Elecciones europeas: el SGP celebra su segundo acto electoral en Frankfurt-Main

por nuestros corresponsales
22 abril 2019

La segunda reunión del Partido Socialista por la Igualdad (SGP) tuvo lugar el 16 de abril en Frankfurt-Main como parte de su campaña para las elecciones europeas. El SGP está participando en las elecciones europeas para construir secciones de la Cuarta Internacional en todo el continente. Dos días antes, destacados representantes de la Cuarta Internacional se pronunciaron ante la primera reunión electoral del partido en Berlín. En Frankfurt, el presidente del SGP, Ulrich Rippert, destacó la importancia del Comité Internacional de la Cuarta Internacional y su perspectiva de los Estados Unidos Socialistas de Europa.

A la reunión asistieron muchos partidarios del SGP, lectores del WSWS y trabajadores de la ciudad y la región circundante. En su introducción, la candidata del SGP, Marianne Arens, enfatizó que el arresto del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en Londres fue un punto de inflexión en la historia. Las élites gobernantes ya no están preparadas para defender los derechos democráticos básicos.

“Assange no cometió ningún delito”, dijo. “Él ha estado educando a la gente sobre los horribles crímenes de guerra en Afganistán e Irak. ... Él fue una fuente de inspiración para Edward Snowden, sin el cual no sabríamos todo el alcance de la operación de espionaje masivo del público en general. Todo el barro y la suciedad, junto con los cargos presentados contra Assange, son ficticios. Están dirigidos a mancillar su reputación y persuadir al público para que acepte su entrega a los Estados Unidos”.

El ataque a Assange, junto con la campaña contra la valiente informante Chelsea Manning, fue “un ataque contra todos nosotros”. En el momento del arresto de Assange, las secciones del CICI emitieron inmediatamente un llamamiento para protestas en todo el mundo y el SGP también puso la lucha por liberar a Julian Assange en el corazón de su campaña electoral europea. “La clase dominante está procediendo sin piedad ... enormes fuerzas sociales y políticas están en acción. Quienes quieran derrotarlos dependen de una fuerza aún mayor. Por eso nos dirigimos a la clase obrera internacional. Somos muy conscientes de que las condiciones para un levantamiento social de masas se están desarrollando rápidamente”.

La situación de la clase obrera hoy, más de 10 años después de la crisis financiera de 2008, fue descrita vívidamente por el candidato del SGP, Saravan Ratnamaheson. Declaró: “La carga de la crisis bancaria se trasladó por completo a los hombros de la población trabajadora. El resultado ha sido un enorme aumento de la pobreza y la desigualdad social”.

Saravan Ratnamaheson

Ratnamaheson señaló el rápido crecimiento de la mano de obra mal pagada y el trabajo por contratistas en prácticamente todas las ramas de la industria. La industria alemana depende en gran medida de las exportaciones y hoy se ha visto afectada por la crisis de la UE, el Brexit y las guerras comerciales globales: “En la industria automotriz, prácticamente todas las grandes corporaciones, desde VW, Opel, Ford hasta proveedores de automóviles como Bosch, han anunciado despidos masivos. Las corporaciones están utilizando el giro al transporte eléctrico como una excusa para realizar ataques sin precedentes contra los derechos de los trabajadores automotores y las condiciones de trabajo”.

La principal razón de la actual masacre mundial de puestos de trabajo fue el poder ejercido por los mercados financieros y los fondos de inversión. “Han ordenado que este ataque global contra la clase trabajadora aumente sus dividendos y ganancias”, dijo Ratnamaheson.

El candidato del SGP elaboró un balance de las actividades de los sindicatos en las últimas décadas: “No solo están plagados de corrupción, sobre todo su perspectiva nacionalista y el hecho de que subordinan cada tema a los intereses del sistema de ganancias. Los convirtió en servidores de derecha de las corporaciones”.

Ratnamaheson describió las lecciones de la ola de huelgas en las fábricas de bajos salarios de Matamoros, México. Explicó la necesidad de que los trabajadores establezcan comités de acción que operen independientemente de los sindicatos. “¡La respuesta de los trabajadores debe ser una perspectiva socialista internacional!”, subrayó.

Informó a la audiencia sobre la histórica asamblea de trabajadores en Detroit del 9 de diciembre de 2018. Más de 80 trabajadores automotores decidieron establecer comités de base independientes y reconocieron al World Socialist Web Site y al Partido Socialista por la Igualdad como su liderazgo político. “Este es un paso significativo para la clase obrera internacional”, dijo Ratnamaheson. “Está cada vez más claro que la clase obrera se está volcando hacia nuestro movimiento en la lucha de clases en rápido crecimiento y lo considera como su liderazgo político y programático”.

El siguiente orador fue Ulrich Rippert, presidente del SGP, candidato a las elecciones europeas y miembro del consejo editorial internacional del WSWS. Habló sobre la importancia del movimiento mundial trotskista: “Estamos construyendo un partido en la clase obrera de Europa para derrocar al capitalismo, permitir que la clase obrera tome el poder y establezca los Estados Unidos Socialistas de Europa”.

Ulrich Rippert se pronuncia en la reunión

“Aprovechamos la confianza que proviene de la historia, en particular, la experiencia de los últimos 30 años que han confirmado que el CICI es la única fuerza en el mundo que se basa en un análisis histórico correcto.

“Hace treinta años, vimos la caída del Muro de Berlín, el colapso de la RDA y la reunificación alemana”, dijo Rippert. “Dos años después siguió la disolución de la Unión Soviética”. Recordó que todos los principales partidos y medios de comunicación describieron este desarrollo como el “fracaso del socialismo”, “el triunfo del capitalismo” o “el fin de la historia” (Fukuyama).

