El UAW anuncia un acuerdo tentativo con GM, sin dar a los huelguistas información sobre los términos

por Jerry White
17 octubre 2019

El jueves, 17 de octubre a las 6:00 p.m. CDT u hora de Ciudad de México, el Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS está auspiciando una reunión en línea para dar una actualización sobre la huelga y discutir la estrategia y perspectiva necesarias para ganar esta lucha. Para participar, visita wsws.org/autocall. El sindicato United Auto Workers anunció esta mañana que alcanzó un acuerdo tentativo con General Motors que podría poner fin a la huelga de un mes de 48.000 trabajadores de GM, la huelga nacional automotriz más larga desde 1970.

El consejo nacional del UAW para GM, un ente con 174 oficiales sindicales locales, se reunirá el jueves por la mañana en Detroit para respaldar el acuerdo y enviarlo a los miembros para su ratificación.

Se le debe advertir a los trabajadores de GM y todos los trabajadores automotores: este acuerdo no puede ser más que una traición histórica que, de ser impuesto a las bases, abrirá las puertas de una importante expansión del trabajo temporal y la transformación de los trabajadores en una fuerza laboral casualizada de bajos salarios a disposición de la patronal automotriz y sus acreedores de Wall Street.

La inconfundible señal de la traición es el continuo silencio del sindicato sobre el contenido de las negociaciones y el acuerdo alcanzado.

Los trabajadores se necesitan organizar ahora para oponerse y derrotar cualquier contrato que no ponga fin al sistema de escalas salariales, transforme todos los puestos temporales a tiempo completo con plenos salarios y beneficios, que aumente los salarios y beneficios para recuperar las pérdidas de cuatro décadas de concesiones y que rechace las demandas de la empresa de aumentar los costos de los costos médicos para los trabajadores.

No debe haber ningún regreso al trabajo sin un voto de ratificación y, antes de votar, los trabajadores deben recibir una semana para estudiar todo el contrato propuesto, incluyendo cada acuerdo paralelo.

Se debe encargar a monitores de las propias bases para que presidan la votación y se preventa llenar papeletas u otras formas de fraude.

El primer paso es establecer comités de base independientes del sindicato en todas las plantas para conducir la huelga fuera de las manos de los títeres sobornados de la empresa que controlan el UAW.

No cabe duda de que el consejo del UAW para GM aprobará el acuerdo. La interrogante ahora es si el UAW siente que los trabajadores fueron lo suficientemente desgastados y económicamente golpeados para enviarlos de vuelta al trabajo sin tener la oportunidad de votar. De todos modos, los presidentes sindicales locales, líderes sindicales de planta y otros oficiales en la reunión del jueves recibirán sus órdenes de hacer pasar el acuerdo a la fuerza por medio de mentiras y matonismo, como lo hicieron para someter la oposición de las bases en 2015 y en contratos previos.

El UAW afirmó que ha “logrado importantes victorias para los miembros de UAW-GM”, así como lo ha hecho en cada traición contractual de los últimos 40 años. El vicepresidente del UAW, Terry Dittes, emitió una declaración que afirma: “no comentaremos sobre los detalles hasta que los líderes del UAW-GM se hayan reunido y recibido todos los detalles”. Demostrando su desdeño hacia la inteligencia de los trabajadores, añadió que los dirigentes sindicales estaban ocultando el contenido del acuerdo “por respeto hacia nuestros miembros”.

Un importante factor en el apuro del UAW para acabar la huelga es la ola de huelgas en todo el país que amenaza con romper el aislamiento de los trabajadores de GM impuesto por el sindicato.

A principios de la semana, miles de trabajadores fabricantes de camiones Mack-Volvo y afiliados al UAW hicieron huelga en sus plantas en tres estados. Se les unieron miles de mineros del cobre en Arizona y Texas. El jueves, casi 30.000 maestros y personal de apoyo tienen programado iniciar una huelga en Chicago, la tercera mayor ciudad de EUA.

Desde el principio, las “negociaciones” entre el UAW y GM han sido una farsa, dado que ambos bandos ya habían acordado la continuación de las décadas de reducción de costos laborales. Durante los últimos 14 años, el UAW le permitió a GM reducir sus costos laborales por hora de $16 mil millones en 2005 a $5 mil millones hoy, una caída de dos terceras partes.

