Después de reunión secreta con la CEO Mary Barra, el UAW se moviliza para acabar la huelga en GM

por Jerry White
12 octubre 2019

Los principales líderes del sindicato United Auto Workers sostuvieron una reunión secreta con la CEO de General Motors, Mary Barra, el miércoles por la tarde. La reunión deja en claro que el UAW se está moviendo rápidamente para acabar la huelga de 26 días de 48.000 trabajadores de GM y promover un nuevo acuerdo laboral dictado por el fabricante de automóviles global y Wall Street.

El New York Post reportó las noticias el jueves, diciendo que el presidente del UAW, Gary Jones, y el vicepresidente Terry Dittes habían sido llevados a la oficina de Barra para su primera reunión cara a cara desde que comenzó la huelga el 16 de septiembre.

Huelguistas en la planta de GM en Detroit-Hamtramck

"Jones y Dittes fueron escoltados por guardias armados a la oficina de Barra en el complejo de oficinas de Detroit Renaissance, donde GM tiene su sede central, para una reunión que duró aproximadamente media hora", informó el Post, citando una fuente interna. La reunión estuvo envuelta en secreto, como con todos los otros informes de las supuestas "negociaciones" entre el UAW y GM.

"Durante la reunión sorpresa del miércoles, no está claro si Barra ofreció o exigió concesiones, o qué temas específicos se discutieron", informó el periódico. El UAW no ha publicado ninguna información sobre la reunión ni ha reconocido qué sucedió. Una fuente citada por el Detroit Free Press dijo que la reunión había "inyectado nueva energía en las negociaciones".

"Después de la discusión, los negociadores en los subcomités se reunieron hasta las 3 de la mañana del jueves antes de retirarse y reanudar las conversaciones a media mañana", señaló el Free Press, diciendo que era la primera sesión de trabajo nocturna desde que comenzó la huelga.

En la medida en que continúan las "conversaciones", es solo porque la UAW teme que los términos del contrato que ya ha acordado serán rechazados por los trabajadores de base indignados durante décadas de concesiones respaldadas por el UAW y la exposición del UAW como un agente sobornado de la patronal automotriz.

GM está tomando una línea dura. En lugar de tirarle un hueso al UAW, los negociadores de la compañía plantearon la idea de cerrar el Centro de Recursos Humanos UAW-GM, que encauza $9-12 millones al año en las arcas de la UAW. El centro, a la que los trabajadores se refieren como el Centro para parientes ocultos, ha sido fuente de salarios acolchados y enormes sobornos para los funcionarios sindicales y sus familias.

Respaldado por los poderosos intereses de Wall Street, GM ha estado dispuesto a absorber el costo a corto plazo de una huelga prolongada, que ya se estima en $1,13 mil millones en ganancias perdidas, con el fin de lograr sus objetivos a largo plazo de destruir los beneficios de atención médica, cerrar plantas subutilizadas y triplicar el número de trabajadores temporales que pueden ser despedidos rápidamente en caso de una desaceleración de las ventas.

Para la élite corporativa y financiera, la derrota de la huelga es una cuestión estratégica porque allanaría el camino para la creación de una "fuerza laboral de fabricación flexible", compuesta de empleados de bajos sueldos, despidos a voluntad, sin protección laboral o médica ni beneficios de jubilación.

Ante esto, el UAW está aislando a los huelguistas de GM. Ha mantenido a 110.000 trabajadores de Ford y Fiat Chrysler en el trabajo y ha sancionado horas extras forzadas y aceleraciones para ayudar a los fabricantes a acumular automóviles para prepararse para una eventual huelga. También ha puesto a los trabajadores a soportar un sueldo de huelga de pobreza de $250 por semana, con la esperanza de ejercer la mayor presión económica posible sobre los trabajadores para desgastarlos.

"Todos deberíamos estar en huelga", dijo un joven empleado temporal a tiempo parcial (TPT, siglas en inglés) en la planta de ensamblaje de Sterling Heights de Fiat Chrysler en los suburbios de Detroit. "Muchos de nosotros hemos estado en las líneas de piquete de los trabajadores de GM, y sabemos que, si logran imponer un contrato malo, nos llegará a nosotros. Nos están intimidando para construir más camiones Dodge Ram, y estamos listos para hacer huelga por eso.

