Washington intensifica provocaciones golpistas en Venezuela

por Bill Van Auken
26 enero 2019

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, se presentará en una sesión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el sábado por la mañana para hablar sobre la crisis política en Venezuela. La medida se produce después de que Washington declaró "ilegítima" la presidencia de Nicolás Maduro y reconoció al autoproclamado "presidente interino" Juan Guaidó, del partido derechista Voluntad Popular, financiado por Estados Unidos, como el gobierno del país más rico en petrolero de América del Sur.

El turno al Consejo de Seguridad, donde Rusia y China, que tienen amplios lazos económicos y políticos con Caracas y que seguramente vetarán cualquier resolución que respalde lo que equivale a un golpe de estado orquestado por Estados Unidos, tiene todas las características de un gesto de propaganda, dirigido a plantear una demostración de apelación para el apoyo de la ONU a fin de allanar el camino para una intervención unilateral de los Estados Unidos.

Washington ha sentado las bases para una confrontación con el gobierno de Maduro al anunciar que desafiará la decisión de Maduro de romper las relaciones diplomáticas con los EUA y su orden de que todo el personal diplomático de los EUA abandone el país para el domingo. Mientras que la administración de Trump ordenó el jueves a todo el "personal no esencial" que evacuara el país, los principales diplomáticos de los Estados Unidos deben permanecer en el lugar, siendo efectivamente utilizados como peones en una provocación sin precedentes que podría convertirse en el pretexto de una intervención militar de los Estados Unidos.

Tanto un portavoz de la Casa Blanca como el senador republicano Marco Rubio, que desempeña un papel influyente en la política latinoamericana del gobierno de Trump, emitieron advertencias de una "respuesta rápida y decisiva" si el gobierno venezolano intenta hacer cumplir su orden de expulsión.

Maduro reiteró la demanda el jueves, anunciando que Venezuela está cerrando su embajada en Washington y sus consulados, retirando a todos sus diplomáticos de Estados Unidos.

Pompeo apareció el jueves ante la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington compuesta por 35 naciones, dando un discurso amenazador, refiriéndose al "ya desaparecido régimen de Maduro" y exigiendo que todos los estados miembros de la OEA "se alineen con la democracia y el respeto a la ley” al reconocer al presidente no electo respaldado por Washington.

Cabe destacar que el mismo pompeo nunca hizo un llamado a otros países para que apoyen "la democracia y el respeto por el estado de derecho" en relación con Arabia Saudita, ya que estaba a la vista la criminalidad de su monarquía gobernante en el espantoso asesinato y descuartizamiento del exilado periodista pro Estados Unidos, Jamal Khashoggi. Por el contrario, él y Trump apoyaron al gobernante dictatorial del régimen y autor del asesinato, el príncipe heredero Mohamed bin Salman.

Washington ha afirmado que Maduro es un presidente "ilegítimo" basado en las preocupaciones sobre una elección de mayo de 2018 que fue boicoteada por una sección de su oposición de derecha y tuvo una mínima participación récord, lo que refleja el amplio disgusto popular tanto del partido gobernante como de sus opositores derechistas. Sin embargo, no hubo tal preocupación cuando el dictador egipcio, general Abdel Fattah el-Sisi, obtuvo una mayoría del 97 por ciento en las elecciones de marzo de 2018 que se celebraron en condiciones en las que decenas de miles de sus opositores políticos fueron encarcelados y torturados.

Cuando un reportero le preguntó sobre estas discrepancias evidentes, el Asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, respondió que la pregunta estaba "llena de falacias", y agregó que "el hecho es que Venezuela está en nuestro hemisferio". Creo que tenemos una responsabilidad especial aquí... "En otras palabras, el imperialismo yanqui está reafirmando su dominio de su "propio patio trasero", una vez más recurriendo al método de golpes e intervenciones militares para afirmar su hegemonía y hacer retroceder la creciente influencia de ambos China y Rusia en Venezuela, así como el continente en general.

Pompeo proclamó que Estados Unidos estaba "listo para brindar asistencia humanitaria" al pueblo de Venezuela en forma de alimentos y medicinas, anunciando un total de $ 20 millones, menos que una miseria en comparación con las decenas de miles de millones de dólares que las sanciones de Estados Unidos golpeado a la economía venezolana, y doscientas cincuenta veces menos que los 5.000 millones de dólares que Trump exige para un muro fronterizo, que la administración habitualmente describe como una cifra insignificante.

La cantidad simbólica no hará nada para aliviar la crisis desesperada que enfrentan las masas de trabajadores y pobres venezolanos. Las condiciones a las que se enfrentan son producto de la crisis global del capitalismo, las sanciones impuestas por Washington y las políticas del gobierno de Maduro, que ha defendido el capital extranjero junto con la clase dominante capitalista de Venezuela, pagando la deuda externa e imponiendo severas medidas de austeridad a las masas obreras.

