La conexión universitaria en el HQ2 de Amazon

La unión del militarismo, las grandes empresas y el mundo académico en el norte de Virginia

por Nick Barrickman
18 marzo 2019

La decisión de Amazon de retirar sus planes de construcción para su segunda sede en la ciudad de Nueva York el mes pasado ha dejado intactos sus planes para construir una sede corporativa en Arlington, Virginia. La decisión de colocar su sede, denominada "HQ2", junto al Pentágono y al gobierno federal de los EE. UU. en los suburbios de Washington DC refleja la creciente alineación estratégica del gigante de la tecnología web y el comercio con las fuerzas del militarismo estadounidense.

A las pocas horas de que Amazon anunciara su retiro de Nueva York, los funcionarios del norte de Virginia publicaron declaraciones públicas en las que alardeaban de su capacidad para retener a la corporación del internet. "[Amazon] ha destacado una dinámica de comunidad en particular en una región que actúa en conjunto", dijo Christian Dorsey, presidente de la Junta del Condado de Arlington, en una declaración citada por el New York Times. La compañía colocará sus oficinas en un tramo de millas de largo que bordea el Pentágono, mientras que los barrios que ocupará Amazon serán renombrados como "National Landing" en honor a su llegada.

Además de una donación de excepción de impuestos por $550 millones para que la compañía se establezca en Virginia y contrate a más de 25,000 trabajadores, y $200 millones más prometidos si exceden ese número de trabajadores, las universidades financiadas por el estado han establecido el equivalente de programas alimentadores multimillonarios para la gigantesca corporación.

Virginia Tech anunció la creación de un campus de “innovación” de 90 mil metros cuadrados en el cercano vecindario de Potomac Yards, a lo largo de la frontera de las ciudades de Arlington y Alexandria. "El Virginia Tech Innovation Campus se centrará en ciencias de la computación e ingeniería de software, con especializaciones en áreas que incluyen inteligencia artificial, ciberseguridad y análisis de datos", afirma el Washington Post. Según un comunicado de prensa de la escuela, el "paquete integral de educación superior ... de Virginia Tech fue citado como una razón clave por la que Amazon seleccionó a Virginia para un nuevo sitio de la sede".

Para no quedarse atrás, la Universidad George Mason (GMU, siglas en inglés) anunció un nuevo "Instituto para la Innovación Digital" que se ubicará en su campus de Arlington, también cerca. El sitio web de la escuela declara que planea invertir más de $250 millones en cinco años para desarrollar su campus en Arlington, que se encuentra "adyacente a la sede de New Amazon".

Tanto las nuevas instalaciones de "innovación" de GMU como las de Virginia Tech compartirán el dinero del estado, con más de $ 375 millones en subsidios "basados en el desempeño" provenientes del gobierno. Además, el gobernador demócrata Ralph Northam ha prometido una inversión pública de $50 millones durante 20 años en cursos de tecnología escolar para alimentar a la creciente industria de inteligencia y tecnología de Virginia. GMU también se asociará con Northern Virginia Community College (NVCC) en un nuevo programa académico titulado ADVANCE, cuyo objetivo es "ayudar a desarrollar futuros talentos tecnológicos" en la región, según la publicación web InsideNOVA.

"La mayor oportunidad de crecimiento de empleo de Virginia en los próximos años será en tecnología, desde inteligencia artificial a la computación en la nube hasta la ciberseguridad, y todo lo demás", declaró Stephen Moret, presidente y CEO de Virginia Economic Development Partnership a Virginia Tech News del propósito del estado en atraer a más corporaciones tecnológicas.

El componente del Ejército - Inteligencia

El anuncio de noviembre de Amazon para HQ2 representa una intensificación importante en la integración cada vez más profunda del estado con el mundo académico y las corporaciones privadas.

El World Socialist Web Site ha revelado previamente la relación extremadamente estrecha que Amazon mantiene con la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos. Ya en 2013, Amazon Web Services (AWS), la filial de la compañía que proporciona servicios de computación en la nube, firmó un acuerdo con la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos para albergar un servicio en la nube de $ 600 millones para las agencias de espionaje de los EE UU. En palabras del entonces Director de Inteligencia Nacional James Clapper, el programa apunta a "mejorar la capacidad para descubrir, acceder y compartir información de manera segura y eficiente dentro de la IC (Comunidad de Inteligencia)".

