Analista industrial llama negociaciones entre sindicato y empresa “teatro Kabuki”

Trabajadores automotores exigen mejoras salariales y en condiciones importantes en vísperas de contractuales

por Jerry White
12 julio 2019

El WSWS urge a los trabajadores automotores y simpatizantes a registrarse al Boletín de los Trabajadores Automotores para recibir notificaciones frecuentes. El Boletín de los Trabajadores Automotores está auspiciando una conferencia en línea el jueves, 11 de julio, a las 7:30 p.m. (hora del este) para los trabajadores automotores.

Una semana antes del inicio de las negociaciones para nuevos acuerdos laborales, los trabajadores automotores en Estados Unidos quieren aumentos de sueldo sustanciales, la abolición del sistema de dos niveles para salarios y prestaciones y otras mejoras.

El sindicato United Auto Workers (UAW, todas las siglas en inglés) y General Motors, Ford y Fiat Chrysler iniciarán formalmente "negociaciones", en realidad, una conspiración conjunta contra trabajadores, el 15 de julio, al expirarse el antiguo acuerdo de cuatro años para 155.000 trabajadores a mediados de septiembre .

"No queremos que el UAW nos traicione de nuevo", dijo Sheri, quien ha trabajado en la planta de ensamblaje de Fiat-Chrysler de Jefferson en Detroit durante ocho años, al Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS. “Queremos que se eliminen los niveles y los trabajos temporales y a tiempo parcial (TPT) y que se conviertan a tiempo completo. Queremos que se fije la fórmula de participación en los beneficios porque siempre estamos recibiendo poco. Queremos que los TPT también obtengan la participación en las ganancias porque producen tantas ganancias como los trabajadores a tiempo completo".

Sheri dijo que los trabajadores estaban produciendo entre 500 y 600 Jeep Cherokees en cada turno todos los días, con algunos modelos con precios iniciales de $45.000 por pieza. "Siguen diciendo: 'Compra lo que construyes’, pero no podemos costearlo. Necesitamos restablecer los COLA [ajustes del costo de vida] y las pensiones reales para los trabajadores de segundo nivel en lugar de los 401(k)s”.

Trabajadores automotores del Michigan

Rick, un trabajador de segundo nivel en la planta de ensamblaje Jeep de Toledo, propiedad de Fiat Chrysler, se hizo eco de estos sentimientos. “Los trabajadores quieren disolver el sistema de niveles, recuperar las pensiones y reducir los copagos. Las empresas ni siquiera pagan lo suficiente para subsistir. Si pudieras permitirte comprar lo que construyes y vivir cómodamente, eso sería algo bueno, pero eso significa aumentar los salarios.

"Así como Henry Ford era un maníaco", dijo Rick, "al menos aumentó el salario en 1914 a cinco dólares por día. Ya no les importa la gente. Los vehículos más cercanos a lo que los trabajadores pueden comprar, junto a una casa, es un automóvil Chevy Cruze, y GM acaba de cerrar la planta de Lordstown que lo produce. Es una locura, pero estamos mirando a Henry Ford como si fuera humanitario".

Los trabajadores automotores están entrando en un conflicto directo con el UAW, que ha pasado las últimas cuatro décadas imponiendo una concesión tras otra a los trabajadores para aumentar sus ganancias corporativas y mejorar la posición competitiva de los fabricantes de automóviles con sede en Detroit frente a sus rivales internacionales.

El mes pasado, la publicación de la industria Automotive News reveló que GM y el UAW planean usar las próximas negociaciones para llegar a un acuerdo para supuestamente "salvar" una o dos de las plantas que GM dijo que cerraría, lo que incluiría un fuerte aumento en el número de trabajadores contratados mal pagados y copagos más altos por los beneficios de atención médica. Hace dos años, el Oficial Financiero Corporativo de GM, Chuck Stevens, dijo a los analistas de Wall Street que la compañía quería que el 50 por ciento de su trabajo fuera realizado por mano de obra temporal.

Las próximas negociaciones no son negociaciones en un sentido serio, sino sesiones de estrategia durante las cuales el UAW y los ejecutivos automotores planearán cómo impondrán los acuerdos proempresariales más allá de la oposición de las bases obreras.

"Lo que ocurrirá este mes es similar al teatro Kabuki", escribió Bill Koenig, editor principal de advancedmanufacturing.com, el 5 de julio. El "ritual" comenzará con los líderes sindicales dándoles la mano a sus homólogos de la compañía y posando para las cámaras, “mientras dicen lo menos posible". Entre bambalinas, escribió Koenig, los comités sindicales y de gestión intentarán llegar a un acuerdo que les permita a las compañías "ganar tanto dinero de los camiones por ahora", mientras esperan a ver si obtienen ganancias de sus inversiones en tecnologías eléctricas y de autoconducción.

Sin embargo, Koenig advierte que las bases obreras automotrices podrían alterar este rendimiento teatral. "Los miembros del UAW han visto a los fabricantes de automóviles acumular ganancias desde las últimas negociaciones en 2015. Esos miembros van a querer su parte", escribe. “Las negociaciones podrían comenzar con los elementos del teatro Kabuki. Pero todavía hay incertidumbre por delante, para el sindicato y los fabricantes de automóviles".

