Alemania: los socialdemócratas modernizan la austeridad

por Peter Schwartz
14 febrero 2019

Hace catorce años, el Partido Socialdemócrata (SPD) aprobó las llamadas leyes Hartz IV, que implementó "reformas" de asistencia social y sentó las bases para un enorme sector de bajos salarios y una pobreza generalizada. Ahora, ha desarrollado y reforzado las concepciones subyacentes a las leyes de Hartz.

El domingo, el ejecutivo del partido SPD aprobó por unanimidad un documento de 17 páginas de un retiro en Berlín, con el agradable nombre de "Un nuevo estado de bienestar para una nueva era". La líder del partido, Andrea Nahles, luego anunció: "Nos vamos de Hartz IV". El titular de Süddeutsche Zeitung "El SPD rompe con Hartz IV". El vicepresidente de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), Volker Bouffier, y el jefe de la Unión Social Cristiana (CSU), Markus Söder, incluso advirtieron que el SPD estaba tomando un curso izquierdista estricto".

Todo esto es un completo disparate. Bouffier y Söder lo saben muy bien. Sus partidos han gobernado durante 10 años en una alianza con el SPD y han llevado a cabo todos los ataques contra los desempleados, los jubilados y los trabajadores. El intento de presentar el nuevo rumbo como un giro a la izquierda tiene como objetivo mejorar la reputación del SPD, que es odiado entre los trabajadores debido a su política de derecha y que se ha estancado en las encuestas durante semanas en un 15 por ciento, igual que el partido de extrema derecha la Alternativa de para Alemania (AfD).

Los partidos representados en el Bundestag (parlamento), y los principales medios de comunicación, temen que la indignación por la pobreza, la aceleración del trabajo y los bajos salarios ganarán fuerza, independientemente del SPD y sus sindicatos afiliados, si la disminución de los socialdemócratas continúa, ya es el caso en Francia con los "chalecos amarillos", en México con los trabajadores de autopartes de Matamoros y en los Estados Unidos con los maestros. Por esta razón, el líder parlamentario del partido La Izquierda, Dietmar Bartsch, también ha elogiado el concepto del SPD como un paso en la dirección correcta.

De hecho, el concepto del SPD es una mezcla de etiquetas falsas, promesas falsas y nuevos ataques sociales, todo cocinado en una salsa pegajosa de frases huecas sobre "solidaridad", "humanidad" y "oportunidades", que causan náuseas incluso en aquellos con el estómago más fuerte.

El "concepto futuro" del SPD persigue el objetivo de adaptar los instrumentos de austeridad que se desarrollaron con las "reformas" de Hartz —trabajo temporal, autoempleo falso, subcontratación, empleos de un euro, la obligación de aceptar cualquier trabajo, etc.— a una situación en la que los empleos regulares son desplazados cada vez más por las computadoras y la inteligencia artificial, y el trabajo humano solo se emplea esporádicamente, en condiciones de extrema explotación.

El SPD apunta a crear un corsé legal e institucional que le permita al estado controlar y disciplinar a los trabajadores en esta insoportable cinta de correr. "Tenemos que adaptar el sistema y el aparato a las condiciones flexibles y siempre cambiantes del mundo laboral", dice al principio del documento.

El papel describe en detalle las nuevas formas de explotación que se están produciendo y se esfuerza por idealizarse como "oportunidades", "equilibrio trabajo-vida" y "responder al deseo de mayor flexibilidad para la familia, el cuidado, pero también para la capacitación y los compromisos sociales.”

Dice: “El cambio en el mundo del trabajo promueve nuevas formas de empleo y hace que las carreras individuales sean más diversas. Esto abre nuevas perspectivas, nuevas oportunidades y nuevas opciones de diseño”. Por ejemplo, “en el campo de los altamente calificado, trabajo temporal de proyecto ... no se pudo descartar, así como equipos mixtos de empleados internos y externos, independientes expertos, como en empresas de nueva creación y/o en el campo de la innovación y las TIC [Tecnologías de la información y la comunicación]”.

La llamada "economía de la plataforma de Internet" [capitalismo de plataformas] también es bienvenida por el SPD, siempre y cuando los modelos de negocios apunten al "éxito económico sostenible". Podrían ser "entendidos como un presagio de nuevas estructuras económicas", dice el documento.

En la economía de esta plataforma, los trabajadores a menudo están conectados con el empleador solo a través de su computadora, necesitan estar disponibles las 24 horas del día y se les paga solo por el trabajo que realizan, que se factura por minuto, o se paga tan mal que la tarifa por hora es sólo centavos.

