Informe de AP expone el papel de Estados Unidos en el golpe de derechas en Venezuela

por Eric London
29 enero 2019

Los Estados Unidos intensificaron su operación de golpe de estado contra el gobierno venezolano de Nicolás Maduro durante el fin de semana, mientras la Unión Europea se colocó detrás del esfuerzo estadounidense.

Hablando el sábado ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el secretario de estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, declaró: “El régimen del ex presidente Nicolás Maduro es ilegítimo. Por lo tanto, consideraremos que todas sus declaraciones y acciones sean ilegítimas e inválidas”.

Calificando a Venezuela como un "estado mafioso ilegítimo", Pompeo se dirigió a los gobiernos del mundo: "O te unes a las fuerzas de la libertad o estás aliado con Maduro y su caos".

También el sábado, varios gobiernos europeos, entre ellos Francia, Alemania, España y el Reino Unido, lanzaron un ultimátum y declararon que reconocerían al autoproclamado, presidente Juan Guaidó, respaldado por Estados Unidos, al menos que Maduro convoque nuevas elecciones dentro de ocho días. Como era de esperar, Maduro rechazó el ultimátum.

A lo largo del domingo, Maduro visitó bases militares y tuiteó videos de él mismo con vestidura militar dirigiéndose a las tropas y realizando ejercicios con el Ejército y la Marina Armada.

"Para garantizar la paz, debemos prepararnos", dijo Maduro. "En este mundo respetamos a los fuertes, a los valientes, y debemos respetar a la nación venezolana con poder militar". Reiteró que los militares realizarán los ejercicios militares más grandes del país a nivel nacional a partir del 10 de febrero.

Al mismo tiempo, Maduro rescindió su amenaza anterior de expulsar a los diplomáticos estadounidenses en Venezuela, permitiendo que la fecha aplazada de expulsión inicial del sábado pase sin incidentes. Maduro anunció que dejaría a los diplomáticos de EUA permanecer por otros 30 días. Indicó en una entrevista en la CNN turca que había enviado a Trump "muchos mensajes" y que estaba interesado en "participar en un diálogo comprensivo".

Estados Unidos rechazó categóricamente el plazo de 30 días de Maduro en una declaración que declaró: "No tenemos ningún plan para cerrar la embajada".

Mientras Guaidó rechazó las ofertas de conversaciones de Maduro, el gobierno de los Estados Unidos está reconociendo abiertamente su papel en la orquestación del golpe de estado contra Maduro. El Associated Press publicó un informe el viernes titulado "La coalición contra Maduro creció a partir de conversaciones secretas", que señaló que la coalición Guaidó respaldado por Estados Unidos "se unió durante semanas de diplomacia secreta que incluyó mensajes susurrados a activistas".

AP informó que "a mediados de diciembre, Guaidó viajó silenciosamente a Washington, Colombia y Brasil para informar a oficiales sobre la estrategia de la oposición de manifestaciones masivas". Según funcionarios anónimos de EUA cuando se tomó la decisión de lanzar el golpe de estado, fueron Guaidó y sus partidarios de extrema derecha quienes fueron elegidos para dirigir el golpe. "Algunas facciones moderadas quedaron en la oscuridad", dijo el informe.

De este modo, Guaidó se reunió con los tres líderes gubernamentales más reaccionarios del hemisferio occidental, Donald Trump, el presidente fascistizante de Brasil, Jair Bolsonaro y la extrema derecha de Colombia, Iván Duque Márquez, y lanzó el golpe con el apoyo de estos.

"Hemos estado en conversaciones con funcionarios gubernamentales, civiles y militares", dijo Guiadó al Washington Post. “Este es un tema muy delicado que involucra la seguridad personal. Nos reunimos con ellos, pero discretamente”.

La entrevista de Guaidó con el Post tuvo lugar después de que Reuters informara el sábado que el coronel José Luis Silva, un importante enviado militar venezolano en la embajada del país en EUA rompió públicamente con Maduro y publicó un video en el que pedía a sus compañeros oficiales militares que apoyaran a la oposición respaldada por Estados Unidos.

"Hoy hablo con el pueblo de Venezuela, y especialmente con mis hermanos en las fuerzas armadas de la nación, para reconocer al presidente Juan Guaidó como el único presidente legítimo", dijo Silva en un video grabado en su oficina en la embajada de Venezuela en Washington.

