Policía realiza arrestos masivos en París el Día Nacional de Francia

por Will Morrow y Alex Lantier
16 julio 2019

Doscientos treinta años después de que la invasión de la prisión de la Bastilla desencadenara la Revolución Francesa en 1789, el Gobierno del presidente Emmanuel Macron llevó a cabo detenciones preventivas en masa y arrestó a conocidos manifestantes de los "chalecos amarillos" el Día Nacional de Francia en París. Macron fue abucheado y chiflado mientras cruza los Campos Elíseos en su comitiva de vehículos en el desfile militar tradicional el domingo por la mañana.

Según la prefectura de la policía de París, 175 personas fueron arrestadas durante todo el día, la mayoría de ellos en lugares alrededor del desfile militar anual en la avenida de los Campos Elíseos. Casi todos los arrestos se basaron en cargos de "organizar una manifestación sin autorización".

El prefecto de la policía de París, Didier Lallement, había emitido un día antes la prohibición total de asambleas de personas que “pretendan ser 'chalecos amarillos' el Día Nacional dentro de un perímetro de exclusión que incluye el Arco del Triunfo, los Campos Elíseos, el Concorde, el Louvre, el edificio Invalides y la Torre Eiffel. Esta medida policial-estatal extraordinaria significó prohibir que las personas ingresaran a estas áreas simplemente por sus creencias políticas, sin que hayan cometido ningún acto criminal.

Un escalofriante video en vivo de Facebook publicado por la página de los "chalecos amarillos" muestra una camioneta de la policía conduciendo a un grupo de manifestantes arrestados al centro de París a través de un área industrial vacía cerca de una estación de policía y llegando a un grupo de almacenes vacíos que habían sido establecidos por la policía para detenerlos, rodeados de alambre de púas. Se puede escuchar a los detenidos gritando que "los nazis nos están esperando" y que los están llevando a "campos de concentración".

La policía llevó a cabo detenciones selectivas de personalidades conocidas relacionadas con las protestas de los "chalecos amarillos" que comenzaron en noviembre del año pasado y han tenido lugar todos los sábados en oposición a la desigualdad social. Maxime Nicolle, Jerome Rodrigues y Eric Drouet fueron arrestados y aislados durante varias horas bajo cargos de organizar una manifestación no autorizada y de "rebelión". Fueron liberados varias horas más tarde, con todos los cargos retirados.

Nicolle fue arrestado mientras filmaba un video en vivo en Facebook, caminando por la avenida Friedland, que no es parte de la zona prohibida. Se puede ver una caravana de una docena de policías antidisturbios enmascarados que llegan y lo rodean antes de arrestarlo. Según Juan Branco, que se desempeña como abogado de Nicolle, se puede escuchar a la policía decirse: "Ahí vamos, ese es el tercero".

Branco notó que el alcance de la manifestación planeada de Nicolle fue para darle la espalda al presidente Macron mientras recorría los Campos Elíseos. "Tenemos que preguntarnos sobre el grado en que aceptamos el giro antidemocrático del Gobierno actual", dijo.

Drouet fue arrestado por policías en ropa particular en la multitud en el desfile del Día Nacional en los Campos Elíseos, cuando se detuvo y filmó con su teléfono.

Esta acción, tomada gracias a los extraordinarios poderes otorgados a la policía tras el estado de emergencia de 2015-2017 en Francia, apunta al estado avanzado de preparaciones para el gobierno autoritario en toda Europa. Determinada a intensificar las medidas de austeridad que concentran la riqueza en manos de una pequeña élite corporativa mientras arman a los ejércitos francés y europeos, la élite gobernante no puede tolerar ninguna expresión independiente de oposición popular o de la clase obrera.

Las clases dominantes a nivel internacional se orientan hacia medidas policiales y estatales y la promoción de fuerzas fascistas y de extrema derecha contra los trabajadores. En los Estados Unidos, el Gobierno de Trump ha iniciado redadas masivas contra los inmigrantes indocumentados. En Alemania, la élite política y los medios de comunicación han legitimado y promovido el partido neofascista Alternativa para Alemania como el partido oficial de la oposición. Han cubierto el asesinato de un importante político alemán, Walter Lübcke, por un individuo con estrechos vínculos a las redes neonazis.

