La respuesta del Comité Internacional al "Fin de la Historia": el Pleno de marzo de 1992 del CICI

por David Walsh
23 septiembre 2019

Este informe fue presentado por David Walsh, Editor de Artes del World Socialist Web Site (WSWS), en la escuela de verano del Partido Socialista por la Igualdad (EUA) el 26 de julio de 2019.

El tema de esta presentación es cómo el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) respondió a la desaparición de la Unión Soviética en 1991, y las afirmaciones que acompañan que este evento marcó la refutación del marxismo y la muerte de la clase trabajadora, el socialismo e incluso la historia.

El 11 de marzo de 1992, once semanas después de la disolución legal de la Unión Soviética, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) inició un pleno —una reunión de miembros destacados— la duodécima desde la ruptura [en el CICI] en 1985-86. En un informe de apertura, David North abordó lo que representaba el final de la URSS "dentro del contexto de la experiencia histórica objetiva de la clase trabajadora". El informe proporcionó una visión amplia del desarrollo histórico, intelectual y político de la conciencia socialista, y los problemas que surgieron en ese proceso durante el siglo y medio anterior.

El informe del 12º Pleno argumentó que el movimiento espontáneo de la clase trabajadora y la intensificación de la lucha de clases, tan indispensables como eran, no crearon por sí mismas las condiciones para el desarrollo de condiciones genuinamente revolucionarias. El informe sacó conclusiones significativas sobre cómo se podía superar la crisis de perspectiva y liderazgo revolucionario y cuáles eran las inmensas responsabilidades del CICI. Fue un informe y una reunión con consecuencias vitales y duraderas.

Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov

El pleno de marzo de 1992 fue fundamental para sentar las bases de los esfuerzos concentrados en cuestiones históricas fundamentales: defender la Revolución de Octubre; exponer el genocidio de los marxistas que ocurrió en la URSS; responder a la mentira de que el estalinismo era socialismo y demostrando que había una alternativa a la burocracia contrarrevolucionaria.

Central para el informe de apertura fue esta propuesta:

Para responder a la mentira de que el estalinismo es marxismo se requiere exponer los hechos del estalinismo. Para saber qué es el estalinismo hay que demostrar a quién asesinó el estalinismo. Tenemos que responder a la pregunta: ¿contra qué enemigo asestó el estalinismo sus golpes más terribles? La mayor tarea política de nuestro movimiento debe ser restaurar la verdad histórica al exponer la trascendencia política de los crímenes que cometió el estalinismo.

El 12º Pleno condujo directamente a varias iniciativas, incluida una ofensiva que continúa contra la "Escuela de Falsificación Histórica Post-Soviética". Esto incluye a Martin Malia, Richard Pipes, Dmitri Volkogonov, Geoffrey Swain, Ian Thatcher y Robert Service. También abarca la lucha en curso contra el reaccionario historiador alemán Jörg Baberowski y el peligro neofascista. En 1994, el CICI publicó Back in Time de Nadezhda Joffe. Particularmente crítica fue la traducción y publicación de los escritos de Vadim Rogovin, el historiador y sociólogo marxista ruso, y autor de un estudio de varios volúmenes de la oposición trotskista al surgimiento del régimen estalinista dentro de la URSS. Rogovin también dio una serie internacional de conferencias de gran éxito entre 1995 y 1998.

Vadim Rogovin

David North comentó, en el momento de la muerte del historiador marxista en 1998, que el trabajo de Rogovin "dominaría durante décadas la literatura histórica sobre el tema del terror estalinista". Una obra de dimensiones tan monumentales desafía cualquier intento de resumen superficial. Pero esto debe enfatizarse: lo que distingue el trabajo de Vadim de prácticamente todos los demás es su insistencia en que el propósito principal y la función del terror era la eliminación de la oposición trotskista al régimen estalinista”.

Los historiadores habían minimizado, si no negado, "la centralidad de la lucha contra Trotsky y sus ideas. ... Vadim rechazó estos puntos de vista que, argumentó, subestimaron la potencia de la tradición marxista dentro de la Unión Soviética y la profundidad de los sentimientos revolucionarios entre amplios segmentos del pueblo. ... Entonces, ¿cuál era el propósito final del terror? Stalin necesitaba ‘La Gran Purga de 1937–1938’, escribió Vadim, "precisamente porque solo de esta manera era posible despojar de vitalidad el fortalecimiento del movimiento revolucionario de la Cuarta Internacional; para evitar que se convierta en la principal fuerza revolucionaria de la época; para desorientar y desmoralizar a la opinión pública mundial, capaz de volverse receptiva a adoptar las ‘ideas "trotskistas’". ("En memoria de Vadim Z. Rogovin", David North, 15 de diciembre de 1998)

La investigación y exposición internacional Seguridad y la Cuarta Internacional, objeto de uno de los primeros ataques públicos de Cliff Slaughter contra el Comité Internacional en noviembre de 1985, adquirieron un significado aún mayor a medida que el partido profundizó la ofensiva para establecer la verdad sobre la devastación política del estalinismo y exponer y derrotar a todos los que se disculparon o lo encubrieron.

El énfasis en el desarrollo de la conciencia socialista revolucionaria también condujo a esfuerzos concertados para desarrollar el trabajo del partido en la esfera del arte y la cultura. La traducción y publicación en 1998 del volumen de ensayos, Art as the Cognition of Life ( El Arte y la Cognicion de la Vida), de Aleksandr Voronsky, crítico soviético y miembro de la Oposición de Izquierda, asesinado por Stalin en 1937, fue un evento tremendamente importante. Es una de las obras más cruciales producidas en el siglo XX sobre las cuestiones del arte y la vida social.

El Comité Internacional se dedicó conscientemente a reconstruir la cultura política socialista internacional que había sido tan devastada por el estalinismo. El informe de apertura en la reunión de marzo de 1992 argumentó que no era posible "reconstruir el movimiento marxista internacional sin montar esta ofensiva" por la verdad histórica y que exponer los crímenes del estalinismo era "una parte esencial para superar el daño que causaron al desarrollo del pensamiento social y político”.

El informe del 12º Pleno fue un hito en el desarrollo del CICI, pero no salió de la nada. Fue la puesta en práctica en la nueva situación, creada por la disolución de la URSS, de toda la historia del movimiento trotskista, desde sus primeros días en la década de 1920, hasta la fundación de la Cuarta Internacional, la lucha contra el pablismo, más tarde la campaña emprendida por los trotskistas británicos, en particular, contra la degeneración del Partido Socialista de los Trabajadores, y aún más tarde, la lucha llevada a cabo por la Liga Obrera [precedente del Partido Socialista por la Igualdad de los EUA] contra el liderazgo del Partido Revolucionario de los Trabajadores británico, y el verdadero renacimiento del marxismo producido por la mayoría del CICI, una purga histórica y liberadora de elementos nacional-oportunistas en 1985.

La Unión Soviética se disolvió formalmente en Moscú, en el Kremlin, jueves 26 de diciembre de 1991.

Bajada de la bandera soviética, 26 de diciembre de 1991

El día anterior, 25 de diciembre, el presidente soviético Mijaíl Gorbachov renunció, declarando que su oficina ya no existía. Esa noche a las 7:32 pm, la bandera soviética, con su familiar hoz y martillo, fue bajada del Kremlin por última vez y reemplazada por la bandera rusa prerrevolucionaria, que había sido el emblema oficial del autocrático, semibárbaro zarismo ruso, desde 1696 hasta la Revolución de Octubre.

