas, ha insistido en que la verdadera motivación era proporcionar un mayor apoyo financiero para los iraníes comunes. Tan temprano como ayer, el Gobierno comenzó a depositar dinero en las cuentas bancarias de los iraníes que, según dice, los compensará para recortar el precio subsidiado del gas. Según el Gobierno, en última instancia, un total de 60 millones de personas o más del 70 por ciento de la población de Irán serán elegibles para los pagos mensuales.

El Gobierno introdujo por primera vez pequeños pagos directos en efectivo a los iraníes en 2011, cuando eliminó o redujo los subsidios a una variedad de alimentos y productos básicos. Bajo el esquema ahora modificado, una familia de cinco será elegible para un pago de $US17 por mes.

La prensa iraní afirma que ya el viernes, Jamenei criticó al gobierno de Rohani por no extender el aumento de los subsidios y el aumento del precio del gas en conjunto.

La declaración de apoyo del Líder Supremo a los aumentos del precio de la gasolina en su declaración del domingo tenía como objetivo, al menos en parte, tratar de evitar que las protestas profundicen las divisiones dentro del régimen. Algunos de los opositores conservadores sociales de Rohani habían anunciado que iban a presionar al Parlamento para rescindir los aumentos de precios, diciendo que eran ilegales. Pero después de que el Líder Supremo dejó en claro su apoyo, retrocedieron.

En respuesta a las declaraciones de la canciller alemana, Angela Merkel, y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia, haciéndose eco de las denuncias de Washington de la respuesta del régimen iraní a las protestas, el ministro de Relaciones Exteriores, Javad Zarif, señaló que las potencias europeas, a pesar de su supuesto apoyo al acuerdo nuclear de Irán, han ayudado e incitado a Washington reimponiendo las brutales sanciones.

La creciente crisis social y política en Irán subraya la urgencia de que la clase trabajadora intervenga como una fuerza política independiente en oposición al imperialismo, sus agentes directos, como los monárquicos, y todas las facciones de la burguesía iraní. La lucha por una república obrera en Irán debe estar vinculada a la lucha por movilizar a la clase trabajadora y oprimida en todo Oriente Próximo contra Washington y el imperialismo en general.

(Publicado originalmente en inglés el 19 de noviembre de 2019)