Milán, Italia: 200.000 marchan contra el racismo

por Marianne Arens
12 marzo 2019

Alrededor de 200.000 personas se manifestaron el pasado sábado en Milán, Italia, en contra de las políticas del gobierno de coalición de derecha de Lega y el Movimiento Cinco Estrellas (M5E) que cierran puertos a buques inmigrantes, dejan que las personas se ahoguen en el Mediterráneo y, con nuevas leyes, impulsan a decenas de miles de inmigrantes a la ilegalidad.

Los organizadores de la protesta estiman que casi un cuarto de millón de participantes se reunió frente ante la Catedral de Milán. Las demandas y los lemas de los carteles y pancartas pintados a mano y a color dicen: "Todos tenemos la misma sangre", "El mundo pertenece a todos", "No al racismo" y "Proteger a la gente, no a las fronteras". Los migrantes que vienen para trabajar como cosechadores en Calabria llevaban carteles con la inscripción: "Basta de explotación".

Marcha en Milán, Italia

Muchos participantes vinieron con trajes carnavalescos, algunos con máscaras de Matteo Salvini y Luigi Di Maio (líder de M5E). También había varias carrozas que representaban a los migrantes muriendo en el mar Mediterráneo. El lema de la manifestación, "Primero el Pueblo", fue dirigido contra el grito de batalla del ministro del Interior y jefe de Lega, Matteo Salvini, "Prima gli Italiani" (los Italianos Primero). La protesta fue organizada por una asociación de seis organizaciones sociales y ONGs y con el apoyo del alcalde de Milán, Giuseppe Sala.

Sala es parte de una red de alcaldes que rechazan el decreto racista de Salvini porque consideran que no es exigible en sus municipios (Palermo, Nápoles, Florencia, Milán y otras ciudades importantes). En estas ciudades italianas, la oposición al gobierno está creciendo, y alrededor de 1.200 iniciativas, ONGs, grupos de distrito, etc., publicitaron la manifestación de Milán en Internet.

Los organizadores evitaron cualquier discurso en la demostración, invitando a cantantes, músicos y DJs a actuar. Al final de la manifestación, tocaron "La gente tiene el poder" de Patti Smith.

Sin embargo, varios políticos prominentes del llamado "campo de centroizquierda" aparecieron al margen de la manifestación para dar entrevistas a los medios en los que trataron de presentarse como portavoces de una "nueva izquierda".

"Aquí es donde comienza la reconstrucción de la izquierda", afirmó el alcalde Giovanni Sala, él mismo miembro "independiente" del campo político del ex líder del Partido Demócrata (PD) Matteo Renzi.

También estuvieron presentes en el mitin Maurizio Landini, jefe del sindicato más grande de Italia, CGIL; el gobernador de Toscana, Enrico Rossi; y el anterior y los nuevos presidentes de PD, Maurizio Martina y Nicola Zingaretti.

Zingaretti, quien también es presidente de la región Lazio, fue elegido como el nuevo líder de la DP después de ganar el 70 por ciento de los más de 1,5 millones de votos, y varios periodistas ya lo han celebrado como "el rostro de la otra Italia", quien, afirman, liderarán la resistencia desde abajo contra el gobierno de derecha.

En realidad, Zingaretti no es nada de eso. El jugador de 54 años de edad, ha sido un político profesional desde que tenía 20 años y representa el ala de PD que surgió del Partito Comunista Italiano estalinista (PCI). A la edad de 17 años, se unió a su organización juvenil, de la cual se convirtió en presidente, y desde entonces ha participado en todas las transformaciones y fusiones del PCI después del colapso de la Unión Soviética: a fines de 1991 fue el Partido Demócrata. Partido de Izquierda (PDS), en 1998 los Demócratas de Izquierda (DS) y en 2007, al fusionarse con una facción demócrata cristiana, el Partido Demócrata (PD).

