Más de un tercio de las personas con altos salarios viven en Londres mientras los trabajadores apenas pueden salir adelante

por Thomas Scripps
23 agosto 2019

Las cifras del Instituto de Estudios Fiscales (IFS, por su sigla en inglés) muestran que la participación de Londres en el 1% más alto de los salarios del Reino Unido ha aumentado en una quinta parte, del 29% en 2000-2001 a un 35% en 2014-2015. La tendencia profundiza la transformación de la ciudad en un patio de juegos para los ricos, mantenido por una clase trabajadora empobrecida que vive en un mundo completamente diferente.

Londres representa una concentración monstruosa de todas las contradicciones y de las inequidades sociales del capitalismo británico. El desequilibrio regional histórico en el desarrollo de la economía del Reino Unido, basado en el dominio de Londres como el centro financiero y de servicios del país, ha obligado a cada vez más personas a moverse a la metrópolis. El 35% de los 2.7 millones de nuevos empleos que fueron creados entre 2007 y 2017 estaban en Londres. La comisión de desigualdad regional de UK2070 estima que, si se continúan las tendencias demográficas y económicas actuales, Londres y la región sudeste representarán el 55% de los nuevos empleos creados para el 2051.

La inclinación hacia la capital está especialmente pronunciada en el caso de los trabajos de profesionales administrativos. Más de la mitad de los trabajos en Londres en 2017 se clasificaron como ocupaciones profesionales calificadas, en comparación a un promedio de alrededor de uno cada cuatro en el resto de Inglaterra, fuera del área sudeste.

En conjunto, estos trabajadores producen una inmensa cantidad de valor económico —suficiente para equipar a la ciudad con una infraestructura social integral y garantizar a todos un alto estándar de vida en ella—. Sin embargo, ese no es el caso ya que la riqueza producida es monopolizada por una élite obscenamente rica. Según el Trust for London, el ingreso semanal total de la ciudad durante el período 2015-2016 fue de £2.4 mil millones. El 10% de los trabajadores con ingresos más altos recibió casi un tercio de este total, más que el 50% de los trabajadores con ingresos más bajos.

Tan concentrada está la riqueza en la capital que, si bien un salario anual de £160.000 es suficiente para colocar a alguien en el uno por ciento más alto de los trabajadores a nivel nacional, ni siquiera es suficiente para entrar en el cinco por ciento más alto en Londres. Se requieren más de £300.000 para ingresar a ese uno por ciento de la ciudad.

El abismo se amplía aún más cuando se trata de la riqueza. En el período 2012-2014, la riqueza total en Londres se estimó en £1.8 billones. Un asombroso 52% de esto es propiedad del 10% de los hogares más ricos de Londres. El 20% superior posee el 70%, mientras que la mitad inferior posee solo el 5,3%.

Estas enormes desigualdades significan una vida de luchas para la mayor parte de la fuerza laboral de Londres, sólo para tener lo básico de una vida familiar ordinaria. En medio de una riqueza fantástica, los trabajadores de la capital enfrentan la misma lucha por subsistir que la de sus pares de todo el país.

Aquellos que tienen empleos de baja remuneración o desempleo se encuentran en condiciones de crisis social casi permanente, obligados a visitar bancos de alimentos o quedarse sin comida o calefacción, viviendo en alojamientos de mala calidad o quedándose completamente sin hogar.

Incluso aquellos que podrían considerarse que ganan un sueldo alto tienen dificultades.

En 2018, el salario medio anual para los empleados a tiempo completo en Londres fue de alrededor de £35.000 —la mitad gana lo mismo o menos y la otra mitad gana lo mismo o más—. Esto los coloca en el 25% más alto de los contribuyentes a nivel nacional, incluidos los trabajadores a tiempo parcial, los autónomos y otras formas de trabajo. Sin embargo, el costo de vida en Londres transforma esta remuneración supuestamente generosa en casi el mínimo requerido para mantener al trabajador y a sus dependientes. Una vez que los impuestos, el seguro nacional, los reembolsos de préstamos estudiantiles, la vivienda, el transporte y los posibles costos de cuidado de niños se tienen en cuenta, incluso comenzar una familia se convierte en una lucha seria.

