La crisis del Brexit y la lucha por la unidad y la independencia política de la clase obrera

por Thomas Scripps
17 septiembre 2019

La Corte Suprema de Gran Bretaña comenzará su audiencia el martes para determinar si la prórroga del Parlamento del primer ministro conservador Boris Johnson es ilegal.

Los primer ministros de la oposición se formaron para acusar a Johnson de mentirle a la reina y exigieron la revocación del parlamento. El presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, quien se supone que es imparcial, ha dicho que "las limitaciones del libro de reglas existente" no le impedirán evitar que Johnson rompa o evite una ley que prohíba un Brexit sin acuerdo el 31 de octubre. La medida fue aprobada por ministros a favor de la Unión Europea la semana pasada.

Incluso ha habido amenazas de encarcelar a Johnson, quien ha dejado en claro que desafiará la ley, no buscará una extensión de la fecha límitada del Brexit y presentará un desafío legal.

El giro autoritario representado por la prórroga de Johnson es la expresión más avanzada del colapso de los mecanismos tradicionales de gobierno parlamentario. Inicialmente, esto se ha enfocado en un giro a los tribunales y apelaciones a la reina, pero en condiciones de conflicto feroz dentro de la élite gobernante, las cosas inevitablemente irán más lejos.

La clase obrera se encuentra bajo presión inmensa para “escoger un lado” en este conflicto interno. Toda la vida política se ha enmarcado en términos de "pro" o "contra" el Brexit. Cada facción afirma que la suya es la única vía para salir de una catástrofe económica inminente, ya sea a través de una alineación cada vez más firme con la ofensiva global "América primero" de la Administración de Trump o dentro del refugio protector de un bloque comercial europeo.

Pero la catástrofe social que enfrenta la clase obrera británica no comenzó con el referéndum de 2016 sobre la membresía en la UE. Más bien, el Brexit fue el resultado de la profundización de la crisis del capitalismo británico y mundial, que se intensificó bruscamente tras el colapso bancario de 2008. Mientras que billones se transfirieron a la élite financiera, el gasto social y los salarios se redujeron bajo una nueva "era de austeridad".

El crecimiento salarial ha llegado a mínimos históricos, acompañado por el aumento de los contratos de cero horas y temporales y de tiempo mediano. La desigualdad social ha alcanzado niveles nunca antes vistos en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, con Gran Bretaña como el país más desigual de Europa. El CEO promedio de FTSE100 recibe 145 veces el salario que el trabajador mediano, en comparación a 47 veces en 1998. El 10 por ciento más rico tiene 290 veces más en activos totales que los de abajo.

Este es el contexto político esencial de la crisis del Brexit. Millones de trabajadores luchan por sobrevivir mientras los súper ricos continúan atascándose. Las formas democráticas de gobierno no pueden mantenerse bajo la inmensa presión de los antagonismos sociales creados por esta situación.

Cualesquiera que sean sus diferencias en la membresía de la UE, ambas facciones dentro del imperialismo británico están unidas en una ofensiva continua contra la clase trabajadora para seguir siendo "globalmente competitivos". Ambos tienen claro que esto implica un militarismo intensificado, ya sea como un aliado incondicional del imperialismo estadounidense, o equilibrando entre los Estados Unidos y una Europa que se está rearmando rápidamente.

El plan de Johnson para Brexit es transformar el Reino Unido en "Singapur en el Támesis", que incluye enormes recortes de impuestos para los ricos y las corporaciones y la creación de "puertos libres" para permitir la hiperexplotación de grandes sectores de la fuerza laboral. El ex canciller conservador de gobierno, Nigel Lawson, lo resumió como el impulso para "terminar la revolución de Thatcher".

El gobierno sabe que su agenda se encontrará con una oposición social. Su plan posterior al Brexit, la Operación Martillo Amarillo, movilizará a 50.000 soldados respaldados por 10.000 policías antidisturbios, listos para ser desplegados en 24 horas para enfrentar el "desorden público". La legislación para manejar emergencias nacionales permitirá, según el Sunday Times, "toques de queda", prohibiciones de viajes, confiscación de bienes y, lo más drástico, el despliegue de las fuerzas armadas para sofocar los disturbios".