Como una agencia obediente del imperialismo, y no una clase dominante que habría luchado tenaz y despiadadamente para aferrarse al poder hasta el amargo final (¡e incluso más allá!), la casta burocrática, en su último acto histórico de traición, simplemente cedió el país y el destino de sus 293,000,000 de ciudadanos a los intereses capitalistas.

Según la versión oficial, de un deseo, es decir, mentirosa, el proceso histórico se había invertido en tres cuartos de siglo o más. Los restos físicos de la Revolución de Octubre, esa desviación del curso de desarrollo “normal”, burgués, ya no existían. El recuerdo de la Revolución podría ser difamado y, si es posible, borrado. Las clases dominantes podrían volver a los negocios como de costumbre. La paz en la tierra prevalecería y la democracia florecería.

El fin de la URSS

Sin embargo, los eventos ocurridos durante el último cuarto de siglo y más, no han confirmado ese pronóstico esperanzador y soleado.

El sábado 4 de enero de 1992, nueve días después de la disolución oficial de la Unión Soviética en Moscú, David North presentó a una reunión de miembros de la Liga Obrera en Detroit un examen exhaustivo de lo que había provocado su desaparición. Como parte de ese análisis, E l fin de la URSS, hizo estos puntos:

La disolución de la URSS ciertamente representa la culminación de la traición del estalinismo de los principios de la Revolución de Octubre y de la clase obrera soviética e internacional. ... Las reiteradas advertencias del movimiento trotskista, que datan desde la década de 1920, de que el estalinismo llevaría a los trabajadores soviéticos a una catástrofe, han sido vindicadas profunda y trágicamente. ...

Un partido revolucionario debe enfrentar la realidad y decir lo que es. La clase obrera soviética ha sufrido una grave derrota. La burocracia ha devorado al estado obrero antes de que la clase trabajadora pudiera eliminar la burocracia. ...

Aunque plantea grandes peligros, la destrucción de la burocracia soviética también despeja el camino. La mayor fuente y fundamento material de la corrupción y el oportunismo se ha eliminado del negocio. ... Ahora todos aquellos que se basaron en el estalinismo han perdido su credibilidad dentro de la clase trabajadora. (El fin de la URSS, enero de 1992)

El pleno de marzo de 1992 llevó adelante y profundizó este trabajo, como intentaré explicar.

¿Cómo era posible que cuando todos los demás estaban perdiendo la cabeza, el CICI retuvo la suya? El triunfalismo burgués y la jactanciosa estupidez, por un lado; los pequeñoburgueses sentados en el suelo, contando desconsoladamente "tristes historias de la muerte de reyes", por el otro.

El Comité Internacional se había preparado, en particular, a través del conflicto histórico con la dirección del Partido Revolucionario de los Trabajadores británico (WRP, siglas en inglés) de 1982 a 1985, para estos eventos. En esa lucha, todas las cuestiones fundamentales, incluido el carácter y la historia de los regímenes estalinistas, surgieron y se libraron.

El CICI había defendido a la Unión Soviética, China y los estados de Europa del Este contra los ataques del imperialismo y, con igual vigor, había advertido sobre los peligros de la restauración capitalista, derivados de las políticas y prácticas de la burocracia misma. Cuando ese proceso se agotó, el CICI lo reconoció, llevó a cabo una intensa discusión interna y dio los pasos necesarios, teórica y prácticamente.

Para explicar la capacidad del CI para llegar a un acuerdo con la desaparición de la URSS, uno tiene que recurrir, en primer lugar, a los inmensos fundamentos establecidos por Trotsky, y la perspectiva desarrollada por la Oposición Internacional de Izquierda y la Cuarta Internacional sobre el destino de la URSS.

A medida que se desarrollaban los acontecimientos en la Unión Soviética a principios de la década de 1990, el CICI señaló que ningún experto o académico burgués, incluso después de la llegada al poder de Gorbachov en 1985, había predicho que el gobierno estalinista rechazaría el principio de planificación central, derogaría todas las restricciones sobre la propiedad privada de los medios de producción, proclamara que el mercado es "el mayor logro de la civilización" y busque la integración completa de la URSS en las estructuras del capitalismo mundial.

De hecho, en 2011, la revista Foreign Policy reconoció un poco con vergüenza, ”En los años previos a 1991, prácticamente ningún experto, académico, funcionario o político occidental previó el inminente colapso de la Unión Soviética".

León Trotsky

Sin embargo, en 1936, escribiendo como un exiliado político aislado y puesto en peligro en peligro en Noruega, León Trotsky había advertido que las políticas del régimen estalinista, lejos de haber asegurado el triunfo del socialismo en la URSS, en realidad estaban preparando el terreno para la restauración del capitalismo.

Trotsky, explicó nuestro partido, se esforzó por idear un concepto de la Unión Soviética que reprodujera sus características de una manera viva y revelara la posible dirección de su desarrollo. Llegó a la conclusión de que la URSS era una sociedad "de transición", cuyo destino final aún no se había determinado. Si los trabajadores pudieran derrocar a los gobernantes estalinistas en una revolución política, restaurar la democracia soviética y recuperar el control del estado, la Unión Soviética todavía podría evolucionar en la dirección del socialismo. Sin embargo, si la casta burocrática retuvo el poder y continuó reprimiendo políticamente a la clase trabajadora y saboteando las posibilidades de las estructuras económicas creadas por la Revolución de Octubre, la reversión calamitosa al capitalismo también era una posibilidad.

Este entendimiento se detalla en el documento inaugural de la Cuarta Internacional, El Programa de Transición:

La URSS... encarna terribles contradicciones. Pero sigue siendo un estado obrero degenerado. Tal es el diagnóstico social. El pronóstico político tiene un carácter alternativo: o la burocracia, que se convierte cada vez más en el órgano de la burguesía mundial en el estado obrero, derrocará las nuevas formas de propiedad y hundirá al país nuevamente en el capitalismo; o la clase trabajadora aplastará a la burocracia y abrirá el camino al socialismo. ( El programa de transición, 1938)

Esta concepción fue elaborada y defendida por el CICI, como explicaron conferencias anteriores.

Además de los expertos burgueses, la izquierda pequeñoburguesa estaba casi universalmente convencida del imperecedero de la URSS. Tal vez hoy sea difícil para las personas que no tienen conciencia política en ese momento, pero la permanencia de la Unión Soviética fue dada por sentada por grupos pablistas, anarquistas y capitalistas de estado por igual, incluidos aquellos que anteriormente hicieron críticas espeluznantes sobre la tiranía estalinista.

El destacado capitalista de estado británico Chris Harman, en su trabajo de 1988, De Stalin a Gorbachov, no hizo referencia alguna a la posibilidad de restauración capitalista. El "liderazgo ruso", escribió Harman complacientemente, "cambia de una política a otra y viceversa, al acompañamiento de amargas broncas dentro de la propia burocracia. Esto puede hacer que sea cada vez más difícil para la burocracia imponer su voluntad al resto de la población”.

De hecho, en la década de 1980, el escepticismo hacia el análisis de Trotsky se había generalizado dentro del liderazgo del propio Partido Revolucionario de los Trabajadores británico.

