WikiLeaks expone una operación de espionaje contra Assange en la embajada de Ecuador en Londres

por Oscar Grenfell
12 abril 2019

Ayer, en una conferencia de prensa en Londres, WikiLeaks detalló una vasta e ilegal operación de vigilancia contra su fundador, Julian Assange, dentro de la embajada británica de Ecuador, donde se le otorgó asilo en 2012.

El material presentado por la editora en jefe de la editorial, Kristinn Hrafnsson y la abogada de Assange, Jennifer Robinson, demostró que todos los aspectos de la vida del fundador de WikiLeaks durante más de un año, incluidas consultas médicas y reuniones legales privadas, habían sido espiados por funcionarios ecuatorianos dentro de la embajada.

Julian Assange

Las revelaciones son otra exposición condenatoria de la colaboración del régimen ecuatoriano del presidente Lenín Moreno con las autoridades británicas y estadounidenses, destinadas a terminar ilegalmente con el asilo político de Assange. Siguen la advertencia de WikiLeaks el viernes pasado de que una fuente de alto nivel dentro del estado ecuatoriano le había informado que Assange sería expulsado de la embajada "en unas horas o días".

Al abrir la conferencia de prensa, Hrafnsson dijo que la vigilancia "implica una violación total" de la privacidad de Assange. Cubrió "todo sobre la vida de Julian Assange en la embajada ecuatoriana" y demostró que desde que Moreno llegó al poder en 2017, el fundador de WikiLeaks había estado viviendo en una "situación similar al Truman Show".

Explicó que WikiLeaks se dio cuenta de la magnitud del espionaje "hace varias semanas", cuando supo que un grupo de personas en España estaba "pasando" el material reunido dentro de la embajada. Hrafnsson se comunicó con el grupo y se reunió con ellos en España "hace unos 10 días".

Las personas, que presuntamente incluyen a un nacional español previamente implicado en la extorsión, exigieron que WikiLeaks proporcionara tres millones de euros para cientos de miles de documentos, grabaciones de audio, videos y fotos tomadas en la embajada. Mostraron muestras de Hrafnsson del material, que grabó con una cámara oculta y mostró en la conferencia de prensa.

El grupo está siendo perseguido por un magistrado investigador en Madrid, luego de que WikiLeaks asistiera a la policía española para llevar a cabo una operación encubierta. No se sabe cómo llegaron a poseer el material.

Entre los documentos en poder del grupo se encontraba una nota legal confidencial del abogado español de Assange sobre un caso el año pasado que cuestiona la imposición de un "protocolo" a Assange en Ecuador.

Hrafnsson declaró que la única forma concebible de divulgar el documento era que los funcionarios de la embajada ecuatoriana lo habían robado, cuando se lo dejó brevemente desatendido y se lo copió.

El grupo español también tuvo grabaciones de audio y video de las reuniones legales de Assange, incluidas las relacionadas con casos contra Ecuador y sus exámenes médicos. Tenían los detalles del pasaporte de todos los visitantes de Assange y los videos del lobby de la embajada.

Hrafnsson declaró que la vasta vigilancia dentro de la embajada había sido "todo con un solo propósito", que era "servir a los intereses del gobierno de los EUA que quieren acusar y encarcelar" a Assange, "un editor, por el delito de publicar material veraz".

Señaló que la administración Trump había solicitado los registros de visitantes de la embajada a principios de este año, y que el régimen de Moreno había permitido al Departamento de Justicia de los Estados Unidos interrogar a funcionarios y diplomáticos ecuatorianos sobre Assange. Hrafnsson dijo que era probable que todo el material reunido en la embajada hubiera sido entregado a las autoridades estadounidenses.

Fidel Navaez, Kristinn Hrafnsson y Jennifer Robinson en la conferencia de prensa

Robinson explicó que el espionaje de Ecuador implicaba una "grave violación del privilegio de abogado-cliente", que había "socavado fundamentalmente" la capacidad de los abogados de WikiLeaks para defender a Assange. WikiLeaks, dijo, renovará una solicitud ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos para intervenir en defensa de Assange y presentará una nueva queja ante el Relator Especial sobre la privacidad de las Naciones Unidas. Los relatores especiales sobre la tortura y sobre la privacidad están listos para reunirse con Assange el 25 de abril.

Fidel Navaez, quien se desempeñó como cónsul de Ecuador en Gran Bretaña hasta mediados del año pasado, advirtió que la situación de Assange era "más precaria que nunca".

