EUA intensifica amenazas contra Venezuela

por Bill Van Auken
4 febrero 2019

Poco más de una semana después del inicio del golpe de Estado en Venezuela con la autoproclamación del político derechista Juan Guaidó como "presidente interino", las tensiones en el país continúan aumentando y la amenaza de una intervención militar directa en los Estados Unidos ha aumentado.

El inmediato reconocimiento de Guaidó por parte de Washington, cuya acción fue coordinada de antemano con los funcionarios estadounidenses, y su posterior descarte del Gobierno del presidente Nicolas Maduro, elegido en 2018 en una encuesta boicoteada por la oposición de derecha, como "ilegítimo", han sido seguidos por punitivas sanciones contra la industria petrolera de Venezuela, así como las reiteradas amenazas de intervención estadounidense.

Valero, el segundo mayor importador estadounidense de crudo venezolano, anunció el jueves que estaba deteniendo todas las compras de petróleo del país debido a las sanciones estadounidenses, que impiden que todos los ingresos de las exportaciones petroleras venezolanas regresen al país. Un ejecutivo de la compañía reconoció que todavía había "algunos huecos para completar en nuestro plan de suministro", pero que las amplias sanciones de Estados Unidos, descritas por algunos analistas como la "opción nuclear", hicieron que continuar con el negocio fuera imposible.

El propósito de las sanciones es destruir la economía venezolana ya en crisis para crear las condiciones para un golpe militar o la intervención de los Estados Unidos. El impacto será percibido por millones de trabajadores y las capas empobrecidas de la población en una mayor aceleración de la creciente inflación, la escasez de bienes básicos, un recorte adicional de los programas sociales y más despidos y cierres.

El presidente venezolano, Maduro, emitió el miércoles un comunicado en video dirigido al pueblo de los Estados Unidos, en el que denunció que " una campaña ha sido preparada para justificar un golpe de Estado en Venezuela que ha sido programado, financiado y apoyado activamente por la administración de Donald Trump".

"Como no pueden inventar que Venezuela y Maduro tienen armas de destrucción masiva... ahora inventan mentiras todos los días, noticias falsas, para justificar una agresión contra nuestro país", continuó.

Instó a la gente de los Estados Unidos a "no permitir otra guerra como Vietnam en América Latina", advirtiendo que si Estados Unidos intervino militarmente, "tendrán un Vietnam mucho peor de lo que podría imaginar".

La especulación de que Estados Unidos se está preparando para usar la fuerza militar se desató el lunes por la aparición del asesor de seguridad nacional de los Estados Unidos, John Bolton, en una conferencia de prensa en la que se anunciaron las sanciones petroleras de los Estados Unidos con un bloc de notas amarillo en el que se escribieron las palabras: "5,000 tropas a Colombia".

Colombia, que limita con Venezuela, tiene un Gobierno de derecha que constituye el aliado más cercano de Washington en América del Sur. Como el único país del continente designado como "socio global" de la OTAN, Colombia le ha brindado al ejército de los EUA un acceso prácticamente sin restricciones a sus bases militares.

En diciembre del año pasado, precisamente durante el mismo período en el que Guaidó visitaba Colombia, Brasil y Washington para coordinar el futuro golpe de Estado, el almirante de la Marina de los Estados Unidos Craig Faller, el jefe de Southcom, el comando del Pentágono que supervisa las operaciones en América Latina, también estaba en Bogotá para discusiones con el presidente del país y los principales militares.

La amenaza de una intervención militar de los EUA ha sido planteada continuamente por el Gobierno de Trump: el presidente ya había amenazado de una “opción militar” para Venezuela en 2017 y luego planteó repetidamente la posibilidad tanto con sus jefes militares y de inteligencia como con selecciones jefes de Estado de América Latina.

Desde el lanzamiento de las operaciones de golpe de Estado con el juramento de Guaidó como "presidente interino", Trump y sus principales asesores han declarado en repetidas ocasiones que "todas las opciones están sobre la mesa", mientras que amenazan con graves consecuencias no especificadas si el Gobierno de Venezuela trata de reprimir el golpe. .

Entre los esquemas planteados por los funcionarios estadounidenses está la apertura de un "corredor humanitario" en Venezuela con el propósito aparente de enviar alimentos, medicamentos y suministros médicos. El secretario de Estado, Mike Pompeo, anunció la semana pasada que Estados Unidos estaba asignando $20 millones para ese propósito, pero Washington también está tratando de transferir todos los activos y cuentas bancarias que pueda depositar en las manos de Guaidó.

La hipocresía patente de las supuestas preocupaciones "humanitarias" de Washington se ve subrayada por la ausencia de una propuesta similar para un "corredor" de alimentos y medicamentos hacia Yemen, donde al menos 14 millones de personas están al borde de la inanición como resultado de una campaña de bombardeos saudíes y bloqueo del empobrecido país árabe.

El recién nombrado enviado especial de la administración Trump para Venezuela, Elliott Abrams, el veterano criminal de guerra de los Estados Unidos que desempeñó un papel destacado en la defensa de la represión casi genocida de las dictaduras respaldadas por EUA en América Central y la ilegal guerra terrorista de los “contras” de la CIA en Nicaragua, lanzó la propuesta del "corredor humanitario" el miércoles, declarando que "es algo que estamos viendo".

