Labor Notes, DSA se alinean con los burócratas de la UAW contra los huelguistas de GM

por Shannon Jones y Barry Grey
25 septiembre 2019

La erupción de la huelga de GM en medio del escándalo de corrupción que ha envuelto al presidente de United Auto Workers, Gary Jones, ha llevado a los grupos que orbitan al Partido Demócrata y pueblan la burocracia sindical apresurarse para apoyar el UAW y bloquear un movimiento independiente y expansión de la huelga de los trabajadores.

Lo poco que se ha escrito sobre la huelga— la primera gran huelga automotriz en los Estados Unidos en más de 40 años— por grupos como los Socialistas Democráticos de América (DSA) y publicaciones como Labor Notes y Jacobin se ha llenado de sofismas destinados a oponerse a la lucha de los trabajadores para formar comités de base independientes del UAW.

El DSA, que está estrechamente relacionado con Labor Notes, es una facción del Partido Demócrata. Alrededor de Labor Notes se agrupan los funcionarios sindicales de nivel medio y bajo. De vez en cuando derraman frases socialistas, pero hace mucho tiempo repudiaron la lucha por el socialismo. Defienden el aparato sindicalista nacionalista y procapitalista con el que están casados. Labor Notes incluye la Caravana de Trabajadores Automotores, una facción disidente de la burocracia de la UAW que exige que los trabajadores acepten la autoridad del UAW mientras organizan protestas simbólicas contra sus políticas pro corporativistas. Caravana de Trabajadores Automotores incluye a Frank Hammer, ex presidente del UAW Local 909 en la planta Warren Transmisión de GM, ahora cerrada, y Wendy Thompson, ex presidenta del UAW Local 235 en Detroit. Se estableció durante la reestructuración de GM y Chrysler en 2009 para alentar las ilusiones en la administración Obama, que, con el apoyo del UAW, impuso un recorte salarial del 50 por ciento a todos los nuevos empleados, eliminó las horas extra después de ocho horas y llevó a cabo más cierres de plantas y despidos.

Un ejemplo de la defensa de estas fuerzas de la burocracia de la UAW es un artículo publicado el 16 de septiembre en el sitio web de Jacobin por Jane Slaughter, ex editora de Labor Notes y ahora miembro del DSA. Con la intención de convencer a los trabajadores de GM de que son débiles, ella argumenta que la exposición del soborno y el robo total de los pagos de las cuotas de los trabajadores por parte de los ejecutivos del sindicato ha dejado a los trabajadores "entre piedra y lugar difícil".

Por qué la exposición de la corrupción y la criminalidad del UAW debilita a los trabajadores, ella no explica. ¿Cómo puede ser que la exposición de la verdad —el hecho de que los intereses de la UAW son diametralmente opuestos a los de los trabajadores automotrices y, por lo tanto, los trabajadores tendrán que tomar la huelga en sus propias manos— debilite a los trabajadores?

Slaughter y su compañía se debilitan, no los trabajadores. La desacreditación completa de los burócratas ya despreciados hace que les resulte mucho más difícil llevar a cabo su tarea asignada de defender el aparato sindical contra los trabajadores.

Slaughter afirma que los trabajadores no pueden hacer nada para luchar contra GM e impedir que el UAW diseñe otra traición, solo queda "votar no" en el contrato de venta que el sindicato inevitablemente producirá.

Esta es una receta para la derrota de la huelga, como bien sabe Slaughter. Exige que los trabajadores permitan pasivamente a los líderes sindicales aislar la huelga, matar de hambre a los huelguistas con un miserable $250 por semana pago de huelga, mantener la base en la oscuridad y esposarlos para que no detengan a GM de romper la huelga. Luego, cuando la traición venga, los trabajadores "tendrán una sola herramienta ... su derecho a votar no".

Luego, descaradamente miente en un intento de demostrar que esta es una estrategia efectiva, citando como supuesta prueba el contrato de 2015. "Ellos [los trabajadores] pueden hacer lo que Chrysler hizo en 2015", escribe. "Se organizaron para rechazar un contrato que consagró el sistema de dos niveles". Afirma falsamente, —como todos los trabajadores automotores saben— que los contratos que finalmente fueron impulsados a fuerzas por el UAW representaron una "victoria parcial".

Los trabajadores, a pesar de su militancia y determinación, carecían de comités de base independientes para llevar la lucha contra el UAW. Como resultado, el UAW fue capaz de impulsar a fuerzas acuerdos a favor de la compañía que mantuvieron el sistema de dos niveles y ampliaron enormemente el uso de trabajadores con salarios de pobreza, a tiempo parcial y temporales.

Slaughter incluso intenta argumentar que la exposición del UAW le hará que sea más propenso a atender las demandas de los trabajadores. Ella cita con aprobación a un trabajador en la planta de Romulus Engine cerca de Detroit, quien dice: "Con todo lo que está sucediendo, tal vez intentarán recuperar nuestro respeto; espero que ese sea el plan".

Ocurre justo lo contrario. El aparato sindical estará más decidido a imponer la agenda de GM y Wall Street a los trabajadores con la esperanza de asegurar una mejor negociación con menos tiempo de prisión por parte de los fiscales federales y evitar una toma del gobierno del UAW.

Slaughter deja su argumento central al miembro de DSA Sean Crawford, quien dice: “Sí, el UAW es corrupto. Es asquerosamente corrupto. Pero esto no se trata de ellos. Se trata de nosotros. Podemos y si limpiaremos la casa. Pero tenemos una lucha más inmediata en nuestras manos en este momento".