Pero la sección Permanecer de la clase dominante no es menos reaccionaria. El 5 de septiembre, el Financial Times, la voz principal de la élite pro-UE, dejó en claro su opinión de que no habrá retirada de "la revolución thatcherista de la década de 1980", que, aunque a menudo brutal, condujo a un cambio necesario en el equilibrio de poder entre el trabajo y el capital ... "Los parlamentarios laboristas, demócratas liberales, nacionales escoceses y conservadores que conforman la alianza pro-Permanecer llevaron a cabo la austeridad antes de la crisis del Brexit y continuarán haciéndolo si se resuelve a su favor, usando la fuerza del Estado.

Su defensa de la "soberanía parlamentaria" no se basa en un mandato popular sino en funcionarios de la corte. Mientras tanto, los parlamentarios restantes están utilizando la prórroga del parlamento para entablar debates internos sobre la formación de un gobierno no electo de unidad nacional, encabezado por el archithatcherista Ken Clark, quien comenzó la privatización del Servicio Nacional de Salud.

Ambas estrategias se basan en prevenir cualquier intervención política de la clase trabajadora en defensa de sus intereses independientes. El papel clave lo desempeña el líder laborista Jeremy Corbyn, quien ha pasado cuatro años reprimiendo la lucha de clases en colaboración con la burocracia sindical.

Ahora está en el centro de los esfuerzos para excluir a la clase trabajadora de la mayor crisis de la clase dominante británica desde la década de 1930, negándose a exigir elecciones generales y, en su lugar, ofreciéndose a sí mismo como el jefe de un gobierno "provisional" que necesitaría el apoyo de todos los partidos a favor de Permanecer y los rebeldes Tory.

El Daily Mirror ha revelado que los ministros en la oposición han elaborado planes para que este gobierno se siente durante seis meses para celebrar un segundo referéndum sobre la membresía de la UE, antes de cualquier elección general. Incluso esto se acordaría solo si Corbyn prometiera no hacer nada que pudiera afectar la agenda de austeridad de las grandes empresas. El impacto sería exacerbar las peligrosas divisiones pro y antiBrexit en lugar de unir a los trabajadores en una lucha contra su enemigo de clase.

En sus resoluciones del Congreso de 2016 y 2018, el Partido Socialista por la Igualdad insistió en la bancarrota históricamente determinada del Partido Laborista y el carácter reaccionario del referéndum de la UE y sus dos facciones de alternativas procapitalistas. El PSI explicó que el único camino a seguir era a través de una lucha independiente para el socialismo, que debe basarse en una respuesta socialista e internacionalista a la crisis global del capitalismo.

Esta valoración ha sido confirmada. La intensificación de los ataques contra la clase trabajadora y el giro hacia formas dictatoriales de gobernar son fenómenos universales.

Francia pasó dos años bajo un estado de emergencia, cuyas disposiciones draconianas ahora se han integrado en la ley del Estado francés y se utilizaron durante el año pasado para brutalizar a los chalecos amarillos y los manifestantes migrantes.

Diputados fascistas se sientan en el parlamento alemán, colaborando con el gobierno de la gran coalición para llevar a cabo políticas militaristas, xenófobas y antidemocráticas mientras que trabajan mano a mano con los servicios de seguridad del Estado.

El presidente Donald Trump busca construir un movimiento fascista extraconstitucional en EUA, mientras que, con el apoyo de los demócratas, construye una vasta red de campamentos, muros fronterizos, guardias armados y milicias en un asalto a los migrantes que finalmente se usará contra la clase trabajadora estadounidense también.

Contra esta amenaza universal, se debe organizar una nueva ofensiva política de la clase trabajadora. La base objetiva para esto ha comenzado a desarrollarse en un aumento de la lucha de clases en todo el mundo, desde los trabajadores automotores estadounidenses y las protestas masivas en Puerto Rico hasta los chalecos amarillos en Francia, las manifestaciones masivas en Hong Kong y las protestas masivas en Argelia, Sudán y otros países. Para tener éxito, este movimiento floreciente debe tener una perspectiva política. En Gran Bretaña, esta es la perspectiva presentada por el Partido de la Igualdad Socialista para los Estados Unidos Socialistas de Europa contra la UE y todos sus gobiernos constituyentes.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 16 de septiembre 2019)