Cientos desaparecen, 58 muertos en desastre minero en Brasil

por Gabriel Lemos
29 enero 2019

Más de 300 personas están desaparecidas y 58 han sido confirmadas muertas luego de que una represa perteneciente a la multinacional minera con sede en Brasil, Vale, en la ciudad de Brumadinho, estado de Minas Gerais, en el sureste de Brasil, se reventara el viernes 25 de enero y liberara 13 millones de metros cúbicos de relaves de hierro mineral en granjas, pueblos y el medio ambiente local.

Un mar de barro destruyó casas, arrastró automóviles y llegó al río Paraopeba, responsable de un tercio del suministro de agua a la región metropolitana de Belo Horizonte, con unos 5 millones de personas y otras 50 ciudades. Existe la posibilidad de que el lodo en el río Paraopeba alcance el río São Francisco, el más largo y uno de los más importantes de Brasil, contaminando 300 km que pasan por cuatro estados brasileños hasta llegar al mar. El impacto ambiental del desastre es incalculable.

Miles de personas en la región han tenido que huir de sus hogares debido al avance del mar de lodo. El número de muertos podría haber sido mayor si el lodo hubiera llegado al centro de Brumadinho, pero sí borró los pequeños pueblos de la zona rural de la ciudad. La mayoría de los muertos y desaparecidos son empleados de Vale y sus familias.

Los residentes informan que las sirenas de advertencia de la mina, que podrían haber mitigado el desastre, no funcionaron en el momento del accidente. Según un residente que habló con el diario O Estado de S. Paulo, "hace unos meses, los técnicos (de Vale) estaban aquí en la ciudad para dar instrucciones sobre la sirena. Dijeron que, en caso de emergencia, sonaría. Pero no fue así”.

El domingo por la mañana, 350 personas fueron evacuadas de sus hogares por los bomberos debido al riesgo de que otra represa se reventara en la mina de Vale en Brumadinho. Por la tarde, el riesgo de colapso de esta presa había sido descartado por la defensa civil.

Las causas de la tragedia aún son desconocidas, y Vale dijo que no había detectado ninguna señal de que la represa pudiera estallar. Sin embargo, el fiscal de Minas Gerais, Guilherme de Sá Meneghin, dijo a O Estado de S. Paulo: "Este nuevo estallido está lejos de ser una sorpresa, y no se puede hablar de un accidente: este modelo está sujeto a desastres".

Construida en 1976, la presa que se rompió contenía relaves, pero, según el fiscal, existen hoy en día tecnologías más modernas para el tratamiento de relaves. "Las empresas mineras brasileñas prefieren usar los métodos más baratos, más rentables y más riesgosos", dijo.

Hasta la tarde del domingo, dos días después del estallido de la represa, un tribunal de Minas Gerais congeló 11 mil millones de reales (US $2,9 mil millones) en las cuentas de Vale para costear medidas de emergencia y reparación de daños ambientales. Junto a esto, la agencia ambiental de Brasil, Ibama, multó a Vale con 250 millones de reales (US $66 millones). Sin embargo, estas cifras son una nimiedad de las ganancias de una de las compañías mineras más grandes del mundo, y la más grande para el mineral de hierro. En 2017, sus ganancias alcanzaron los 22 mil millones de reales (US $5,8 mil millones de dólares).

La población de Brumadinho y todo Brasil reaccionaron a la tragedia con enojo y repugnancia. “Tú [Vale] estás matando a Minas Gerais. No hemos olvidado a Mariana. MINAS LO RECUERDA”, escribió un residente local en las redes sociales.

"Irresponsable, compañía criminal, ¿cuánta más sangre derramarás?", escribió otro residente. “Lo que ocurrió en Brumadinho hoy no fue un accidente ambiental, fue un crimen. Un desastre ambiental es un terremoto, un tsunami ... La irresponsabilidad de Vale y del sistema de justicia que no hizo nada en 2015", escribió otro en las redes sociales.

La tragedia en Brumadinho se produce tres años después del mayor desastre ambiental de Brasil. En noviembre de 2015, una presa de Samarco, una compañía conjunta entre Vale y el anglo-australiano BHP Billiton, se reventó y liberó más de 39 millones de metros cúbicos de relaves de mineral de hierro en el distrito de Bento Rodrigues, en la ciudad de Mariana, también en Minas Gerais. El ochenta por ciento del distrito de 600 habitantes fue enterrado por el lodo, lo que causó la muerte de 19 personas.

En Bento Rodrigues, no había ningún tipo de sistema de advertencia para los residentes, y Samarco no dio ninguna orientación a los residentes en caso de un accidente, según el diario O Globo .

El lodo liberado por la represa que se rompió en Mariana llegó al río Doce, matando a 11 millones de toneladas de peces y afectando el suministro de agua de 39 ciudades en los estados de Minas Gerais y Espirito Santo, con una población combinada de al menos 500,000 personas. Se espera que la recuperación del río tome docenas de años, si es que realmente puede recuperarse. Dieciocho días después del estallido de la represa, el lodo del río Doce llegó al mar en la costa de Espíritu Santo, a 650 km del accidente, avanzando a lo largo de muchos kilómetros de la costa, afectando la vida marina, la pesca y el turismo local.