Las empresas automotrices han obtenido ganancias récord durante casi una década desde las amplias concesiones impuestas por el Gobierno de Obama, con el respaldo total de la UAW, durante la reestructuración de 2009 de GM y Chrysler. Este histórico retroceso para los trabajadores automotores, que incluía reducir a la mitad los salarios de las nuevas contrataciones, la eliminación de los pagos por horas extraordinarias después de ocho horas y otras concesiones, sentó las bases para un asalto en cada sección de la clase trabajadora.

La proliferación del trabajo a tiempo parcial y temporal asociado a la economía casual e informal y la fuerte caída en los salarios reales, que ha continuado bajo la Administración de Trump, han llevado a un auge en las ganancias corporativas y los precios de las acciones bursátiles. Solo GM ha gastado más de $25 mil millones en recompras de acciones en los últimos cinco años.

Al igual que lo hicieron en 2015, los fabricantes automotores comenzaron el año contractual anunciando el cierre de plantas y despidos numerosos para vencer las demandas de los trabajadores automotores y chantajearlos para obtener más concesiones. En noviembre pasado, Automotive News escribió que el cierre anunciado de las plantas de ensamblaje de Detroit-Hamtramck; Lordstown, Ohio, y Oshawa, Ontario, tenía como objetivo "manipular las expectativas de los miembros del UAW" y "cambiar la narrativa de los miembros que desean más para potencialmente solo querer salvar sus empleos y plantas".

Respondiendo a esto, Sheri dijo: "Eso no nos asustará. Ustedes ven que están vendiendo estos autos y camionetas y están logrando tantas ganancias, así que creemos que podemos exigir más. Durante los ocho años que llevo en Chrysler, he escuchado que las ventas de autos van a caer. Es una táctica para asustarnos. Hemos perdido tanto. No debemos tomar lo que nos ofrecen.

“El UAW jugará el juego, tal vez con una huelga de un día para que nos sintamos como si hubiéramos logrado algo. Pero va a ser un contrato de mierda con un lazo.

"No confiamos en el UAW. Todavía son ladrones. No fueron solo los vicepresidentes del UAW, el general Holifield y Norwood Jewell, quienes aceptaron sobornos. La gente está molesta. El UAW nos impuso el contrato en 2015, y Jewell y otros negociadores dijeron que era lo mejor que podían conseguir. No vamos a caer por eso esta vez. Cuanto más grande sea el bono de firma, más trampas tendrá el contrato", concluyó.

"Vamos a tener que hacer huelga", dijo Rick, el trabajador de Jeep Toledo. "Tendremos que frenar la producción de los grandes generadores de dinero como el Chevy Corvette y los pickups Silverado y Sierra de GM. Si detienes la producción de Jeep, incluso en Toledo, derribas a Chrysler.

"Tenemos que hacer huelga contra el sindicato. Los trabajadores debemos delinear nuestra propia lista de demandas, exigir negociaciones abiertas y elegir un comité de base para luchar por nuestras demandas en las negociaciones del contrato. No solo tenemos que mejorar nuestros salarios, tenemos que mejorar todos los aspectos de nuestra vida laboral, incluso las vacaciones y la seguridad de la planta. El presidente sindical de la planta dijo recientemente que la situación era segura solo dos días antes de que alguien saliera herido".

Mary, una joven trabajadora de segundo nivel en la planta de ensamblaje de Dearborn en Ford, dijo: “Trabajo con personas que son TPT a quienes les cortan la luz y casi no pueden mantener sus autos en funcionamiento. La gente en las plantas no debería tener que preocuparse por eso. El sindicato no nos defiende. La escritura está en la pared. Suficiente es suficiente. Reunámonos para trabajar por mejores salarios y beneficios. Ya no tengo miedo".

La creciente militancia de los trabajadores automovilísticos estadounidenses es parte de un resurgimiento global de la lucha de clases, incluidas las huelgas de maestros en los Estados Unidos y en todo el mundo, las huelgas salvajes de los trabajadores de las maquiladoras mexicanas en Matamoros, las huelgas de los trabajadores automotrices en Hungría y otros países de Europa oriental. Las protestas de los chalecos amarillos en Francia y los levantamientos en Argelia y Sudán.

La organización de la oposición a la conspiración del UAW y las empresas automotrices requiere con urgencia la formación de organizaciones independientes, de comités de base en cada fábrica, fuera del control del UAW. Esto debe estar conectado a una lucha para construir un movimiento de toda la clase obrera en los Estados Unidos e internacionalmente, en una ofensiva política contra el sistema de ganancias capitalistas.

El Boletín de Trabajadores Automotores del WSWS exhorta a los trabajadores a unirse a la reunión en línea de este jueves para hablar sobre la creación de comités de base para arrebatar la conducción de la lucha contractual de las manos del UAW y preparar una huelga nacional y unir a los trabajadores estadounidenses con los trabajadores de Canadá, México y todo el mundo en una lucha común.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de julio de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.