Recuerdo una discusión en 1983 en la que, para mi sorpresa, Mike Banda, el secretario general del WRP, me dijo que la advertencia de Trotsky estaba equivocada. La supervivencia eterna de la URSS fue una cuestión históricamente "resuelta". Pero, ¿no significaba esto, le pregunté a Banda, que el análisis del estalinismo en el que Trotsky había basado la decisión de fundar la Cuarta Internacional era erróneo? Banda ofreció una respuesta evasiva a mi pregunta. Pero en menos de tres años, Banda repudió a Trotsky, denunció a la Cuarta Internacional y proclamó su admiración por Stalin. ("Veinte años desde la disolución de la URSS: la crisis capitalista y la radicalización de la clase trabajadora en 2012", David North, 30 de enero de 2012)

Michael Banda del WRP

La disolución de la URSS en diciembre de 1991 representó un punto de inflexión fundamental en la historia del movimiento obrero. Desde noviembre de 1917, cuando la clase obrera rusa, dirigida por el Partido Bolchevique, estableció el primer estado obrero en la historia, el desarrollo social, político, intelectual y cultural de la clase obrera internacional había estado inextricablemente vinculado a este evento central de la historia mundial moderna.

El carácter social y el destino político de la Unión Soviética habían sido una preocupación de la Cuarta Internacional a lo largo de su historia. En innumerables luchas dentro del movimiento trotskista, la "Pregunta rusa" había sido el foco de una intensa lucha y controversia. Esto fue reconocido por James P. Cannon, el líder del Partido Socialista de los Trabajadores estadounidense (SWP, por sus siglas en inglés), al comienzo del conflicto con la facción Shachtman-Burnham en octubre de 1939.

La cuestión rusa está con nosotros una vez más, ya que ha estado en cada punto crítico del movimiento obrero internacional desde el 7 de noviembre de 1917. Y no hay nada extraño en eso. La cuestión rusa no es un ejercicio literario que deba abordarse o descartarse según el estado de ánimo del momento. La cuestión rusa ha sido y sigue siendo la cuestión de la revolución. ... Se dijo una vez de un libro, creo que fue Las hojas de H ierba de Walt Whitman: "Quien toca este libro, toca a un hombre". En el mismo sentido, también se puede decir: "Quien toca la pregunta rusa, toca una revolución”. Por lo tanto, sea serio al respecto. No juegues con eso. ("Discurso sobre la cuestión rusa", James P. Cannon, 15 de octubre de 1939)

James P. Cannon, Martin Abern y Max Shachtman

Quizás nadie nacido después de 1980 pueda apreciar hasta qué punto la política y la cultura de la posguerra estuvieron dominadas por la presencia de la Unión Soviética. Para mi generación, la existencia de la URSS y lo que era la política soviética —y lo que era la política de los Estados Unidos en relación con la URSS— fueron hechos centrales (y preocupaciones, francamente) de la vida cotidiana: la Guerra Fría, la carrera armamentista, la carrera espacial, pruebas nucleares, el Muro de Berlín, la crisis del avión espía U2, los desertores, la crisis de los misiles cubanos, Nikita Jrushchov supuestamente golpeando su zapato en su escritorio en las Naciones Unidas, el Debate en la Cocina entre Jrushchov y Richard Nixon, la brecha de misiles, el pianista Van Cliburn en Moscú, reuniones cumbre, distensión, la "amenaza roja" contra el "mundo libre", James Bond, John Le Carré, las películas el Candidato Manchú, el Estadounidense Feo, el Estadounidense Tranquilo, Dr. Insólito, En la Playa, A prueba de fallos, Los rusos están llegando, ... los rusos están llegando, las canciones "Eve of Destruction" y "Masters of War", el "Imperio de Mal", intercambio cultural, rivalidades deportivas, boicots olímpicos, juicios de espías y oficios ...

Para diciembre de 1991, como la Cuarta Internacional había previsto y advertido, las políticas de la burocracia estalinista antimarxista y nacionalista habían destruido la URSS. La clase obrera internacional había sufrido una gran derrota. El CICI intervino en la Unión Soviética y Alemania Oriental, realizó visitas, se dirigió a audiencias, correspondió, publicó y distribuyó su material. El CICI, como David discutió el otro día, trajo la perspectiva del trotskismo a la población soviética, publicando una revista teórica en ruso y organizando numerosos viajes a la Unión Soviética entre 1989 y 1991. (Algo de esto se discute en la Cronología Política en el informe del 31 de diciembre de 1990 al Agregado Nacional de la Liga Obrera).

Por lo tanto, como argumentó el informe de David North al 15° Congreso Nacional de la Liga Obrera en agosto de 1991, cuando el CICI evaluó los eventos en la Unión Soviética, lo hizo como una fuerza ya activa en la Unión Soviética. Unos meses antes, el CI había escrito una carta a un corresponsal en Kirov, una ciudad industrial de tamaño mediano. En respuesta a la pregunta del corresponsal sobre Boris Yeltsin, el CI escribió: “Mientras Gorbachov es el líder de la facción de restauración burguesa dentro de la burocracia, Yeltsin es actualmente el líder de la emergente burguesía rusa compradora.

El presidente de los Estados Unidos, George H.W. Bush y el primer ministro soviético Mikhail Gorbachov reconocen formalmente la disolución de la Unión Soviética

Nuestro corresponsal colocó esta carta en el periódico del soviet local. Como resultado, no menos de tres números consecutivos del periódico se dedicaron a una denuncia de la carta. El periódico realizó una entrevista con un académico convertido en empresario. Él "procede a recitar la letanía tradicional de las calumnias estalinistas contra el trotskismo. ... Por lo tanto, se refiere al trotskismo como una ‘ideología caníbal y misantrópica’, y de manera típica estalinista, dibuja una amalgama entre Trotsky, Mao y Pol Pot. Entonces, este viejo estafador estalinista, que ahora está trabajando en la bolsa de valores de Kirov, está usando lo que aprendió entre los estalinistas para denunciar a los trotskistas” ( Después del Putsch de agosto: ¿hacia dónde se dirige la URSS?, "El trotskismo reivindicado: el colapso del estalinismo y las tareas de la Cuarta Internacional", informe de David North al Decimoquinto Congreso Nacional de la Liga Obrera, 29 de agosto de 1991).

En los meses posteriores a la desaparición de la Unión Soviética, ninguna de las organizaciones y tendencias pablistas, capitalistas estatales o de izquierda académica fue capaz de presentar una evaluación creíble o coherente del significado de este evento histórico mundial. O no pudieron reconocer que la URSS ya no existía o actuaron como si el abismo se hubiera abierto bajo sus pies.

Sam Marcy, un miembro veterano del SWP, rompió con ese movimiento en 1959 y fundó el Partido Mundial de los Trabajadores [Workers World Party] proestalinista y promaoísta. En julio de 1990, informó con confianza a sus lectores, en un titular, "Por qué la contrarrevolución no tendrá éxito en la URSS". El grupo espartaquista de James Robertson alternaba convulsivamente entre la ilusión histérica y la desesperación histérica, histeria, en cualquier caso.

El "fragmento" de Sheila Torrance del PRT hasta el día de hoy sostiene que Rusia y China son estados obreros, deformados o no. En su declaración del Primero de Mayo de 2019, la línea de noticias de Torrance prometió que la inminente "victoria de la revolución socialista mundial" significaría "la clase trabajadora tomando el poder en todos los principales estados capitalistas a través de revoluciones sociales, y las burocracias reemplazadas en la deformada estados obreros, incluidos Rusia y China, por revoluciones políticas de la clase obrera con el poder restaurado a los soviets obreros”.