Hasta el año pasado, el PD mantuvo la posición de liderazgo en el gobierno bajo el entonces líder Matteo Renzi. Fue el ministro del interior de Renzi, Marco Minniti (PD), quien inició el camino racista actual en Italia. Bajo Renzi y Minniti, la entrada por el Mar Mediterráneo fue completamente sellada y se llegó a un acuerdo con la Guardia Costera de Libia para que mandaran a los migrantes de vuelta a Libia contra su voluntad, donde son sometidos a condiciones inhumanas, palizas, violaciones y hambre. También fue el gobierno de Renzi el que comenzó a presionar a las ONG de rescate marítimo para que ilegalizaran las misiones de rescate.

Como resultado de sus ataques sociales contra la población trabajadora, el gobierno de Renzi quedó tan desacreditado que la ultraderecha Lega, apoyada por el Movimiento de Cinco Estrellas de Beppe Grillo, pudo tomar el poder en junio pasado.

Protesta en Milán, Italia

Significativamente, Zingaretti debe parte de su popularidad como líder de la oposición al hecho de que su hermano mayor, que se parece a él, es la popular estrella de la televisión Luca Zingaretti en la serie de televisión "Comisario Montalbano". Esto sugiere que el prestigio actual del nuevo presidente del PD se basa en un malentendido y carece de seriedad y substancia.

De hecho, Italia es un país profundamente dividido y el PD es tan responsable de esto como los partidos de derecha que ahora dirigen el gobierno.

Cinco millones de italianos viven en pobreza total, tres veces más que hace 11 años, antes de la recesión que comenzó en 2008. Al mismo tiempo, las cifras de Forbes publicadas el martes han revelado las fortunas gigantescas de los cinco italianos más ricos: el rey de Nutella, Giovanni Ferrero (US $ 22,4 mil millones), el fundador de Luxottica Leonardo Del Vecchio ($ 19,8 mil millones), el empresario farmacéutico Stefano Pessina ($ 12,4 mil millones), el diseñador de modas Giorgio Armani ($ 8,5 mil millones) y el ex jefe de gobierno y empresario de medios, Silvio Berlusconi ($ 6,3 mil millones).

"Hemos abolido la pobreza", se jactó el ministro de Asuntos Sociales y el viceprimer ministro Luigi Di Maio, quien también es jefe del Movimiento Cinco Estrellas, el pasado miércoles. La razón de esto fue la introducción del Reddito di Cittadinanza (ingreso ciudadano). A partir del 6 de marzo, los italianos podrán solicitar los 780 € prometidos al mes.

Sin embargo, este paso conducirá rápidamente a la desilusión entre los necesitados. La gente pronto descubrirá que los ingresos de los ciudadanos no son más que una mala versión del odiado sistema alemán Hartz IV. Solo los italianos que se declaren inmediatamente disponibles para trabajar y que cumplan con el examen increíblemente estricto de sus ingresos y bienes tendrán derecho a recibir el salario, mientras que los no italianos están excluidos.

Los beneficiarios de los ingresos de los ciudadanos deben aceptar una de las tres ofertas de empleo, incluso si la oferta les obliga a viajar 50 kilómetros para trabajar. Los ingresos del ciudadano se reservan en una tarjeta de cheques especial, que solo se puede utilizar para retiros de efectivo de hasta 100 € a la vez y se limita a un máximo de 18 meses. Además, solo los que están preparados para hacer por lo menos ocho horas de servicio comunitario a la semana reciben dinero. En el caso de "abuso" del beneficio, se enfrentan a severas sanciones con hasta seis años de prisión.

La manifestación más reciente en Milán, como la de Roma el 9 de febrero, en la que los trabajadores, los jubilados y los escolares se manifestaron en gran escala, muestra que en Italia, como en el resto del mundo, la resistencia está creciendo y la lucha de clases se está despertando.

Sin embargo, solo puede desarrollarse de forma progresiva si rompe con el campo de la policía de la burguesía y su entorno de pseudoizquierda y aboga por una perspectiva socialista internacional. Esto requiere el establecimiento de una sección italiana del Comité Internacional de la Cuarta Internacional.

(Publicado originalmente en inglés el 11 de marzo de 2019)