El músico y escritor mexicano Armando Vega Gil se suicida después de acusación de #MeToo

por David Walsh
16 abril 2019

El músico, poeta y escritor mexicano Armando Vega Gil, de 64 años, se suicidó el 1 de abril en su casa de la Ciudad de México después de ser acusado de acosar a una adolescente. Al parecer, se ahorcó.

Vega Gil, nacido en la Ciudad de México, fue bajista y cofundador de Botellita de Jerez, una de las bandas de rock and roll más influyentes de México, formada a principios de los años ochenta.

La acusadora anónima, en la cuenta de Twitter, #MeTooMusicosMexicanos, afirmó que Vega Gil se había hecho amiga de ella cuando tenía 50 años y ella tenía 13 años. No acusó al músico de abuso físico, pero afirmó que hizo avances verbales no deseados, incluso que le dijo que quería enseñarle a besar. En una larga nota de suicidio que publicó en sus cuentas de redes sociales, Vega Gil negó la acusación "categóricamente".

Armando Vega Gil en 2012

Según informes de prensa, la representante de la banda, Paola Hernández, habló con Vega Gil aproximadamente a las dos de la mañana, unas horas antes de su muerte. "Estaba muy triste y enojado, no sabía cómo limpiar su nombre", dijo Hernández. "Dijo que no era culpable... [pero] estaba preocupado por cómo su hijo tomaría todo esto". (The Independent )

La página oficial de la banda de Botellita de Jerez confirmó la muerte de Vega Gil en un tuit que decía: “Con un inmenso pesar, comunicamos que nuestro compañero @ArmandoVegaGil falleció la madrugada de hoy. Nos encontramos procesando esta noticia y haciendo los trámites correspondientes. Descansa en paz hermanito".

Vega Gil fue el autor de decenas de libros, que incluyen novelas, poesía, cuentos e historias para niños. También fue galardonado con numerosos premios por sus esfuerzos musicales y literarios.

En su nota de suicidio, el músico y autor, después de reconocer que la acusación era "grave, muy grave", comentó: "Bien, lo afirmo categóricamente, dicha acusación es falsa".

Continuó: “Soy una persona pública y constantemente recibo gente, muchas menores de edad, en mi casa para entrevistas, talleres, o simplemente en charlas con algunas de estas muchachas y muchachos que siguen mi carrera, y mantengo comunicación con ellas y ellos. Uno de mis oficios más importantes es escribir y cantar para chicos, además soy padre de familia. Siempre me he esforzado por la defensa de los derechos universales de los niños, estoy en contra de su explotación y maltrato, del abuso físico y sicológico contra ellos, y con mi quehacer de músico y escritor trato de alegrarles sus vidas. Trabajo con asociaciones humanitarias para ayuda en desastres naturales y para hacer fondeos para niñas y niños sin recursos para sus tratamientos”.

Vega Gil observó que era bueno que “las mujeres alcen la voz para hacer que nuestro mundo podrido cambie. Es un derecho inalienable el de la denuncia, sobre todo para las mujeres de este país y del mundo entero. Los feminicidos, los secuestros, la pornografía son un mal que avanza aparatosamente y nada parece detenerlo".

Pero, agregó, "En fin, es un hecho que perderé mis trabajos, pues todos ellos se construyen sobre mi credibilidad pública. Mi vida está detenida, no hay salida. Sé que en redes no tengo manera de abogar por mí, cualquier cosa que diga será usada en mi contra”.

El músico continuó: “Debo aclarar que mi muerte no es una confesión de culpabilidad, todo lo contrario, es una radical declaración de inocencia; sólo quiero dejar limpio el camino que transite mi hijo en el futuro. Su orfandad es una manera terrible de violentarlo, pero más vale un final terrible que un terror sin final. La única salida que veo frente a mí es la del suicidio, así que me decido por ella. Quiero pedir disculpas a las mujeres que hice sentir incómodas con mis palabras y actitudes, a las mujeres que dañé con mis modos machistas. ... No se culpe, pues, a nadie de mi muerte: esta —el suicidio—, es una decisión consciente, voluntaria, libre y personal. Hasta pronto".

La muerte de Vega Gil por su propia mano generó críticas al movimiento #MeToo de México. La agencia nacional de publicaciones educativas comentó, según la AFP, "Que esto nos ayude a recordar que las quejas justificables sobre el acoso, el machismo y la violencia contra las mujeres no deben convertirse en una persecución irresponsable".

La campaña #MeToo de México respondió al suicidio con predecible brutalidad y revanchismo: “A cualquiera de los acusados y delincuentes invictos que quiera utilizar este doloroso evento para desacreditar al movimiento internacional #MeToo, así como a las denuncias en su contra, queremos informarle que por más que nos sigan violentando, no nos vamos a callar". Refiriéndose al suicidio, los defensores de #MeToo escribieron: "Se hizo para difamar al movimiento... él sabía que era culpable. Fue un chantaje mediático".

El suicidio de Gil Vega no es el primer acto tan desesperado desde que se lanzó la caza de brujas sexual #MeToo en octubre de 2017.

La productora de cine Jill Messick se suicidó en febrero de 2018 después de haber estado bajo una presión inmensa por parte de Rose McGowan y los fanáticos del #MeToo. Messick no había podido confirmar la afirmación de McGowan de que el productor Harvey Weinstein la había agredido sexualmente. Messick indicó, en cambio, que McGowan le dijo en ese momento que el encuentro con Weinstein era lamentable pero consensual.

Luego de la muerte de Messick, en una declaración muy fuerte, su familia acusó que "Jill fue víctima de nuestra nueva cultura de intercambio ilimitado de información y la disposición a aceptar la declaración como un hecho... Se convirtió en un daño colateral en una historia ya horrible".

La declaración de la familia tomó nota de las numerosas mujeres que habían presentado denuncias contra Weinstein, "incluida Rose McGowan, que ha hablado en repetidas ocasiones con la prensa, atacando no solo a su presunto atacante, sino a muchas otras. Una de ellas fue Jill, que optó por permanecer callada ante las calumniosas declaraciones de Rose contra ella por temor a socavar a las muchas personas que se presentaron en la verdad. Ella optó por no aumentar el frenesí, permitiendo que su nombre y su reputación se mancharan a pesar de no haber hecho nada malo”.

En marzo de 2018, el prominente director y administrador de teatro sueco Benny Fredriksson se suicidó luego de ser acusado de acoso y conducta sexual indebida. Su viuda, la famosa cantante de ópera Anne Sofie von Otter, insistió en que había sido víctima de un "asesinato de personalidad" que lo había llevado a una profunda depresión.

Al igual que en el caso de la muerte de Messick y Fredriksson, los medios estadounidenses, actuando por culpa y mala fe, rápidamente abandonaron la historia del suicidio de Vega Gil.

Fue más "daño colateral" en la egoísta unidad de clase media alta de #MeToo en busca de posición y privilegio. Su muerte no debe ser desestimada ni olvidada.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de abril de 2019)