Según las fuentes citadas por Reuters y otros medios, el borrador del acuerdo de los últimos días incluye un bono de firma de contrato de $9.000 para trabajadores completos $3.000 para temporales. GM también propuso aumentos salariales de 3 por ciento para el segundo y cuarto año del contrato de cuatro años, y de 3 por ciento y pagos íntegros de 4 por ciento del salario durante el primer y tercer año, respectivamente.

A pesar de que ninguna de las filtraciones a los medios corporativos se puede creer por sí sola, el New York Post reportó el martes que el UAW y GM habían “acordado en principio” a darles a los trabajadores temporales “la oportunidad de convertirse en trabajadores de tiempo completo después de tres años de servicio”. Este es un punto insignificante ya que no habría nada que detenga que la empresa despida repetidamente a los trabajadores temporales antes de sus tres años. Su verdadero propósito es encubrir una importante expansión del trabajo temporal, en términos tanto absolutos como en el porcentaje de la fuerza laboral del UAW.

Mientras que las acciones de GM aumentaron 2,5 por ciento tras el anuncio del acuerdo, el Wall Street Journal expresó temor de que será ampliamente rechazado por los huelguistas. Escribió: “No hay ninguna garantía de que los trabajadores aprobarán el acuerdo tentativo. Si votan en contra de la primera propuesta, como lo hicieron los trabajadores de Fiat Chrysler en 2015, los negociadores de la empresa y el sindicato tendrán que regresar a la mesa de negociación y formular un acuerdo que crean que será aprobado por los miembros.

“Un posible comodín para los líderes sindicales es que aproximadamente el 42 por ciento de los trabajadores de fábrica de GM nunca han visto un declive de la industria y sean más reacios a aceptar cualquier acuerdo que no cumpla todas sus demandas, según personas cercanas a las negociaciones”.

Hay una enorme oposición en las filas a otra traición total. "Este contrato va a mostrar de qué lado está el UAW", dijo Joe, un joven trabajador de la planta de ensamblaje Detroit-Hamtramck de GM al Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS. "Supuestamente han estado negociando día y noche, pero si este no es el contrato correcto, voy a votar ‘no’. Hemos perdido mucho dinero en cada contrato".

Otro factor que desacredita aún más al UAW es la exposición de que sus máximos oficiales aceptaron millones en sobornos, saquearon las cuotas sindicales y el dinero de la empresa entregado por medio de los centros de entrenamiento conjunto como el Centro de Recursos Humanos UAW-GM. El escándalo de corrupción ya llevó a la sentencia de los funcionarios del UAW que negociaron los contratos que le ahorraron miles de millones de dólares a las empresas y ha implicado al presidente del UAW, Gary Jones.

Wall Street ha dejado en claro que torpedeará los precios de las acciones de GM si los ejecutivos se retiran en lo más mínimo de las demandas de los banqueros de que la compañía reduzca otros $500 millones en costos laborales anuales, aproximadamente $5 por hora, y engendre una "fuerza laboral manufacturera flexible", compuesta por empleados en gran medida desechables mientras GM realiza la transición a vehículos eléctricos y sin conductor.

En una nota a los inversores el martes, el analista del Banco de América John Murphy dijo: "Una huelga prolongada podría quemar una gran cantidad de efectivo y poner de rodillas a GM, pero es probable que los inversores también reaccionen negativamente si se percibe que la gerencia ha cedido a las demandas laborales y que la competitividad de largo plazo de GM está amenazada".

Los trabajadores de GM deben actuar ahora y formar comités de base para quitar la conducción de la huelga de las manos del corrupto UAW y expandir la huelga a Ford, Fiat Chrysler y la industria de autopartes. Los trabajadores automotores deben unirse con los trabajadores en huelga de Mack-Volvo, los mineros de cobre de Arizona y Texas y los maestros de Chicago para comenzar la movilización de toda la clase trabajadora contra las décadas de ataques contra sus empleos y niveles de vida.

(Publicado originalmente en inglés el 16 de octubre de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.