Ex soldados israelíes recorren Estados Unidos para denunciar la ocupación de territorios palestinos

por Fred Mazelis
14 noviembre 2019

Un grupo de ex soldados de combate israelíes se encuentra en medio de una gira por Estados Unidos para hablar sobre la realidad de la ocupación a largo plazo de los territorios palestinos. La gira, que comenzó en Filadelfia la semana pasada, fue organizada por Breaking the Silence, una organización de soldados veteranos que "se han encargado de exponer al público la realidad de la vida cotidiana en los territorios ocupados".

Breaking the Silence se fundó en 2004. Como se explica en su sitio web, "recopilamos y publicamos testimonios de soldados que, como nosotros, han servido en Cisjordania, Gaza y el Este de Jerusalén desde septiembre de 2000".

"Los soldados que sirven en los territorios son testigos y participan en acciones militares que los cambian inmensamente", informa Breaking the Silence. "Los casos de abuso hacia los palestinos, el saqueo y la destrucción de la propiedad han sido la norma durante años, pero estos incidentes todavía se describen oficialmente como casos ‘extremos’ y ‘únicos’. Nuestros testimonios retratan una imagen diferente y mucho más siniestro, en la que el deterioro de los estándares morales encuentra expresión en el carácter de las órdenes militares y las reglas de enfrentamiento que el Estado considera justificado en nombre de la seguridad de Israel".

La organización lleva a cabo conferencias y otros eventos, realiza giras en Hebrón y en las colinas del sur de Hebrón, en Cisjordania, y recoge testimonios, incluyendo testimonios en vídeos, de soldados que han servido en los territorios. Ha recopilado tales testimonios de más de 1,000 soldados israelíes; un reflejo del creciente descontento, especialmente entre los jóvenes y aquellos que han visto la realidad de la ocupación, sobre lo que se ha convertido en un asalto permanente y cruel a los derechos fundamentales del pueblo palestino en las tierras ocupadas por Israel después de la Guerra de 1967.

Todas las declaraciones de los soldados son "meticulosamente investigadas", confirmadas por otros testigos y verificadas de forma cruzada. La mayoría de los soldados piden el anonimato, debido a presiones internas y militares externas.

Breaking the Silence ha sido denunciado como "antipatriótico" y "traidor" dentro de Israel, y se han enfrentado a lo que describen como "intimidación y persecución violenta". Mientras que ha traído delegaciones de veteranos israelíes a Estados Unidos con frecuencia, la gira actual es la primera con "soldados solitarios", informa el sitio web de Haaretz. Este término describe a los soldados cuyas familias viven fuera de Israel. Alrededor de 3.500 están sirviendo en el ejército israelí en cualquier momento, y aproximadamente un tercio de estos provienen de los EE. UU.

La gira actual, que incluye 20 eventos en Nueva York, Filadelfia, el área de Boston, St. Louis y Washington D.C., presenta a seis ex soldados que son originalmente de los Estados Unidos. Su viaje casi no ha recibido cobertura en los principales medios de comunicación estadounidense. Haaretz entrevista un número de soldados en la gira por Estados Unidos, incluyendo Nathan Hersh, que ahora vive en Filadelfia. Hersh afirma que su período de servicio en Cisjordania reveló que "se trataba más de proteger a las comunidades [judías] en Cisjordania que de proteger al Estado ... De repente, se trataba de la aplicación no letal, de la interrupción del tráfico y de arrestar gente a media noche".

Los ex soldados explican, en una carta publicada por Breaking the Silence, “Toda nuestra experiencia, —desde cosas que se sintieron éticamente grises hasta los errores morales que nos mantienen despiertos por la noche— fueron el resultado de políticas que son parte integral de la ocupación y la colonización de la empresa". Describen sus tareas en Cisjordania: "Patrullando pueblos y ciudades palestinas, 'haciendo sentir nuestra presencia' por invadir casas en medio de la noche, arrestando a jóvenes palestinos y usando equipo antidisturbios para dispersar manifestaciones".

Muchos de los sentimientos y motivaciones de los soldados israelíes son similares a los de los soldados estadounidenses cuya experiencia en Vietnam los llevó a rebelarse contra la guerra y apoyar el movimiento contra la guerra. Sin embargo, su objetivo se limita a poner fin a la ocupación, que para ellos está relacionado con el intento de despertar la opinión pública liberal, tanto en Israel como en los Estados Unidos.

Esto está relacionado con el trabajo de J Street, el lobby liberal sionista en los EE. UU. que ha criticado las políticas israelíes, y el gobierno de Netanyahu en particular, y ha ganado cierto apoyo entre los judíos estadounidenses más jóvenes, así como dentro del Partido Demócrata. En oposición a los viajes gratuitos de "Derechos de nacimiento" a Israel ofrecidos a jóvenes judíos estadounidenses por el establecimiento sionista de derechas, por ejemplo, J Street ha comenzado a ofrecer tours que incluyen visitas a la Cisjordania ocupada. Breaking the Silence presentó su propia exhibición de fotos en la conferencia anual de J Street celebrada en Washington a fines de octubre.

Sin embargo, J Street y otros sionistas temerosos o repelados por los crímenes cometidos diariamente en los territorios ocupados no tienen otra alternativa que ofrecer. Intentan separar la defensa del Estado sionista de la ocupación, pero el crecimiento de la colonización y el poder de veto virtual ejercido por el liderazgo de los colonos de ultraderecha en la política israelí expresan la lógica del sionismo.

Los ex soldados están correctamente exponiendo la opresión similar al apartheid que se les ha dicho que apliquen, y su testimonio refleja tanto la creciente oposición dentro de Israel como en los Estados Unidos, incluso entre los judíos estadounidenses, a la anexión de facto de Cisjordania, en el contexto de más de 50 años de ocupación.

Sin embargo, es necesario sacar conclusiones más profundas. La ocupación, con colonos que ahora suman a más de 622,000 (incluyendo Jerusalén Oriental), es en sí mismo una salida para las crecientes tensiones de clase dentro del propio Israel. El estado sionista, establecido a través del despojo del pueblo palestino, solo ha podido mantener su control a través de una combinación de apoyo financiero y militar masivo del imperialismo estadounidense, junto con el cultivo de una capa abiertamente fascista dentro del mismo Israel, y dentro del Liderazgo de colonos.

Como señalan los soldados, las condiciones que revelan no son el resultado de "manzanas podridas", sino más bien "integrales a la ocupación". Pero la ocupación es integral al Estado sionista, y ninguno de los débiles intentos de resucitar al moribundo "solución de dos estados" puede cambiar ese hecho histórico.

Como observó el WSWS hace varios años, “un Estado de guarnición mantenido por un flujo interminable de apoyo militar y económico del sionismo mundial y el imperialismo estadounidense solo ha enmascarado temporalmente las explosivas tensiones de clase dentro de Israel, que seguramente explotarán en un futuro no muy lejano”. La respuesta a los crímenes expuestos por los “soldados solitarios” israelíes sólo puede ser la lucha para unir a los trabajadores árabes y judíos en una lucha común contra el sistema capitalista de estado-nación y en la lucha por el socialismo.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de noviembre de 2019)