En 1992-1993, el triunfalismo burgués gobernó el día.

En enero de 1992, Francis Fukuyama, en ese momento académico neoconservador y ex funcionario del Departamento de Estado de EUA, publicó El fin de la historia y el último hombre .

Fukuyama argumentó que la última alternativa seria al liberalismo burgués había desaparecido. El Occidente había derrotado al fascismo, y ahora el comunismo estaba desapareciendo. Los regímenes que todavía se referían a sí mismos como comunistas estaban llevando a cabo reformas políticas y económicas que los llevarían en la dirección del orden liberal.

Fukuyama escribió:

Todos los países que se someten a la modernización económica deben parecerse cada vez más entre sí: deben unificarse a nivel nacional sobre la base de un estado centralizado, urbanizarse, reemplazar las formas tradicionales de organización social como la tribu, la secta y la familia por otras económicamente racionales basadas en la función y la eficiencia, y proporcionar para la educación universal de sus ciudadanos. Dichas sociedades se han vinculado cada vez más entre sí a través de los mercados mundiales y la difusión de una cultura de consumo universal. Además, la lógica de las ciencias naturales modernas parecería dictar una evolución universal en la dirección del capitalismo. (Francis Fukuyama, El fin de la historia y el último hombre, enero de 1992)

Esto hizo eco en muchas formas. Es doloroso leer las estupideces que los académicos occidentales produjeron a raíz de la desaparición de la Unión Soviética. Al parecer, todas las revistas dedicadas a la política, los asuntos actuales o la cultura se sintieron obligadas a publicar un número especial dedicado a la supuesta derrota del socialismo. La palabra "Fin" o "Muerte" o "Caída" o un sinónimo debían incluirse en algún lugar del título.

La intelectualidad literaria intervino, igual de ignorante.

En una conferencia organizada en abril de 1992 por la revista Partisan Review, por ejemplo, los novelistas Ralph Ellison, Saul Bellow y Doris Lessing y la conocida crítica Susan Sontag, junto con una variedad de ex "disidentes" de Europa del Este, pasmados con el historiador archirreaccionario Richard Pipes de Harvard y su anfitriona Lynne Cheney, entonces presidenta del National Endowment for the Humanities y esposa de uno de los principales criminales de guerra de nuestro tiempo, Dick Cheney.

Todos los asistentes dieron por sentada la maldad del bolchevismo, pero solo por si acaso, también pronunciaron anatema sobre la Revolución Francesa y el Jacobinismo.

Dentro de esta capa, ocurrió un colapso político, intelectual y moral irrevocable.

En julio de 1993, Tim Wohlforth, el ex líder de la Liga Obrera en los Estados Unidos, que rompió con el movimiento trotskista a mediados de la década de 1970, anunció su apoyo a la acción militar estadounidense en Bosnia en un artículo titulado "Dale una oportunidad a la guerra". Dirigiéndose a una amplia capa de antiguos manifestantes contra la guerra, que ahora estaban promoviendo la intervención militar imperialista, Wohlforth afirmó: "Debemos ponernos nuestros zapatos de marchar, desplegar nuestras banderas y levantar los puños en el aire, exigiendo una acción militar cuando se requiere moralmente”.

Las deserciones en la izquierda comenzaron tan pronto como los regímenes estalinistas en Europa del Este comenzaron a desmoronarse en 1989 y 1990. El CICI, hasta el final, dejó en claro su oposición inquebrantable al régimen estalinista, su compromiso con la defensa de las ganancias que clase obrera había hecho y su hostilidad a la restauración capitalista. Los marxistas son siempre los últimos en abandonar el campo de batalla. La izquierda pequeñoburguesa simplemente abandonó el campo en masa y se dirigió hacia pastos más verdes.

Eric Hobsbawm, el académico británico y estalinista desde hace mucho tiempo, escribió un ensayo, "Adiós a todo eso" en octubre de 1990. Habló por muchos:

Es mucho más fácil ver 1989 como una conclusión que como un comienzo. Fue el final de la era en la que la historia mundial era sobre la Revolución de Octubre. ...

Si no hubiera un movimiento significativo para derrocar al capitalismo en todo el mundo, los revolucionarios aún esperaban que sus contradicciones y las de su sistema internacional lo hicieran vulnerable, tal vez algún día fatalmente vulnerable, y que los marxistas, o en cualquier caso socialistas, le proporcionarían la alternativa.

Todo esto ya terminó. ... Aquellos de nosotros que creíamos que la Revolución de Octubre era la puerta al futuro de la historia mundial, hemos demostrado estar equivocados.

Una de las declaraciones más morbosas provino de Frank Furedi, del entonces Partido Comunista Revolucionario en Gran Bretaña, cuyo origen último fue como una facción en el grupo socialista internacional de Tony Cliff.

En un panorama político tan sombrío, solo el irracionalismo, la apatía y el miedo pueden florecer. La nueva perspectiva subjetiva que se desarrolló a partir de la experiencia de la derrota inmoviliza a quienes tienen el potencial de cambiar el mundo. ...

Para decirlo sin rodeos, parece que las perspectivas de progreso humano son peores que en cualquier otro momento de este siglo. Ni siquiera en los oscuros días de triunfos fascistas las perspectivas de transformación social y la creación de una nueva sociedad parecían tan remotas. El marxismo y la política de la clase trabajadora no son temporalmente consecuencia del flujo de la historia.

Furedi, una figura verdaderamente atroz, y sus copensadores en Living Marxism han terminado en Spiked, la revista de Internet de extrema derecha financiada en parte por los hermanos Koch.

Si uno tuviera el estómago para ello y no, afortunadamente para todos ustedes, podrían citarse miles de ejemplos de docenas de países. Esta era la atmósfera en estos círculos y ayuda a explicar el estado de ánimo actual en los campus universitarios.

Un trabajo útil, Radicalismo intelectual después de 1989: Crisis y reorientación en la izquierda británica y estadounidense por Sebastian Berg (2017), traza la evolución de la academia de izquierda tras el colapso del estalinismo.

Esto es típico de las respuestas al colapso de la Unión Soviética. G.A. Cohen, filósofo canadiense-británico y "marxista analítico", no ocultó sus sentimientos en la New Left Review en 1991: "Es cierto que critiqué mucho a la Unión Soviética, pero el niño enojado que golpea a su padre en el pecho no se alegrará si el viejo se derrumba. Mientras la Unión Soviética parecía segura, me parecía seguro ser antisoviético. Ahora que comienza a desmoronarse de manera insoportable, me siento impotentemente protector hacia él”. ¿Qué se puede decir sobre este comentario patético, excepto que no tiene nada que ver con el marxismo?

Karl Kautsky

En resumen, Berg, sin querer, pinta una imagen devastadora de estos "intelectuales socialistas". Los acontecimientos de 1989-1991 "los acercaron a los principios centrales de la socialdemocracia. ... Dejaron atrás la idea de la revolución como una ruptura violenta o como un cambio integral abrupto que afecta a todas las dimensiones de la vida pública. ... La recuperación y rehabilitación de pensadores como [Karl] Kautsky y [Eduard] Bernstein también dan testimonio de esta reorientación. Del mismo modo, la insistencia continua en la centralidad del estado nacional como arena de lucha política reveló una aceptación de las instituciones existentes...

