Se desata ola de violencia xenófoba contra venezolanos residentes en el Ecuador.

por César Uco
29 enero 2019

El asesinato de una mujer ecuatoriana embarazada el viernes 11 de enero, apuñalada a muerte por su ex novio, un venezolano, en la norteña ciudad ecuatoriana de Ibarra, desató una ola de ataques de hordas iracundas de xenófobos contra inmigrantes venezolanos, obligando a muchos a huir para salvar sus vidas.

Las multitudes recorrían las calles de la ciudad, atacaban las casas de los venezolanos, los arrastraban y los perseguían. Algunos fueron perseguidos por personas en vehículos, brutalmente golpeados y apedreados. Cuatro individuos fueron encarcelados por actos de violencia.

La noche después del asesinato, una turba acudió a un refugio para migrantes venezolanos de pocos recursos y solo se le impidió ingresar por un cordón policial. Luego los manifestantes salieron a las calles, tal como lo habían hecho el día anterior cuando se cometió el crimen.

El diario de El Comercio de Quito informó: “Familias desesperadas corrían por las calles cargando bolsas, con niños en sus brazos, con caras de pánico. "Los venezolanos llegaron a la terminal de autobuses de Ibarra, donde a altas horas de la noche estaban buscando boletos sin un destino seguro".

Las turbas también ingresaron a los parques centrales de la ciudad para desalojar a los extranjeros que dormían en lugares públicos. Los niños y sus padres se vieron obligados a abandonar los lugares donde habían descansado mientras sus asaltantes quemaban sus pertenencias.

Temiendo por sus vidas, otros buscaron llegar al puente Rumichaca fronterizo con Colombia. Entre ellos se encontraban los migrantes que comenzaron su éxodo desde una Venezuela en crisis dos semanas antes, cruzaron Colombia a pie y luego intentaron atravesar el Ecuador para llegar a Perú, donde los miembros de la familia esperaban las oportunidades que esperaban.

Al enterarse de los ataques, muchos venezolanos decidieron no ir a trabajar el lunes 21 de enero. A pesar de haber trabajado en Ibarra durante más de medio año como cerrajero, Gustavo dijo a El Comercio que "no hay apoyo de las autoridades locales para protegerlos". La vida de los extranjeros recién llegados”.

"Como él, hay varias familias de extranjeros", continuó El Comercio, "que permanecieron encerrados en sus casas por temor a ser atacados, como sucedió con otras personas. Maxsalí, otro migrante, envió a su esposa y cuatro hijos a la casa de unos amigos. Recuerda que su familia y otros compatriotas tuvieron que refugiarse en el techo de una casa por temor a los grupos de personas que preguntaban por los extranjeros".

La violencia contra los inmigrantes está en línea con las políticas del gobierno ecuatoriano de derecha del presidente Lenin Moreno, que se ha involucrado en una creciente persecución contra los trabajadores inmigrantes. En Guayaquil, por ejemplo, funcionarios del Ministerio de Trabajo allanaron tres lugares de trabajo con el pretexto de verificar el estado legal de los trabajadores. Una vulcanizadora y un lavado de autos fueron allanados. En un establecimiento, detuvieron a 14 venezolanos que trabajaban sin papeles.

El gobierno de Moreno, imitando las políticas de su aliado cada vez más cercano, el gobierno imperialista del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está promoviendo la xenofobia en Ecuador para culpar a los extranjeros por la aguda decadencia en la economía ecuatoriana.

Solo en las primeras semanas de enero de 2019, el Ministerio de Trabajo realizó 75 redadas, 30 en la principal ciudad portuaria de Guayaquil. En 2018, organizó 16,000 redadas, deteniendo a 3,600 por falta de documentos.

El martes 15 de enero, solo dos días después de los disturbios en Ibarra, Moreno se unió a Trump y se convirtió en uno de los primeros jefes de estado latinoamericanos en reconocer al presidente de la Asamblea Nacional, el títere de derecha del Departamento de Estado de los EUA, Juan. Guaidó, como presidente de Venezuela, inició un proceso que podría terminar en guerra civil o intervención militar estadounidense.

Ahora Moreno ha incrementado la agresión, bloqueando los vuelos programados para el 26 de enero para permitir que los venezolanos regresen a su país.

La embajada de Venezuela en Ecuador emitió una declaración acusando al presidente Moreno de violaciones de derechos humanos al negar el derecho de retorno de 270 personas a Venezuela. Destacó que la mayoría de ellos "han dicho que han sido víctimas de xenofobia, discriminación, explotación laboral y tráfico en suelo ecuatoriano".

Un programa que ofrece vuelos para los venezolanos que buscan regresar a sus hogares ha llevado hasta el momento a "12,000 repatriaciones de ciudadanos venezolanos de Brasil, Perú, Ecuador, Argentina, República Dominicana, Colombia, Chile y Panamá", según Telesur. El brutal asesinato de la joven ecuatoriana de 22 años, Diana Carolina, que provocó los pogromos anti venezolanos pudo haberse evitado. Los periódicos informaron que los agentes de la policía local observaron el incidente durante 90 minutos sin intervenir después de que la joven fuera secuestrada.

En un intento por salvar la cara, Moreno decidió despedir al gobernador y al jefe de policía en Ibarra, mientras enviaba una unidad de fuerzas especiales a la ciudad.

La violencia conmocionó a la mayoría de los ecuatorianos. En Quito hubo una gran protesta el 12 de enero con manifestantes que condenaban la xenofobia y una serie de asesinatos de mujeres jóvenes en el país.

La intensa desigualdad social que impregna a América Latina también ha dado lugar a las tasas de criminalidad más altas del mundo, según una encuesta reciente muestra que las 10 ciudades más violentas del mundo (fuera de las zonas de guerra de Oriente Medio) están en la región.

El intento del gobierno de Moreno de hacer un chivo expiatorio de los inmigrantes venezolanos es parte de un giro mundial hacia la derecha, incluyendo la xenofobia, de los gobiernos capitalistas. Es, al mismo tiempo, una manifestación del declive de la llamada "Marea Rosa", dentro de la cual se incluyó el antiguo gobierno del presidente Rafael Correa. Ante la profundización de la crisis económica y el aumento de las tensiones sociales, los gobiernos de todo el continente están recurriendo a métodos de guerra de clases y represión.

(Publicado originalmente el 28 de enero de 2019)