Mientras Washington aclama victoria sobre ISIS, los medios ignoran el enorme costo humano

por Bill Van Auken
1 abril 2019

Durante los últimos días, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y su gobierno han estado organizando múltiples apariciones reclamando victoria sobre lo que él describe como la derrota final del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS, siglas en inglés).

En su discurso de derecha ante los partidarios en Grand Rapids, Michigan el jueves por la noche, Trump se jactó de que "el califato de ISIS está derrotado, al cien por ciento".

La semana pasada mostró a los reporteros mapas de Irak y Siria antes y después–que sostuvo al revés– con el primero mostrando en rojo áreas previamente ocupadas por ISIS y un segundo mapa actualizado que estaba limpísimo. El truco aparentemente cambió la promesa hecha a las fuerzas apoderadas del Pentágono, compuesta en gran parte por la milicia kurda YPG siria, de que se les permitiría ser los primeros en anunciar la supuesta victoria.

Los medios estadounidenses siguieron su ejemplo y enviaron a sus reporteros presentes en esa zona a la aldea de Baghouz, situada al este de Siria, según informes el último bastión de ISIS, acompañados de sus manejadas de la milicia kurda. Un reportero de la NBC reconoció que los cuerpos habían sido retirados del área antes de su llegada.

Este saneamiento del derramamiento de sangre en Irak y Siria ha sido una característica constante en la cobertura de noticias de la guerra estadounidense de más de cuatro años contra el ISIS. Pocos dentro de los medios corporativos se han molestado siquiera en cuestionar la historia oficial del Pentágono de que solo un puñado de las decenas de miles de muertos en las implacables campañas de bombardeos de Estados Unidos han sido civiles.

Estos mismos medios de comunicación hipócritas brindaron una cobertura ininterrumpida denunciando la campaña apoyada por los rusos para volver a tomar la ciudad siria de Alepo de las fuerzas islamistas como un crimen de guerra.

El Pentágono emitió un informe el jueves que afirma que el número total de civiles muertos en Irak y Siria en el transcurso de 34,038 ataques aéreos de los Estados Unidos y sus aliados entre agosto de 2014 y febrero de este año ascendió a solo 1,250.

La figura es una vasta, deliberada y grotesca subestimación de la verdadera carnicería desatada contra el pueblo iraquí y sirio por el imperialismo estadounidense.

Airwars, la organización que ha proporcionado el registro más completo de víctimas civiles, ha citado hasta 30,000 muertes civiles reportadas en el curso de la guerra.

The Associated Press emitió un informe sobre el sitio de la ciudad iraquí de Mosul hace casi dos años que confirmó la muerte de 3,200 civiles como resultado de los ataques aéreos de Estados Unidos y los bombardeos de artillería y mortero por parte del Pentágono y sus aliados. Otros informes creíbles han puesto los muertos en Mosul en más de 10,000, mientras que un oficial de la agencia de inteligencia kurda iraquí, considerada una de las fuentes más confiables en el Medio Oriente, dijo que hasta 40,000 habían sido asesinados.

Mientras tanto, Airwars ha estimado que 1,500 civiles murieron a causa de los ataques aéreos y de artillería de la coalición entre junio y octubre de 2017 en la ciudad siria de Raqqa, más que la cifra total dada por el Pentágono durante cuatro años de bombardeos en Irak y Siria. En octubre pasado, se descubrieron fosas comunes en la ciudad siria con cuerpos de 2,500 personas, la mayoría de las cuales se cree que fueron víctimas del asedio estadounidense. Miles más quedan enterrados.

Ambas ciudades, junto con grandes franjas del norte y oeste de Irak y el norte y el este de Siria, siguen devastadas por la campaña de bombardeos de Estados Unidos. Mientras que el sitio de Mosul terminó en julio de 2017, hace casi dos años, y el de Raqqa tres meses después, gran parte de la primera ciudad y prácticamente toda la segunda permanecen en ruinas.

La que una vez fue la segunda ciudad de Irak con una población de casi dos millones, casi dos tercios de los habitantes de Mosul permanecen desalojados. Aproximadamente 130,000 hogares iraquíes fueron destruidos por el bombardeo de los Estados Unidos, junto con el 90 por ciento de los hospitales de la ciudad, docenas de escuelas y gran parte de su infraestructura básica. La ONU ha estimado que hay unos 8 millones de toneladas de escombros que deben eliminarse para comenzar a restaurar la ciudad. Con los recursos y equipos ahora asignados, esta tarea podría llevar 10 años.

"Es imposible no sentirse abrumado por lo que ves parado en el techo... en Mosul. La mitad de esta ciudad en expansión está literalmente nivelada y es prácticamente imposible moverse debido a la gran cantidad de explosivos escondidos entre los escombros”, dijo Lene Rasmussen, del Grupo Danés de Desminado, la única ONG internacional que opera en la ciudad.