Mauricio Claver-Carone, el activista anticastrista de derecha elevado a la posición de director principal para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional, fue algo más explícito, y dijo a los reporteros que Washington estaba buscando "la mejor manera pacífica" para otorgar ayuda a Venezuela, pero estaba "explorando muchas opciones" y no descartaría la intervención militar para abrir un "corredor".

El jueves, Guaidó y sus partidarios dieron a conocer su "Plan de País" para Venezuela que podría haber sido, y con toda probabilidad, redactado por el Departamento de Estado de los EUA y el Partido Republicano. El "presidente interino" proclamó que su énfasis principal era "No más control social, no más dependencia de los subsidios", el fin de la "regulación" y el "levantamiento de los controles que estrangulan la producción nacional".

El plan enumeró entre sus objetivos "reinsertar al país en el concierto de las naciones libres del mundo", es decir, restablecer la dominación sin restricciones del imperialismo estadounidense sobre Venezuela.

Pidió "restablecer los mecanismos del mercado y las libertades económicas que permiten a la sociedad organizarse de manera autónoma para resolver sus problemas", una formulación que significa la explotación ilimitada de Venezuela por parte del capital nacional y extranjero.

Promete "promover inversiones internacionales dentro de un marco regulatorio que genere confianza y protección efectiva de la propiedad privada".

Además, pide que todas las empresas estatales se abran a la inversión privada "especialmente en la prestación de servicios sociales" y que atraigan "de manera significativa el capital privado nacional e internacional" para que se apoderen de PDVSA, la petrolera de propiedad estatal.

El jueves también se realizó una manifestación de trabajadores de PDVSA fuera de la sede de la empresa en Caracas en oposición a las sanciones petroleras de Estados Unidos. El presidente de la compañía estatal, Manuel Quevedo, un mayor general del ejército, denunció a Washington por su "robo descarado" de la filial de PDVSA en los Estados Unidos, Citgo, y acusó a Guaidó y la oposición de derecha que "quieren vender todo el recursos del pueblo venezolano y han ofrecido el 50 por ciento de la industria petrolera a los Estados Unidos".

Quevedo agregó que en su operación golpista en Venezuela, Washington estaba siguiendo "el mismo guión que en Libia".

Los funcionarios estadounidenses no han ocultado que el control sobre el petróleo venezolano y el rechazo de éste a Rusia y China, que tienen importantes inversiones en PDVSA, son la fuerza motriz del golpe. En una entrevista con Fox News el lunes, Bolton declaró que si la operación de cambio de régimen de Washington tiene éxito, "hará una gran diferencia económica para los Estados Unidos si pudiéramos hacer que las compañías petroleras estadounidenses realmente inviertan y produzcan las capacidades petroleras en Venezuela".

Maduro ha pedido que se abra el "diálogo" tanto con la oposición de derecha como con la administración Trump, mientras que apoya el llamado de México y Uruguay para convocar una conferencia internacional para buscar una resolución mediada de la crisis venezolana. Guaidó, por orden del Departamento de Estado, ha descartado cualquier acuerdo negociado.

Al mismo tiempo, el presidente venezolano ha visitado las bases militares y ha tratado de apuntalar su apoyo dentro del comando de las fuerzas armadas. El principal miembro del ejército ha sido el pilar principal del llamado "socialismo bolivariano", que combinó las medidas de bienestar social financiadas por los ingresos del petróleo –ahora cada vez menores– con beneficios sin precedentes para el capital financiero y el fomento de una nueva capa gobernante capitalista, la boliburguesia, la cual que se enriqueció a partir de contratos gubernamentales, especulación financiera y corrupción.

Según los informes, el Gobierno de Maduro se ha acercado a las empresas venezolanas, ofreciendo concesiones sobre las regulaciones cambiarias y los controles de importación que aumentarían las ganancias. Estos intentos de ganar apoyo aparentemente han proporcionado pocos resultados, ya que los estratos predominantes de la clase dominante capitalista están apostando por el cambio de régimen.

Sin embargo, el Gobierno no puede hacer ningún llamamiento a la clase obrera venezolana, que se opone abrumadoramente a la intervención imperialista, pero se ha vuelto cada vez más hostil al Gobierno de Maduro, que ha impuesto la carga total de la profunda crisis económica del país a los trabajadores mientras se llevan a cabo medidas represivas contra huelgas y protestas.

Por su parte, Guaidó es visto con sospecha y desprecio por los trabajadores venezolanos, quienes lo reconocen como un representante de los viejos partidos de derechas de la oligarquía gobernante del país, que buscan reprimir a la clase trabajadora y los estratos oprimidas de la sociedad venezolana. Lejos de la "democracia" y la "libertad", estos estratos prometen una dictadura sangrienta según lo establecido por Pinochet en Chile y Videla en Argentina. De manera reveladora, la última manifestación convocada el miércoles por Guaidó fue en un distrito rico en el este de Caracas y asistió una pequeña multitud compuesta en gran parte por reaccionarios ricos.

Tanto Guaidó como el gobierno de Maduro han convocado a mítines para el sábado en Caracas, preparando el escenario para una posible confrontación.

(Publicado originalmente en inglés el 1 de febrero de 2019)