El papel del SPD afirma: “Los nuevos empleos por cuenta propia, el trabajo por contrato, el trabajo temporal o el empleo a plazo fijo están ganando cada vez más terreno en la industria de plataforma. Al mismo tiempo, estamos experimentando la creciente fusión del trabajo y la vida, creando nuevos agobios en el lugar de trabajo. Como resultado, la función protectora de la ley laboral ya no funciona en estas organizaciones altamente flexibles de la empresa y el trabajo".

Sin embargo, el SPD no quiere evitar esta forma de explotación, sino que busca promoverla. Bajo el eslogan de "equilibrio trabajo-vida", aboga por una expansión del trabajo desde el hogar, que constituye la base de la economía de la plataforma. Esto se refiere a "más libertad para que los trabajadores combinen la vida y el trabajo", dice el documento. Según DIW [Instituto Alemán de Investigación Económica], el 40 por ciento de los empleados en Alemania podrían trabajar desde casa teóricamente, pero solo el 12 por ciento puede cumplir su deseo de trabajo flexible. Por lo tanto, el SPD "legalizaría el derecho al trabajo móvil y la oficina doméstica para que más trabajadores puedan beneficiarse de los beneficios digitales".

Lo que eso significa podría ser descrito por los cientos de miles de personas afectadas: sin tiempo de finalización, sin fin de semana, sin seguridad, sin beneficios sociales, sin seguridad social. Para proteger a estos esclavos modernos, el SPD solo promete implementar algunas barandillas legales y garantizar que el empleador no tenga que comunicarse con ellos por teléfono unas pocas horas a la semana.

El SPD se opone explícitamente a un "ingreso básico incondicional" que daría a los afectados cierta protección contra la presión constante para trabajar. Esto contrapone el "derecho a trabajar", que en una inspección más cercana resulta estar más bien relacionado con el trabajo.

Por ejemplo, la "comunidad de solidaridad" —es decir, los trabajadores contribuyentes— financiarán en el futuro "trabajo en lugar de desempleo". Por esto, el SPD entiende una extensión del "mercado social de trabajo", donde las personas desempleadas tienen que trabajar con salarios de hambre subsidiados por la Agencia de Empleo, y medidas de capacitación adicionales que reducen los costos de capacitación de las empresas.

El documento del SPD otorga gran importancia al fortalecimiento de los sindicatos, que necesita como fuerza policial de fábrica para reprimir la lucha de clases. El documento afirma que la asociación social es un bien público, que fortalece la "cohesión social y la estabilidad económica". El SPD celebra expresamente "el fallo clarificador del Tribunal Federal de Trabajo de que los miembros del sindicato están básicamente mejor como resultado de la negociación colectiva". Es un incentivo para afiliarse a un sindicato. "La asociación social está en los intereses económicos y sociales de nuestro país".

El resto del papel es un fraude puro. Por ejemplo, el término odiado "Hartz IV" debe reemplazarse por "dinero de ciudadanía", sin cambiar nada, excepto por algunos detalles cosméticos. El nuevo término significa "una nueva comprensión de un estado de bienestar empático, solidario y amigable con los ciudadanos", dice el documento.

Los recipientes de Hartz IV seguirán sometidos a las mismas presiones sociales que antes, solo cambiaría el idioma. "Por supuesto, necesitamos obligaciones para cooperar", dice el documento, "porque los derechos y las responsabilidades en una comunidad de solidaridad son dos caras de la misma moneda". Incluso las infames sanciones se mantienen, a menos que sean "groseras e indignas", cualquiera que sea ese significado.

El aumento del salario mínimo a 12 €, que se cita constantemente en los medios de comunicación como prueba del supuesto "giro a la izquierda" del SPD, es solo una "perspectiva", es decir, que se implementará durante un período más largo en el que el salario mínimo se elevaría de todos modos a este nivel. Esta suma, que representa un poco menos de € 2.000 al mes para una persona empleada a tiempo completo, es insuficiente para vivir en las ciudades alemanas, con sus alquileres horrendos hoy, sin mencionar a los que trabajan a tiempo parcial y la pobreza preprogramada de los que se retiran.

Es significativo que el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, quien insiste en un presupuesto equilibrado, haya aceptado el papel del SPD. El gasto social adicional obviamente no debe ser provisto. No se menciona la imposición de impuestos a los ricos a una tasa más alta. Cuando el SPD introdujo las leyes de Hartz en 2005, también recortó los impuestos masivamente para los ricos. La tasa impositiva máxima cayó del 53 al 42 por ciento. Dos años después, la gran coalición incrementó el IVA (impuesto a las ventas), que es pagado principalmente por los pobres, del 16 al 19 por ciento.

Desde entonces, el abismo entre ricos y pobres se ha ampliado a un ritmo rápido. El SPD no quiere cambiar eso. Por el contrario, su concepto de "estado de bienestar" es el preludio de una nueva ronda de ataques sociales, que también sirve para financiar los enormes costos de armas al ejército y al aparato de seguridad del Estado.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 13 de febrero de 2019)