El debate demócrata muestra el apoyo de todos los partidos a la intervención imperialista en Siria

por Patrick Martin
18 octubre 2019

El debate presidencial demócrata del martes tuvo el mayor campo de candidatos en la historia, pero mostró el rango más estrecho de diferencias políticas, particularmente en las cuestiones centrales de la política exterior y la investigación de juicio político contra el presidente Donald Trump.

Doce candidatos estaban en el tablado de debate, dos más que cualquier otro encuentro anterior, pero prácticamente no hubo divisiones en política exterior. Los doce declararon su oposición a la orden del presidente Trump de que las tropas estadounidenses se retiren de Siria, rompiendo una alianza militar de cinco años con la milicia siria kurda YPG.

Y todos declararon su apoyo a la acusación de Trump en los estrechos términos de "seguridad nacional" dictados por la CIA establecidos por la presidenta Nancy Pelosi, salvo cualquier consideración de los crímenes reales de Trump contra los inmigrantes, contra los derechos democráticos en general y contra la clase trabajadora.

El candidato presidencial demócrata exvicepresidente Joe Biden, a la izquierda, la senadora Elizabeth Warren, D-Mass., centro, y el alcalde de South Bend, Buttigieg, hablan durante un debate primario presidencial demócrata organizado por CNN/New York Times en la Universidad Otterbein, Martes, 15 de octubre de 2019, en Westerville, Ohio. (AP Foto/John Minchillo)

Significativamente, después de una pregunta inicial que obligó a los que estaban en el estrado a expresar su actitud ante la investigación de juicio político de la Cámara de Representantes, los candidatos se mantuvieron alejados de cualquier discusión sobre el juicio político, el desafío de Trump al Congreso o sus esfuerzos para movilizar a las fuerzas de ultraderecha en una campaña extra legal en contra de ser destituido de su cargo. En todo el evento de tres horas de duración, ningún candidato mencionó a fascistas, neonazis, supremacistas blancos o incluso fanáticos, y solo hubo una referencia a las apelaciones de Trump al racismo.

Sobre la cuestión del papel de Estados Unidos en Siria, cada uno de los 12 candidatos denunció a Trump por su "traición" a los kurdos, aunque expresaron diferencias tácticas sobre la mejor forma de recuperar la posición de Estados Unidos en Siria que Trump supuestamente había abandonado.

El exvicepresidente Joe Biden defendió abiertamente la presencia continua e incluso fortalecida de las tropas estadounidenses en Siria. El alcalde de South Bend, Pete Buttigieg, un veterano de inteligencia militar de la guerra de Afganistán, elogió el papel de las Fuerzas Especiales de los EEUU, es decir, escuadrones de la muerte altamente entrenados, en Siria. Pero la defensa del imperialismo estadounidense fue tan pronunciada por los dos candidatos de "izquierda", el senador Bernie Sanders y la senadora Elizabeth Warren, como por los políticos más convencionalmente "moderados", es decir, abiertamente de derecha.

Sanders dijo: "La crisis aquí, como creo que Joe dijo y dijo Pete, es cuando comienzas a traicionar a la gente, en términos de los kurdos, 11,000 de ellos murieron luchando contra ISIS, 20,000 fueron heridos y Estados Unidos dijo: "Estamos con usted, estamos con usted". Y de repente, un día después de una llamada telefónica con Erdoğan, anunciada por Twitter, Trump revoca esa política. Ahora, ¿me dices qué país del mundo confiará en la palabra del presidente de los Estados Unidos? En otras palabras, lo que ha hecho es destruir nuestra capacidad de hacer política exterior, hacer política militar, porque nadie en el mundo creerá en este mentiroso patológico".

Warren trató de hacerlo en ambos sentidos, declarando: “Creo que deberíamos salir del Medio Oriente. No creo que debamos tener tropas en el Medio Oriente. Pero tenemos que hacerlo de la manera correcta, de manera inteligente ... En Siria, Trump ha creado una crisis humanitaria más grande que nunca. Ha ayudado a ISIS a obtener otro punto de apoyo, una nueva oportunidad de vida". Luego se jactó:" Me siento en el Comité de Servicios Armados. Hablo con nuestros líderes militares sobre esto”.

Más tarde, su personal le dijo al New York Times, en una "aclaración" significativa, que Warren en realidad no abogaba por la eliminación de todas las tropas estadounidenses del Medio Oriente, solo por retirarlas de zonas de combate como el norte de Siria. Ella no haría nada para reducir la presencia militar masiva de los EEUU en las bases de toda la región del Golfo Pérsico, incluso en Irak, Kuwait, Bahréin, Qatar, los Emiratos Árabes Unidos y la propia Arabia Saudita.

Los comentaristas de los medios de comunicación demócratas se regodearon de que Trump les había brindado a los demócratas una nueva oportunidad para hacerse amigos del aparato de inteligencia militar. Típica fue la columna de Dana Milbank en el Washington Post, titulada: "Los demócratas le dan la vuelta al guion sobre un presidente de corta distancia".

Escribió, con evidente aprobación, "En Ohio el martes, los demócratas se parecían mucho a los republicanos de antaño al denunciar a Trump por poner en peligro la seguridad nacional". Y concluyó, apropiándose de la notoria frase utilizada por Nixon para denunciar a los opositores de la Guerra de Vietnam, que, con la retirada de Trump de Siria, "el partido de Ronald Reagan se ha convertido en el partido de cortar y correr".