Este argumento —que ahora no es el momento de luchar contra la burocracia porque tenemos que luchar contra GM— se basa en dos falsedades relacionadas.

Primero, la falsa afirmación de que el UAW y su liderazgo son susceptibles a la presión de los trabajadores de base y pueden ser presionados para actuar en interés de los trabajadores.

Esto se ve desmentido en las últimas cuatro décadas, que han visto una serie interminable de concesiones impuestas a los trabajadores por las empresas, trabajando mano a mano con el UAW. La función principal del UAW durante el período que comenzó con el rescate de Chrysler de 1979 ha sido suprimir la oposición de los trabajadores.

El UAW ha adoptado la política corporativista de colaboración entre la administración y el sindicato, incorporada en la miríada de estructuras conjuntas, como los "centros de capacitación" de la empresa y el sindicato, que sirven como fondos sobornados para los operativos sindicales. Se ha transformado en un negocio que enriquece a sus ejecutivos al servir como contratista de mano de obra barata y fuerza de policía industrial para las empresas.

Los activos del aparato UAW han aumentado mientras que los trabajadores han sufrido grandes pérdidas. El resultado de este proceso es la odiosa corrupción de todo el aparato.

El UAW tiene intereses materiales profundamente arraigados en asegurar la derrota de la huelga de GM y la imposición de las demandas de la compañía de recortes en el cuidado de la salud y una expansión del trabajo a tiempo parcial y temporal. Es por eso que está aislando a los trabajadores de GM, un miserable pago de huelga de $250 a la semana (de un fondo de huelga de $760 millones) y ordenando a los trabajadores que no se opongan al paro de huelga por la empresa.

Lo último que quiere es una huelga exitosa que fomente un crecimiento de la militancia más amplia en la clase trabajadora. Eso amenaza todo su modelo de negocio.

La segunda, relacionada, mentira es que los trabajadores de GM pueden ganar un contrato decente simplemente llevando a cabo una huelga aislada y rechazando cualquier acuerdo vendido de los líderes del UAW.

Además del hecho de que el sindicato rellenará las papeletas y falsificará los votos para impulsar un acuerdo a favor de la empresa, como los trabajadores de Ford están convencidos de que lo hizo en 2015, la línea de DSA y Labor Notes oculta la naturaleza real de la lucha. Es una lucha no solo contra una corporación global altamente rentable, sino una batalla contra toda la clase capitalista y su Estado.

El mayor temor de la clase dominante es que la huelga se salga del control de la UAW y se convierta en una lucha más amplia de los trabajadores automotores y la clase trabajadora en su conjunto contra el sistema capitalista —en otras palabras, se convertirá en un movimiento político basado en clase—.

Wall Street está tomando las decisiones, no la directora ejecutiva de GM Mary Barra. Si GM no logra imponer nuevos ataques radicales a los trabajadores, Wall Street tomaría represalias al derrumbar las acciones de GM y reducir su calificación crediticia al estado de bonos basura.

Además, GM es parte de una industria automotriz global que involucra un sistema de producción que abarca continentes y océanos. Durante la última gran huelga de GM, en 1970, la gran mayoría de los trabajadores sindicales de la empresa residían en los Estados Unidos. Hoy, solo el 35 por ciento de los trabajadores de GM están ubicados en los Estados Unidos.

Es por eso que se debe convocar a toda la fuerza laboral de los Tres Grandes y movilizar el apoyo activo de los trabajadores automotores canadienses y mexicanos y en todo el mundo. Todos los sectores de la clase trabajadora en los Estados Unidos —maestros, trabajadores de Amazon, jóvenes de la clase trabajadora, desempleados, jubilado — deben participar en la lucha.

Esto requiere que los trabajadores se organicen de manera independiente y en oposición a todo el aparato del UAW y sus defensores de la pseudoizquierda a través de la formación de una red de comités de base controlada democráticamente por los trabajadores. Liberados del peso del aparato sindical, los trabajadores estarían en condiciones de promover demandas que se correspondan con sus necesidades, no con lo que las compañías afirman que puedan pagar. Estos incluirían un aumento salarial importante para compensar décadas de disminución de los salarios, el fin de la mano de obra de varios niveles, la cobertura médica completa, el control de los trabajadores sobre la velocidad de la línea, la aplicación de un día de ocho horas y el fin a las condiciones de trabajo inseguras.

A través de los comités, podrían ponerse en contacto y coordinar acciones con los trabajadores de otras plantas y empresas, incluyendo los trabajadores de autopartes y los empleados asalariados. Podrían informarse de las maniobras de la empresa y el sindicato en todo el país. Podrían organizar una acción conjunta para defender las líneas de piquete.

Podrían luchar por la independencia política de la clase obrera de la clase dominante, sus políticos y partidos, y sus sirvientes en el aparato sindical. Sobre esta base, podrían forjar su unidad con los trabajadores a nivel internacional en la lucha contra la fuente de la opresión y la explotación, el capitalismo.

La alternativa es la traición y la derrota a manos del UAW. El DSA y Labor Notes están interviniendo para evitar una lucha exitosa y ayudar a la burocracia a derrotar la huelga. Están en el otro lado de las barricadas de clase.

(Artículo publicado originalmente inglés el 23 de septiembre de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.