AWS, que facilita una parte importante del tráfico de Internet del mundo a través de sus centros de datos ubicados en los suburbios de Washington DC, en el norte de Virginia, donde casi el 70 por ciento del tráfico web del mundo fluye, ya está estrechamente integrado con el Departamento de Defensa. Con respecto a la asociación de AWS con los militares, un blog de Amazon en marzo de 2016 señaló :

"La adopción de la computación en la nube es fundamental para mantener la ventaja tecnológica de nuestros militares. Los combatientes de guerra de nuestro país merecen las soluciones más innovadoras y seguras en el borde táctico, ya sea en tierra, aire o mar. AWS Cloud proporciona soluciones seguras, escalables y rentables que ayudan a las agencias a cumplir con los mandatos, impulsar la eficiencia, aumentar la innovación y asegurar cargas de trabajo críticas para la misión en todo el Departamento de Defensa (DoD, siglas en inglés) de los EE UU.".

El anuncio de Amazon para HQ2 se produce en medio de una guerra de ofertas entre el gigante de la tecnología, así como Google y Microsoft por los derechos al proyecto JEDI (Joint Enterprise Defence Infrastructure, Infraestructura Conjunta Empresarial de Defensa) del DoD, que permitirá a la empresa ganadora obtener el control del servicio de nube en Internet que alberga una serie de necesidades de computación militar de los Estados Unidos, un contrato por valor de casi $10 mil millones.

En septiembre, el CEO de Amazon y propietario del Washington Post Jeff Bezos apareció como el orador principal de la conferencia anual de la Asociación de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Hablando desde el Puerto Nacional de los EE UU, ubicado a lo largo del río Potomac desde la próxima sede de su compañía, el discurso de Bezos se dedicó a establecer la relación integral entre las agencias militares y de inteligencia de los EE UU y las corporaciones privadas de tecnología web. Un informe publicado por el Departamento de Defensa un mes antes pide una mayor integración entre el "el luchador de guerras estadounidense" y "una red diversa de empresas del sector privado, organizaciones de investigación y desarrollo, instituciones académicas e instalaciones propiedad del gobierno para desarrollar y producir las tecnologías permitiendo el dominio militar de los Estados Unidos y garantizando la seguridad nacional".

El nexo militar-corporativo-académico

Un aspecto altamente significativo de la respuesta académica a HQ2 es que las instituciones que responden con más fuerza al "desafío de Amazon" son aquellas que ya disfrutan de una relación extraordinariamente estrecha con el aparato de inteligencia militar de EE UU. Según una investigación realizada en 2015 por Vice, GMU, Virginia Tech y NVCC, todas se encuentran entre las 20 mejores universidades más militarizadas de los Estados Unidos.

Tanto GMU como NVCC han establecido cursos feeder de AWS. NVCC, la segunda universidad de dos años más grande de los EE UU y miembro fundador del Centro Nacional de Control Cibernético de los EE UU que posee estrechos vínculos con la Agencia de Seguridad Nacional y el Departamento de Seguridad Nacional, introdujo un servicio en la nube de "aprendizaje" el año pasado, formando una clase que comprende totalmente de veteranos militares de Estados Unidos en su primera carrera.

Según GMU, su programa ADVANCE "trabaja en colaboración con los empleadores del norte de Virginia (...) para satisfacer las necesidades críticas de la fuerza laboral, una estrategia que está a punto con la asociación de [George] Mason con Amazon". Una lista de los "socios" locales de empleo de la universidad incluye organizaciones como los Marines de EE. UU. junto con los contratistas militares Boeing, L3 Communications, BAE Systems y otros.

Además, George Mason alberga numerosos "Centros de Excelencia" para la ciberseguridad, el derecho penal y otras actividades relacionadas con el estado. El personal del Centro de Excelencia para el Mando, Control, Comunicaciones, Computación e Inteligencia y Ciberseguridad (C4I) de GMU participa regularmente en foros y mesas redondas en eventos financiados por Northrop Grumman, Boeing, Raytheon y otros contratistas federales vinculados al ejército y las agencias de inteligencia de EE. UU.

Virginia Tech fue miembro de la Coalición para la Investigación de Seguridad Nacional, además de realizar trabajos clasificados con servicios de inteligencia estatales y contratistas militares. La sucursal de la universidad en el norte de Virginia en Arlington alberga el Centro de Seguridad Nacional y Tecnología Ted y Kathryn Hume, que “dirige los programas de investigación, educación y divulgación de Virginia Tech centrados en los desafíos de la ciberseguridad, la autonomía y la resiliencia en el contexto de la nación y la patria."

La cuenta de Twitter del Hume Center ha twitteado regularmente su apoyo para HQ2, incluido el llamado el 23 de enero para "un oleoducto que comienza el K-12" para "cerrar [la] brecha de la fuerza laboral cibernética". El tweet menciona a Amazon por su nombre.

La integración del imperialismo estadounidense, el mundo académico y las empresas estadounidenses plantea la necesidad de expropiar empresas masivas como Amazon y colocarlas bajo control democrático para que su tecnología pueda ser aprovechada no para la guerra y la vigilancia, sino para mejorar las vidas de miles de millones de personas.

(Publicado originalmente en inglés el 9 de marzo de 2019)