La ira de la población restante en Mosul se desbordó la semana pasada después de que un transbordador lleno de pasajeros se volcara en el río Tigris y causara la muerte de más de 100 personas. Cuando el presidente iraquí y el gobernador provincial intentaron unirse a los dolientes, fueron atacados por la multitud que cantaba: "No a la corrupción... todos ustedes son ladrones".

Casi dos millones de personas en Irak permanecen desplazadas internamente de Mosul y otras ciudades como Tikrit, Fallujah y Ramadi que también fueron demolidas en gran parte por la campaña anti-ISIS. Muchos de ellos están en campamentos y sujetos a la brutalidad a manos de las fuerzas de seguridad iraquíes y las milicias sectarias, y los hombres son llevados a torturar y ejecutar, y las mujeres son víctimas de violaciones y abusos sexuales.

Las condiciones en Raqqa no son mejores. Se estima que 30,000 casas fueron completamente destruidas y otras 25,000 parcialmente demolidas. Después de una visita a la ciudad siria en octubre, el secretario general de Amnistía Internacional, Kumi Naidoo, describió la "horrorosa destrucción y la devastación humana total" que presenció, y afirmó que "lo que vi en Raqqa me sorprendió profundamente".

Añadió: "La ciudad es un despojo de lo que fue: edificios bombardeados, muy poca agua corriente o electricidad, el hedor de la muerte colgando en el aire. "Cualquiera que aún pueda vivir allí desafía la lógica y es un testimonio de la notable capacidad de recuperación de los civiles de la ciudad".

Los residentes tanto de Mosul como de Raqqa han dicho a los medios que, por más malas que sean las condiciones bajo el brutal y reaccionario gobierno islamista de ISIS, hoy en día son considerablemente peores.

Mientras Washington se jacta de su derrota final de ISIS, la realidad es que la milicia islamista fue el propio monstruo de Frankenstein del imperialismo estadounidense. Surgió como una rama de Al Qaeda, alimentada por la CIA durante la guerra orquestada por Estados Unidos para derrocar al gobierno respaldado por los soviéticos en Afganistán. Se forjó en la guerra de agresión de Estados Unidos contra Irak, que mató a cerca de un millón de iraquíes y luego se utilizó en la guerra de 2011 para derrocar al líder de Libia, Muamar Gadafi. Los combatientes y las armas fueron luego canalizados con la ayuda de la CIA a la guerra por el cambio de régimen en Siria.

ISIS pudo tomar el control de los territorios que comprenden una población de ocho millones y consiste en casi la mitad de Irak y grandes franjas de Siria solo debido a las condiciones abismales creadas por las intervenciones militares de los EUA y el suministro masivo de armas y dinero por parte de la CIA y los principales aliados regionales de Washington, incluyendo Arabia Saudita, Turquía y Qatar.

En Irak, su avance se vio favorecido por la ira de la población sunita ante la discriminación y la represión llevada a cabo por el gobierno de Bagdad. Estos sentimientos solo se están profundizando debido a las condiciones actuales que enfrentan los habitantes de Mosul y las ciudades de la provincia de Anbar.

Si bien Trump inicialmente proclamó la derrota de ISIS a fines del año pasado, afirmando que como resultado "traería a las tropas a casa", provocando una tormenta de fuego en Washington, el Pentágono dejó en claro que la presencia militar ilegal de los EUA en Siria continuará indefinidamente.

A principios de este mes, los funcionarios del Pentágono negaron un informe de que el plan era dejar al menos 1,000 soldados estadounidenses en el país devastado por la guerra, no han proporcionado un número alternativo para lo que se describe como una "fuerza residual".

El presupuesto propuesto por el Pentágono para el año 2020 incluye $300 millones para armar y apoyar a los socios de "la oposición siria vetada", así como $250 millones para apoyar los "requisitos de seguridad fronteriza" en Siria.

El objetivo de Washington es forjar su propia esfera de influencia en el noreste de Siria, tomando el control de la principal región productora de petróleo y gas del país y utilizando a Siria como base para preparar la agresión militar contra Irán.

Mientras tanto, los Estados Unidos han alentado a Israel a desempeñar un papel importante en las operaciones militares contra Siria. El decreto de Trump que reconoce la soberanía israelí sobre el territorio ilegalmente ocupado de los Altos del Golán está ligado a la consolidación por parte de Washington de una alianza regional basada en Israel, Arabia Saudita y las otras dictaduras monárquicas del Golfo Pérsico contra Irán.

Israel realizó ataques aéreos el miércoles contra la ciudad siria de Alepo, que al parecer afectó los almacenes, provocó grandes explosiones que cortaron el suministro eléctrico a la ciudad y mataron al menos a cuatro personas.

La llamada victoria sobre ISIS ha convertido a gran parte de la región en una tierra baldía, creando las condiciones para las explosiones sociales, incluso mientras el imperialismo estadounidense se prepara para lanzar una guerra más amplia y más sangrienta en el Medio Oriente.

(Publicado originalmente en inglés el 30 de marzo de 2018)