El salario medio de un Gerente General (CEO) en los Estados Unidos supera el $1 millón al mes

por Patrick Martin
19 marzo 2019

De acuerdo con un análisis publicado el domingo por el Wall Street Journal, el ingreso medio de 132 gerentes generales o CEOs (Chief Operating Officers) de las principales corporaciones de los Estados Unidos aumentó a $12.4 millones en 2018, más de $1 millón al mes. Los CEOs, que representan alrededor de una cuarta parte de las firmas de S&P 500 para las cuales se han dado a conocer las cifras hasta el momento, tuvieron aumentos salariales de aproximadamente 6.4 por ciento cada uno en comparación con 2017.

Las ganancias de los CEO se deben principalmente al aumento de los precios de las acciones durante el año, a pesar de una fuerte caída en diciembre de 2018, el peor diciembre para los mercados financieros desde la Gran Depresión. Suponiendo que los aumentos salariales para los CEO restantes en el S&P 500 coincidan con los del primer grupo, 2018 marcaría el tercer año consecutivo de un récord en el pago a CEOs en los Estados Unidos.

Bob Iger, CEO de Disney

Entre los mejores pagados se encuentran $66 millones para Robert Iger, CEO de Walt Disney Co., $44.7 millones para Richard Handler, CEO de Jefferies Financial Group, y $ 42 millones para Stephen MacMillan, CEO del fabricante de equipos médicos Hologic Inc. Patrick McHale del fabricante Graco Corp. De Minneapolis ganó $34.9 millones en 2018.

Algunos CEOs fuera del S&P 500 recibieron ganancias aún mayores, superadas por los $125 millones para Nikesh Arora, un ex ejecutivo de Google que se convirtió en CEO de Palo Alto Networks, una empresa de ciberseguridad, en junio de 2018.

Criminales corporativos como el CEO de Boeing y los jefes de los principales bancos no sufrieron consecuencias por la devastación que sus acciones han causado a sus propios trabajadores y a la población en general.

El CEO de Boeing, Dennis Muilenburg, recibió $23.4 millones después de un año que terminó con el accidente de un avión 737 Max operado por Lion Air de Indonesia, matando a 189 personas. Hace dos semanas, una segunda caída de un 737 Max, esta vez en Etiopía, mató a 157 personas y llevó a poner en tierra en todo el mundo los 737 Max 8 y Max 9 jets fabricados por la empresa. Las acciones de Boeing cayeron un 10 por ciento, eliminando $ 25 mil millones en valor de mercado de valores.

Jamie Dimon, CEO de JPMorgan Chase

Entre los banqueros, Jamie Dimon de JPMorgan Chase encabezó la lista con $31 millones, mientras que Brian Moynihan de Bank of America recibió $23 millones. Junto con Goldman Sachs, estos bancos jugaron un papel central en precipitar el desplome de Wall Street en 2008.

El CEO de Wells Fargo, Tim Sloan, percibió un aumento salarial de $16.4 millones, incluido su primer bono, a pesar de que las acciones de la compañía cayeron un 24 por ciento debido al escándalo que involucró la creación de millones de cuentas falsas para clientes, lo que conllevó multas y sanciones reglamentarias.

El presidente y CEO de Ford, Jim Hackett, recibió un aumento del 10 por ciento en 2018, recaudando $17.75 millones, mientras que la compañía continúa recortando empleos tanto en los Estados Unidos como a nivel internacional. Según informes de prensa, el CEO de Ford recibió 276 veces el salario medio para todos los empleados de Ford. General Motors aún no ha reportado la compensación de 2018 para la CEO Mary Barra, quien ganó $21.9 millones en 2017.

Jim Hackett, CEO de Ford

Un estudio publicado el mes pasado en la revista Institutional Investor descubrió que el salario medio de un CEO en las principales corporaciones de Estados Unidos se ha disparado en las últimas cuatro décadas: de $1.8 millones en la década de 1980 a $4.1 millones en la década de 1990, llegando a $9.2 millones a principios de la década de 2000.

Tras una caída después del desplome de Wall Street en 2008, cuando la compensación del CEO se redujo debido a la caída de los precios de las acciones, la compensación combinada de pago, más opciones sobre acciones y bonos para los jefes corporativos volvieron al nivel que prevalecía antes de la crisis financiera. En contraste, la mayoría de los trabajadores no han visto una recuperación significativa.

