El silencio culpable sobre el encarcelamiento de Chelsea Manning

por Andre Damon
19 marzo 2019

Han pasado diez días desde que un juez federal encarceló a la denunciante Chelsea Manning por negarse a declarar ante el gran jurado secreto en Virginia, que está preparando una acusación contra el editor de WikiLeaks Julian Assange.

Después de publicar informes noticiosos sobre el encarcelamiento de Manning, ningún periódico importante de los Estados Unidos ha publicado ningún seguimiento sobre el encarcelamiento de la denunciante y presa política más famosa de los Estados Unidos.

Ninguna de las docenas de moralistas profesionales empleados por el New York Times, el Washington Post y el Wall Street Journal que se dedican a publicar violaciones de "derechos humanos" para promover los intereses imperialistas de los Estados Unidos han escrito una sola columna en protesta por el encarcelamiento de Manning.

Estos periódicos informan regularmente sobre el presunto encarcelamiento y maltrato de periodistas, denunciantes y disidentes a manos de los rivales geopolíticos de Estados Unidos, Rusia y China. Pero cuando se trata del encarcelamiento de una valiente denunciante en los Estados Unidos, se quedan callados.

El Partido Demócrata tampoco ha dicho nada. No ha habido protestas de ningún político demócrata significativo, ni siquiera de la llamada ala "progresista" del partido. Bernie Sanders, Alexandria Ocasio-Cortez, Rashida Tlaib e Ilhan Omar no han hablado en defensa de Manning. Las llamadas telefónicas y los correos electrónicos del WSWS para solicitar una aclaración a las oficinas de Sanders y Ocasio-Cortez no fueron devueltos.

La complicidad del Partido Demócrata en el encarcelamiento de Manning está vinculada con su política proimperialista. Los demócratas han librado su oposición a Trump de la manera más derechista posible, criticando a la administración por no tomar una posición suficientemente dura contra Rusia, denunciando cualquier retirada de la guerra en el Medio Oriente y elevando a las agencias de inteligencia a supuestos dominios de la democracia.

Por el contrario, Manning está asociada con la exposición de los crímenes del imperialismo estadounidense. Fue arrestada en mayo de 2010, solo unas semanas después de que WikiLeaks publicara el video "Asesinato colateral" que muestra a un helicóptero de combate estadounidense masacrando civiles y dos periodistas de Reuters en Irak. Fue retenida por el gobierno de Obama en régimen de aislamiento, bajo las condiciones que la ONU declaró que equivalía a tortura, y arrastrada ante un tribunal militar de guerra. Fue condenada a 35 años de prisión en 2013. En los últimos días de su presidencia en enero de 2017, Obama conmutó su sentencia, pero se negó a concederle un perdón.

En los últimos dos años, desde la elección de Trump, los esfuerzos para criminalizar y perseguir a WikiLeaks se han vuelto cada vez más importantes para la narrativa política del Partido Demócrata.

Como Hillary Clinton escribió en su análisis de la elección de 2016: "WikiLeaks... ayudó a acelerar el fenómeno que eventualmente se conoció como noticias falsas", afirmó, como los "cuentos locos" sobre las "cosas terribles que debo haber dicho detrás de puertas cerradas y como presidente estaría para siempre en el bolsillo de los banqueros oscuros que habían pagado mis honorarios por hablar".

Lejos de ser "falsos" o "cuentos locos", las filtraciones publicadas por WikiLeaks expusieron tanto la corrupción de la campaña de Clinton, incluyendo los contenidos de los discursos pagados de Clinton a Wall Street, como los intentos deliberados de manipular las primarias demócratas para beneficiar a Clinton por la jerarquía del Comité Nacional Demócrata.

En nombre de la lucha contra las "noticias falsas", las secciones dominantes del establecimiento político, lideradas por las agencias de inteligencia y el Partido Demócrata, han exigido la supresión de los medios en línea de izquierda, críticos e independientes. Los monopolios tecnológicos han sido reclutados por el estado para vigilar y censurar las declaraciones de oposición y los puntos de vista políticos.

El silencio de Sanders sobre el encarcelamiento de Manning, y su silencio sobre la persecución continua de Assange, es de particular importancia, ya que el senador tiene muchos motivos para defender Wikileaks, dado que la organización expuso el hecho de que el Comité Nacional Demócrata trató de manipular la Primaria de 2016 y privar a sus partidarios dentro del Partido Demócrata.

Quizás el silencio más revelador, sin embargo, ha venido de organizaciones políticas que se proclaman socialistas. Socialist Worker, el sitio web de la Organización Socialista Internacional (ISO, siglas en inglés), no ha comentado, ni mucho menos se ha opuesto, al tratamiento vengativo de un informante que pasó casi siete años en prisión por filtrar documentos que expusieron crímenes de guerra e intrigas imperialistas. La revista Jacobin, afiliada a los Socialistas Demócratas de América (DSA, siglas en inglés), publicó solo un artículo superficial que se oponía a su persecución, que sigue siendo inaccesible desde su portada.

Organizaciones como la ISO son poco más que apéndices del Partido Demócrata. Apoyan las operaciones de cambio de régimen imperialista y son hostiles a cualquier movilización independiente de la clase obrera. Indefensible, un libro publicado por Haymarket, el brazo de publicación de la ISO, denuncia a todos los que critican las operaciones de cambio de régimen de los Estados Unidos, ya sea desde el bombardeo de Yugoslavia o los esfuerzos para desestabilizar a Siria, como "pseudo antiimperialistas" en los bolsillos de Rusia. Entre los individuos y organizaciones denunciados por el libro se encuentran tanto Julian Assange como el World Socialist Web Site .

Tanto bajo Obama como Trump, Jacobin y Socialist Worker hicieron una campaña activa para apoyar la operación de cambio de régimen de los Estados Unidos en Siria, proclamando a los combatientes islamistas de los Estados Unidos como emisarios de una "revolución democrática", y repitieron la propaganda de la CIA sobre el uso de armas químicas.

La elección de Barack Obama, calificada como un "evento transformador" por la ISO en 2008, llevó a ocho años de guerra, espionaje interno y asesinatos selectivos. El encarcelamiento de Manning fue una parte integral de la política imperialista del Partido Demócrata.

En última instancia, su abandono de la defensa de Chelsea Manning y Julian Assange es una expresión de los intereses sociales por los que hablan: el de la clase media-alta privilegiada y acomodada.

En contraste con la indiferencia y la silenciosa complicidad de todos los medios de comunicación y el establecimiento político con la parodia legal que es el arresto de Chelsea, el Partido Socialista por la Igualdad (PSI) está emprendiendo una campaña para liberarla. El PSI en Australia ha organizado manifestaciones en Sydney y Melbourne para exigir la libertad de Assange y, después de su arresto, Manning, a la que asistieron cientos de personas en persona y miles en línea.

La semana pasada, el PSI en los Estados Unidos comenzó a celebrar reuniones y mítines para exigir la libertad de Manning y Assange. ¡Instamos a todos nuestros lectores a unirse a esta lucha!

(Publicado originalmente en inglés el 18 de marzo de 2019)