EUA y China alcanzan un acuerdo comercial limitado

por Nick Beams
14 octubre 2019

Estados Unidos y China han alcanzado un acuerdo parcial y muy limitado sobre el comercio luego de las conversaciones mantenidas en Washington el jueves y viernes.

Representa un retroceso por parte de los EUA de un aumento de aranceles en productos chinos por valor de $250 mil millones que serían amenazados durante la próxima semana. A cambio, China aumentó las compras de productos agrícolas estadounidenses y acordó la necesidad de estabilizar la moneda china.

El acuerdo limitado fue descrito por el presidente de Estados Unidos, Trump, como un "acuerdo sustancial de fase uno" luego de una reunión ayer con el viceprimer ministro y negociador comercial chino Liu He en la Casa Blanca. El texto completo se finalizará en las discusiones entre funcionarios estadounidenses y chinos durante las próximas cinco semanas.

China acordó comprar productos agrícolas estadounidenses adicionales por valor de $40 mil millones a $50 mil millones y se comprometió a abrir aún más su economía a la operación de servicios financieros internacionales. También acordó reforzar el control de la propiedad intelectual en respuesta a las continuas acusaciones de robo en los Estados Unidos.

Además, las dos partes informaron avances en otros asuntos, sin proporcionar detalles, como la propiedad intelectual y los movimientos de divisas. No se finalizó ningún acuerdo sobre un pacto para lidiar con la manipulación de la moneda, pero el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo que las discusiones estaban "casi completas".

El logro de un acuerdo es el resultado de un cambio por parte de la administración Trump. En el período previo a las conversaciones, Trump dejó en claro en numerosas ocasiones que no estaba dispuesto a hacer un acuerdo limitado y prefería un gran acuerdo o ninguno.

Pero ante la posibilidad de una fuerte caída en los mercados si las negociaciones se hubieran roto y en medio de la presión actual creada por la investigación de juicio político de los demócratas, Trump parece haber decidido reclamar una victoria.

Los mercados respondieron con entusiasmo con el Dow subiendo hasta 500 puntos en un punto durante el día, antes de terminar arriba por 300 puntos.

Sin embargo, para todas las celebraciones en Wall Street, el acuerdo es muy limitado, descrito por un analista financiero en un comentario al Financial Times como "cosmético". Si bien China realizará compras adicionales de productos agrícolas, es posible que ni siquiera llegue al nivel alcanzado antes de que estallara el conflicto comercial.

En general, las concesiones chinas han sido descritas como "relativamente menores", esencialmente un reempaque de medidas que había acordado en rondas de conversaciones anteriores.

La posición de Estados Unidos se ha movido muy poco. Ninguna de las tarifas existentes será eliminada o incluso reducida. El componente principal del acuerdo es la decisión de Estados Unidos de suspender el alza amenazada de aranceles sobre productos chinos por valor de $250 mil millones del 25 por ciento al 30 por ciento, que entraría en vigor la próxima semana.

En este punto, el acuerdo no parece incluir el retiro de un arancel del 15 por ciento sobre productos de consumo chinos por un valor de más de $150 mil millones, programado para entrar en vigor el 15 de diciembre.

No se han incluido las principales áreas de conflicto. El acuerdo no cubre las acciones del Departamento de Comercio de EUA contra Huawei y otras empresas tecnológicas chinas que se han incluido en la "lista de entidades" del departamento. Esto significa que las empresas deben solicitar una licencia para suministrar componentes a estas empresas, con la presunción de que no será otorgado.

En conversaciones con el presidente de China, Xi Jingping, al margen de la cumbre del G20 en junio, Trump acordó aliviar las restricciones a Huawei. Hasta ahora, sin embargo, no se han firmado licencias.

El acuerdo no avanza hacia la resolución de los problemas centrales que Estados Unidos presentó al comienzo del conflicto en mayo de 2018. Estos se centran en su oposición a los subsidios estatales a las principales empresas chinas y el desarrollo de nuevas tecnologías como parte de programa “Hecho en China 2025” del régimen Xi.

Secciones clave de los aparatos militares y de inteligencia de EUA ha dejado en claro, particularmente durante el último año a medida que la guerra comercial se ha intensificado, que consideran el desarrollo tecnológico de China como una amenaza existencial para el dominio económico y militar de los EUA. Esto se refleja en la escalada de prohibiciones y restricciones sobre Huawei y otras empresas chinas de alta tecnología, junto con un impulso de la administración para asegurar aliados en el conflicto de China.

Hablando en una reunión en Australia esta semana, mientras las conversaciones comerciales se llevaban a cabo en Washington, el Secretario de Comercio Wilbur Ross hizo un llamado al apoyo australiano sobre la base de que cuando se tuvo en cuenta la inversión, Estados Unidos, no China, era su socio económico más importante.

Ross dijo que Estados Unidos estaba abordando "problemas fundamentales" en su relación con China. Repitió las acusaciones de que China participó en transferencias tecnológicas forzadas, intrusiones cibernéticas, robo de propiedad intelectual y mercados internacionales distorsionados mediante el pago de subsidios industriales a empresas estatales.

Ninguno de estos temas clave ha sido tocado en el acuerdo interino y será el tema de lo que Trump ha llamado “fase dos”.

Todavía está por verse cómo reaccionarán los halcones anti-chino más estridentes en la administración al acuerdo de ayer. Pero está muy lejos de lo que han estado defendiendo personas como Peter Navarro, director de Política Comercial y de Manufactura de la Casa Blanca.

Esta semana, el Wall Street Journal citó un memorando preparado por Michael Pillsbury, del Instituto Hudson, que asesora a la administración sobre su política de China. El memorándum describió una serie de medidas destinadas a restringir o negar el acceso de China a los mercados de capitales estadounidenses y restringir su crecimiento.

Las recomendaciones incluyeron limitar las inversiones en fondos de pensiones, desarrollar legislación para negar el acceso de China al capital estadounidense, avanzar en las relaciones con Taiwán y respaldar la legislación para imponer sanciones en respuesta a las acciones de Beijing en el Mar Meridional de China.

Dichas medidas pueden estar en segundo plano por el momento, al menos en el período previo a la firma por parte de Trump y Xi del acuerdo de "fase uno" que se espera que tenga lugar el próximo mes. Sin embargo, una vez que termine esta tregua, todos los temas clave en el conflicto saldrán a la superficie.

(Publicado originalmente en inglés el 12 de octubre de 2019)