Regimiento de paracaidistas británicos de élite utiliza retrato de Corbyn como blanco de tiro

por el Partido Socialista por la Igualdad (Reino Unido)
5 abril 2019

Las imágenes de soldados del Regimiento de Paracaidistas de élite disparando contra un retrato del líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, es una grave advertencia del clima de violencia política fomentado por la élite gobernante británica.

El video fue publicado en Snapchat, antes de ser filtrado ayer en Twitter. Se ve a cuatro paracaidistas disparando repetidamente contra el póster de Corbyn con pistolas. Las palabras "feliz con eso" están subtituladas en el video, antes de que la cámara se acerque al póster de Corbyn, haciendo zum para mostrar su cabeza salpicada de agujeros de bala. Algunos de los soldados se escuchan riendo.

Soldados en Kabul utilizan retrato de Jeremy Corbyn como blanco para práctica de disparo

El video fue filmado en los últimos días y su autenticidad ha sido confirmada por el Ejército. Alrededor de 80 miembros del Regimiento de Paracaidistas del 3er Batallón (3 PARA) han estado estacionados en Kabul en Afganistán desde 2018 como parte de la Misión de Apoyo Resoluta. Aparentemente, las imágenes se grabaron en el desván, según Sky News, del "Nuevo Complejo de Kabul".

Se hicieron esfuerzos inmediatos para minimizar la seriedad del evento.

El ex sargento de color, Trevor Coult, dijo al Daily Mail: "Nunca debió haberse subido en línea. Pero fue una tontería, nada grave. No debería haber una investigación”. Coult había compartido el video con el comentario, “No se ve bien para un líder laborista" y un emoticono de risa. El parlamentario conservador y exsoldado, Johnny Mercer, se unió a la defensa, y tuiteó: "toda organización tiene buenas personas que cometen errores graves".

El Ministerio de Defensa dijo que se emprendería una investigación, pero el brigadier Nick Perry, comandante de la Brigada 16 de asalto aéreo minimizó el incidente como “un serio error de juicio”.

Todos los intentos de describir este evento como mal comportamiento por parte de algunos individuos deben ser rechazados. El Regimiento de Paracaidistas es uno de los regimientos de infantería de élite de más alto nivel en el mundo. No es creíble que ningún funcionario de mayor rango supiera lo que estaba sucediendo.

El uso de la imagen de Corbyn para la práctica de tiro sucede en un contexto en el que el líder laborista ha sido sometido repetidamente a amenazas de muerte por fuerzas de extrema derecha. El mes pasado, cuando se recrudeció la atmósfera políticamente tóxica sobre el brexit, fue atacado violentamente en la mezquita de Finsbury Park por un matón derechista, quien había amenazado en internet que le gustaría matar a los oponentes del brexit.

Además, este último ataque a Corbyn proviene de una unidad especializada en operaciones de contrainsurgencia. En las últimas décadas, 3 PARA estuvo estacionado en Irlanda del Norte, donde reprimió brutalmente a la población católica y luchó en la Guerra de las Malvinas/Falklands.

En décadas de militarismo desenfrenado, se ha forjado una casta militar profesional cada vez más hostil a cualquier forma de control o restricción civil. En respuesta al video del ejército, los exsoldados y sus partidarios han utilizado las redes sociales para emitir amenazas sobre asesinar a Corbyn. Uno de ellos que se identificó como "veterano del Royal Signals del Ejército", tuiteó: "Yo era un soldado. Le dispararía a Corbyn de verdad y de forma gratuita".

Dichas amenazas se hacen más significativas ya que se producen un día después de que el fascista Jack Renshaw fue declarado culpable de planear la muerte de la parlamentaria laborista Rosie Cooper.

Más fundamentalmente, la práctica de disparos contra Corbyn por parte de los soldados de 3 PARA en Kabul da expresión a opiniones ampliamente compartidas por los líderes de las Fuerzas Armadas.

Durante los últimos tres años, importantes figuras militares han advertido repetidamente que un Gobierno de Corbyn sería inaceptable debido a la oposición anterior de Corbyn a la guerra, a la OTAN y al uso de armas nucleares.

Una semana después de su elección como líder laborista en septiembre de 2015, el Sunday Times citó a un "general de alto rango activo" anónimo que dijo que, si Corbyn se convertía en primer ministro, tomaría "acción directa".

