El político francés pseudoizquierdista Jean-Luc Mélenchon pide una alianza con el Partido Socialista

por Will Morrow
10 mayo 2019

En una entrevista con el diario Libération, a fines del mes pasado, Jean-Luc Mélenchon, fundador de Francia Insumisa (La France insoumise, LFI), propuso una coalición con el Partido Socialista (PS) para las elecciones presidenciales francesas del 2022.

LFI buscará usar su voto en las elecciones europeas de este mes para construir una coalición, dijo. “Si la elección nos da fuerza, asumiremos nuestra responsabilidad. Propondremos una nueva federación popular que se construirá para las próximas elecciones y en los movimientos ecológicos y sociales".

Mélenchon dejó en claro que no está descartando una coalición con nadie. “En la Asamblea, incluso votamos a veces con la derecha. Lo que cuenta es el contenido, no la etiqueta. "En cuanto al contenido, el programa de LFI" proporciona un buen punto de partida" para "discutir todo".

Llamando a la unidad con el PS, dijo: “Debemos aclarar las posiciones. ¿Se separará el PS del Partido Socialdemócrata (alemán), que está participando en una coalición con Merkel? ... En la Asamblea Nacional, los diputados se sentaron a la izquierda a votar juntos nueve veces de cada diez. ¿Por qué es posible en la Asamblea, pero no cuando estamos frente a un periodista?”

Estas declaraciones muestran que mientras la clase obrera se está moviendo hacia la izquierda, en oposición a todo el establishment político, un movimiento que ha encontrado su expresión inicial en las protestas masivas de "chalecos amarillos" desde noviembre pasado, la respuesta de Mélenchon es moverse más hacia la derecha.

A pesar de haber ganado 7 millones de votos en las elecciones presidenciales de 2017, Mélenchon demostró ser incapaz y no tener interés en tomar ninguna acción para ayudar al movimiento del "chaleco amarillo". No convocó protestas masivas para apoyar a los "chalecos amarillos" y observó cómo los sindicatos estrangulaban las huelgas convocadas en solidaridad con ellos. En su lugar, emitió declaraciones que lo calificaron como un movimiento de la gente y atacando el marxismo, pidiendo una "ruptura con la centralidad del concepto de proletariado y revolución socialista como el emparejamiento inevitable en la dinámica de la historia".

Ahora se está preparando para unirse a un gobierno burgués con el PS, comprometido a intensificar los ataques de austeridad y las guerras imperialistas, y a acelerar el incremento de un estado policial contra la clase trabajadora.

El PS es odiado con razón entre los trabajadores y los jóvenes. Su nivel en las encuestas alcanza el 5 por ciento y no está claro si alcanzará el umbral requerido para los escaños en el Parlamento Europeo. Su colapso es el resultado de su papel durante cuatro décadas en la imposición de ataques a la clase trabajadora y el apoyo a las guerras imperialistas.

Llamar a una alianza con el PS significa, de hecho, apoyar al actual gobierno de Emmanuel Macron, que está desplegando al ejército francés contra los manifestantes, aclamó el legado del dictador fascista Petain como un "gran soldado", y envía miles de policías antidisturbios que disparan balas de goma y gases lacrimógenos a los manifestantes.

El gobierno de Macron es un engendro político del PS. Su personal está compuesto principalmente por funcionarios actuales y anteriores del PS, principalmente el propio “presidente de los ricos”, quien fue ministro de finanzas bajo el presidente del PS, François Hollande. La ministra de Defensa, Florence Parly, el ministro del Interior, Christophe Castaner, el ministro de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian y otros, son funcionarios del PS desde hace mucho tiempo. En el caso de Le Drian y Castaner, permanecieron dentro del PS durante meses mientras prestaban servicio en el gobierno de Macron. Le Drian terminó su propia membresía de 40 años solo en 2018.

Macron simplemente se basa en los logros de su antecesor de PS, Hollande. Su ley laboral, anunciada dentro de los tres meses de haber asumido el cargo (rompiendo los límites de horas de trabajo y restricciones a las empresas para despedir trabajadores) contenía las mismas medidas que Hollande intentó imponer un año antes, pero se encarpetó ante la oposición masiva. Su ley contra la protesta, que permite que la policía prohíba que cualquiera asista a una protesta, es una continuación del estado de emergencia de Hollande, que comenzó en noviembre de 2015, una medida votada en la Asamblea Nacional por el partido de Mélenchon.

