Ford recorta 7.000 empleos de cuello blanco

por Jerry White
22 mayo 2019

En una escena que se interpretó hace unos pocos meses en General Motors, cientos de ingenieros, gerentes, técnicos y otros trabajadores de cuello blanco en Ford perderán sus trabajos esta semana como parte del plan de Ford de destruir los puestos de 7.000 trabajadores asalariados, el diez por ciento de su mano de obra global de cuello blanco en agosto.

Los recortes de empleos son parte de una reestructuración de la industria automotriz global. En los últimos seis meses, GM (14.000), Volkswagen (7.000), Jaguar Land Rover (4.500) y Tesla (3.000) anunciaron recortes de empleos. Esto es impulsado por Wall Street y otros inversores globales que están presionando a los fabricantes de automóviles para que reduzcan los costos y aumenten los márgenes de ganancias a medida que caen las ventas en los principales mercados de América del Norte, China y Europa, se agudizan las tensiones comerciales y continúan las señales de una nueva recesión mundial.

Los recortes de empleos exponen aún más las mentiras sobre una “economía en auge” que la administración Trump promueve y a la que hacen eco los demócratas. Mientras que el mercado de valores, las ganancias corporativas y el salario de los directores ejecutivos continúan aumentando, millones de trabajadores viven en un estado de perpetua inseguridad económica.

La sede mundial de la Ford en Dearborn, Michigan

Los trabajadores que salieron de la sede mundial de Ford en Dearborn, Michigan, el lunes por la tarde, informaron a los reporteros del World Socialist Web Site que habría reuniones esta semana en las que los gerentes de recursos humanos informarán a los empleados si tienen o no trabajo. Los recortes han estado colgando sobre las cabezas de los trabajadores durante siete meses, desde que el director ejecutivo de Ford, Jim Hackett, anunciara la campaña global de reducción de costos de $11 mil millones de la compañía, eufemísticamente denominada “Rediseño inteligente”.

Según Detroit Free Press, “los empleados de Ford empacaron cajas con sus pertenencias el viernes y se dirigieron a sus casas durante el fin de semana, sin saber qué sucedería el lunes cuando se corriera la voz para prepararse para lo que los empleados pronostican que será el ‘Armagedón’ en Dearborn”.

“Mucha gente se irá de Ford”, le dijo un gerente al periódico. “Bien puede ser en cientos, si no miles. No sé si tendré empleo después del martes”. Otro dijo: “Los recortes parecen ser una medida de reducción de costos frente a los costos futuros del nivel de pensión”.

En un correo electrónico interno, obtenido por el WSWS, Hackett dijo, “las notificaciones a los empleados en América del Norte afectados por la cuarta fase del Rediseño inteligente comenzarán el martes”, y la “mayoría se completará para el 24 de mayo”. Agregó que “el trabajo de reestructuración continúa en Europa, China, América del Sur” y “esperamos completar el proceso en esos mercados para fines de agosto”.

En abril, Ford dijo que recortaría 5.000 empleos en Alemania. También está finalizando la producción en una planta de transmisión en Blanquefort, Francia, cerca de Burdeos, cerrando tres fábricas en Rusia y cerrando su fábrica más antigua en Brasil como parte de la salida de la empresa del negocio de camiones comerciales en América del Sur. Ford también despidió a 2.000 trabajadores en su empresa conjunta en Chongqing, China, después de que las ventas en el país cayeran un 40 por ciento.

Según los portavoces de Ford, 500 trabajadores asalariados en los Estados Unidos serán despedidos involuntariamente esta semana y un total de 800 en junio. Con los 1.500 empleados de los EUA que la compañía ya ha aceptado como las llamadas compras voluntarias, el número total de trabajadores de cuello blanco de Ford obligados a abandonar sus puestos de trabajo en los EUA ha alcanzado los 2.300.

El número exacto de recortes de empleos globales probablemente podría ser mucho mayor que los 7.000 anunciados en la carta de Hackett. Las estimaciones de los analistas de la industria han sugerido que los despidos, compras y retiros de empleados y contratistas de Ford podrían llegar a 25.000 en todo el mundo, mucho más que los recortes de empleos anunciados por GM a fines del año pasado.

En un gesto de magnanimidad corporativa, Hackett, quien ganó $17,7 millones el año pasado, 276 veces la compensación mediana de un trabajador de Ford, aseguró a los “miembros del equipo” que Ford se había alejado de las prácticas pasadas de obligar a los trabajadores despedidos a abandonar la propiedad de la compañía “de inmediato”. En cambio, la compañía les daría “la opción de quedarse por unos días para concluir y despedirse”.

Los inversores de Wall Street, que han estado castigando desde hace mucho tiempo los precios de las acciones de Ford, las han hecho subir un 34 por ciento desde que la compañía comenzara la sangría de puestos de trabajo. Ford tiene la intención de duplicar su margen de ganancias para impulsar la recompra de acciones y los pagos de dividendos, el último de los cuales aumentó a $2.300 millones el año pasado.

