Millones de personas marchan contra el cambio climático, el capitalismo y la guerra

por Bryan Dyne y Will Morrow
23 septiembre 2019

Cuatro millones de personas participaron en la huelga climática global en todos los continentes el viernes, muchos de ellos estudiantes escolares que se faltaron a la escuela ese día. Las manifestaciones en más de 5,800 ubicaciones en 161 países comenzaron en Australia y el Pacífico, y se trasladaron a Asia, la Antártica, África y Europa, y América del Norte y del Sur. Esta es la tercera huelga climática de este tipo este año, después de manifestaciones globales masivas similares en marzo y mayo, y la más grande hasta la fecha.

Las protestas se dirigieron a la inacción y la incapacidad de los gobiernos mundiales para tomar medidas significativas para resolver la crisis, a pesar de las advertencias cada vez más graves de las Naciones Unidas y otras agencias de que si las emisiones de gases de efecto invernadero no se detienen de inmediato, al menos la mitad de la población mundial enfrenta una o más catástrofes relacionados con el clima probablemente en la próxima década. Una indignación similar se dirigió contra las cumbres climáticas internacionales como el Acuerdo de París de 2015, que han resultado inútiles ante la crisis.

Decenas de miles protestan en la Puerta de Brandenburgo de Berlín

Algunas de las manifestaciones más grandes ocurrieron en Alemania, donde más de 100,000 protestaron frente a la Puerta de Brandenburgo de Berlín, según informes de prensa, y hasta 270,000 según los organizadores de la protesta, para un total de 1.4 millones de personas en todo el país. Más de 330,000 se manifestaron en Australia, 100,000 en Gran Bretaña y hasta 300,000 en los Estados Unidos. Miles más salieron a las calles de Uganda, Nigeria, Ghana, al norte de África, Colombia, Bolivia, Brasil, India, Vietnam, Indonesia, Filipinas, Japón y Nueva Zelanda.

También se realizaron importantes protestas en todo el Pacífico Sur, incluyendo las Islas Salomón y Fiji. Los países de la región se encuentran entre los más afectados por la profundización de la crisis climática, como resultado del rápido aumento del nivel del mar.

Las opiniones políticas de los que asistieron fueron muy variadas. El capitalismo, sin embargo, era una mala palabra para la abrumadora mayoría de los manifestantes. Muchos expresaron su indignación por la negativa de los gobiernos a tomar medidas durante años para abordar el tema, y hablaron sobre la subordinación de la vida a los intereses de los ricos bajo el capitalismo.

La protesta en Sídney

"El problema es que las grandes compañías no son responsables", dijo Ondina, un trabajador de TI salvadoreño que trabaja en Stuttgart, Alemania. "No se les debería permitir ser tan poderosos. Quieren sacar el máximo provecho de todo —de los mercados, de sus trabajadores y del medio ambiente. Todo el que es consciente de esta explotación debe comenzar a tomar medidas. Los gobiernos no cambiarán eso —es por eso que tenemos que hacer algo".

Muchos manifestantes, incluyendo muchos nacidos después de 2001 que han vivido en perpetuas guerras lideradas por Estados Unidos durante toda su vida, relacionaron el clima y la desigualdad social con el peligro de guerra. Sarah, una estudiante canadiense en París, señaló que "hay tantas causas hoy, tanto por las que puedes luchar ... También me preocupa la guerra". Es porque gastan tanto dinero en el ejército y tienen estas armas y tanques y quieren una excusa para usarlos".

Miembros del Partido Socialista por la Igualdad (PSI) y del Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social (JEIIS) y otros partidarios del World Socialist Web Site asistieron a manifestaciones en varios países, donde distribuyeron copias de la declaración del WSWS “ La única solución al cambio climático es el socialismo mundial ", explicando la lucha del PSI para movilizar a la clase trabajadora contra el capitalismo.

Kourosh, estudiante de ley en San Diego, estuvo de acuerdo en que el capitalismo es la fuente de la crisis climática. “Cualquier conversación sobre el cambio climático debe incluir el socialismo y el sistema económico. Además, el ejército también es un gran contaminante del que no se habla en los círculos liberales. Definitivamente estoy a favor del socialismo". Kourosh también mencionó que está estudiando ley para defender los derechos democráticos, incluyendo la protección de los denunciantes como Julian Assange y Chelsea Manning.