"El UAW extendió el contrato indefinidamente, y ahora nos dicen que casi han ‘finalizado’ un contrato con FCA. Todo lo que queda, dicen, es la atención médica y los trabajadores temporales. ¡Pero esos son los problemas principales! Necesitamos atención médica porque trabajamos duro y nuestros cuerpos se desgastan. Los TPT no son más que empleados casuales".

El UAW ha programado manifestaciones hoy en el GM Tech Center en Warren, Michigan, donde la compañía continúa sus operaciones con contratistas y otro personal. Este será otro truco de relaciones públicas para promover a los políticos demócratas y ocultar la traición de la huelga por parte del UAW.

Durante la última semana, el UAW ha llevado a cabo una farsa que muestra su verdadero desprecio por los trabajadores. A fines de la semana pasada, Dittes afirmó que se estaba haciendo un "buen progreso" hacia un acuerdo. Luego, el domingo, declaró que las negociaciones habían "empeorado", alegando que GM ignoró una propuesta "integral" del UAW, sobre la cual no dio detalles. El lunes, Dittes dijo que recibió una contrapropuesta formal de GM y nuevamente ocultó su contenido, supuestamente a pedido de la compañía.

Con un sentimiento creciente entre todos los trabajadores automotores a favor de una lucha conjunta, Dittes utilizó la carta antimexicana del UAW. Afirmó que el tema central de la huelga es lograr que GM cierre las fábricas mexicanas y traslade la producción a plantas que programadas para cerrar en los Estados Unidos. "Las ganancias económicas en este acuerdo no significarán nada sin seguridad laboral", declaró Dittes, mientras que otro negociador no identificado de la UAW dijo que todo el contrato era sobre "México, México, México".

Esta es la misma farsa que el UAW ha vendido durante 40 años. Al culpar a los trabajadores de otros países por la destrucción de empleos por parte de las corporaciones, los funcionarios del UAW han insistido en que los trabajadores estadounidenses cedan en cuestiones de salarios, beneficios y condiciones de trabajo para ganar "seguridad laboral". Desde 1979, el número de trabajadores de GM ha caído de 460.000 a 48.000.

Presidente del UAW, Gary Jones y el sentenciado director de la región 5 del UAW, Vance Pearson

La campaña antimexicana es particularmente sucia porque los trabajadores de GM en Canadá, México, Corea y otros países se han esforzado por unir sus luchas con los trabajadores automotores estadounidenses. Esto incluye a los trabajadores de GM en Silao, México, que desafiaron con valentía las demandas de la gerencia de que aumenten la producción durante la huelga estadounidense. Como resultado, nueve trabajadores militantes fueron despedidos.

En oposición al nacionalismo del UAW, los trabajadores en huelga de GM en los piquetes denunciaron los despidos y expresaron su solidaridad con los trabajadores mexicanos.

La huelga de GM está en grave peligro. Lo más peligroso para los trabajadores sería adoptar una actitud de esperar y ver y esperar lo mejor. El UAW está trabajando para la derrota de la huelga aislando a los trabajadores y hacerlos pasar hambre. La huelga se puede ganar, pero su conducción debe ser tomada de las manos del UAW y su curso debe cambiar radicalmente.

Los trabajadores de GM, Ford y Fiat Chrysler deben formar comités de huelga y de fábrica para expandir la huelga y frenar toda la industria automotriz y de autopartes, incluida la convocatoria de todos los trabajadores de Ford y Fiat Chrysler.

Para mantener a los trabajadores en esta batalla, deben exigir el triple del pago de la huelga a $750 por semana.

Estos comités deben formular sus propias demandas, incluido un aumento del 40 por ciento, la conversión inmediata de los trabajadores temporales a tiempo completo, la abolición del sistema de salarios y beneficios de dos niveles, la reapertura de la planta en Lordstown y otras plantas cerradas y la detención de todo futuro cierre y de todas las concesiones. Los trabajadores automotores deben hacer una demanda especial de que los trabajadores de Silao sean reintegrados con el pago total atrasado.

(Publicado originalmente en inglés el 11 de octubre de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.