"El marxismo había sido ‘cortado a su medida’, y aplaudieron la disminución y dieron la bienvenida al nuevo clima de apertura que fomentó la búsqueda de nuevas visiones y fuentes de inspiración. ... Las reflexiones éticas se hicieron aún más necesarias; la adopción de una forma débil de materialismo histórico no solo reforzó el principio de contingencia sino que abandonó, o al menos calificó, el principio dialéctico".

En resumen, todos los preceptos centrales del marxismo fueron desechados y reemplazados por las preocupaciones de la clase media profesional "alienada" y descontenta.

Una característica sorprendente de este fenómeno general es que ninguno de los miles de marxistas analíticos, marxistas estructurales, neomarxistas, postmarxistas, ecomarxistas, etc., eligió reconocer la corrección del análisis trotskista del estalinismo y el Unión Soviética, durante o después del período 1989-1991. Ninguno de ellos, por lo que sé, nos contactó y dijo: "Resulta que tenías razón".

Como explicó el CI en ese momento, el repudio desorientado y desmoralizado del socialismo, en muchos casos, surgió de una falta de voluntad o incapacidad para examinar las posiciones y perspectivas anteriores. Un buen número de personas que estaban ansiosas por "abandonar y maldecir al marxismo" no deseaba enfrentar los problemas detrás de la desaparición de la Unión Soviética.

El atractivo anterior del estalinismo y las otras burocracias para estas fuerzas no había surgido de un malentendido. Para ciertas capas, para tomar prestada la frase de Trotsky, es siempre "más conveniente apoyarse en la burocracia que en la verdad". Este es uno de los secretos sucios de la política radical de izquierda durante el período en que el aparato estalinista, en particular, ejerció una gran influencia y también dispensó fondos. Directa o indirectamente, prácticamente todo el entorno de la izquierda dependía de la burocracia, los estalinistas, la socialdemocracia o los sindicatos. Un profesor o periodista radical u oficial sindical podría comer bien asistiendo a las conferencias correctas, escribiendo críticas, haciendo comentarios, llevando a cabo investigaciones, etc.

Un pequeño vistazo a la corrupción estalinista: Michael David-Fox, en Comunismo e intelectuales (2017), argumenta que los "patrones más amplios de mecenazgo" del régimen estalinista de Moscú, incluidos los "incentivos económicos directos para los intelectuales", fueron "exportados a través de las líneas estatales. Surgió una nueva forma de mecenazgo transnacional, en el que las instituciones del partido-estado encargadas de cultivar intelectuales extranjeros ofrecían a figuras favorecidas o prosoviéticas productos tangibles importantes... como viajes y traducciones, o bienes más intangibles como el prestigio político o el acceso a información que pueda derivarse de lazos soviéticos de alto nivel. ... Las embajadas soviéticas, especialmente al principio en las capitales europeas con importantes colonias soviéticas como Berlín, Praga, París y Londres, se convirtieron en otro vehículo".

David North habló sobre este fenómeno durante el Décimo Pleno del CICI en mayo de 1990. Sugirió que la izquierda pequeño burguesa estaba gimiendo y gimiendo, pero, en el fondo, lamentaban la pérdida de control de la burocracia sobre la clase trabajadora. Estas fuerzas solían exigir a los trotskistas: “¿Dónde has construido algo? ¿Dónde has llegado al poder?” Mientras tanto, los estalinistas y sus amigos organizaron conferencias mundiales de paz y conferencias, seminarios y festivales mundiales de la iglesia, donde estas fuerzas hicieron lo que Moscú le demandó, y aquí fue donde estaba el gran dinero. "Era un centro internacional de prostitución política", señaló David. “Todas estas personas no eran más que alcahuetas políticas [de los estalinistas] y no tienen trabajo. De eso es de lo que realmente se lamentan".

Todo este crujir de dientes se basaba en la identificación del socialismo, de una forma u otra, con el estalinismo. Pero, como argumentó el CICI, el marxismo había expuesto décadas antes el conflicto insalvable entre los intereses de la burocracia estalinista y la causa del socialismo mundial.

En verdad, los marxistas se opusieron públicamente a las políticas del gobierno soviético durante 68 de los 74 años de la existencia de este último. Fueron perseguidos seriamente durante más de 60 años en la URSS, y finalmente el régimen hizo todo lo posible para exterminar a sus oponentes marxistas hasta el último hombre o mujer. “No somos un partido del gobierno; somos el partido de la oposición irreconciliable, no solo en los países capitalistas sino también en la URSS”, afirmó Trotsky en La URSS en Guerra, escrito en 1939.

Nuestro partido buscó evitar la restauración del capitalismo, pero el hecho de que el trotskismo reconociera la posibilidad de tal curso de eventos demostró que la validez y solidez continuas de la perspectiva marxista no estaban vinculadas a la existencia física y la estructura de la URSS.

Pero tampoco, por supuesto, fue un caso de simplemente seguir adelante, inalterado e impermeable, simplemente tomando nota de este o aquel cambio de nombre en el mapa. Organizaciones e individuos que procedieron de esta manera, dejando que los acontecimientos de 1989–91 se desvanezcan como el agua de la espalda de un pato, o pretendiendo, de hecho, inevitablemente absorber la visión prevaleciente y burguesa de las cosas en un grado u otro. Los que dijeron "Nada ha sucedido de importancia, la vida continúa" simplemente tenían miedo de expresar o articular, incluso para sí mismos, su propia tristeza y desmoralización intensas.

El 12° Pleno del CICI en marzo de 1992 proporcionó un análisis racional, científico y coherente de los acontecimientos en Europa del Este y la Unión Soviética, basado en toda la historia del movimiento marxista, y ofreció una perspectiva para el desarrollo futuro de ese movimiento.

El informe de apertura de David North estableció por primera vez que los estados organizados en la Comunidad de Estados Independientes ya no podían definirse como estados trabajadores. Rusia, Ucrania, Georgia y el resto se basaron explícitamente en la destrucción de la propiedad nacionalizada y en un compromiso con la propiedad privada capitalista. Una era había llegado a su fin. El estado creado a partir del primer esfuerzo sostenido de la clase trabajadora para crear una nueva sociedad había dejado de existir. ¿Cuáles fueron las implicaciones de esta transformación? ¿Qué significó para la clase obrera internacional y para la Cuarta Internacional?

Nuestro movimiento insistió en que el capitalismo mundial no había superado ni podía superar sus contradicciones fundamentales. De hecho, las condiciones previas objetivas para el socialismo, el crecimiento masivo de la clase trabajadora y la integración global de la vida económica, estaban mucho más desarrolladas que en 1917. Esas características generales de la vida económica, tan cruciales como fueron, no agotaron el asunto. También estaba la cuestión de la preparación subjetiva de la clase obrera para entrar en una lucha decisiva. La incapacidad de los trabajadores soviéticos y de Europa del Este en 1989-1991 para defender los logros sobrevivientes de la Revolución Rusa y su extensión habían traído a la fuerza este problema. (Introducción a El cielo entre las hojas, David Walsh, 2013)

En otras palabras, ¿qué pasa con los prerrequisitos subjetivos para la revolución socialista? ¿A través de qué proceso los impulsos objetivos para el derrocamiento del capitalismo encontrarían expresión subjetiva en la conciencia de un gran número de trabajadores?

Después de todo lo que sucedió en el siglo XX y, más recientemente, de lo que ocurrió trágicamente en la Unión Soviética, era completamente legítimo que el CI lo considerara de nuevo, con "ojos frescos" —y de una manera muy intensa y profunda— esas preguntas.

