Millones marchan en Hong Kong contra la ley de extradición

por Ben McGrath
18 junio 2019

Dos millones de manifestantes de Hong Kong, casi un tercio de la población de la ciudad, protestaron el domingo para exigir el retiro completo del proyecto de ley de extradición y la renuncia de la principal funcionaria de la ciudad, la directora ejecutiva Carrie Lam.

Los manifestantes llenaron las áreas del centro de Hong Kong de Central, Wan Chai, Causeway Bay y Admiralty, donde se encuentra el complejo gubernamental, cantando "Retírenla" y "Renuncien". Muchos de los manifestantes eran jóvenes y estudiantes, incluidos los de secundaria. El tamaño de la protesta duplicó el número de participantes del domingo anterior. Dos de cada siete personas en la ciudad participaron.

Las protestas masivas en Hong Kong son otra indicación del resurgimiento de las luchas de la clase obrera a nivel internacional. Si bien los dirigentes oficiales de la protesta están decididos a limitar las demandas, hay indudablemente un descontento subyacente generalizado sobre las vastas disparidades sociales en la ciudad entre la élite ultrarrica que dicta las políticas y las amplias capas de la población que están luchando por sobrevivir.

Lam había anunciado el sábado en una conferencia de prensa que el proyecto de ley se pospondría, aunque el Gobierno aún planea aprobarlo en el futuro. Lam esperaba que esto fuera suficiente para disipar la ira pública, diciendo: "Este es el momento de restablecer lo más rápido posible la calma en la sociedad".

Lo contrario ha sido el caso. La decisión de Lam solo alimentó aún más la ira del público, ya que el proyecto de ley, que permitiría las extradiciones a China continental, no se ha retirado por completo. Los manifestantes denunciaron a Lam por ignorar la amplia hostilidad pública hacia el proyecto de ley y están profundamente preocupados de que, si se promulga, Beijing lo usará para arrestar a activistas políticos y opositores al régimen estalinista.

Savana Ho, una estudiante de 25 años de edad, que protestaba contra el Gobierno, expresó la ira que sentían muchos y dijo: “La gente de Hong Kong se está quedando sin ideas para salvar su ciudad. El Gobierno está obligando a los ciudadanos a hacer lo que podamos".

Otra manifestante, de apellido Wong, denunció la violencia policial ocurrida durante la marcha del miércoles. Dijo que la protesta era "mucho más grande hoy. Hay muchas más personas. Vine hoy por lo ocurrido el miércoles, con la violencia policial".

El miércoles, la policía utilizó gases lacrimógenos, cañones de agua y balas de goma contra decenas de miles de manifestantes pacíficos mientras protestaban frente al Consejo Legislativo. Lam entonces denunció a los manifestantes como "alborotadores".

La oposición al proyecto de ley de extradición no comenzó el 9 de junio. Desde que se introdujo la legislación en febrero, el descontento público ha ido en aumento. Esto fue evidente el 4 de junio durante la vigilia anual en Hong Kong para conmemorar el aniversario de la masacre en la plaza de Tiananmen, con un número récord de 180.000 personas en el evento. Muchos de los participantes se manifestaron en contra de la ley de extradición.

El régimen estalinista en Beijing sabe que no puede permitir que exista un centro de oposición política, especialmente tan cerca de las principales regiones industriales como Shenzhen, donde está creciendo la ira de la clase trabajadora. Al mismo tiempo, teme que las protestas masivas en Hong Kong se extiendan al continente.

Han Zheng, el jefe del Gobierno central en Hong Kong y uno de los siete miembros del principal cuerpo gobernante, el Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista de China, se reunió con Lam el viernes por la noche. Al día siguiente, anunció la decisión de posponer el proyecto de ley. Un portavoz de la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao del Consejo de Estado de China declaró: "Apoyamos, respetamos y entendemos la decisión (de aplazar el proyecto de ley)".

La oposición oficial en Hong Kong, una agrupación conocida como los pandemócratas, está tratando de explotar las protestas para su propio beneficio. Claudia Mo, del partido chovinista de derecha Hong Kong First, se ha posicionado como una oponente radical de Lam y el proyecto de ley de extradición. Dijo el domingo: "Mi resentimiento ha sido reprimido. La suspensión es solo un aplazamiento. El plan solo se retrasa. No se trata de si lo harán o no, sino de cuándo. Así que voy a salir".

El aplazamiento del proyecto de ley está destinado a darle a Lam o al futuro director ejecutivo tiempo para llegar a un acuerdo con los demócratas del sector privado.

Lam le tendió la mano a los pandemócratas en su conferencia de prensa del sábado, e indicó que el Gobierno había suspendido el proyecto de ley para "reiniciar nuestra comunicación con todos los sectores de la sociedad, hacer más trabajo de explicación y escuchar las diferentes opiniones de la sociedad. Quiero enfatizar que el Gobierno está adoptando una mentalidad abierta para prestar atención a puntos de vista completamente diferentes en la sociedad hacia el proyecto de ley".

Al igual que el Gobierno pro-Beijing de Lam, los pandemócratas temen que las protestas masivas sobre el proyecto de ley de extradición puedan convertirse en el foco de un descontento más amplio entre los trabajadores por el deterioro de las condiciones de vida y la desigualdad social.

El veinte por ciento de la población de Hong Kong, o 1,37 millones de personas, vive en la pobreza y enfrenta una grave crisis de vivienda. El costo promedio de una casa es 18 veces el ingreso medio del hogar. Según el recuento del gobierno, más de 200.000 personas viven en apartamentos subdivididos, precarios e ilegales, apenas lo suficientemente grandes para una persona donde se ignoran los estándares de seguridad e higiene. Cientos de miles más viven en chozas improvisadas en la parte superior de edificios de apartamentos o fábricas.

"En Hong Kong, los derechos de residencia, uno de los derechos humanos fundamentales, están siendo ignorados y queremos que conozcan la realidad", dijo Gordon Chick Kui-wai el año pasado. Está a cargo de la asistencia de vivienda en un grupo no gubernamental de la Sociedad de Hong Kong para la Organización de la Comunidad.

Los trabajadores de Hong Kong están entre los que más horas laboran en todo el mundo. El Departamento de Censos y Estadísticas publicó datos en abril que mostraron que 1 de cada 5 personas trabaja 55 horas a la semana en promedio. Los más afectados por las largas horas trabajan en las industrias de servicios de alimentos, seguridad, transporte terrestre, construcción y ventas minoristas. Sin embargo, entre 2008 y 2018, los trabajadores vieron solo un aumento anual del 0,7 por ciento en sus salarios, teniendo en cuenta la inflación.

En 2003, medio millón de personas marcharon en Hong Kong para oponerse a un proyecto de ley de seguridad nacional que hubiera extendido efectivamente las medidas estatales de la policía china a la ciudad. El proyecto de ley se archivó indefinidamente y, a principios de 2005, el jefe ejecutivo Tung Chee-hwa se vio obligado a dimitir.

Al igual que en 2005, Beijing está tratando de desactivar las enormes protestas al proyecto de ley de extradición, a fin de evitar que provoque una oposición masiva entre los trabajadores en China continental. Al mismo tiempo, sigue decidido a silenciar a los críticos y opositores a sus puertas en Hong Kong, que también pueden alimentar el sentimiento antigubernamental dentro de China continental.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de junio de 2019)