Sobre cuestiones domésticas, que ocuparon la mayor parte del debate, hubo pocas novedades de los tres ejercicios interminables anteriores de demagogia y confusión. Todos los demócratas prometen crear un paraíso en la tierra, con acceso universal a la atención médica, educación preescolar universal, educación universitaria gratuita o casi gratuita, y trabajos bien remunerados para todos. Cómo esto es compatible con un sistema capitalista global en medio del colapso financiero, la guerra comercial, la competencia perro-come-perro y un asalto frontal a los empleos y el nivel de vida de los trabajadores en todos los países, ningún candidato se molestó en decirlo.

Las diferencias entre los dos candidatos de "izquierda", Sanders y Warren, y sus rivales "moderados" giran en torno al tamaño de la dosis de demagogia populista que se requiere para disfrazar la realidad de la guerra de clases. Sanders y Warren abogan por un asalto (puramente retórico) a los multimillonarios, que implica un grado muy modesto de impuestos sobre la renta y la riqueza, que los multimillonarios que controlan cada palanca del sistema político, así como los medios de comunicación, simplemente se negarán a pagar.

Uno de los candidatos, el empresario Andrew Yang, señaló que los países europeos que habían intentado imponer un impuesto al patrimonio lo habían abandonado porque había "problemas de implementación masivos y no generaron los ingresos que habían proyectado". En otras palabras, los capitalistas se negaron a pagar, y los socialdemócratas que habían propuesto las medidas para disfrazar su propio apoyo a las políticas de austeridad simplemente abandonaron el esfuerzo. Sanders y Warren, si cualquiera fuera elegido presidente, harían lo mismo.

El argumento presentado por Biden, Buttigieg, Yang, la senadora Amy Klobuchar, el exrepresentante Beto O'Rourke y otros, en varias formas, fue que tales propuestas de "izquierda" eran divisivas —en la formulación de O'Rourke, "punitivas" — y que era mejor abogar por reformas de pequeño calibre en las áreas de atención médica, educación, violencia armada, etc.

La realidad, sin embargo, es que no se realizarían reformas, grandes o pequeñas, si uno de los demócratas en el escenario en Ohio el martes por la noche reemplazara a Trump en la Casa Blanca. La crisis del capitalismo mundial y estadounidense no deja espacio para ninguna mejora genuina en el empleo, el nivel de vida o los servicios públicos sin la movilización de la clase trabajadora como una fuerza política independiente y un asalto frontal a la propiedad capitalista —confiscando los activos de los multimillonarios y los corporaciones gigantes y ponerlas en manos de los trabajadores como base para una economía racionalmente planificada.

El Partido Demócrata es un partido capitalista. Su nueva favorita, Elizabeth Warren, de “izquierda”, se ha declarado a sí misma "capitalista hasta los huesos". En respuesta a la acusación de O'Rourke de que sus políticas eran "punitivas", adoptó una pose de inocencia herida. No tenía nada en contra de los multimillonarios, dijo Warren, pero solo quería que pagaran un poco más, dos centavos por dólar de su riqueza, lo que financiaría todas las reformas que ella defendía. Esa aritmética dice más sobre las dimensiones de las "reformas" de Warren que cualquier otra cosa: realmente espera que la clase trabajadora viva del cambio de bolsillo obtenido de los súper ricos.

Ella se aseguró de combinar su falso populismo con una dosis de nacionalismo económico para enfrentar a los trabajadores estadounidenses contra los trabajadores a nivel internacional, denunciando "corporaciones multinacionales gigantes que no tienen lealtad a Estados Unidos".

La cobertura mediática del debate se centró en gran medida en el aspecto de carrera de caballos de la campaña —qué candidato lideraba las encuestas en qué estado, o en todo el país, cuánto dinero y cuánto apoyo habían recogido, y así sucesivamente. En ese contexto, el consenso fue que Warren ha emergido como el favorito, con una ligera ventaja sobre Biden y una más grande sobre Sanders.

Esta evaluación fue compartida por prácticamente todos los candidatos en el escenario, como lo evidenciaron quienes atacaron. Warren fue criticado por casi todos los candidatos que buscaban convertirse en representantes de la derecha "moderada" del Partido Demócrata en caso de que la campaña de Biden continúe hundiéndose. Estos incluyeron a Pete Buttigieg, Amy Klobuchar, Beto O’Rourke y Kamala Harris.

Igualmente reveladora fue la decisión de todos los demás candidatos de evitar que el hijo de Joe Biden, Hunter, cobrara el papel de su padre en la administración de Obama al tomar una posición lucrativa en el directorio de una compañía de gas ucraniana, recaudando hasta $50,000 al mes. Evidentemente, se sintió que la campaña de Biden ha sido tan dañada que el combate adicional es superfluo. Esta evaluación se ve reforzada por el agotamiento de su fondo de campaña.

Según la última tabulación, Biden tenía solo $9 millones en el banco, en comparación con $33.7 millones para Sanders, $25.7 millones Warren y $ 23.4 millones Buttigieg. Incluso Harris, con $10.5 millones, tiene mayores recursos. Todos los demás demócratas tenían mucho menos efectivo de campaña, y la mayoría gastaban dinero más rápido de lo que lo recaudaban, un indicador prácticamente infalible de un inminente fracaso en el capitalismo.

(Publicado originalmente en inglés el 17 de octubre de 2019)