En marzo, Ford anunció que estaba contratando a su nuevo director financiero, Tim Stone, el exvicepresidente de finanzas de Amazon que lideró la adquisición de Whole Foods por 14.000 millones de dólares. Stone, quien asumirá el cargo de Director Financiero de Ford el 15 de junio, aporta su experiencia de una compañía que ha perfeccionado la explotación de sus trabajadores, monitoreando electrónicamente cada movimiento y midiendo el tiempo de ir al baño, de una manera que les daría vergüenza a los expertos en el estudio de movimiento en el tiempo de Henry Ford.

Al anunciar los beneficios del primer trimestre de la compañía el mes pasado, Hackett dijo a los inversores que los resultados eran una prueba de que su esfuerzo por reducir costos y mejorar la rentabilidad en todo el mundo está funcionando. “Tenemos un plan sólido para crear valor en el corto y largo plazo”, dijo Hackett. “Los resultados demuestran claramente el beneficio de nuestras acciones de acondicionamiento físico. Hay más por venir”.

A pesar de los cargos únicos de reducción de personal, Ford obtuvo $1,1 mil millones en ganancias en el primer trimestre. En América del Norte, obtuvo $2,2 mil millones en ganancias, un 14 por ciento más que en 2018, y su margen de ganancias aumentó al 8,7 por ciento desde el 7,8 por ciento. Hackett llamó al 2019 el “año de acción”. Al igual que GM, la administración de Ford planea utilizar la amenaza de despidos masivos en las negociaciones contractuales de este verano para exigir amplias concesiones, especialmente en beneficios de salud, de los casi 60.000 trabajadores por hora de Ford en los EUA.

Los fabricantes de automóviles se han apoyado en décadas de connivencia con la United Auto Workers para recortar cientos de miles de empleos, reducir a la mitad los salarios de las nuevas contrataciones y ampliar enormemente el número de trabajadores temporales desechables de medio tiempo. Como era de esperar, la UAW no tiene nada que decir en respuesta al plan de recorte de empleos de Ford porque el sindicato lo apoya.

Sin embargo, hay una creciente sensación de que los trabajadores manuales de cuello azul y de cuello blanco tienen que unirse para luchar contra los despidos y darse cuenta de que tal lucha debe ser organizada por los propios trabajadores, independientemente de la UAW.

Un comentario publicado por un trabajador asalariado de Ford en el sitio web the layoff.com expresó esta determinación y, en términos más generales, los crecientes sentimientos anticapitalistas que afectan a sectores cada vez más amplios de trabajadores.

“Ford ya no es una empresa automotriz o de movilidad. Es una empresa con fines de lucro. Su único objetivo es ofrecer buenos resultados trimestrales y rendimientos para los accionistas. Y este problema no se limita en absoluto a Ford. Estamos en un punto de nuestra economía donde el único enfoque es en los márgenes de ganancias y los rendimientos. Cualquier lealtad que las grandes empresas hayan tenido con sus empleados en el pasado no existe”.

El trabajador dijo que “absolutamente NO estaba abogando por algo como el UAW, que ha evolucionado para tener su propia jerarquía y se ha encontrado repetidamente que está conspirando con las propias empresas automotrices a expensas de los trabajadores por hora. La UAW es corrupta y es un mal ejemplo de lo que debería ser la representación colectiva.

“Por separado e individualmente no tenemos influencia contra la compañía. Pero si pudiéramos decir colectivamente que se detengan los despidos o si nos retiramos del trabajo, tendríamos poder sobre la compañía. Hemos visto que este patrón se repite tantas veces en el pasado que, incluso después de que termine esta ronda de recortes, es probable que nos enfrentemos a ellos nuevamente dentro de unos años. La única forma en que podemos hacer algo para detener este ciclo es unirnos”.

Señalando los problemas más amplios, concluye: “La desigualdad se ha disparado en este país durante décadas, y solo les pido a todos que reconozcan que las amenazas a las que nos enfrentamos como clase trabajadora solo van a empeorar de aquí en adelante. Pero como los trabajadores que realmente hacen que esta empresa funcione día a día, debemos encontrar la manera de unirnos para garantizar nuestra seguridad laboral en el futuro”.

De hecho, el asalto implacable a los empleos plantea la necesidad de construir nuevas organizaciones de lucha, incluidos los comités de fábricas y lugares de trabajo que estén controlados democráticamente y no se someten a los dictados de Wall Street. Pero la tarea de unificar a los trabajadores del automóvil y otros sectores de trabajadores que entran en lucha, como los maestros, hospitales, Amazon y otros trabajadores, debe combinarse con la lucha por una nueva perspectiva y estrategia política.

La lucha por el derecho social a un trabajo bien pagado y seguro para todos los trabajadores requiere una oposición irreconciliable al nacionalismo promovido por Trump, los demócratas y los sindicatos y la lucha por unir a la clase trabajadora en los Estados Unidos y en todo el mundo en base de un programa socialista. Esto incluye la transformación de los otros gigantes automovilísticos en servicios públicos de propiedad pública que se basen en la necesidad humana, no en el beneficio privado.

(Publicado originalmente en inglés el 21 de mayo de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.