Mayores tensiones en golfo Pérsico según Trump amenaza con “final” de Irán

por Bill Van Auken
22 mayo 2019

Un tuit del presidente Donald Trump que amenaza con ponerle un "final" a Irán intensificó la crisis de guerra en el golfo Pérsico, incluso cuando los buques de guerra estadounidenses lanzaron una serie de provocativos ejercicios militares cerca de las costas iraníes.

"Si Irán quiere pelear, ese será el final oficial de Irán", tuiteó Trump. "¡Nunca vuelvas a amenazar a los Estados Unidos!".

De ninguna manera está claro cuál "amenaza" tenía Trump en mente. El tuit se produjo apenas unas horas después de que un cohete Katyusha cayera en la Zona Verde de Bagdad, cerca de la estatua del Soldado Desconocido, aproximadamente a medio kilómetro al norte de la embajada de los Estados Unidos, sin causar lesiones.

Si bien el asesor de seguridad nacional, John Bolton, quien durante mucho tiempo pidió el bombardeo de Irán y el cambio de régimen, fue a la Casa Blanca para informar al presidente sobre el incidente, hubo indicios de que Trump no estaba respondiendo a este evento, sino a comentarios en Fox News, habiendo tuiteado justo antes en respuesta aparente a un segmento sobre inmigración y luego tuiteó su amenaza de poner un “final" a Irán después de un segmento de Fox News sobre Irán.

El cohete errante disparado hacia la Zona Verde, uno de los enclaves más fuertemente fortificados del planeta, fue atribuido de inmediato por los medios estadounidenses a Irán o sus "fuerzas patrocinadas", a pesar de que nadie dicho ser responsable del incidente y hay una multitud de facciones y personas en el país que tienen todas las razones para querer lanzar un misil en la embajada de los Estados Unidos, o en ese caso, en la sede del corrupto Gobierno burgués de Irak.

Las "amenazas" anteriores de Irán han emanado de la dirección del Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos del país, que advirtió a Washington que no se ve intimidado por el despliegue militar masivo en el golfo Pérsico, y que los buques de guerra estadounidenses constituyen un objetivo tan importante como ellos hacen una amenaza

A principios de este mes, Washington apresuró el despliegue de un grupo de batalla dirigido por el portaaviones USS Abraham Lincoln en la región, y envió a un grupo especial de bombarderos, incluidos los B-52 con capacidad nuclear, para llevar a cabo sobrevuelos frente a la costa del Irán. Esto ha sido seguido por el envío a la región de naves de guerra de asalto anfibio que transportaban a soldados marines, aviones de combate y barcazas de desembarco estadounidenses, así como una batería de misiles Patriot.

Mientras tanto, el Pentágono ha elaborado planes de guerra que requieren el envío de hasta 120.000 soldados estadounidenses a la región, un número similar a la fuerza desplegada en la región antes de la invasión de Irak, en aparente preparación para una guerra total contra Irán.

La 5ª Flota de la Marina de los EUA informó el lunes que el grupo de ataque del USS Abraham Lincoln y el grupo anfibio de batalla del USS Kearsarge, que llevan a bordo la 22ª Unidad Expedicionaria de la Marina, realizaron una serie de ejercicios en el mar Arábigo.

El comandante del grupo de ataque del Lincoln, el contralmirante John Wade, dijo que las maniobras tenían como objetivo "aumentar nuestra letalidad y agilidad para responder a las amenazas, y disuadir las acciones desestabilizadoras en esta importante región".

Las verdaderas “acciones desestabilizadoras en esta importante región” se han llevado a cabo ininterrumpidamente por el imperialismo estadounidense, que ha librado la guerra durante más de un cuarto de siglo, cobrándose la vida de más de un millón de iraquíes, libios y sirios y destruyendo sociedades enteras. Hay indicios de que Washington se está preparando para eclipsar estos crímenes de guerra masivos con un baño de sangre aún mayor en forma de guerra contra Irán, un país con más del doble de población y casi cuatro veces la masa terrestre de Irak.

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, denunció la amenaza de Trump como un "tuit genocida" y le advirtió que la historia había demostrado que "los iraníes se han mantenido en pie durante milenios mientras los agresores desaparecen. El terrorismo económico y las burlas genocidas no acabarán con Irán ". Agregó: "Prueba el respeto, funciona".

Hace un año, Estados Unidos anuló unilateralmente el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés) alcanzado en 2015 entre Irán, Estados Unidos, las potencias europeas, Rusia y China. Desde entonces, Washington ha impuesto lo que describe como "máxima presión" sobre Teherán, incluidas las sanciones económicas unilaterales diseñadas para paralizar la economía del país que equivalen a un acto de guerra.