La lucha de 1982 a 1986 había preparado el CI, haciendo posible un renacimiento del marxismo clásico, con su insistencia en que las masas deben comprender "lo que está en juego" y comprometerse "cuerpo y alma" a la revolución, en la frase de Frederick Engels.

Cómo el WRP traicionó el trotskismo (1986) señaló que "Las grandes ideas liberadoras de León Trotsky están una vez más firmemente arraigadas en el Comité Internacional de la Cuarta Internacional". La crisis capitalista mundial y las tareas de la Cuarta Internacional (1988), en un pasaje crítico, enfatizó la lucha por una política socialista basada en principios contra los oportunistas que “niegan la necesidad de cualquier lucha abierta por la conciencia socialista en la clase trabajadora. No es necesario, dicen, alimentar pacientemente al movimiento obrero con el rico fruto de la cultura marxista. Más bien, es suficiente con algunas demandas simples que supuestamente atraerán a las masas y las llevarán a la revolución socialista sin siquiera ser conscientes de su destino final”.

La comprensión reforzada de que el partido necesitaba desarrollarse como luchador por una cultura política socialista en la clase trabajadora se convirtió en un tema importante.

Las discusiones en este sentido tuvieron lugar en la Liga Obrera a fines de la década de 1980. En las reuniones del Comité Político en febrero y marzo de 1989, por ejemplo, David North observó: "Los camaradas a menudo dicen que estamos construyendo un partido revolucionario... ¿qué es este partido revolucionario? ... Estamos luchando para construir un partido internacional del proletariado internacional. Eso no se hace con algunos eslóganes inteligentes. Se debe construir una enorme base teórica para que tal movimiento emerja, como el andamio de un rascacielos. Se debe hacer una gran cantidad de trabajo preparatorio. ... El partido debe crear el alimento teórico que sostendrá y será digno de un movimiento de masas." (12 de febrero de 1989)

“¿Qué es lo que nos separa de todos los demás en el análisis final? Nos oponemos a la burocracia. Luchamos por la conciencia revolucionaria en la clase trabajadora. Luchamos... por el desarrollo político y cultural de la clase trabajadora”. (19 de marzo de 1989)

El 12° Pleno respondió al desastre en la URSS examinando la historia del movimiento obrero y, en particular, su desarrollo en las décadas previas a 1917. La conquista del poder por parte de los bolcheviques no fue el resultado fortuito de una crisis particularmente grave en una Rusia zarista tambaleándose y abrumada por la guerra. Tampoco fue meramente el producto de la lucha por demandas económicas y políticas específicas por parte de los bolcheviques, por importantes que fueran. El "nivel de conciencia política" que hizo posible la Revolución tampoco se produjo simplemente "entre febrero y octubre de 1917".

Este fue el primer punto crítico:

La revolución de octubre no cayó del cielo. Fue la culminación positiva de la lucha de clases como un proceso histórico objetivo y el desarrollo político del movimiento obrero internacional.

La Revolución fue el resultado del inmenso crecimiento de la conciencia política de la clase obrera internacional en las décadas que siguieron a la publicación del Manifiesto Comunista en 1848 y especialmente después de la represión de la Comuna de París en 1871. La expresión más avanzada de ese crecimiento durante los 46 años que separaron la Comuna en París del triunfo de los soviéticos liderados por los bolcheviques en Rusia fue la fundación y el surgimiento de la Segunda Internacional en 1889 y la aparición de partidos socialistas de masas, incluido el SPD en Alemania.

El informe continuó: "Se podría decir que el desarrollo del marxismo y el desarrollo de las masas como una fuerza política consciente es lo que le dio a finales del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX sus características únicas".

David North proporcionó el sorprendente ejemplo —que seguramente se ha quedado con cualquiera que haya encontrado el informe por primera vez hace unos 27 años— de "un trabajador parisino ... nacido en el año de la Revolución de Febrero y los días sangrientos de 1848, que más tarde participó cuando era joven hombre en la lucha de la Comuna de París en 1871, y solo tenía 41 años cuando se fundó la Segunda Internacional, [y quién] todavía podría haber vivido para ver la conquista del poder por la clase obrera rusa en 1917 sin haber alcanzado aún su septuagésimo cumpleaños".

Pero, ¿qué pasa con el período de 70 años que precede a la fecha del 12º Pleno, es decir, desde principios de la década de 1920 hasta principios de la década de 1990? ¿Qué pasa con un trabajador equivalente nacido en 1923 en cualquier ciudad importante, qué había experimentado?

El informe señaló que la Revolución de Octubre inspiró una ola de luchas revolucionarias en el período inmediato posterior a la Primera Guerra Mundial, pero que fueron rechazadas debido a las traiciones de los partidos socialdemócratas. Esas pérdidas y reveses empeoraron y extendieron el aislamiento del estado soviético, fortaleciendo las tendencias hacia la burocracia, que a su vez, gracias a las políticas estalinistas, produjo derrotas aún más desastrosas e históricas mundiales en Gran Bretaña, China, Alemania, Francia, España y otros lugares.

La Oposición de Izquierda luchó contra este proceso en cada paso del camino, desde 1923 en adelante. Trotsky proporcionó análisis brillantes e incisivos de la degeneración estalinista. En última instancia, como sabemos, las traiciones de la burocracia soviética, incluidas sus aniquilaciones masivas de marxistas a fines de la década de 1930, "impidieron la victoria de la clase trabajadora en Europa y paralizaron el movimiento marxista internacional".

Los acontecimientos de 1991 fueron una condena histórica de todo el sistema estalinista contrarrevolucionario, incluidas sus justificaciones "teóricas" y la política nacional-oportunista, sobre todo, el socialismo en un país. Los aparatos estalinistas que aún existían en 1991, los partidos comunistas y los sindicatos con millones de miembros, terminaron en un montón de escombros. Las organizaciones estalinistas se habían reducido a los restos de su propia creación.

Sin embargo, en la medida en que la clase obrera quedó atrapada por la política de la burocracia, sufrió las consecuencias de estas políticas criminales. En un estudio de 2001, el economista Steven Rosefielde calculó que hubo 3.4 millones de muertes prematuras en Rusia solo entre 1990 y 1998, lo que atribuye en parte a la "terapia de choque" capitalista, a diferencia de cualquier cosa fuera de las condiciones de una guerra mundial.

Uno de los crímenes terribles del estalinismo fue que había desacreditado tan profundamente al socialismo que sectores de trabajadores creían que tendrían mejores condiciones bajo el capitalismo. El CICI entendió que el peligro contrarrevolucionario no podía evitarse simplemente sobre la base del movimiento espontáneo de la clase trabajadora —y había una enorme oposición a la desigualdad de la riqueza, las privatizaciones y las medidas procapitalistas en una sociedad como la URSS donde, a pesar de la burocracia, como argumentó un estudio de 1988, "la gente ... durante décadas ha sido educada con los ideales de la justicia socialista"—.

