Grave escasez de agua afecta Chennai, cuarta mayor área metropolitana más grande de la India

por Arun Kumar
26 junio 2019

Una grave crisis de agua está afectando Chennai, la capital del

Los residentes de Chennai llenan las jarras con agua de un pozo público

estado de Tamil Nadu, en el sur de India, y la cuarta área metropolitana más poblada de la India. Los residentes se han visto obligados a unirse a colas durante la noche para acceder a pequeñas cantidades de agua. Los más afectados son la clase trabajadora y las otras familias pobres.

Si bien las autoridades simplemente culpan la falta de un monzón, la verdadera responsabilidad de la escasez de agua que enfrentan los más de 13 millones de personas que residen en el área metropolitana de Chennai recae en la élite política patronal. Sucesivos Gobiernos centrales y estatales, liderados por el partido supremacista hindú oficialista, Bharatiya Janata Party (BJP), o el opositor Congress Nacional Indio y los principales partidos regionalistas tamiles —All India Anna Dravida Munnetra Kazhagam (AIADMK) y Dravida Munnetra Kazhagam (DMK)— han sido criminalmente indiferentes a las necesidades básicas de los trabajadores.

La élite india se jacta de los "bombardeos quirúrgicos" llevados a cabo por sus militares dentro de Pakistán y está gastando miles de millones de dólares en desarrollo arsenal nuclear de la India y la compra de otros armamentos sofisticados. También está gastando miles de millones de dólares para construir la infraestructura demandada por los inversores extranjeros y locales. Sin embargo, la elite gobernante capitalista de la India sigue sin estar dispuesta y es incapaz de invertir y administrar los recursos hídricos de la India para satisfacer las necesidades más básicas de la gente: el agua potable.

Han ocurrido protestas en varias partes de Chennai, así como en ciudades y pueblos de Tamil Nadu por la crisis del agua, que se ha visto agravada por la ola de calor que afecta actualmente a gran parte de la India. Las temperaturas han alcanzado los 42 grados centígrados en Chennai.

Ha habido repetidos incidentes de personas desesperadas en busca de agua que detienen a los autobuses públicos para pedir agua, y se han producido varios enfrentamientos con la policía, la cual ha buscado deshacer los bloqueos de calle de los manifestantes.

El miércoles pasado, al menos 550 personas fueron arrestadas después de participar en una manifestación frente a la sede de la corporación municipal de Coimbatore, la segunda ciudad más grande de Tamil Nadu. Los manifestantes, cargando contenedores de agua vacíos, acusaron a los funcionarios de mala gestión y negligencia.

Red Hills Lake es uno de los cuatro lagos locales que proveen agua a Chennai, pero ahora se han secado por completo

Las actividades rutinarias diarias de los residentes de Chennai se han visto gravemente afectadas por la crisis del agua. Dado que la Corporación de la Ciudad de Chennai prácticamente dejó de suministrar agua, las familias se ven obligadas a hacer largas colas, que comienzan a formarse a la medianoche, para llenar los recipientes con el agua que necesitan para beber, cocinar, bañarse y lavarse. Los más afectados son la clase trabajadora y los pobres, ya que los residentes más acomodados tienen pozos privados o pueden comprar agua embotellada.

Los cuatro lagos locales que suministran agua a Chennai (el lago Red Hills, el lago Sholavaram, el lago Chembarambakkam y el embalse de Poondi) se han convertido en tierras prácticamente desérticas.

El agua que llega a la ciudad en un camión no alcanza para la demanda. Al carecer de agua para cocinar, muchas personas se han visto obligadas a gastar escasos recursos para obtener comidas de los restaurantes. Pero muchos propietarios de restaurantes también se han visto afectados por la crisis del agua y están aumentando los precios para compensar por la necesidad de pagar más para comprar agua de los camiones privados. Otros han optado por cerrar sus instalaciones.

Los estudiantes que viven en hostales y empleados informáticos también se enfrentan a la escasez de agua. Algunas compañías informáticas han ordenado a sus empleados que trabajen desde sus hogares. Algunos habitantes de las ciudades y aldeanos en áreas gravemente afectadas han abandonado sus hogares y se han refugiado con familiares o amigos en otras regiones con mayor acceso al agua.

La mayoría de las familias burguesas y de clase media-alta tienen acceso a agua en sus propiedades a través de pozos profundos perforados a su propio costo. Sin embargo, su acceso a las aguas subterráneas ahora se ve afectado por la falta de un monzón y por la rápida expansión no planificada de los pozos privados en los últimos años.