Según el Estándar de Ingresos Mínimos de Trust for London, una familia de dos adultos que trabajan a tiempo completo, un niño en edad preescolar y uno en la escuela primaria necesitarían que cada padre gane £28.400 por año sólo para mantener un mínimo estándar de vida socialmente aceptable en las afueras de Londres. Esto aumenta a £31.300 cada uno en el centro de Londres y supone que la familia habita en una vivienda social. Si la familia está en el sector privado alquilado, ocupando una propiedad de tres habitaciones en el extremo inferior de la escala de renta, los ingresos requeridos aumentan a £35.610 y £42.000. En otras palabras, toda la sección media de la fuerza laboral de Londres sólo está saliendo adelante.

La compra de una casa es un sueño imposible para sectores enteros de la población y ha supuesto una pesada carga para los hogares desde siempre. El depósito promedio pagado por un comprador primerizo en Londres en 2018 fue de £92.833. Esto se debe ahorrar pagando un promedio de £1.611 en alquiler cada mes, con muchos adultos jóvenes obligados a compartir un departamento durante años en sus carreras. Los pagos mensuales promedio de la hipoteca son de £2.070, lo que equivale a más de la mitad del ingreso familiar normal de dos personas, según un estudio reciente de comparethemarket.com. En las áreas de Londres donde la yuxtaposición de la riqueza extrema y la pobreza es más aguda, a menudo las que se someten a la gentrificación, la creciente demanda de los ricos aumenta las rentas a niveles astronómicos si se comparan con los salarios. En Hackney, las rentas mensuales promedio son el 83% de los salarios mensuales promedio de sus residentes. En Brent es el 77%, en Newham el 75% y en Southwark 70%.

Trabajadores de la limpieza, catering, hotelería y restaurantes, personal de comercio minorista, trabajadores del municipio, recepcionistas, trabajadores de la economía del trabajo, asistentes de enseñanza e incluso enfermeras son algunas de las ocupaciones peor pagadas. El 22,5% de los trabajos ejercidos por los residentes de Londres se clasificaron oficialmente como mal pagados en 2018, por debajo del lamentable salario mínimo de Londres de £10.20 por hora, o aproximadamente £19.890 por año. Esto representa un aumento de más del 50% en el porcentaje de trabajadores mal pagados sobre la cifra de 2010 del 14%.

Las condiciones imposibles que enfrentan estos trabajadores son indicadas por las estadísticas de carencias de Londres. Más de una cuarta parte de los londinenses, y casi uno de cada cuatro niños en Londres, vive por debajo del umbral de la pobreza. Las cuatro áreas en el Reino Unido que sufren los peores niveles de pobreza infantil están en Londres: Tower Hamlets (56,7%), Newham (51,8%), Hackney (48,1%) e Islington (47,5%). Junto con Westminster (46,2%), comprenden cinco de las diez áreas más afectadas por la pobreza infantil en el país.

Estos hogares son sólo un peldaño superior en la caída total de la sociedad. En 2018, 168.000 de las 320.000 personas sin hogar de Gran Bretaña vivían en Londres. En 2018-2019, 8.855 personas durmieron en condiciones duras, adhiriéndose cien nuevas personas cada semana. En los últimos cinco años, aproximadamente 646 personas sin hogar han muerto en las calles de la capital.

Las crueles condiciones bajo las cuales se ven obligados a vivir grandes sectores de la sociedad londinense se encapsularon en el incendio de la Torre Grenfell de 2017, en el que murieron 72 personas. El desastre, consecuencia de años de lujurias maníacas y de reducción de costos, tuvo lugar en el distrito más rico de Londres, el distrito real de Kensington y Chelsea, a sólo cuarenta minutos a pie del palacio de Kensington.

La casa promedio en una calle ocupada por los súper ricos, Kensington Palace Gardens, cuesta más de £35 millones. Londres alberga no menos de 5.843 "calles de un millón de libras", donde el precio promedio de cada casa individual es de £1 millón o más. Frente de las palaciegas viviendas de los súper ricos, la clase trabajadora de la capital enfrenta una lucha desesperada por vivir.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de agosto de 2019)