En la ciudad de clase trabajadora regional de Newcastle, Australia, Daniel y Haily salieron a prestar apoyo a los estudiantes. "El sistema no está diseñado para el espíritu humano", dijo Daniel. "Necesitamos entender que no estamos en un sistema diseñado para avanzar. Actualmente, lo que se promueve es la codicia y la gula. No está diseñado para el ‘Joe Blo’ (como tú y yo) sino para el uno por ciento, los propietarios de Johnson & Johnson y similares. ¡Es asqueroso! Necesitamos una sociedad que permita a las personas perseguir objetivos sociales. ¡Una vez que las personas reciban el poder, no hay escasez de lo que podemos hacer!”

Martin en Miami señaló la naturaleza políticamente amorfa de las consignas oficiales: "Esta es la primera protesta en la que participo, y no sé si volvería a hacer esto. No es realmente político, no tienen una perspectiva. Mucha gente realmente no sabe para qué están aquí. Alexandria Ocasio-Cortez aborda este tema para su propio beneficio político, pero no puede y no hará nada para cambiar esto".

Ocasio-Cortez, quien recientemente votó por el gasto militar propuesto por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de $738 mil millones, es uno de los autores del "New Deal verde", que se basa en la ficción de que se puede hacer cualquier cosa para detener el cambio climático dentro del marco del Partido Demócrata, el nacionalismo y el sistema capitalista.

La oposición a la política de la clase dirigente también se expresó gráficamente en Manchester, donde Andy Burnham, el alcalde derechista del Partido Laborista Blairite, utilizó la protesta de 2,000 personas como una oportunidad para tomarse una foto. Esto falló ya que fue denunciado por jóvenes, incluyendo un orador de 10 años, no solo por su inacción ante el cambio climático, sino también por su historial de implementación de políticas de derechas siendo alcalde.

Inez en Los Ángeles habló en contra de aquellos que presionan por soluciones de calentamiento global a través de cambios en la "dieta" o "estilo de vida". "Algunas personas harán que creas que el cambio climático es responsabilidad individual de todos y se centrarán en algo como usar solo botellas de agua reusables, pero eso es solo un pequeño cambio". Necesitamos hacer cambios sistémicos para detener las cosas horribles que se le están haciendo a la Tierra”.

Se plantearon otras cuestiones políticas, incluyendo el apoyo generalizado a la huelga nacional continua de los trabajadores automotrices estadounidenses contra General Motors. También hubo un amplio sentimiento en contra de los medios de comunicación corporativos y los llamados partidos de "izquierda" en cada país, a pesar de la apariencia de apoyo que brindaron.

La afluencia masiva de recursos necesarios para detener y retroceder el cambio climático requiere la reorganización de la vida económica, social y política a una escala internacional. La producción de energía debe coordinarse a una escala mundial para la transición hacia formas renovables, lo que a su vez requiere la investigación científica más seria sobre nuevas técnicas e ideas. Sin embargo, este cambio fundamental entra en conflicto directo con el sistema de Estado-nación y el impulso de las corporaciones para obtener ganancias privadas.

Algunas secciones de las grandes empresas, como las compañías de combustibles de fósiles, se oponen abiertamente a cualquier concesión al creciente movimiento contra el cambio climático. Pero los capitalistas en todos los países, incluyendo las 3,024 compañías que de una forma u otra sancionaron la ronda actual de huelgas climáticas, se oponen igualmente a cualquier acción seria. Esperan abofetear una cubierta "verde" que puedan neutralizar las protestas y alejar a millones de trabajadores y jóvenes de una lucha contra el sistema de ganancias.

No se trata de apelar a los poderes existentes, sino de oponerse directamente a la dominación de la sociedad por un puñado de multimillonarios y el sistema social que presiden. Al mismo tiempo, como lo demuestra objetivamente la naturaleza global de las protestas, los estudiantes deben recurrir a la fuerza decisiva de la sociedad revolucionaria e internacional de la clase obrera.

Un siglo de desarrollo capitalista no planificado y cada vez más irracional ha provocado una crisis ecológica mundial. Pero los avances científicos y tecnológicos realizados en el transcurso del siglo pasado proporcionan la capacidad de abordar esta crisis de una manera racional y socialmente beneficiosa. Sin embargo, para liberar los recursos necesarios y enfrentar el problema del cambio climático, junto con la guerra, la pobreza y la desigualdad, se requiere una reorganización completa y socialista de la vida económica. La economía debe colocarse en el control democrático de la clase trabajadora, la única fuerza social capaz de establecer una sociedad basada en las necesidades humanas, incluyendo un medioambiente global saludable.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 21 de septiembre de 2019)