¡Tal es el carácter de la "federación popular" de Mélenchon!

La apelación de Melenchon también subraya el carácter derechista y burgués de los partidos que están al lado del LFI en las elecciones europeas, como parte del bloque de la Izquierda Unida Europea/Izquierda Verde Nórdica. Los cuales incluyen a Podemos en España, el Partido de la Izquierda en Alemania y Syriza en Grecia.

El député está siguiendo un camino que ha sido recorrido por sus colegas europeos pseudoizquierdistas. Su respuesta al aumento de la lucha de la clase trabajadora, después de una década de austeridad, es impulsada por las fuerzas sociales de la clase media alta que representan, y su temor y hostilidad hacia la clase trabajadora. Universalmente, están cerrando filas con los partidos estatales y burgueses oficiales, y están participando directamente en la represión de la clase obrera.

En España, Podemos ha sido un socio menor del gobierno de coalición con el Partido Socialista que ha llevado a cabo una represión policial contra las protestas nacionalistas catalanas.

En Grecia, Syriza (la mal llamada Coalición de la Izquierda Radical) llegó al poder en 2015 apelando a la oposición anti-austeridad en la clase obrera, pero de inmediato invitó al partido de derecha Anel a formar parte de una coalición, y desde entonces ha impuesto austeridad aún más brutal que sus antecesoras en Pasok y Nueva Democracia.

Y en Alemania, el partido La Izquierda, mientras formaba parte de los principales comités militares y de otros gobiernos de la Gran Coalición, eliminó todas las críticas a la Unión Europea como "militarista, antidemocrática y neoliberal" de su constitución en febrero.

Implicados en estos crímenes políticos no solo está Mélenchon, sino el Nuevo Partido Anticapitalista y toda la pseudoizquierda francesa, que han promovido a Syriza y Podemos desde el principio.

Mélenchon sabe muy bien que el PS es odiado. En varias ocasiones, en su entrevista con Libération, afirma que pretende llenar un vacío político creado por el colapso de los partidos y sindicatos socialdemócratas de la clase obrera. "Ya no estamos en la década de 1970", dijo. “El panorama político se ha derrumbado. No es mi obra. Los votantes han disuelto el PS y nos han empujado hacia adelante. Estamos respondiendo a nuestra propia situación, no a otra".

Su "respuesta" está totalmente de acuerdo con su larga carrera política.

Después de una breve membresía en la Organización Comunista Internacionalista (OCI) en la década de 1970, luego de su ruptura con el trotskismo y el Comité Internacional de la Cuarta Internacional en 1971, Mélenchon se unió al PS en 1976. Se convirtió en asesor del gobierno de Francois Mitterrand después de llevar a cabo su "giro a la austeridad" en 1983 e implementó amplios recortes en el gasto social y el nivel de vida de los trabajadores. Fue ministro en el gobierno de PS de Lionel Jospin hasta 2003.

Mélenchon renunció al partido en 2008. Sus últimas declaraciones confirman que esta decisión no fue más que un truco para engañar a los trabajadores. Había llegado a la conclusión de que el desprestigio del partido a los ojos de la clase obrera significaba que se necesitaba una nueva trampa política de "izquierda". Bajo condiciones de un aumento de la lucha de clases, él está preparando su corto retorno a su hogar.

En una reunión conjunta con dos veteranos diputados del PS, Emmanuel Maurel y Marie-Noëlle Lienemann (quienes desde entonces se unieron a LFI) en septiembre pasado, Mélenchon evidentemente se sintió conmovido por la miserable maniobra que busca llevar a cabo: "No he venido aquí para cortejarlos o para reprochar tus errores pasados, porque podrías señalar que compartí muchos de ellos. Mi corazón está lleno de entusiasmo si tus caminos se unen a los nuestros. Que esta larga soledad llegue a su fin cuando me separé de mi familia. Mis amigos, los he extrañado".

La clase obrera solo puede conducir una lucha contra el gobierno de Macron y el sistema capitalista que defiende a través de una lucha irreconciliable contra todo el sistema político, incluido su flanco pseudoizquierdista, representado por Mélenchon y el NPA. La tarea clave es la construcción de un partido revolucionario para armar el movimiento creciente de la clase obrera con una perspectiva socialista. Esta es la perspectiva por la que luchó el Comité Internacional de la Cuarta Internacional y su sección francesa, el Parti de l’égalité socialista (PES, Partido Socialista por la Igualdad).

(Publicado originalmente el 9 de mayo de 2019)