En la medida en que las encuestas son indicativas, existe un escepticismo generalizado [en la URSS] sobre los mercados no regulados de capital y trabajo. ... El análisis concluye que una economía de mercado al estilo occidental (capitalismo) tiene solo en un 25 a 30 por ciento de apoyo. La mayoría, aunque no se opone a la propiedad privada, quiere mantenerla en una escala estrictamente limitada. En enero de 1990, una encuesta de toda la Unión sobre las actitudes hacia los términos clave encontró un 61 por ciento de "pro" (17 por ciento "con") respuesta al término "socialismo" en lugar de un 34 por ciento de "pro" (38 por ciento "con") respuesta al "capitalismo". ("¿Un futuro para el socialismo en la URSS?", Justin Schwartz, 1991)

Sin embargo, una cosa era que los trabajadores rusos fueran generalmente hostiles a las amenazas a sus trabajos y condiciones e incluso a una "economía de mercado" en su conjunto; otra era oponerse activamente a la restauración del capitalismo sobre la base de una elaborado programa socialista internacional, y lucha por la destrucción de la burocracia estalinista en una revolución política y la creación de consejos de trabajadores, que reflejen las necesidades de los amplios sectores de la población. Para eso, una sección del CICI habría sido necesaria. Dadas las circunstancias, eso no se pudo lograr a tiempo.

La restauración del capitalismo en la URSS, argumentó el 12° Pleno, fue "la culminación de la decadencia y degeneración prolongada de todas las organizaciones de la clase trabajadora".

En otras palabras, los 70 años desde 1847 hasta 1917, la vida parcial de nuestro trabajador parisino de mentalidad socialista, se caracterizó, aunque con muchas contradicciones, "por un inmenso crecimiento de la autoconciencia revolucionaria de las masas que finalmente encontró su máxima expresión en la Revolución Rusa”. Por otro lado, la política del período posterior a la Segunda Guerra Mundial, en particular, se basó en el dominio de la clase obrera por parte de la burocracia. Fue, en general, un "período de estancamiento, degeneración y decadencia", aunque Michel Pablo, Ernest Mandel y los pablistas intentaron proporcionar legitimidad e incluso un papel progresivo a los estalinistas, socialdemócratas y cualquier otro liderazgo dominante existente.

En 1991 o 1992, la misma Sheila Torrance, miembro destacado del WRP preruptura como asistente organizativo de Gerry Healy, y un copensador suyo, Martin Booth, ridiculizaron los esfuerzos de la Liga Obrera para enfrentar las dificultades reveladas por la incapacidad de la clase obrera soviética y de Europa del Este para evitar la reintroducción del mercado capitalista.

La Liga Obrera había tomado nota del hecho, en una resolución de perspectiva, de que "la desintegración de los regímenes estalinistas ha avanzado mucho más rápidamente que el desarrollo de la conciencia revolucionaria en el proletariado". Torrance y Booth exigieron indignados: "¿Cómo es la conciencia revolucionaria?" ¿Se supone que se desarrolla fuera de la lucha real de la clase trabajadora para derrocar a su opresor...?

El núcleo de su posición, que la "conciencia revolucionaria" no podía ser más que la expresión del movimiento espontáneo de la clase trabajadora, era falsa y estaba en contradicción con el desarrollo histórico del marxismo, personificado por ¿Qué hacer? de Lenin (1902), y el desarrollo de la Revolución de 1917 en Rusia. Este fue el punto principal, como explicaba el informe del 12º Pleno: “El nivel de conciencia política que hizo posible la Revolución de Octubre no se produjo simplemente entre febrero y octubre de 1917. Fue el resultado de la prolongada lucha histórica por el marxismo en la clase obrera rusa y europea que había abarcado los 70 años anteriores.

Si se deseaba entender por qué los trabajadores soviéticos no se habían levantado para defender lo que quedaba de las conquistas de 1917, había que tener en cuenta que las casi siete décadas anteriores "se habían caracterizado por ataques implacables contra la conciencia política de las masas". El estalinismo se propuso destruir la mayor conquista del marxismo: el desarrollo de la conciencia política revolucionaria de la clase trabajadora, la transformación de una masa oprimida y explotada en una fuerza histórica consciente”.

De hecho, la mayor derrota provocada e impuesta por el estalinismo fue la destrucción total del cuadro revolucionario, la destrucción física de los marxistas en la URSS y en cualquier otro lugar donde el KGB pudiera apoderarse de ellos, la profunda desmoralización y desorientación que resultó, y la terrible disminución general del nivel de conciencia política de la clase trabajadora a escala mundial.

Nuevamente, el 12° Pleno señaló con fuerza la inestabilidad política del capitalismo mundial y las implicaciones generales del conflicto entre el desarrollo global de las fuerzas productivas y el sistema de Estado-nación. De hecho, la desaparición de los regímenes autárquicos de Europa Oriental y Soviética fue una confirmación de la perspectiva del CI. Los estados dirigidos por los estalinistas fueron las primeras víctimas de la integración global de las fuerzas productivas. El colapso de esos estados expresó el colapso del orden de posguerra y el inicio de una nueva crisis revolucionaria.

Sin embargo, la capacidad de la Cuarta Internacional para explotar las posibilidades planteadas por la crisis mundial depende en gran medida de nuestra capacidad para comprender y asimilar las lecciones de todo el período histórico a través del cual hemos pasado y, sobre esa base, para precisamente definir las tareas que enfrentamos en la situación actual. Cae sobre la Cuarta Internacional, dirigida por el Comité Internacional, restablecer dentro de la clase obrera la gran cultura política del marxismo.

Gerry Healy del SLL-WRP había cometido el error de adoptar una actitud acrítica hacia las luchas espontáneas de la clase trabajadora. Pero el desarrollo del partido marxista como un factor poderoso, de hecho, en última instancia decisivo en la lucha de clases, depende de nuestra capacidad de educar políticamente a una capa significativa de trabajadores en un enfoque científico de la historia, sobre todo toda la historia de la Revolución Rusa, el estalinismo y la lucha de Trotsky por la Cuarta Internacional, así como los acontecimientos contemporáneos.

El siguiente pasaje podría resumir uno de los temas de esta escuela y su razón de ser:

La intensificación de la lucha de clases proporciona la base general del movimiento revolucionario. Pero no crea por sí sola directa y automáticamente el entorno político, intelectual y, uno podría agregar, cultural que requiere su desarrollo, y que prepara el escenario histórico para una situación verdaderamente revolucionaria. Solo cuando comprendemos esta distinción entre la base objetiva general del movimiento revolucionario y el complejo proceso político, social y cultural a través del cual se convierte en una fuerza histórica dominante, es posible comprender el significado de nuestra lucha histórica contra el estalinismo y ver las tareas que se nos plantean hoy.

El informe del 12º Pleno puso un inmenso énfasis en la aclaración histórica como un elemento crucial para superar la confusión y la falsa conciencia en la clase trabajadora internacional "enraizada en experiencias históricas anteriores por las que han pasado las masas", experiencias que no pudieron asimilar sin la intervención del partido. La mayor mentira utilizada para desorientar a un gran número de personas fue la identificación del estalinismo con el marxismo.

Fiscal general Vyshinskiy (centro), leyendo la acusación, en 1937

De hecho, ninguna fuerza política en la historia había tenido un impacto tan devastador en el desarrollo progresivo de la humanidad como el estalinismo. La escala de la destrucción humana es casi inimaginable. “En 1937, 1,000 comunistas al día recibían disparos en Moscú”. Se les dieron juicios de 10 o 15 minutos, se sacaron y se les disparó en la nuca. Eran revolucionarios, socialistas, teóricos que habían dado sus vidas a la revolución. No solo la flor de la cultura marxista sino sus raíces fueron borradas.

Sería imposible subestimar la destrucción intelectual, política y cultural. Vivimos hasta el día de hoy con la necesidad de superar las consecuencias de este daño.

