En su primera huelga en 25 años, los maestros de Denver, Colorado abandonan sus puestos de trabajo

por Nancy Hanover
12 febrero 2019

Los maestros de Denver están listos para salir hoy en su primera huelga desde 1994. Las negociaciones entre la Asociación de Maestros de Denver (DCTA) y las Escuelas Públicas de Denver (DPS) se han prolongado durante 15 meses, mientras tanto el sindicato ha mantenido a los maestros trabajando. Los maestros votaron 93 por ciento en favor a la huelga el 22 de enero.

La huelga de Denver resalta la creciente determinación de los educadores de rechazar el asalto bipartidista concertado a la educación pública. Mientras los maestros de Denver se dirigen a los piquetes, en Oakland, California, los maestros han votado el 95 por ciento en favor de una huelga la semana que viene; los maestros y trabajadores escolares de West Virginia han votado "abrumadoramente" para una huelga o para participar en cualquier acción laboral necesaria para oponerse a una ley de educación a favor de la privatización; los maestros de Wright State, Ohio, facultad y escuelas privadas de Chicago están en huelga.

La lucha de 5,600 maestros de Denver sigue la huelga de seis días de 33,000 maestros de Los Ángeles y la marcha de 2,500 maestros de Virginia en enero, que en ambos casos enfrentó a maestros contra gobiernos estatales dirigidos por los demócratas. Esto sigue a las huelgas de decenas de miles de educadores el año pasado en los estados de Arizona, West Virginia, Kentucky, Carolina del Norte, y Washington, y en las ciudades de Jersey City, Nueva Jersey y Pueblo, Colorado.

Maestros de Denver (Fuente: DCTA)

La rebelión de los maestros no es de ninguna manera un asunto estadounidense. Los maestros de "bolígrafo rojo" han estado marchando cada fin de semana en Francia, los maestros tunecinos han estado en huelga desde octubre, los maestros de primaria de Nueva Zelanda están amenazando con abandonar clases y luchas similares han estallado en prácticamente todos los continentes durante el último año.

Mientras que los multimillonarios del mundo aumentan su riqueza por $2.5 mil millones por día, los maestros se encuentran en la primera línea de la lucha contra la degradación de los derechos sociales esenciales por parte de los gobiernos capitalistas de todo el mundo, que afirman que no hay dinero para las escuelas públicas o para pagarles a los maestros salarios dignos.

Como es universalmente el caso, la principal preocupación de los educadores de Denver son los salarios bajos. La ciudad es notoriamente costosa, pero el estado—que durante mucho tiempo fue un bastión de la política del Partido Demócrata— actualmente ocupa el puesto 39 en gastos por alumno, y el puesto 50 en el país—el último— en salarios de maestros en comparación con otros trabajadores con educación universitaria, con un salario medio de $52,480.

Para agregar insultos a las lesiones, los salarios totalmente inadecuados de los maestros están acompañados por ProComp, una forma de pago por mérito y otros diferenciales de "incentivo", que los maestros consideran divisivos, injustos y poco confiables. Los maestros buscan anular ProComp, que en una indignidad adicional fue codiseñado por su propio sindicato. En las últimas horas de negociación del sábado, el distrito de Denver enfureció aún más a los maestros al duplicar dichos bonos, muchos de los cuales están vinculados a los puntajes de las pruebas estandarizadas, e ignorando el tema del salario base.

El distrito siempre ha tomado una línea dura en los últimos 15 meses y ha buscado repetidamente la intervención del gobierno para bloquear una huelga. En el período previo a la huelga, la superintendente de DPS, Susana Cordova, hizo un anuncio provocativo para los trabajadores federales suspendidos por el cierre del gobierno de Trump para inscribirse como rompehuelgas. También amenazó con reportar maestros migrantes en huelga para deportación y se comprometió a mantener las escuelas abiertas con sustitutos con doble paga.

A lo largo de la negociación, la Asociación de Maestros de Aula de Denver ha retrasado la huelga. Esto está en línea con la estrategia principal tanto de la Federación Americana de Maestros (AFT) como de la Asociación Nacional de Educación (NEA), la última con la cual está afiliada la DCTA. Incapaces de evitar por más tiempo la huelga de docentes, ambas organizaciones nacionales han trabajado incesantemente para aislar a los maestros del estado o de la ciudad de los abandonos de clase y traicionarlos, uno por uno.

Maestros de Denver vistiendo de rojo para mostrar solidaridad (Fuente: DCTA)

La militancia continúa creciendo con educadores que reciben cada vez más apoyo. El 28 de enero, más de 1,000 estudiantes en Denver organizaron demostraciones para apoyar a sus maestros en la High School [preparatoria] Northfield, Martin Luther King Jr. Early College [universidad temprano, la High School East, la High School George Washington, la Escuela de Artes de Denver y la High School John F. Kennedy.