Estos han incluido un amplio embargo sobre las ventas de petróleo iraní, incluida la amenaza de castigar a terceros países, incluidos los antiguos aliados de EUA, si continúan comerciando con Teherán. A principios de este mes, Washington puso fin a las exenciones que permiten a China, Corea del Sur, Japón, India y Turquía seguir comprando petróleo iraní. Las exportaciones de petróleo del país se han reducido a casi un tercio, de 2,8 millones de barriles por día (BPD) a 1 millón de BPD. Se espera que vuelvan a caer hasta 500.000 BPD este mes. Washington ha declarado que su objetivo es reducir a cero las exportaciones de petróleo iraní.

Quienes pagan el precio por este estado de sitio contra la economía iraní son las masas de los trabajadores del país, que se enfrentan al aumento de la inflación, el aumento del desempleo y la escasez de bienes vitales, incluidos los medicamentos necesarios para mantener vivos a los enfermos.

El Gobierno de Trump ha dejado en claro que se basa en esta privación para desencadenar disturbios populares que derrocarán al régimen nacionalista burgués de Irán. Sin embargo, es más probable que alimente el odio nacionalista contra el imperialismo estadounidense, y la posibilidad de que una guerra de agresión estadounidense instale un régimen títere confiable en Teherán es incluso más improbable que en Bagdad, Trípoli y Damasco. El escenario más probable es una guerra que arrastre a todo Oriente Próximo y a las “grandes potencias” rivales de Washington, entre ellos Rusia y China, ambos con armas nucleares.

Además de las acusaciones infundadas contra Irán sobre el ataque con un misil en Bagdad, el presunto sabotaje de petroleros frente a las costas de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y un ataque con drones lanzado por los rebeldes hutíes de Yemen en las instalaciones petroleras de Arabia Saudita en represalia por la guerra cuasigenocida liderada por Arabia Saudita contra Yemen, Estados Unidos está utilizando el programa nuclear de Irán como un pretexto prospectivo para una agresión de Estados Unidos.

En respuesta a la ruptura del acuerdo nuclear por parte de Washington y su agresión en aumento, Teherán suspendió durante 60 días sus compromisos de limitar su producción de uranio enriquecido y agua pesada en un intento de presionar a las potencias europeas para que cumplan sus promesas de lanzar una Instrumento de apoyo a los intercambios comerciales (INSTEX) para eludir las sanciones de los Estados Unidos al facilitar el comercio sin dólares con Irán.

El portavoz de la Organización de Energía Atómica para Irán (AEOI) anunció el lunes que el país está cuadruplicando su tasa de producción de uranio a 3.67 por ciento. Si bien la acción de Irán aún lo deja en cumplimiento con el JCPOA, el aumento de la tasa de producción pronto provocará que supere el límite máximo de 300 kilogramos de uranio almacenado poco enriquecido. Según el JCPOA, se supone que Teherán venderá cualquier uranio enriquecido por encima de este nivel en los mercados internacionales, aunque el régimen de sanciones de EUA hace que esto sea prácticamente imposible.

Si bien las potencias europeas han expresado sus inquietudes sobre las amenazas cada vez más belicosas de Washington contra Irán, esto está completamente relacionado con su propio interés predador en explotar el petróleo y los mercados iraníes. No han tomado medidas serias para contrarrestar el asedio económico de Washington o las amenazas militares contra el país.

El Gobierno británico, que la semana pasada expresó su preocupación por "el riesgo de que ocurra un conflicto por accidente con una escalada no intencional para ningún bando", emitió una advertencia el lunes a Teherán para que no desafíe a Washington. "Les diría a los iraníes: no subestimes la resolución del lado estadounidense", dijo el lunes a periodistas en Ginebra el ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Jeremy Hunt. "Ellos no quieren una guerra con Irán. Pero si los intereses estadounidenses son atacados, tomarán represalias. Y eso es algo en lo que los iraníes deben pensar muy, muy cuidadosamente”.

La advertencia de Hunt se produjo en medio de informes de que el Reino Unido había enviado en secreto tropas al golfo Pérsico para respaldar la agresión estadounidense contra Irán.

El Sunday Express informó que las fuerzas especiales británicas habían sido enviadas para ayudar al grupo de ataque estadounidense en el golfo Pérsico. El informe dijo que esto incluía elementos del servicio especial de embarcaciones (SBS) que se han desplegado para monitorear la actividad militar alrededor de la isla de Qeshm, donde Irán ha estacionado barcos de guerra.

La amenaza de Trump de poner un "final" a Irán no es original. Cabe recordar que, en 2008, cuando era candidata a la candidatura presidencial demócrata, Hillary Clinton amenazó con “ obliterar ” Irán. No solo se trata de la imprudencia y la criminalidad del actual ocupante de la Casa Blanca, sino la clase dominante estadounidense que está decidida a revertir la erosión de su hegemonía económica global por medios militares.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 21 de mayo de 2019)