El Gobierno de Macron, que aprovecha cada oportunidad para declarar que las protestas de los "chalecos amarillos" han terminado, está aterrorizado ante cualquier expresión del odio masivo que existe hacia su gobierno. El ministro del Interior, Christopher Castaner, dijo ayer a BFM-TV: "Aquellos que querían prevenir este desfile deberían avergonzarse. Hoy es un día donde la nación está unida, y creo que la nación debe ser respetada".

Las celebraciones del Día Nacional siempre se han utilizado para la promoción del militarismo francés. Si bien formalmente se conmemora el aniversario del asalto de la Bastilla y la Revolución Francesa, la celebración del desfile militar se inició casi un siglo después, en 1880, nueve años después de haber aplastado la Comuna de trabajadores en París y la derrota de Francia en la guerra prusiana/francesa de 1870. Desde el principio, fue utilizado para glorificar al ejército.

Soldados bloquean el edificio Invalides, donde se estacionaron tanques y otros vehículos militares a lo largo del día

El desfile comenzó este año con el extraño espectáculo de Franky Zapata, el campeón de jet ski de Francia, parado en su máquina Flyboard Air, una tabla flotante impulsada con queroseno, y pilotándola por los Campos Elíseos, presumiendo con un rifle de asalto sin ninguna razón aparente hacia los espectadores de abajo.

Esto empezó la tradicional exhibición masiva de equipos militares del Día Nacional, que Donald Trump tomó como modelo para su reciente celebración militarista del Día de la Independencia de EUA. Unos 4.299 soldados y oficiales marcharon por los Campos Elíseos. También participaron en el desfile con 67 aviones, 40 helicópteros, 196 automóviles y 237 caballos.

El equipo militar estaba estacionado en toda la ciudad. Tropas activas con rifles estaban estacionados cerca del edificio Invalides.

El carácter militarista del desfile de este año se hizo aún más explícito en el contexto del creciente "conflicto de grandes potencias" y el impulso de Macron para promover un ejército europeo capaz de actuar independientemente y en oposición al imperialismo estadounidense. La canciller alemana Angela Markel, el primer ministro holandés Mark Rutte, el ex primer ministro belga Charles Michel y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, asistieron al evento. Macron hizo una referencia destacada a las demandas de un ejército de la Unión Europea (UE) en el discurso presidencial tradicional del Día de la Bastilla.

“Nunca desde el final de la Segunda Guerra Mundial ha sido tan necesaria Europa. La construcción de Europa como una fuerza militar, vinculada a la alianza de la OTAN, cuyo cumpleaños de 70 celebramos, es para Francia una prioridad", declaró Macron. Añadió: "Constituye el hilo rojo que unifica este desfile".

En el período previo al desfile del Día Nacional, Macron hizo una serie de anuncios militares, señalando el gasto masivo de recursos para el ejército francés.

La semana pasada, Macron y la ministra de Defensa francesa, Florence Parly, inauguraron el Suffren, el líder de una nueva clase de submarinos de poder nuclear franceses de ataque. Macron enfatizó que el desarrollo de la tecnología de submarinos es fundamental no solo para los planes franceses de atacar a los buques de guerra, sino también para la estrategia francesa de guerra nuclear. La construcción de los seis nuevos submarinos a un costo de decenas de miles de millones de euros es, declaró Macron, "emblemático de la renovación de nuestras capacidades, que involucrará no solo a nuestras fuerzas convencionales, sino también aquellas involucradas en la disuasión nuclear".

Macron también lanzó durante el fin de semana el Comando Espacial de Francia, que asigna formalmente el espacio exterior como un campo de operaciones militares al campo de la fuerza aérea francesa.

Dijo: “La nueva doctrina del espacio militar que me propuso la ministra [de Defensa] y que aprobé nos permitirá asegurar nuestra defensa del espacio… Reforzaremos nuestra conciencia de la situación en el espacio, protegeremos mejor nuestros satélites, incluso mediante métodos activos. Y para dar cuerpo a esta doctrina, para asegurar el desarrollo y el refuerzo de nuestras capacidades en el espacio, se está creando un gran comando espacial en la fuerza aérea".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de julio de 2019)