"Queríamos mostrar a nuestros maestros que sabemos que son fundamentales para nuestro entorno de aprendizaje", dijo Adriana Medina, organizadora de las sentadas, al World Socialist Web Site. "Sabemos que no obtendremos el mismo nivel de educación de los sustitutos.

“Lo que pasa es que los maestros a menudo se van a mediados de año. Es muy triste porque construimos relaciones con nuestros maestros. Esta es un área pobre y el sistema escolar no recibe fondos suficientes. Los maestros no se van porque no creen en nosotros, sino porque no les alcanza para vivir", dijo, y agregó que los estudiantes continuarán con estas demostraciones.

Se les ha dicho a los educadores de Denver que no hay recursos para resolver sus demandas a pesar de que el estado es el hogar de 10 multimillonarios, entre ellos la familia Cargill, Charlie Ergen (Dish Network) y Pat Stryker, cuya fortuna privada ha sido protegida durante mucho tiempo por el Partido Demócrata. De hecho, Colorado fue nombrado el "mejor estado en los EE UU para personas ricas" en una encuesta de 2018, en la que se destacaron las "tasas de impuestos a la propiedad más bajas en la nación para propiedades residenciales" y bajas tasas de impuestos a los ingresos.

Sean Bowers, un maestro de educación física de una preparatoria de Denver, hablando con CNN, dijo que con un salario base de $42,000 tiene que manejar para Lyft, entrenar deportes, dirigir una academia de noveno grado y escribir un currículo para obtener dinero extra. No obstante, vive con otros tres compañeros de habitación y tuvo que pedir un préstamo solo para el depósito de seguridad de su alquiler. "No tengo esos $800 a $1,200 extra para pagar. No estamos pidiendo un millón de dólares", enfatizó. "Estamos pidiendo $200 a $300 extra por cheque para que pueda ahorrar, comprar una casa y vivir en mi comunidad y no saltar de casa en casa.”

Maestros protestando (Fuente: DCATA)

Otra maestra, que publicó en el grupo de Facebook "Juego Justo para los Maestros de Denver", escribió: "Me desperté porque estaba haciendo mi segundo trabajo conduciendo Lyft hasta las 4 am para ganar suficiente dinero para comida de gato y otros gastos que tenía que comprar ayer. Sé que los maestros no pueden obtener un salario igual al de algunas personas en el sector corporativo y privado, pero al menos podríamos ser propietarios de casas y autos de menos de 10 años y poder casarnos y criar hijos sin tener trabajos adicionales y ver nuestras familias más de 30 minutos por noche durante la semana. Eso es todo lo que siempre he querido y esperado de esta profesión. No ser rico, sino vivir una vida plena y satisfactoria con una carrera gratificante emocionalmente".

La lucha en Denver habla directamente de las experiencias comunes de los educadores en los Estados Unidos y el mundo. Pero los maestros deben estar prevenidos sobre el papel traicionero y destructivo de los sindicatos, que han hecho todo lo posible para impedir que los maestros y otros trabajadores se unan y desafíen al Partido Demócrata, con el que los sindicatos están alineados. Los principales líderes sindicales como el presidente de la AFT, Randi Weingarten (salario anual de $514,000) y la presidenta de la NEA, Lily Eskelsen García ($414,824) son parte del uno por ciento más rico de los EE UU y son hostiles a cualquier desafío para la concentración de la riqueza.

La cantidad de trabajadores involucrados en la huelga en 2018 alcanzó un máximo de 32 años en los EE UU, lo que indica claramente que los trabajadores están ansiosos por luchar contra el terrible crecimiento de la desigualdad social. Las luchas más grandes fueron por parte de los maestros en West Virginia, Oklahoma y Arizona, iniciados por los trabajadores de base, no por los sindicatos.

Se debe abrir un nuevo camino de lucha. El WSWS Teacher Newsletter ( Boletín de Maestros de WSWS ) invita a los educadores de Denver a comenzar a formar comités de base de huelga en cada escuela y comunidad, que son independientes tanto de los sindicatos como de los partidos políticos controlados por las empresas. Estos comités deben reunir el apoyo más amplio entre los trabajadores y los jóvenes, incluyendo los estudiantes que buscan un medio para apoyar a sus maestros, y luchar por la ampliación de la huelga en todo el estado y a nivel nacional.

Los comités de base deberían presentar y formular sus propias demandas, incluyendo un aumento en el salario del 40 por ciento, el fin de ProComp y la reconversión de todas las escuelas privadas a escuelas públicas. Los maestros de base deben exigir que todas las negociaciones sean transmitidas en vivo y que los maestros tengan una semana completa para estudiar y discutir cualquier acuerdo antes de votar sobre la ratificación de cualquier contrato. Antes de cualquier voto, los maestros deben insistir en el principio de "sin contrato, sin trabajo".

Sobre todo, la lucha para defender la educación pública requerirá la construcción de un poderoso movimiento político de la clase obrera para llevar a cabo un ataque frontal a las fortunas privadas de la oligarquía corporativa y financiera que gobierna América.

(Publicado originalmente en inglés el 11 de febrero de 2019)