Periodista de investigación australiano expone traición de Assange por parte del Guardian y New York Times

por Oscar Grenfell
12 agosto 2019

En una reunión en Sídney llamada "Política en la taberna" el jueves por la noche, el galardonado periodista australiano Mark Davis reveló nueva información de primera mano que expone el alcance de la traición de Julian Assange por parte del Guardian y el New York Times, y refuta las mentiras que ambas publicaciones han usado para difamar al fundador de WikiLeaks.

Davis relató sus experiencias documentando la vida de Assange en la primera mitad de 2010 para programas proyectados en el Servicio de Radiodifusión Especial (SBS) de Australia. Utilizando extractos del documental "Inside WikiLeaks", el periodista explicó que estaba presente cuando WikiLeaks trabajó en estrecha colaboración con los medios de comunicación, incluidos el Guardian y el New York Times, en la publicación de los registros sobre la Guerra de Afganistán.

Los documentos, filtrados por la valiente denunciante Chelsea Manning, incluyeron 90.000 informes de incidentes e inteligencia del ejército estadounidense entre enero de 2004 y diciembre de 2009. Documentaron al menos 200 muertes de civiles a manos de las fuerzas estadounidenses y aliadas que previamente habían estado ocultas al público, junto con pruebas claras de crímenes de guerra, incluida la existencia de una "unidad negra" secreta dentro del ejército de los Estados Unidos, encargada de llevar a cabo asesinatos ilegales.

Assange en el "búnquer" del Guardian junto a Nick Davies [Crédito: Journeyman Pictures, “Inside WikiLeaks”]

Davis dijo que las afirmaciones de los periodistas del Guardian de que Assange exhibió una actitud insensible hacia los informantes estadounidenses y otros que podrían haber sido perjudicados por la publicación del documento fueron "mentiras".

David Leigh y Nick Davies, periodistas senior del Guardian que trabajaron estrechamente con Assange en la publicación de los registros, han afirmado reiteradamente que Assange era indiferente a las consecuencias de la publicación.

Sus declaraciones han tenido un papel clave en los intentos de los medios corporativos de difamar a Assange, y alinearse con las acusaciones del Gobierno estadounidense de que las publicaciones de 2010 "ayudaron al enemigo". En realidad, los militares de EUA y Australia se han visto obligados a admitir que la publicación de los registros de guerra afganos no resultó en que ni un solo individuo sufriera daños físicos.

Davis explicó que estaba presente en "el búnker", una habitación establecida por el Guardian para preparar la publicación de los documentos. “Nick Davies hizo la declaración más recurrente y repetitiva de que Julian tenía una actitud arrogante hacia la vida. Es una mentira completa. Si hubo alguna actitud arrogante, fueron la de los periodistas del Guardian. Tenían desprecio por el impacto de este material".

Los periodistas del Guardian, agregó Davis, se habían involucrado con frecuencia en "humor negro", pero Assange nunca lo había hecho.

Significativamente, Davis explicó que a pesar de los vastos recursos técnicos del Guardian y el New York Times (NYT), le correspondió a Assange redactar personalmente los nombres de los informantes y otras personas de los registros de guerra, menos de tres días antes de la publicación programada. Davis dijo que Assange se vio obligado a trabajar durante toda una noche, durante la cual eliminó unos 10.000 nombres de los documentos.

"Julian quería sacar los nombres", dijo Davis. "Solicitó que se retrasaran las publicaciones". La solicitud fue rechazada por el Guardian, "dejando a Julian con la tarea de limpiar los documentos. Julian eliminó 10,000 nombres por sí mismo, no el Guardi a n .

Mark Davis se pronuncia en "Política en la taberna" en Sídney

Davis refutó los intentos del Guardian y el T imes de minimizar su papel central en la publicación de las filtraciones. Dijo que la relación entre los reporteros corporativos y Assange no era la de los periodistas y su fuente. Más bien, ambos medios participaron íntimamente en la preparación de la publicación de los documentos.

Esto incluyó, dijo Davis, que el Guardian asignara una división técnica para preparar todo el conjunto de registros en un formato publicable y de búsqueda en el sitio web de WikiLeaks.

Davis explicó que incluso en 2010, el Guardian y el NYT habían empleado "subterfugios" para protegerlos de cualquier repercusión legal sobre la publicación. A pesar del contenido explosivo de las filtraciones, ambos habían insistido en que WikiLeaks debía publicar primero.

Esto, dijo Davis, les permitiría afirmar que no eran los principales editores del material, sino que simplemente estaban compartiendo material que había sido publicado por WikiLeaks. Este fue el equivalente editorial de "empujar a Julian por el tablón", dijo. "Julian está en la cárcel ahora por ese subterfugio".

De manera reveladora, Davis declaró que este plan fue interrumpido como resultado de problemas técnicos en el sitio web de WikiLeaks.

Sin embargo, el Guardian y el Times publicaron sus historias programadas, informando sobre la supuesta publicación de los registros de WikiLeaks, a pesar de que aún no se habían colocado en el sitio web de WikiLeaks. WikiLeaks publicó los documentos dos días después de haber sido reportados por los medios corporativos.

"WikiLeaks no publicó durante dos días", dijo Davis. El Guardian y el Times habían "reportado una mentira. Conspiraron contra Julian desde el principio”.

El reclamo de Davis potencialmente tiene implicaciones legales significativas. Los cargos de espionaje, bajo los cuales la Administración de Trump busca extraditar a Assange a los Estados Unidos y procesarlo, incluyen entre sus delitos la publicación de los registros de guerra afganos por parte de WikiLeaks.

Sin embargo, el cronograma de Davis indica que el Guardian y el New York Times fueron, de hecho, los editores iniciales y principales del material. Estas publicaciones, que son pilares de los medios y la élite política, están "en el marco" de los supuestos delitos por los que la Administración de Trump está tratando de enjuiciar a Assange. Como Davis declaró sin rodeos: "Si Julian está en la cárcel, ellos también deberían estarlo".

Mary Kostakidis, una conocida periodista australiana y expresentadora de noticias de SBS, que también se pronunció en el evento de Sídney, tuiteó más tarde sobre la importancia de la revelación de Davis. "¿Por qué no se acusan al Guardian y al NYT en la imputación? Los primeros utilizaron sus recursos técnicos para habilitar el lanzamiento en línea de WikiLeaks, y el NYT publicó 2 días antes de que WikiLeaks pudiera lanzar sus documentos debido a una falla técnica”, escribió.

En su discurso a "Política en la taberna", Kostakidis había declarado: "Julian está siendo destruido por revelar crímenes de guerra. Necesitamos defender sus derechos humanos”. Kostakidis denunció a los sucesivos Gobiernos australianos por negarse a tomar cualquier medida en defensa de Assange, y condenó a los medios de comunicación por tratar de envenenar la opinión pública en su contra.

En respuesta a una pregunta de la audiencia sobre lo que podría hacerse, el profesor Stuart Rees, un destacado luchador por las libertades civiles, que presidió la reunión, concluyó que era necesario construir un "movimiento de masas en las calles" que exigiera la libertad de Assange. Esta, dijo, era la única forma en que los políticos australianos se verían obligados a cumplir sus obligaciones con Assange como ciudadano y periodista australiano evitando su extradición a los Estados Unidos y asegurando su libertad total.

(Publicado originalmente en inglés el 10 de agosto de 2019)