Incapaces de pagar tales pozos, la clase trabajadora y las familias pobres tienen que depender del suministro limitado de agua provisto por los grifos públicos. Incluso antes de la crisis, las personas se quejaban con frecuencia de que el agua del grifo suministrada por la Corporación de la Ciudad de Chennai está contaminada con aguas residuales y, por lo tanto, apesta y es antihigiénica. Pero las autoridades de la ciudad han ignorado estas quejas, mostrando una negligencia hacia la salud básica de la gran mayoría de los residentes de la ciudad.

Chennai es una de las ciudades indias más afectadas por una crisis de agua más amplia que afecta a gran parte del país. La capital nacional, Nueva Delhi, en el norte, los estados de Maharashtra y Gujarat en el oeste, y Tamil Nadu, Karnataka y Andhra Pradesh en el sur, también enfrentan una grave escasez de agua. Decenas de millones tienen que luchar para conseguir agua para satisfacer sus necesidades diarias, y en gran parte de la India los cultivos de los que depende la economía rural están amenazados.

El recientemente reelegido Gobierno del primer ministro Narendra Modi y su BJP desestimaron la crisis del agua como una "exageración de los medios". El ministro de la Autoridad del Agua, Gajendra Singh Shekhwat, dijo en una conferencia de prensa el 17 de junio: "En Himachal Pradesh y otras áreas, hay suficiente agua en las presas y embalses. La crisis del agua no es tan mala como lo hace ver la publicidad de los medios".

Los comentarios de Shekhwat revelan la cínica indiferencia del Gobierno de Modi, y la elite gobernante india que representa, hacia las necesidades básicas de los trabajadores de la India. De acuerdo con los reclamos del ministro del BJP, a partir del 15 de junio, 85 de 91 reservas tenían niveles de agua por debajo del 40 por ciento de su capacidad y 65 por debajo del 20 por ciento de su capacidad, según un análisis basado en datos de la Comisión Central del Agua.

En línea con sus aliados del Gobierno central de BJP, el primer ministro de Tamil Nadu y el jefe de AIADMK, K. Palaniswami, han tratado de minimizar la importancia de la crisis del agua en Chennai y en todo el estado, afirmando que el "problema no es tan grande como ha sido presentado, especialmente en los medios de comunicación”. Culpó el agotamiento del agua subterránea en la sequía y la falta de un monzón.

En busca de explotar la crisis para su propio beneficio político, el opositor DMK ha acusado al Gobierno estatal de "negligencia" y "fracaso administrativo". El DMK, que contendió las elecciones de abril y mayo en alianza con partido del Congreso y el estalinista Partido Comunista de la India (Marxista), organizó protestas en todo el estado el 22 de junio para instar al Gobierno estatal a tomar medidas para enfrentar la crisis del agua.

Los problemas climáticos, incluido el cambio climático, han afectado los niveles de agua, incluso al hacer que India experimente temperaturas más altas y sequías más frecuentes en los últimos años. Pero la crisis del agua en Tamil Nadu e India, en general, se debe al fracaso de los Gobiernos tanto a nivel central como estatal para construir una infraestructura adecuada para el almacenamiento y la conservación del agua para las necesidades básicas de las personas, incluida la irrigación. Todos los partidos de la élite política, desde los actuales partidos gobernantes a nivel central y estatal, el BJP y AIADMK, hasta sus predecesores en el poder, el Congreso y el DMK, son totalmente responsables de eso.

Al comentar sobre la crisis del agua en Chennai, Jyoti Sharma, fundadora y presidenta de FORCE, una ONG india que trabaja en la conservación del agua, señaló la falta de infraestructura para almacenar el agua de lluvia cuando hay un monzón. "El suelo se satura muy rápido", explicó Sharma. "No hay sistemas de recolección de agua, los ríos están llenos, no hay espacio para que se quede el agua, todo sale al mar y se aleja de la ciudad".

Esta negligencia oficial amenaza con tener consecuencias catastróficas para la gran mayoría. Un informe emitido el año pasado por el Instituto Nacional para la Transformación de la India (NITI Aayog), un grupo de expertos del Gobierno de la India presidido por Modi, advirtió que Chennai no tendrá acceso al agua potable en las próximas décadas. El informe señaló además que 21 de las principales ciudades indias, incluidas Chennai, Bengalaru, Kochi, Coimbatore, Hyderabad, Vijayawada, Amravati y Solapur, se quedarán sin agua subterránea para el año 2020.

A pesar de estas advertencias, ni Modi ni el Gobierno de AIADMK, ni ningún otro organismo estatal relevante tomaron medidas serias para prepararse para la crisis actual.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de junio de 2019)