Huelga de dos días comienza en Hong Kong después de otro fin de semana de protestas

por Ben McGrath
5 septiembre 2019

Las protestas en Hong Kong continuaron por decimotercer fin de semana consecutivo antes de una huelga general planificada de dos días a partir de hoy. Temiendo la intervención de la clase trabajadora, las autoridades están intensificando su represión. Se produjeron enfrentamientos el sábado y el domingo entre manifestantes y policías, que utilizaron gases lacrimógenos, gas pimienta, cañones de agua y balas de goma, y también dispararon balas reales como disparos de advertencia.

La huelga convocada hoy y mañana ha sido respaldada por trabajadores de al menos 21 sectores, incluidos los de construcción, aviación, comercio minorista y turismo. Se organizaron manifestaciones de protesta en Salisbury Garden en Kowloon y en Tamar Park en Admiralty para el lunes. Otra está prevista para el martes en Chater Garden en Central.

Los estudiantes de más de 90 universidades participarán en un boicot de clases, ya que los cursos en toda la ciudad se reanudarán después de las vacaciones de verano. Han planeado una protesta sentada el lunes por la tarde en la Universidad China de Hong Kong.

No está claro cuántos trabajadores participarán en la huelga, pero un organizador estudiantil anónimo le dijo a Channel News Asia que los dos días de huelgas y boicots fueron una "campaña sin líderes". Mientras tanto, la Confederación de Sindicatos de Hong Kong (HKCTU) ha prestado apoyo limitado y no está llamando a sus casi 200.000 miembros a unirse.

Cathay Pacific, la aerolínea más grande de Hong Kong, ha amenazado con despedir a sus empleados en caso de que participen en la huelga. “Esperamos que todos nuestros empleados se presenten para trabajar de manera normal y durante este período y monitorearemos de cerca los niveles de asistencia. Cualquier incumplimiento de los requisitos normativos o reglamentarios se investigará y puede dar lugar a la rescisión del contrato", afirmó la aerolínea.

Personas bloquean a los policías que llegan a arrestar a manifestantes en Tung Chung, cerca del aeropuerto de Hong Kong. Domingo, 1 de septiembre de 2019 (AP Photo/Vincent Yu)

Los manifestantes se han congregado regularmente en el aeropuerto en las últimas semanas, que es el centro de envío de carga más grande del mundo y uno de los más grandes para viajes de pasajeros. Cualquier cierre del aeropuerto tendría un impacto significativo en la vida económica de la ciudad. Una huelga general a principios de agosto por decenas de miles de trabajadores canceló más de 200 vuelos.

El domingo, los manifestantes bloquearon el tráfico ferroviario y de automóviles que conducen a la terminal del aeropuerto, lo que provocó la cancelación de más de dos docenas de vuelos. Forzaron al tren expreso del aeropuerto a detener el servicio, bloqueando las vías, mientras que otros se reunieron en las terminales de autobuses para bloquear la carretera que conduce de la ciudad al aeropuerto. El servicio de transporte comenzó a reanudarse alrededor de las 10:30 p.m.

Como en el pasado, los manifestantes en el aeropuerto enfatizaron que estaban solicitando el apoyo de viajeros extranjeros. "Planeamos interrumpir la actividad en el aeropuerto para llamar la atención sobre lo que el Gobierno y la policía nos están haciendo", dijo un manifestante de 20 años a los medios el domingo. "Si interrumpimos el aeropuerto, más extranjeros leerán las noticias sobre Hong Kong".

Las manifestaciones también tuvieron lugar el sábado, a pesar de la prohibición de una marcha programada. El día comenzó pacíficamente, pero los participantes se encontraron con cañones de agua y gases lacrimógenos de la policía, lo que provocó enfrentamientos durante todo el día. El sábado también marcó el quinto aniversario del comienzo del Movimiento Paraguas en 2014, una protesta de 79 días que pedía la elección directa del director ejecutivo de Hong Kong sin que los candidatos sean aprobados primero por un comité unificado del Partido Comunista Chino (PCCh).

Beijing ha estado presionando a las empresas para que tomen medidas enérgicas contra los trabajadores que participan en las protestas, una indicación de los crecientes temores sobre el surgimiento de la clase trabajadora en una lucha abierta contra no solo el Gobierno de la directora ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, sino potencialmente el propio sistema capitalista. Tal lucha podría extenderse a China continental, donde los trabajadores enfrentan formas similares de explotación y opresión.

Sin embargo, el movimiento de huelga carece de liderazgo político y se limita actualmente a exigir que el gobierno de Hong Kong aborde las demandas de las protestas: retirar la legislación que permitiría la extradición a China continental, la renuncia de Lam, para una investigación independiente de violencia policial y la retirada de todos los cargos contra los manifestantes.

Estas demandas democráticas limitadas no se cumplirán a menos que el movimiento de trabajadores y jóvenes en Hong Kong se vincule con la clase trabajadora en China sobre la base de una perspectiva socialista dirigida contra el régimen del PCCh y el sistema de ganancias que defiende. El peligro es que el carácter parroquial estrecho de las demandas oficiales permitirá a Beijing aislar el movimiento y preparar una represión militar.

Beijing ha dejado en claro en repetidas ocasiones que no tolerará las protestas y las huelgas indefinidamente, al estar interrumpiendo uno de sus principales centros financieros y económicos y amenazando con provocar la oposición en el continente.

En un intento por intimidar a los manifestantes, la semana pasada el ejército lanzó otro video de soldados y policías antidisturbios en la frontera de la ciudad en Shenzhen que participaron el jueves en simulacros "antidisturbios". El periódico People's Daily comparó a los manifestantes con las hormigas y declaró que los militares podrían intervenir para sofocar las protestas. Funcionarios militares registraron las protestas del sábado desde el techo de su edificio cerca del complejo gubernamental en Hong Kong.

La única defensa contra una represión militar violenta y sangrienta es la movilización de la clase trabajadora, independiente de todos los partidos y tendencias burguesas. Los trabajadores y los jóvenes deben rechazar todas las formas de parroquialismo y chovinismo hongkonés y unirse a la clase trabajadora de China continental en una lucha común contra el capitalismo.

El PCCh, a pesar de su nombre, ha presidido durante décadas de explotación capitalista a expensas de la clase trabajadora desde que inició los procesos de restauración capitalista en 1978. Defiende el mismo sistema económico que ha enriquecido una pequeña capa de élites de Hong Kong, un sistema que también es defendido por todas las secciones de las élites gobernantes de la ciudad, incluidas las representadas por la oposición oficial, la denominada agrupación pandemócrata en el Consejo Legislativo.

Esta lucha es internacional ya que los trabajadores entran en conflicto con la burguesía de todo el mundo. Los trabajadores automotores en los Estados Unidos votaron abrumadoramente por emprender una huelga en la última semana, oponiéndose tanto a las compañías de autos como al sindicato corrupto United Auto Workers. Los trabajadores y jóvenes de Hong Kong deben comunicarse con sus hermanos y hermanas de clase en EUA, así como con los trabajadores del movimiento de los "chalecos amarillos" en Francia y con aquellos que luchan en otras partes del mundo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de septiembre de 2019)