Davos ensombrecido por la crisis y la agitación social

por Nick Beams
28 enero 2019

La reunión de este año de las élites globales en la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF, siglas en inglés) en Davos, Suiza, tal vez sea mejor resumida en la frase: Los pollos están volviendo a sus perchas [es decir, se enfrentan ellos las consecuencias de sus políticas previas].

Durante casi cinco décadas, el WEF ha estado en el centro de la promoción de las políticas de libre mercado que han canalizado billones de dólares a las personas más ricas del mundo y han llevado a la ampliación de la desigualdad social a niveles históricamente sin precedentes, un proceso institucionalizado. Eso aceleró a nuevos niveles después del colapso de 2008.

En enero de 2009, cuando la crisis financiera aún se estaba desarrollando, en la reunión anual de Davos hubo un temor generalizado de que la bonanza estaba a punto de terminar. Pero a medida que disminuía un poco la reacción por una reacción social inmediata y continuaba la vasta acumulación de riqueza en las alturas de la sociedad, gracias a la inyección masiva de dinero barato por parte de la Reserva Federal de los EUA y otros bancos centrales importantes, parecía que todo seguía siendo el mejor de los mundos posibles.

No más. La ira social y la lucha de clases se están intensificando en todo el mundo. Como comentó el columnista de The Guardian, Aditya Chakrabortty, el multimillonario de Davos ahora está experimentando una emoción nueva e inquietante: el miedo. Cuando se enfrentan a un orden mundial que se derrumba ante ellos, los plutócratas de Davos están "aterrorizados" y "cualquier tópico sobado que puedan reciclar para las cámaras de televisión, lo que los atenaza es el caos que está muy abajo".

Alrededor de la reunión de Davos, hubo intentos de introducir una corrección del curso. En una columna producida para la reunión, el comentarista de economía del Financial Times, Martin Wolf, señaló la responsabilidad de las élites globales de elevar líderes políticos populistas y autoritarios e insistió en que las democracias gobernadas por la ley debían hacer que funcionara mejor. "Gente de Davos", concluyó, "tenga en cuenta: esta es su clara responsabilidad".

La organización benéfica internacional Oxfam emitió un informe que mostraba que 26 multimillonarios poseían tanta riqueza como el 50 por ciento más bajo de la población mundial, unos 3,8 mil millones, que la acumulación de riqueza en la parte superior estaba aumentando a una tasa de $2,5 mil millones por día e hizo un llamado para una nueva "economía humana" que se financiará mediante un aumento de los impuestos sobre la riqueza.

La "gente de Davos" dio su respuesta a esta agenda de reforma cuando entregaron la plataforma para el discurso de apertura al recién instalado presidente de Brasil de extrema derecha y fascistizante, el excomandante militar Jair Bolsonaro, después de entregarlo a otra derecha, el autoritario Donald Trump, el año anterior.

Los comentarios de Bolsonaro eran música para sus oídos cuando estableció su agenda para un "nuevo Brasil" al crear nuevas oportunidades de mercado, menores impuestos para las empresas y una "revisión muy necesaria" del sistema de pensiones del país. Y habrían sido conscientes de que estas medidas vienen con un compromiso para la supresión de la clase trabajadora.

Cuando se inauguró la cumbre de Davos, el WSWS observó que el régimen actual del orden capitalista mundial, dominado y controlado por los multimillonarios globales y sus mercados financieros, era tan incapaz de cualquier reforma como lo era la Francia anterior a 1789 y la autocracia zarista de Rusia anterior a 1917, que respondieron a la oposición social con una mayor represión. El tratamiento de alfombra roja para Bolsonaro envió un mensaje a la clase trabajadora de todo el mundo: así es como se cumplirán sus demandas.

La reunión anual de este año estuvo marcada por la ausencia de una serie de líderes políticos, en sí misma una expresión del creciente desorden político dentro de la política burguesa y la marea creciente de la lucha de clases. La primera ministra británica, Theresa May, no pudo asistir debido a la agitación sobre Brexit; el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se retiró junto al resto de la delegación estadounidense debido al cierre del gobierno; el presidente francés, Emmanuel Macron, se quedó en casa mientras enfrentaba las continuas protestas del movimiento del "chaleco amarillo".

Las circunstancias que rodearon a otro ausente también fueron significativas. En la víspera de la reunión, el presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, decidió que se saltaría Davos para dirigir la supresión de las protestas contra la duplicación de los precios del combustible en su gobierno, lo que, según los informes, provocó 12 muertes el fin de semana pasado.

A lo largo de toda la reunión se agravó el empeoramiento de la perspectiva económica mundial y las consecuencias de incluso una desaceleración menor en condiciones de profundización de los conflictos comerciales, sobre todo la guerra comercial de Estados Unidos contra China, la ruptura palpable de las estructuras políticas establecidas desde hace mucho tiempo y la creciente marea social y la lucha de clases.

En el período previo a la reunión, David Lipton, subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional, emitió una advertencia de que "la historia sugiere" que habrá una desaceleración económica "en algún lugar en el horizonte". Pero en condiciones de mayor desconfianza en las instituciones gubernamentales, no se puede garantizar que los regímenes regulatorios establecidos después de la crisis financiera "serán suficientes para evitar que la recesión de una 'variedad de jardín' se convierta en otra crisis sistémica en toda regla".

Otra advertencia llegó en forma de una carta escrita por el inversionista multimillonario Seth Klarman, que, según informó el New York Times, se difundió entre los asistentes a Davos. Su enfoque central fue sobre el impacto de la creciente lucha de clases.

"No puede seguir el statu quo en medio de constantes protestas, disturbios, un cierre y el aumento de las tensiones sociales", escribió. Al citar el movimiento del “chaleco amarillo” en Francia, continuó con este tema: “La cohesión social es esencial para quienes tienen capital para invertir”.

Klarman es uno de los que saben que las medidas tomadas por las autoridades financieras en la última década para combatir los efectos de la crisis financiera contribuyen a la creación de una nueva crisis a medida que aumentan los niveles de deuda.

"Las semillas de la próxima gran crisis financiera ... pueden encontrarse en los niveles de deuda soberana de hoy", escribió. "No hay manera de saber cuánta deuda es demasiada, pero Estados Unidos inevitablemente alcanzará un punto de inflexión, por lo que, de repente, un mercado más escéptico se negará a seguir prestándonos a tasas que podamos pagar".

Y tal crisis tendrá efectos políticos inmediatos, como Klarman y otros reconocen. "No es difícil imaginar el empeoramiento del malestar social en una generación", escribió, "que se está quedando atrás económicamente y se siente traicionado por una enorme deuda nacional sin ningún beneficio obvio para ellos".

Pero un orden social en el que, como informa Oxfam, el 82 por ciento de toda la riqueza creada en 2017 llegó al 1 por ciento global más alto, es orgánicamente incapaz de responder a una oposición más profunda aparte de con la represión, lo que subraya el análisis del Comité Internacional del Cuarto Internacional que la situación política actual se caracteriza sobre todo por la revolución contra la contrarrevolución.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de enero de 2019)