El salario del CEO ha aumentado casi un 72 por ciento desde el punto más bajo en 2009 y ahora está apenas un 3.3 por ciento por debajo de los niveles récord establecidos en 2007, en vísperas del colapso financiero. Según el estudio publicado en Institutional Investor, el salario del CEO creció un 17.6 por ciento solo entre 2016 y 2017, mientras que el salario promedio de los trabajadores aumentó solo un 0.3 por ciento.

La relación entre el pago del CEO y el salario del trabajador promedio aumentó de 20:1 en 1965 a 30:1 en 1978, 58:1 en 1989, 112:1 en 1995 y un récord de 344:1 en 2000. Después de la caída tras el desplome de 2008, la relación salarial entre el CEO y el trabajador aumentó a 312:1 en 2017.

El paquete de pago récord de un CEO corporativo merece una atención especial: Daniel Loepp, CEO de Blue Cross Blue Shield de Michigan, la aseguradora más grande del estado, que cubre a la mayoría de los trabajadores del automóvil y otros trabajadores industriales, así como a los jubilados de automóviles. Loepp ha visto aumentar su compensación anual de $1 millón en 2006, cuando se convirtió en CEO, a $9 millones en 2015, $13.4 millones en 2017 y $19.2 millones en 2018, incluida una asombrosa bonificación de $16.2 millones.

Daniel Loepp, CEO de Blue Cross Blue Shield de Michigan

El bono de Loepp fue "solo" de $10.4 millones en 2017, y el aumento de $5.8 millones en su bono se debió al cumplimiento de los "objetivos de rendimiento" establecidos por la junta corporativa. Estos objetivos incluían reducir los gastos corporativos en $360 millones en los últimos tres años, a través de recortes en los empleos y la compensación de los empleados. Loepp también hizo un recorte en la cobertura de atención médica para los jubilados de Blue Cross, quienes habían esperado, después de haber trabajado para una compañía de atención médica, que sus beneficios estuvieran seguros.

Loepp es, por mucho, el director ejecutivo mejor pagado de una compañía nominalmente sin fines de lucro, pero que registró un "margen operativo" de $605 millones el año pasado, y que, debido a su larga relación con la industria automotriz, la UAW y la AFL-CIO tienen ocho ejecutivos sindicales en su junta directiva.

Estos dirigentes sindicales aprobaron la bonificación y otras compensaciones para Loepp y establecieron los "objetivos" que Loepp debía cumplir, que se lograron al reducir los empleos y beneficios de los trabajadores de Blue Cross Blue Shield, muchos de ellos miembros de la UAW, así como Beneficios para los trabajadores asegurados por la compañía, que es la principal aseguradora de salud para trabajadores sindicalizados en todo el estado.

Detroit Free Press se contactó con los ocho funcionarios del sindicato, incluidos los de la UAW, la Asociación de Educación de Michigan, el Michigan Building Trades Council y Michigan AFL-CIO, para preguntarles sobre la base de la increíble bonificación y el aumento de Loepp. Siete no respondió, mientras que el representante de Teamsters Union en la junta directiva defendió el pago de $19.2 millones.

William Black, director ejecutivo del Michigan Teamsters Joint Council 43, dijo en un correo electrónico al periódico: "Nosotros, en la junta directiva, somos sensibles a los problemas de compensación, y hemos enfatizado que el pago debe estar vinculado al rendimiento... Su compensación está fuertemente ponderada contra el desempeño de la empresa, como debe ser. Ese desempeño ha sido muy fuerte en los últimos años”.

Esta declaración subraya el escandaloso y corrompido papel de los sindicatos en el apoyo al sistema de ganancias y la injusticia de los miembros del sindicato para enriquecer a los capitalistas y los jefes corporativos. Los ejecutivos del sindicato tienen mucho más en común con Loepp que con los trabajadores a los que dicen representar. En instituciones como el Fideicomiso de Beneficios Médicos para Jubilados de la UAW, los dirigentes sindicales presiden entidades corporativas multimillonarias con salarios y bonificaciones que se basan en las de Loepps, Hacketts y Jamie Dimons.

(Publicado originalmente el 18 de marzo de 2019)