"Habría renuncias masivas en todos los niveles y se enfrentaría a la posibilidad real de un evento que efectivamente sería un motín ... El Estado Mayor no permitiría que un primer ministro pusiera en peligro la seguridad de este país y creo que la gente sería capaz de lo que fuera, por medios legales o ilegales, para evitar eso".

Meses más tarde, violando el principio constitucional de neutralidad política de las Fuerzas Armadas, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, sir Nicholas Houghton, le dijo a Andrew Marr de la BBC que, refiriéndose a la declaración de Corbyn de que nunca autorizaría el uso de armas nucleares, "me preocuparía si ese pensamiento se tradujera en poder".

El Gobierno conservador, la facción blairista del Partido Laborista y los rabiosos medios de comunicación derechistas se han unido en atacar a Corbyn presentándolo como una amenaza a la "seguridad nacional", un amigo de los terroristas, un títere del Gobierno ruso de Putin y un antisemita.

En 2016, el Daily Mail publicó un artículo del blairista Dan Hodges bajo el título "El laborismo debe matar al vampiro Jezza", acompañado por una foto de Corbyn en un ataúd. El artículo fue publicado solo 10 días después del asesinato de la parlamentaria laborista, Jo Cox, por un fascista. "Los compañeros yihadistas de Jezza", "Corbyn" el colaborador", "Corbyn y el espía comunista" y "La sangre en sus manos" se encuentran entre los innumerables titulares como estos que han dominado la prensa británica durante los últimos tres años.

Después de que se informara ampliamente sobre la existencia del video ayer, el diputado conservador, David Jones, le preguntó a la primera ministra Theresa May en el Parlamento: "¿sigue siendo la posición de la primera ministra que el líder de la oposición [Jeremy Corbyn] no es apto para gobernar el Reino Unido?". May respondió: "Cuando sufrimos un ataque con armas químicas en las calles de Salisbury ... [Corbyn] dijo que prefería creerle a Vladimir Putin que a nuestras propias agencias de seguridad. Ese no es el lugar de alguien que debería ser primer ministro”.

Esta fue la señal para que los conservadores pro-brexit denunciaran a May por negociar con Corbyn sobre el brexit. Caroline Johnson dijo que May se arriesgaba a "llevar al poder un Gobierno marxista y antisemita". La exministra de desarrollo internacional, Priti Patel, tuiteó: "Un hombre que se alía con los terroristas y los dictadores socialistas, rendiría nuestra fuerza disuasiva nuclear, ha dejado que el antisemitismo de propague descontroladamente en su partido y que llevaría a Reino Unido a la quiebra ahora le han dado las llaves del brexit".

Esto sigue a los titulares apocalípticos de los periódicos de que el fracaso de los conservadores a resolver la crisis del br exit podría permitir que un Gobierno liderado por Corbyn llegue al poder, en palabras de Sun, y “empuje su agenda marxista a bajar por nuestras gargantas".

Respondiendo al video militar de ayer, Corbyn dijo: "Espero que el Ministerio de Defensa realice una investigación al respecto y descubra qué estaba pasando y quién lo hizo".

Refiriéndose a que la diputada laborista Rosie Cooper había evadido por poco un plan de asesinato, Corbyn agregó: "Sí, las personas tienen desacuerdos y sí las personas tienen divisiones". Pero, imploró: "Conduzcan esas divisiones y desacuerdos de una manera respetuosa. No caiga en algo feo y violento ".

La respuesta de Corbyn es políticamente criminal. En lugar de alertar a la clase trabajadora de la amenaza que enfrentan con las fuerzas armadas, expresa confianza en su proceso de investigación y exhorta al pacifismo y al apaciguamiento hacia el enemigo de clase.

Su decisión de participar en negociaciones privadas con May sobre el brexit es parte de esa perspectiva. Se opone a cualquier movimiento contra el ala derecha de su propio partido y se niega a pedir una movilización de la clase trabajadora para derrocar al Gobierno conservador. Mientras predica la defensa del interés nacional a través de una colaboración negociada, el Gobierno ha establecido planes para movilizar a miles de soldados en las calles de Reino Unido.

Refiriéndose a la Operación Yellowhammer que sería implementada en el caso de un brexit sin acuerdo, el secretario de Salud Matt Hancock dijo que los ministros no estaban "específicamente" planeando una ley marcial, "pero no lo descartaron como una opción". En tal situación, la práctica de tiro con imágenes de Corbyn revelaría ser una preparación para disparar a los manifestantes y atacar a los trabajadores.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 4 de abril de 2019)