Nuevos golpes a la campaña anti-Huawei de Estados Unidos.

por Nick Beams
25 febrero 2019

La campaña de Estados Unidos para bloquear la participación de Huawei en el desarrollo de las redes de teléfonos móviles 5G en todo el mundo parece haber sufrido otro contratiempo. El Wall Street Journal (WSJ), citando a varios funcionarios del gobierno alemán, informó el 19 de febrero que el gobierno alemán está "inclinándose a permitir que Huawei ... participe en la construcción en la nación de la infraestructura de Internet de alto nivel".

A continuación, se informa que una importante agencia de inteligencia británica había llegado a la conclusión de que cualquier riesgo de seguridad derivado del uso del equipo de telecomunicaciones chino se puede mitigar.

El Journal dijo que un pequeño grupo de ministerios llegó hace dos semanas a un acuerdo preliminar que requería la aprobación del gabinete completo y del parlamento, con una decisión que no se esperaba por varias semanas.

Estados Unidos ha estado llevando a cabo una intensa campaña para prohibir que Huawei desarrolle la red 5G sobre la base de que su participación facilitará el espionaje chino. La nueva red producirá un salto cualitativo en la comunicación por internet.

Si bien el Centro Nacional de Seguridad Cibernética del Reino Unido (NCSC) le ha dicho a Huawei que debe mejorar su seguridad, a un costo reportado de al menos US$ 2 mil millones, nunca ha encontrado evidencia de que Huawei haya sido utilizada para realizar espionaje cibernético. La opinión del NCSC de que las preocupaciones de seguridad sobre Huawei se pueden mitigar ha provocado una reacción negativa. El Royal United Services Institute, un destacado grupo de expertos en defensa británica, emitió un informe que dice que permitir que Huawei suministre equipos sería "ingenuo" e "irresponsable".

Los hallazgos del NCSC de que Huawei no se ha utilizado para llevar a cabo el espionaje se han reproducido en Alemania.

Según el Journal, "Una reciente investigación realizada por la agencia de seguridad cibernética de Alemania con la ayuda de los EUA y otros aliados no demostró que Huawei pudiera usar su equipo para extraer datos de forma clandestina, según la agencia principal y otros funcionarios gubernamentales".

La campaña contra Huawei está siendo encabezada por la inteligencia y el establecimiento militar de los Estados Unidos, que considera el desarrollo tecnológico chino como una amenaza de "seguridad nacional". También ha sufrido un golpe de una fuente aparentemente improbable.

El jueves, cuando se inició otra ronda de negociaciones comerciales críticas con China en Washington, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, emitió un tweet que afectó la campaña de seguridad nacional.

"Quiero que Estados Unidos gane a través de la competencia, no bloqueando tecnologías actualmente más avanzadas", escribió.

Si bien el tweet pudo haber sido simplemente una estratagema en las discusiones comerciales, se sumará a las preocupaciones en los círculos de inteligencia y algunos miembros del equipo económico de Trump de que el presidente puede estar demasiado deseoso para lograr un acuerdo comercial con China, a costa de lo que consideran ser los intereses estratégicos de Estados Unidos a largo plazo.

Cuando Trump emitió su tweet, la posición del aparato militar y de inteligencia de los EUA en Huawei se destacó en una declaración del secretario de Estado Mike Pompeo. Si un país utiliza a Huawei en algunos de sus sistemas de información crítica, dijo, "no podremos compartir información con ellos, no podremos trabajar con ellos. No vamos a poner en riesgo la información estadounidense.”

Un problema subyacente que enfrenta Estados Unidos, que refleja el proceso más amplio de su relativo declive económico que ha visto su recurso a tarifas agresivas, prohibiciones y sanciones, fue descrito en los comentarios del exanalista de la CIA China, Dennis Wilder.