Hasta el día de hoy, nadie ha sido considerado responsable o condenado por ningún delito por esta tragedia humana y ambiental en Mariana. Ibama también multó a Samarco con 250 millones de reales (US $66 millones) y la empresa conjunta pagó 1.300 millones de reales en compensación a los residentes locales, pero la construcción de un nuevo distrito se retrasó y se espera que esté lista solo el próximo año. Además de que Samarco fue acusado de nueve delitos ambientales, 21 de sus empleados fueron acusados de asesinato. Después de asumir la presidencia de Vale en 2017 con el lema "Mariana nunca más", Fábio Schvartsman se "disculpó" por la tragedia.

Después de la tragedia en Mariana, hubo un intento de aprobar un proyecto de ley en la Asamblea Legislativa estatal de Minas Gerais sobre la seguridad de las represas que habría endurecido las inspecciones y aplicado castigos más severos a las compañías mineras. El diputado estatal Rogerio Corrêa (PT), dijo a Folha, "hubo presión de las compañías [mineras]", por lo que no se aprobó la ley.

En diciembre pasado, Vale había obtenido una licencia del gobierno de Minas Gerais para aumentar en un 88 por ciento la capacidad productiva de la mina Córrego do Feijão, donde estalló la represa. Según O Globo, "el proyecto de expansión tuvo sus procedimientos de análisis acortados, con las licencias, instalación y operación anteriores evaluadas al mismo tiempo. Normalmente, estas licencias se aprueban individualmente”. Después del desastre, el gobierno de Minas Gerais suspendió las actividades de Vale en la mina.

Sólo en Minas Gerais, el estado brasileño con la mayor producción de mineral de hierro, hay al menos 400 presas de relaves, 37 de ellas sin estabilidad estructural garantizada, según la Asociación de Observadores Ambientales de Minas Gerais. En todo Brasil, hay 24.902 represas, el 42 por ciento de las cuales operan sin autorización o licencia, y solo el 3 por ciento de las mismas se inspeccionaron en 2017. De las 790 represas de relaves mineras, en 2017, solo 263 fueron inspeccionadas, y 45 se encontraron en condiciones precarias. La presa de Brumadinho que estalló no apareció en esta lista.

A pesar de la falta de inspección de represas en Brasil, el Congreso brasileño se ha estado moviendo hacia una mayor desregulación. Desde el desastre en Mariana, se han discutido seis proyectos de ley que harían más flexible la concesión de licencias ambientales. Uno de estos proyectos de ley, denominado "Proyecto de ley de Samarco", propuso que "la presentación de un estudio de impacto ambiental ya sería suficiente para la ejecución de la construcción, independientemente de los resultados del estudio", informó Folha .

De estos proyectos de ley, el más avanzado en el Congreso es una nueva ley de licencias ambientales que relaja y acelera el proceso ambiental y está respaldada por el comité rural y las compañías mineras. Además, el proyecto de ley exime a las nuevas empresas ganaderas y agrícolas de la necesidad de obtener licencias. La ministra de Agricultura de Bolsonaro, Tereza Cristina, miembro del comité rural, dijo que la aprobación del proyecto de ley "sería algo muy bueno para la agricultura y la ganadería".

Con la llegada al cargo del gobierno de Bolsonaro, estos proyectos de ley que disminuyen la regulación ambiental están avanzando. En diciembre pasado, Bolsonaro criticó lo que llamó la "industria de la multa ambiental", y agregó que son "exorbitantes" y que "obstaculizan la ejecución de la construcción de infraestructura".

Bolsonaro también criticó el Acuerdo de París y, antes de asumir el cargo, pidió la cancelación de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima en Brasil, evitando que se celebre este año en el país. Su ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, también ha criticado el "dogma científico" del cambio climático, que, como Trump, afirma es el resultado del "globalismo" diseñado para "favorecer el crecimiento de China".

En cuanto al ministro de medio ambiente de Bolsonaro, Ricardo Salles, en su discurso inaugural, declaró: "Necesitamos velocidad, agilidad, estabilidad y seguridad jurídica [para las licencias ambientales]".

Salles, que participó en las elecciones de octubre de 2018 en Brasil como candidato a diputado federal para Sao Paulo con el eslogan “tolerancia cero contra la izquierda y el MST [Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra]”, pero no fue elegido, es uno de los nueve ministros del gobierno de Bolsonaro está siendo criminalmente investigado o acusado en la corte. A fines de diciembre, fue declarado culpable de irregularidades administrativas cuando era secretario ambiental de São Paulo por alterar el mapa de protección del río Tietê, el más importante del estado, en beneficio de una empresa minera. El sábado 26 de enero, la oficina del fiscal de São Paulo solicitó a un tribunal brasileño que ordenara a Salles abandonar el Ministerio de Medio Ambiente debido a su condena.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 28 de enero de 2019)