Desde que Maduro se retiró de las amenazas de eliminar físicamente a los diplomáticos estadounidenses de la embajada, el gobierno de Trump ha encontrado una nueva provocación potencial para la intervención militar directa. Según Guaidó, EUA, a través de la oposición, puede que pronto intentará entregar $ 20 millones en ayuda alimentaria prometida para obligar a Maduro a elegir entre permitir que la comida ingrese al país, reconociendo así la legitimidad del gobierno de Guaidó o rechazando la ayuda y permitiendo que Guaidó, las potencias estadounidenses y europeos denuncien a Maduro por "propagar el hambre y las enfermedades", como lo expresó el Post .

Hablando anoche, Guaidó anunció nuevas manifestaciones programadas para el lunes y "ordenó" a los soldados venezolanos que no dispararan contra los manifestantes. Unas 30 personas han muerto en manifestaciones en los últimos días.

Existe una preocupación en la oposición respaldada por Estados Unidos de que un período prolongado de inestabilidad incitará a la clase obrera venezolana a tomar medidas independientes.

Según un informe de enero del Observatorio Venezolano de Conflictos Sociales (OVCS), hubo 12,715 manifestaciones contra el gobierno en el transcurso de 2018, o 35 por día.

El OVCS informa que solo el 11 por ciento de las manifestaciones fueron dirigidas por la clase media alta. Un tanto cómo 89 por ciento de las protestas "se produjeron basados en demandas para los derechos económicos" en gran parte en los barrios de clase obrera. El informe de OVCS señala que "la falta de servicios sociales también jugó un papel protagónico como uno de los motivos para el crecimiento de las protestas en 2018. De hecho, 3,716 protestas fueron por esta razón: 1,731 por falta de gas en los hogares, 1,138 por falta de acceso al agua y 847 por falta de electricidad”.

Profesores venezolanos cierran camino en protesta el 17 de enero

Justo unos días antes de la manifestación encabezada por la oposición el 23 de enero, los maestros venezolanos iniciaron una huelga nacional de un día, que recibió un amplio apoyo entre maestros y trabajadores de todo el país.

El 17 de enero, decenas de miles de maestros salieron a las calles, exigiendo subidas masivos y aumentos en el gasto para la educación pública en lo que los manifestantes llamaron un "día de dignidad para los maestros".

Al igual que sus homólogos en Francia, México, Argentina y los Estados Unidos, los maestros venezolanos iniciaron demostraciones espontáneas sumando miles, con consignas como "El maestro que está luchando también está enseñando". Aunque el gobierno de Maduro minimizó la importancia de la huelga, los videos y fotos de todo el país muestran que la participación fue de decenas o cientos de miles.

Miles de maestros venezolanos demuestran por aumentos salariales para abordar el costo de la vida y los aumentos al gasto en educación

El Partido Demócrata en los Estados Unidos se ha alineado completamente detrás del golpe de estado de Trump. El informe de la AP que exponía las conversaciones secretas entre Guaidó y los EUA señaló: "Igual de impresionante, el enfoque duro de [Trump] atrajo apoyo bipartidista, y dos de los demócratas más importantes del Senado, Dick Durbin y Bob Menéndez, lo elogiaron".

En su programa del viernes, la personalidad de los medios liberales, Bill Maher, lanzó una perorata colonialista, elogiando el golpe de Trump como una señal de que el presidente está refutando a sus supuestos patrocinadores rusos:

“Hoy, Venezuela, esta es la portada del New York Times, Venezuela, está bien, tienen un tipo, un líder de la oposición que finalmente se puso de pie, y lo respaldamos. Y Rusia nos advirtió que nos retiráramos porque están respaldando al dictador. ¡Esta fue la Doctrina Monroe! Este es nuestro patio trasero! ¿Y ahora Rusia nos está diciendo que nos retiremos de lo que sucede en Venezuela, porque saben que pueden? ¿Por qué están tan envalentonados? ¿Eso no te molesta?"

Las afirmaciones cínicas de Washington de defender la "democracia" en Venezuela están desmentidas por el hecho de que el gobierno de Trump designó a Elliot Abrams para supervisar la "transición a la democracia" el viernes. Abrams fue declarado culpable de mentir a los investigadores federales durante el escándalo Irán-Contra y fue un destacado defensor del uso de escuadrones de muerte en Centroamérica durante las guerras civiles que devastaron la región en los años ochenta.

(Publicado originalmente en inglés el 28 de enero de 2019)