Gobierno de Trump creó base de datos secreta de periodistas y activistas de migración en la frontera entre Estados Unidos y México

por Kevin Martínez
11 marzo 2019

Una serie de documentos entregados al canal de televisión NBC 7 en San Diego reveló que la Administración de Trump estaba utilizando una base de datos secreta para espiar a periodistas y activistas cuando cruzaban la frontera entre México y Estados Unidos para cubrir la caravana de inmigrantes de Centroamérica del año pasado. La base de datos se utilizó para asignar alertas a sus pasaportes y denegarles la entrada a México.

Los periodistas y otras personas que ayudaron a la caravana informaron que estaban bajo un mayor escrutinio cada vez que cruzaban el puerto de entrada de San Ysidro, pero no tenían forma de demostrar que estaban siendo seleccionados para realizar inspecciones secundarias. La publicación de los documentos demuestra que los ataques contra inmigrantes se utilizan cada vez más para atacar los derechos democráticos de todos los trabajadores, independientemente de su origen nacional.

Los documentos filtrados a NBC 7 muestran que el Gobierno incluyó los nombres de los objetivos en una base de datos con otra información personal también. Los documentos, dados de forma anónima, muestran capturas de pantalla de una aplicación, SharePoint, que fue utilizada por una coalición de agencias gubernamentales, incluyendo la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, todas las siglas en inglés), el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la Patrulla Fronteriza y la rama del FBI en San Diego.

El espionaje se realizó la clave "Operación Línea Segura" ( Operation Secure Line ), que según la fuente anónima se creó especialmente para monitorear la caravana de migrantes. El documento enumera explícitamente a las personas que deben ser seleccionadas para ser examinadas en la frontera.

Los objetivos incluían a 10 periodistas, siete de los cuales son ciudadanos estadounidenses, un abogado y otras 48 personas de EUA y otros países etiquetados como "organizadores", "instigadores" o simplemente "desconocidos". Algunos de los activistas eran grupos de derechos de los inmigrantes con base en San Diego incluyendo Border Angels y Pueblo Sin Fronteras.

Los documentos fueron llamados "Rama de Operaciones en el Extranjero del Sector de San Diego: caravana migrante, año fiscal 2019, organizadores, coordinadores, instigadores y medios sospechosos". También contienen un sello con las banderas estadounidense y mexicana con la etiqueta "ILU-OASSIS-OMEGA". La ILU significa la Unidad de Enlace Internacional, que comparte inteligencia entre los Gobiernos de México y Estados Unidos.

Cada persona incluida en los documentos llevaba una foto, generalmente de un pasaporte, pero a veces de sus cuentas de redes sociales, así como otra información personal. También se incluye la fecha de nacimiento de la persona, su "país de origen" y su supuesto vínculo con la caravana de migrantes. También se indica si el pasaporte de una persona fue puesto en alerta.

Las personas que tenían una "X" coloreada sobre su foto fueron arrestadas, entrevistadas o se les revocó su visa o el pase SENTRI, que permite la entrada expedita de México a los Estados Unidos. También se crearon dosieres para cada uno de los individuos seleccionados.

La fuente anónima del Departamento de Seguridad Nacional le dijo a NBC 7: "Somos una agencia de investigación criminal, no somos una agencia de inteligencia", agregando: "No podemos crear informes sobre personas y ellos están creando informes. Esto es un abuso de la Autoridad de Búsqueda Fronteriza".

Nicole Ramos, la directora de refugiados y abogada de Al Otro Lado, un centro de derecho para inmigrantes en Tijuana, fue incluida en el expediente. Incluía datos personales como el automóvil que conduce, el nombre de su madre y el historial de trabajo y viajes.

Ramos le dijo a la NBC 7 por correo electrónico: "El documento parece demostrar lo que hemos asumido durante un tiempo, que estamos en una lista policial diseñada para tomar represalias contra los defensores de derechos humanos que trabajan con solicitantes de asilo y que son críticos de las prácticas de la CBP que violan los derechos de los solicitantes de asilo".

La CBP respondió a las solicitudes de comentarios del noticiero afirmando ridículamente que la agencia estaba investigando cualquier pista relacionada con la “filtración” del muro fronterizo el año pasado, cuando agentes dispararon gases lacrimógenos y gas pimienta a civiles desarmados del lado mexicano del cruce fronterizo.

La fotoperiodista independiente, Ariana Drehsler, le dijo al noticiero que había cruzado la frontera de San Ysidro docenas de veces para cubrir la caravana. "Fui muy transparente sobre lo que estaba haciendo", dijo Drehsler. "A veces me veías con una cámara y, si un agente me preguntaba qué estaba haciendo, les decía que estaba fotografiando los refugios para migrantes".

El 30 de diciembre de 2018, Drehsler fue obligada a que le hicieran una inspección secundaria y fue interrogada por agentes de la frontera cuando intentaba volver a ingresar a los EUA. "Dos personas vestido de civil llegaron y me llevaron a otra habitación", dijo Drehsler. "Me interrogaron en una habitación pequeña, me hicieron preguntas sobre el refugio, qué estaba viendo allí, para quién estaba trabajando".

"Dijeron que estaba en la trinchera y ellos no lo están, lo que me pareció muy interesante".

Después de una hora, los agentes le dijeron que, si intentaba ingresar a los EUA otra vez, tendría otra inspección secundaria y que planificara para ello. Cuando preguntó por qué, los agentes le dijeron que no tenían ni idea. Drehsler sería interrogada dos veces más al cruzar las fronteras y cada vez por los mismos agentes vestidos de civil.

"Preguntaron sobre la nueva caravana y si se había corrido la voz de lo difícil que es buscar asilo en los Estados Unidos", dijo Drehsler. "Luego, antes de irme, la agente me preguntó si rentaba o era dueña de mi casa".

Drehsler le dijo a NBC 7 que los detalles personales en los documentos filtrados eran precisos, incluida su foto, que venía de su pasaporte.

Otra fotoperiodista independiente que se muestra en la imagen, Kitra Cahana, cuyo trabajo fue presentado en National Geographic, New York Times y CBC de Canadá, también dijo a los medios que se enfrentó a un escrutinio adicional y que se le negó la entrada a México sin razón aparente.

En un vuelo del 17 de enero de 2019 de Canadá a la Ciudad de México, Cahana fue detenida por la Aduana de los Estados Unidos antes de abordar un vuelo de conexión en Detroit. Le hicieron preguntas sobre su trabajo y cómo estaba siendo financiada. A pesar de que le permitieron abordar su vuelo, fue detenida por funcionarios mexicanos durante 13 horas y luego se le negó la entrada. Cuando intentó cruzar nuevamente a través de Guatemala, se le negó nuevamente la entrada.

(Publicado originalmente en inglés el 9 de marzo de 2019)