La administración de Lightfoot aumenta la presión sobre los maestros de Chicago para que finalicen la huelga

por Alexander Fangmann
24 octubre 2019

Los 32.000 maestros y el personal de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) continúan en huelga por cuarto día el martes. Hartos de aulas superpobladas y sucias que carecen de las necesidades educativas básicas, salarios estancados y servicios de apoyo prácticamente inexistentes, los maestros de las CPS están decididos a ganar los recursos que ellos y sus estudiantes necesitan.

Sin embargo, la clase dominante en Chicago está decidida a evitar que cualquiera de estas demandas se cumpla. En una carta conjunta dirigida al presidente del Sindicato de Maestros de Chicago (Chicago Teachers Union, CTU), Jesse Sharkey, la alcaldesa del Partido Demócrata de Chicago, Lori Lightfoot, y la directora ejecutiva de las CPS, Janice Jackson, pidieron al sindicato que “ponga fin a la huelga” y devuelva a los maestros a las aulas “mientras continúan las negociaciones”.

En la carta, Lightfoot y Jackson apelan falsamente a las “dificultades” que enfrentan los estudiantes y sus familias cuando faltan a clases, actividades extracurriculares e incluso comidas proporcionadas por el sistema escolar, ignorando por completo las dificultades que estos mismos estudiantes y familias enfrentan como resultado directo de sus políticas de austeridad. Al afirmar que las CPS habían “puesto por escrito” los cambios en el tamaño de las clases y los problemas de personal, como lo exigieron los maestros, la carta sugiere que es solo el “proceso de aprobación” del sindicato lo que está retrasando la conclusión de un acuerdo.

Más tarde, en una conferencia de prensa por la tarde, Lightfoot amplió los comentarios en su carta, diciendo: “Más allá de lo que hemos puesto sobre la mesa, no hay más dinero”. También arremetió contra la atención que pusieron los maestros en huelga en la donación de la ciudad de más de mil millones de dólares de fondos públicos en el desarrollo masivo de Lincoln Yards. “No podemos llegar a un acuerdo basado en la ilusión de que hay dinero de Lincoln Yards disponible que podemos cambiar a otro lugar”. Desdeñosamente, dijo que las demandas de los maestros costarían $2,4 mil millones y aumentarían el presupuesto de las escuelas en un 40 por ciento.

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot (Foto: AP/Jim Young, archivo)

Los informes de la carta y la conferencia de prensa de Lightfoot llegaron solo horas después de que Sharkey les dijera a los periodistas en la Escuela Primaria Gray en el lado noroeste que se veía una resolución y que podría tomar solo “un día o dos” después de lo que el sindicato caracterizó como sesiones de negociación productivas durante el fin de semana.

Al anochecer, el tono de Sharkey cambió. Habiendo dicho inicialmente: “No veo ninguna razón por la que no pueda suceder más adelante esta semana”, dijo Sharkey en una conferencia de prensa de la CTU, “encuentro mis esperanzas [para una resolución rápida] desvanecidas”. Añadió, “A menos que haya un cambio en la parte superior de esta ciudad en lo que respecta a su disposición a realizar cambios significativos, no es probable que veamos un acuerdo rápido para la huelga actual”.

La vicepresidenta del CTU, Stacy Davis Gates, se refirió a la carta de Lightfoot como “una raya en la arena” e instó a la alcaldesa a tratar al sindicato “como socios, como iguales en la educación de los estudiantes en Chicago”. Enumerando todos los aspectos de la vida social y política que la alcaldesa controla, Davis Gates dijo: “La alcaldesa tiene todo el poder, estamos pidiendo ser socios para mejorar la ciudad”.

En relación con los problemas de tamaño de las clases y la dotación de personal, la carta de Lightfoot y Jackson dice: “Pusimos compromisos por escrito el jueves y el viernes a través de contraofertas para reducir el tamaño de las clases de primaria en las escuelas de alta pobreza y proporcionar a cada escuela al menos una enfermera y una trabajadora social en cinco años”.

Según las cifras sindicales, la propuesta sobre el tamaño de las clases solo afectaría al 20 por ciento de las clases inscritas desde el jardín de infantes hasta el tercer grado, y solo en las escuelas más pobres. Otros grados y escuelas secundarias no recibirían alivio. El CTU ha expresado su opinión sobre la exigencia de exigibilidad de los límites de tamaño de clase a través del contrato. Sin embargo, los CPS violan rutinariamente las leyes estatales ya existentes sobre el tamaño de las clases, lo que significa que la mayoría de estas violaciones probablemente simplemente se transferirán al proceso de demanda sindical, para que nunca se vuelva a saber de él.

A pesar de la postura de los líderes del CTU, están trabajando furiosamente detrás de escena para concluir la huelga. Casi inmediatamente después de la conferencia de prensa de Lightfoot, el CTU anunció que estaban invitando a Jesse Jackson a la mesa de negociaciones como mediador. Además, en su conferencia de prensa de la tarde, el CTU dijo que solo sus oficiales asistirían a las sesiones de negociación el martes, y no el “gran equipo de negociación” de 40 personas. Representado como una medida para que los miembros del equipo de negociación refuercen las líneas de piquete, establece a los líderes del CTU y al equipo de Lightfoot para que hagan un movimiento rápido hacia un acuerdo.

Los comentarios de Davis Gates durante la conferencia de prensa también fueron bastante reveladores. Admitiendo que las demandas del sindicato tuvieron que ser moderadas, ella dijo: “Hemos dicho que lo implementaríamos gradualmente. Entendemos que no se puede hacer todo de una vez, y estamos dispuestos a trabajar con ustedes en esas cosas”. Sobre el tema de los tamaños de las clases en particular dijo Davis Gates, “Estamos de acuerdo en que la equidad tiene que ser parte de ello”. En otras palabras, el sindicato está perfectamente dispuesto a aceptar los límites del tamaño de las clases que afectan solo a las escuelas más pobres, y a postergar la demanda de enfermeras y otro personal para un futuro. Pero las propuestas deben parecer legítimas, aunque el sindicato tenga la intención de trabajar con los CPS para que no tengan sentido.

Para defenderse, los trabajadores deben comenzar ahora a crear comités de base para tomar esta huelga en sus propias manos. Estos comités deben plantear y luchar por lo que necesitan los educadores y los estudiantes, no lo que la administración del CTU o Lightfoot les dice que es asequible.

Para proporcionar los recursos necesarios para mejorar las escuelas y los vecindarios, erradicar la pobreza y elevar el nivel material y cultural de toda la población, los maestros deben realizar un ataque frontal contra la riqueza y el poder de los súper ricos, para redistribuir radicalmente la riqueza creada por los trabajadores para satisfacer sus necesidades.

(Publicado originalmente en inglés el 22 octubre 2019)