Wilder, quien se desempeñó como asesor de la Casa Blanca en Asia para George W. Bush, señaló el problema subyacente que enfrenta Estados Unidos y su recurso a tarifas agresivas, prohibiciones y sanciones.

"Una de las frustraciones del desarrollo de 5G es que EUA no tiene la capacidad de desplegar una red de 5G completamente hecha en EUA," dijo al Financial Times. "Para un presidente que se enorgullece de defender la industria de Estados Unidos, debe ser frustrante que no haya un 5G totalmente estadounidense en el horizonte".

Actualmente, se estima que Huawei tiene alrededor del 30 por ciento del mercado global de equipos de telecomunicaciones, muy por delante de rivales como la firma finlandesa Nokia y el grupo sueco Ericsson. La principal firma estadounidense Qualcomm reportó una disminución de los ingresos en el cuarto trimestre de 2018 en un 20 por ciento, en comparación con un aumento de casi el 13 por ciento en la mayoría de sus competidores.

El informe del Journal apuntaba a las presiones económicas que podrían llevar a Alemania a desafiar la campaña de Estados Unidos para prohibir a Huawei. Señaló que Alemania quedó rezagada con respecto al resto de Europa y la mayor parte de Asia en la velocidad de Internet, "lo que hace que un despliegue de 5G sea crucial para habilitar una gama de nuevos servicios, como vehículos autónomos y transmisión de video de alta resolución".

Según un "funcionario gubernamental de alto rango" citado en el informe: "Perdimos el barco aquí en Alemania con respecto a la banda ancha de internet. "Necesitamos internet rápido, lo necesitamos rápido y lo necesitamos barato".

El equipo de Huawei es tan bueno y, a menudo, mejor que el suministrado por sus rivales y, a menudo, más barato, a veces en gran medida.

El costo y la calidad son consideraciones importantes para India, posiblemente uno de los mercados más grandes del mundo.

Citando "más de una docena de funcionarios gubernamentales y ejecutivos de la industria" el informe dice que muchos argumentaron que cualquier riesgo de seguridad fue "superado por los precios reducidos y la destreza tecnológica de Huawei."

Rajan Mathews, el director de la Asociación de Operadores Celulares de India, dijo: "La percepción aquí es que la acción de los Estados Unidos es más una cuestión de la política exterior."

Un alto funcionario del gobierno le dijo al Journal que India quería actuar rápidamente para obtener los beneficios de 5G y elegiría a los proveedores "en nuestros propios términos, no bajo presión.” Este es otro golpe directo a los Estados Unidos, que había llegado a la conclusión de que, debido a su rivalidad con China, India permanecería en su campamento.

"Huawei está hoy en la frontera con 5G y, por lo tanto, no puede ser ignorado," dijo el oficial. "Todas las tecnologías tienen problemas de seguridad y vulnerabilidades, por lo que señalar a Huawei no será correcto."

La ansiedad de la campaña de Estados Unidos es que una ley china de 2017 estipula que todas las empresas chinas deben cooperar con los servicios de inteligencia del país a pedido. Este problema formó el centro de las advertencias contra el uso de Huawei emitido por el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en la Conferencia Sobre Seguridad el pasado fin de semana en Múnich.

En su respuesta a Pence en la Conferencia, Yang Jeichi, un funcionario chino de asuntos exteriores, dijo Huawei estaba cooperando con empresas europeas. Refiriéndose a la ley, dijo que no "exigía a las empresas instalar puertas traseras... o espía".

Muy a menudo en el caso de disputas, las acusaciones hechas por un lado contra otro son una expresión de sus propias acciones. Y es el caso en esta cuestión.

Documentos, tanto filtrados como públicos, han revelado que las empresas de tecnología estadounidense, lejos de operar a una distancia prudente del estado, tienen las más íntimas relaciones económicas y políticas con los militares, las agencias de inteligencia y sus conocidas operaciones de espionaje.

(Publicado originalmente en inglés el 23 de febrero de 2019)