“Una cosa está absolutamente clara”, dijo, “con un nuevo gobierno, Ecuador ya no está protegiendo a Julian... Muy al contrario, el gobierno está haciendo todo lo posible para terminar con el asilo. La única razón por la que aún no ha sucedido, en mi opinión, es por la vergüenza internacional, la vergüenza histórica, que irá a Ecuador si lo hace".

Navaez condenó el cierre por parte del régimen de Moreno del acceso a Internet y las comunicaciones de Assange en marzo de 2018, y la imposición de severas restricciones a su asilo. Declaró que el asilo político no era "un contrato entre dos partes", sino un "derecho humano" inviolable y una "institución internacional".

El exdiplomático ecuatoriano dijo que la operación de vigilancia habría sido autorizada por los niveles más altos del régimen de Moreno. Señaló que el año pasado, se instalaron un nuevo conjunto de cámaras de seguridad en el edificio, equipadas con capacidades de grabación de audio.

La conferencia de prensa en sí demostró el vergonzoso papel de los medios corporativos en la persecución de Assange, un periodista y editor. En respuesta al material grave presentado, prácticamente todos los reporteros hicieron preguntas hostiles para difamar al fundador de WikiLeaks y minimizar las amenazas a las que se enfrenta.

Un periodista preguntó si, a la luz de la búsqueda de Assange por parte de la administración Trump, WikiLeaks lamentó "haber ayudado a Trump a ser elegido publicando material de Rusia".

En realidad, WikiLeaks publicó documentos filtrados en 2016 que revelaron que el Comité Nacional Demócrata trató de preparar las elecciones primarias del partido contra el senador Bernie Sanders en nombre del agente bélico y operadora de grandes negocios Hillary Clinton. También publicó discursos secretos entregados por Clinton a los bancos de Wall Street, en los que ella se comprometió a cumplir sus órdenes.

Hrafnsson respondió declarando que era un "deber" de los periodistas publicar material que fuera veraz, de interés periodístico y de interés público, y que esperaba que los representantes de la prensa reunidos estuvieran de acuerdo con esta propuesta elemental.

Es una acusación del papel de los medios corporativos, como un brazo servil del estado, que un periodista no identificado gritó que no lo hizo. Afirmó patéticamente que había "leyes" no especificadas que "nosotros, como periodistas profesionales, a veces decidimos cumplir", al suprimir la información verdadera y de interés periodístico.

La operación de vigilancia ecuatoriana confirma que Assange es el objetivo de una conspiración política internacional sin precedentes centrada en los Estados Unidos.

Los inmensos recursos que se gastan en la persecución de Assange por parte del imperialismo estadounidense y británico, y sus lacayos, incluido el régimen de Moreno, demuestran hasta qué punto irán para evitar que los reporteros de principios y las organizaciones editoriales revelen la verdad.

En medio del resurgimiento de la lucha de clases, los gobiernos de todo el mundo están censurando internet, atacando sitios web de izquierdas y en contra de la guerra y persiguiendo a periodistas y denunciantes, en preparación para la supresión de la oposición masiva a la guerra, la austeridad y la dictadura.

El espionaje flagrantemente ilegal también subraya el hecho de que las principales potencias no tienen ningún caso en contra de Assange que pueda resistir el escrutinio judicial, en Gran Bretaña, los EE. UU. O según el derecho internacional. Ellos están buscando desesperadamente improvisar un caso a través de operaciones de trucos sucios y represión política.

Es por eso que durante las últimas cuatro semanas, el gobierno de Trump mantuvo a Chelsea Manning, quien filtró los registros de guerra de Afganistán y Afganistán del ejército de los EUA y cientos de miles de cables diplomáticos a WikiLeaks en 2010, en régimen de aislamiento. Su único "crimen" ha sido negarse a dar testimonio perjuro a un Gran Jurado destinado a inventar cargos contra Assange.

Significativamente, Hrafnsson y Robinson declararon que, en su opinión, la razón por la cual Assange no había sido expulsado de la embajada ecuatoriana desde el viernes era que la conspiración para terminar su asilo había sido filtrada y publicitada. Navaez declaró que el destino de Assange dependía de la "solidaridad internacional".

El inmenso apoyo al fundador de WikiLeaks entre millones de trabajadores y jóvenes, que con razón lo ven como una figura heroica, debe convertirse en un movimiento político de masas que lucha por su libertad.

El World Socialist Web Site y los partidos por la igualdad socialistas en todo el mundo exigen la más amplia expresión de oposición a la persecución de Assange y Manning, incluso mediante la organización de campañas en los campus universitarios y en los suburbios de la clase trabajadora, reuniones, protestas y mítines.

(Publicado originalmente en inglés e 11 de abril de 2019)