Stalin intentaba destruir el elemento social más peligroso del planeta, la cabeza consciente, el cerebro de la clase trabajadora. Él entendió bien la amenaza, como Vadim Rogovin ha demostrado.

El marxismo en Rusia tenía raíces profundas y una historia densa e intensa. Plejánov, el fundador del marxismo ruso, además de la inmensa influencia de Marx y Engels, aprendió de los grandes pensadores radicales como Chernyshevsky, Herzen y Belinsky. Los marxistas rusos emprendieron la educación de la clase obrera emergente desde la década de 1890 y fue esta clase obrera formada por marxistas la que hizo la Revolución Rusa. El inmenso prestigio de Lenin y Trotsky entre los trabajadores no se derivaba de su atractivo personal o de sus habilidades oratorias. Representaban algo en el desarrollo histórico de la clase trabajadora, la tendencia revolucionaria, y decenas de miles de trabajadores habían sido educados políticamente por ellos y seguían cuidadosamente sus ideas y programas.

Procedimientos judiciales, Moscú muestran juicio, 1936

Stalin y sus cómplices se propusieron liquidar físicamente todo eso. "Cuando se encontró un trabajador trotskista dentro de una fábrica, el KGB le disparó no solo a esta persona, sino a todos los demás trabajadores de su departamento".

El CICI fue encargado documentar el asesinato en masa organizado por el régimen soviético y desacreditar la identificación falsa y cínica del estalinismo con el marxismo.

En el centro de esta exposición debe estar la apertura del registro de los juicios de Moscú, las purgas y el asesinato de Trotsky ... Cuando hablamos de una campaña para descubrir la verdad histórica, vemos esto como una tarea que beneficia no solo a la clase trabajadora en sentido estricto, pero toda la humanidad progresiva. Lo que sucedió en la [la prisión de] Lubianka es la preocupación de toda la humanidad que lucha. Exponer los crímenes del estalinismo es una parte esencial para superar el daño que causaron al desarrollo del pensamiento social y político.

El CICI ha seguido ese esfuerzo sin cesar.

El informe hablaba sobre la reconstrucción de la cultura socialista internacional severamente dañada por el estalinismo. Esa fue una frase que usamos con frecuencia en ese momento. Si no lo usamos tanto ahora, creo que es simplemente porque esta noción ha entrado en la médula y el hueso del partido.

¿Pero qué queremos decir con "la cultura política del marxismo" o el "desarrollo cultural de la clase trabajadora?”

La cultura socialista es todo lo que se ha organizado, construido, escrito, asimilado y logrado con el objetivo consciente de ayudar a los trabajadores a comprender su posición objetiva en la sociedad capitalista y su papel colectivo como una fuerza para la revolución socialista, y para transformarse a sí mismos en un mero forraje para la explotación a los constructores de la historia y los libertadores de la humanidad.

El movimiento socialista desde finales del siglo XIX se ha esforzado por ampliar y expandir la perspectiva política y social de la clase trabajadora. Todos los escritos, prácticas e instituciones producidas en esa lucha constituyen elementos de la cultura socialista. August Bebel, en la conclusión de Mujer y socialismo, escribió que "el movimiento socialista, especialmente con su literatura, sus periódicos, sus sociedades y reuniones, su representación parlamentaria y sus críticas constantemente practicadas en todos los campos de la vida pública, ha elevado considerablemente el nivel intelectual de las masas”. Sabemos que la actividad del SPD en Alemania estaba plagada de contradicciones, pero Bebel sin duda tenía razón.

Capital, Karl Marx (1867)

En la cumbre de la cultura socialista se encuentran las obras de Marx —el C apital, sobre todo— la disección de las leyes de movimiento de la sociedad capitalista. Y están los otros trabajos de Marx y Engels sobre filosofía y economía, El Manifiesto Comunista, Salario, Trabajo y Capital, Socialismo: utópico y científico, Anti-Dühring, los trabajos históricos sobre las revoluciones de 1848 y la Comuna de París. Hay muchas obras científicas irremplazables de Lenin, los escritos monumentales e increíblemente contemporáneos de Trotsky, obras de líderes trotskistas como James P. Cannon, y las obras más recientes publicadas por CICI, The Heritage We Defend (La Herencia que defendemos) y The Unfinished Twentieth Century (El siglo veinte inconcluso), el trabajo de Rogovin, los ensayos de Voronsky. Los documentos de este movimiento, el material en el WSWS. Una vasta estructura y marco político-cultural. Esta escuela y otras actividades similares son elementos esenciales de la cultura socialista.

Otro elemento de la cultura socialista es su actitud y relación con la cultura artística. El 12º Informe del Pleno inspiró estos párrafos en la Introducción a El cielo entre las hojas:

El crecimiento de la conciencia socialista no fue solo el producto de la lucha por demandas económicas y políticas específicas. El desarrollo del arte y la cultura, —a través del trabajo de escritores, pintores, músicos (a menudo, pero no siempre, parcial al socialismo) y los críticos marxistas que evaluaron sus esfuerzos —desempeñó un papel inmenso en la formación y ampliación de la perspectiva de la clase trabajadora, de agudizar su conciencia de las injusticias del capitalismo, fortalecer y refinar la indignación y disposición de los trabajadores a sacrificarse y hacer más ferviente su creencia y confianza en la posibilidad de realizar el socialismo y construir una sociedad basada en una verdadera igualdad y solidaridad social.

El socialismo requería un despertar cultural entre una sección significativa de la clase trabajadora ... Sin embargo, este despertar no ocurrió independientemente de los esfuerzos del partido revolucionario. Más bien, es el partido —la sección más consciente de la clase trabajadora— la que lidera la lucha por este desarrollo. La esencia intelectual de la conciencia socialista es una actitud revolucionaria crítica hacia las relaciones sociales existentes y los supuestos y conceptos políticos cotidianos a medida que emergen y encuentran expresión "espontánea" en la sociedad burguesa.

Esto debe verse en el contexto de la lucha por el desarrollo político-cultural general de la clase trabajadora en oposición al capitalismo, no como un esfuerzo por crear un refugio artístico-cultural dentro de la sociedad existente. La clase trabajadora se ve obligada a derrocar a la sociedad burguesa por la misma razón que la sociedad no le permite el acceso a la cultura. La clase trabajadora está económicamente oprimida —explicó Trotsky en Literatura y Revolución— y su "proceso completo de autodeterminación ... asume un carácter intensamente unilateral, revolucionario y político y alcanza su máxima expresión" en el partido revolucionario. Trotsky explicó a un escritor francés en otra ocasión: "La tarea del proletariado no es crear una nueva cultura dentro del capitalismo, sino derrocar al capitalismo por una nueva cultura".

Nuestra preocupación, porque es la clave para el desarrollo de este partido como partido revolucionario, es con la educación política e histórica y la preparación de nuestra membresía, la sección más avanzada de la clase trabajadora, y de secciones cada vez más amplia de trabajadores y jóvenes en todas partes del mundo.

Solo este movimiento tiene la visión política y la autoridad moral, como argumentó el 12° Pleno, para llevar a cabo este trabajo. Esta serie de clases, las discusiones que estamos teniendo esta semana, demuestran la determinación continua de este movimiento de "no dejar piedra sin remover" para establecer la verdad histórica y fortalecer las bases para un renacimiento del marxismo en la clase trabajadora internacional.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de septiembre de 2019)