En ese momento, el CICI tuvo una visión completamente diferente. Rippert citó un manifiesto electoral del Bund Sozialistischer Arbeiter, el antecesor del SGP, elaborado para las elecciones europeas de 1989.

“La política de la burocracia estalinista ha sumido a los países de Europa del Este y la Unión Soviética, en una crisis económica devastadora”, se lee en el texto de hace 30 años. “La causa de esta crisis es el aislamiento de la economía soviética de la economía mundial”. Estos países fueron amenazados con la “reintroducción del capitalismo y la explotación de la clase obrera soviética y de Europa del Este sobre una base capitalista”.

Luego, Rippert señaló la deplorable situación actual de los trabajadores en Europa del Este y dijo: “Predijimos claramente la restauración del capitalismo en la Unión Soviética y Europa del Este con todas las consecuencias sociales catastróficas resultantes”. La globalización de la producción ha socavado todos los programas nacionales. El resultado ha sido un poderoso resurgimiento de todas las contradicciones del capitalismo. “No puede haber ninguna duda”, dijo Rippert, “de que nuestra evaluación, que describimos hace décadas y defendimos incansablemente, ha demostrado ser correcta”.

Rippert luego abordó la pregunta: “¿Qué constituye la fuerza de un partido?”. Es crucial, dijo el orador, que un partido pueda evaluar correctamente los grandes cambios históricos y brindar una perspectiva progresista. “Lo hicimos y ello demuestra la fuerza política de nuestro partido”.

Rippert luego contrastó la posición del CICI con la propaganda bombeada por la clase dominante y sus partidos. En lugar de “democracia, paz y libertad”, los últimos 30 años han llevado al enriquecimiento extremo de una élite y un empobrecimiento igualmente extremo de la clase trabajadora. Esto se demuestra sobre todo en Europa, por el saqueo de Grecia, declaró Rippert.

“Las rivalidades y los conflictos que convirtieron a Europa en el principal campo de batalla de dos guerras mundiales se están resucitando hoy bajo la presión de la crisis mundial del capitalismo”, continuó, y describió los muy avanzados preparativos para la guerra por parte de las potencias imperialistas. “Esto iba de la mano de los movimientos hacia la dictadura y los Estados policiales, junto con la promoción de los partidos extremistas y fascistas de derecha”, dijo.

Rippert advirtió contra el regreso del fascismo en Alemania, que, a diferencia de la década de 1930, no es un movimiento de masas, sino que “se fortalece con el apoyo que recibe de las élites gobernantes y el aparato estatal”. El partido ultraderechista Alternativa para Alemania ahora se encuentra en el Parlamento alemán. Tiene profundas raíces en el aparato estatal y goza del apoyo, sobre todo, de capas de la policía, el ejército y los servicios de inteligencia.

La experiencia de la guerra y el fascismo dejó profundas cicatrices en Alemania y dejó una firme convicción de que nunca debería haber otra guerra ni una repetición del fascismo. Este sentimiento estaba profundamente arraigado en las mentes de millones, dijo Rippert. La lucha de clases había regresado. “El futuro no se decidirá en la cancillería alemana, ni en la Comisión de la UE en Bruselas”, afirmó Rippert, “y ciertamente no en el Parlamento europeo”. El futuro dependía de aquellos que construyan la Cuarta Internacional y preparen a la clase trabajadora para su futuro papel.

Los discursos fueron seguidos por una animada discusión. Un miembro del IYSSE habló sobre la situación de los jóvenes en Europa y dijo: “El continente está siendo sacudido por la creciente desigualdad social y los niveles horrendos de desempleo juvenil”. Señaló que muchos jóvenes se encuentran entre los miles de personas que rechazan la UE, y también terminan ahogándose en el Mediterráneo. La UE había firmado tratados desastrosos con dictadores africanos para evitar que las personas huyeran a Europa.

Un trabajador italiano de Frankfurt preguntó cómo se llevaría a cabo la revolución social en la práctica. Le preocupaba que los trabajadores, como lo han hecho en Italia, eligieran a “Salvini y la Lega Nord”.

En respuesta, se le dijo que Salvini no había sido elegido por una gran mayoría de la clase obrera italiana. “Este gobierno solo pudo llegar al poder porque los gobiernos anteriores habían implementado políticas sociales catastróficas”, dijo Marianne Arens. “Esta es la responsabilidad del estalinista PCI y de todos sus partidos sucesores, desde el PDS hasta Rifondazione y los demócratas de Matteo Renzi. Su postura procapitalista creó la confusión y la frustración de la cual el Movimiento de las Cinco Estrellas pudo beneficiarse. Cinco Estrellas, a su vez, puso a la Lega Nord y a Salvini en el gobierno y proporcionó la mayoría parlamentaria necesaria para las políticas fascistas de este último”.

En Italia, la clase obrera también estaba decidida a mantenerse firme contra el fascismo, como lo demostró la reciente manifestación de 200.000 personas contra el racismo en Milán. Sin embargo, la situación está llena de grandes peligros, por lo que era tan importante establecer una sección de la Cuarta Internacional en Italia.

“La revolución es un proceso objetivo”, concluyó Ulrich Rippert. “Está surgiendo como un levantamiento elemental, como la única alternativa progresista a los problemas que plantea el capitalismo. La clase dominante está contra la pared y recurre cada vez más a la guerra y al fascismo”. La lucha de clases está experimentando un nuevo ascenso en todo el mundo, pero “estas luchas necesitan una nueva dirección política. Es por eso por lo que el CICI está desarrollando el World Socialist Web Site como la auténtica voz del marxismo”.

Rippert cerró la reunión con un llamamiento: “¡Estudia la historia de este partido y participa activamente en su construcción!”.

(Publicado originalmente en inglés el 20 de abril de 2019)