La llamada ayuda humanitaria es más que una provocación más, y Washington dice que pretende canalizar el dinero a través de la Asamblea Nacional de Venezuela, eludir al gobierno y proporcionar un fondo para Guaidó.

Mientras tanto, Bolton declaró el jueves que la administración de los EUA estaba "concentrándose en ... desconectar el régimen ilegítimo de Maduro de las fuentes de sus ingresos" y desviar esos ingresos al "gobierno legítimo" del títere estadounidense Guaidó.

Bolton agregó que el proceso era "muy complicado". Podría involucrar la expropiación estadounidense de activos venezolanos en los EUA incluidas las refinerías de Citgo, una subsidiaria de la compañía petrolera estatal, y detener los pagos por el petróleo venezolano. El objetivo final es reafirmar el control sin restricciones de los conglomerados petroleros de los Estados Unidos sobre las reservas probadas de petróleo de Venezuela, las más grandes del planeta.

Pompeo obtuvo mucho menos que el respaldo de la OEA, con menos de la mitad de sus estados miembros votando por el reconocimiento de Guaidó, seis apoyando a Maduro y el resto declarando que Venezuela enfrenta una crisis humanitaria o abstenerse.

Mientras que la mayoría de los aliados de Washington se alinearon detrás del golpe de Guaidó, Rusia, que tiene importantes inversiones en la industria petrolera de Venezuela y ha establecido vínculos con el ejército venezolano, denunció el reconocimiento de Guaidó por parte de Washington como un "juego muy sucio y criminal".

"El hecho de que Estados Unidos y algunos otros países hayan reconocido al autoproclamado presidente demuestra que jugaron un papel directo en la crisis en Venezuela", dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, en una conferencia de prensa en Argel. Añadió que el intento de establecer un gobierno rival solo podría llevar al "caos e inestabilidad".

China, que ha otorgado importantes préstamos a Venezuela a cambio de petróleo, emitió una declaración algo más cautelosa en contra de la intervención extranjera en los asuntos del país.

Entre las declaraciones más firmes de apoyo al gobierno de Maduro contra el golpe de Estado orquestado por los Estados Unidos se encuentran el gobierno turco del presidente Recep Tayyip Erdogan, el aparente aliado de Washington en la OTAN. Erdogan declaró su solidaridad con Maduro y comparó las maquinaciones en Caracas con el intento de golpe apoyado por Estados Unidos contra su propio gobierno en julio de 2016. Venezuela ha exportado oro a Turquía desafiando las sanciones de Estados Unidos.

Los eventos en Venezuela han establecido de manera irrefutable que no existe una circunscripción dentro del establecimiento gobernante de los EUA que se oponga al retorno a los golpes de estado en América Latina o a la burla de los derechos soberanos de otras naciones. Por el contrario, los medios corporativos han emitido propaganda sin adulterar para el golpe de estado y elogios para el supuesto salvador "democrático" de Venezuela, la no-entidad de derecha, financiada por el Departamento de Estado, Guaidó.

The Wall Street Journal presentó la autoproclamación no elegida de Guaidó como "presidente interino" a cargo de Venezuela como el acto de toda la nación reclamando su "democracia", al tiempo que insinuaba fuertemente el potencial de una intervención más directa de los Estados Unidos. "Es tentador pensar que los EE. UU. deberían enviar tropas, a la Panamá en 1989, para ayudar a la rebelión", comentó el Journal. "Pero los venezolanos tienen que ganar su libertad ellos mismos, y si lo hacen, es probable que lo valoren aún más". ¿Y si no logran "ganar su libertad" de acuerdo con los dictados e intereses de Washington? Claramente, como Trump y sus ayudantes han declarado repetidamente, "todas las opciones están sobre la mesa".

Ninguno de los medios de comunicación hace mención alguna de los millones de dólares en fondos otorgados por la Fundación Nacional para la Democracia (National Endowment for Democracy) y USAID que se destinó al partido Voluntad Popular de Guaidó.

Mientras tanto, los demócratas, que han emprendido una campaña prolongada contra el gobierno de Trump basada en la presunta "intromisión" rusa en las elecciones estadounidenses de 2016, se apresuraron a apoyar los movimientos de la Casa Blanca para derrocar al presidente venezolano. El senador Bob Menéndez, el demócrata de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, se unió a Rubio para emitir una declaración conjunta en apoyo de Guaidó.

La mayor euforia sobre los eventos en Venezuela provino de Wall Street, con un alza de 40 por ciento de los bonos venezolanos. Los eventos, según Reuters, le dieron a los "inversionistas y comerciantes una oportunidad excepcional en una ganancia inesperada en el vasto conjunto de bonos en incumplimiento de la nación rica en petróleo". Claramente, la apuesta de los financieros es que la instalación de un títere estadounidense en Caracas significará que se tomarán medidas para extraer de la clase trabajadora venezolana oprimida y hambrienta ganancias en forma de intereses a la deuda, incluso a través de un gran derramamiento de sangre, al tiempo que se priorizan los reclamos de Estados Unidos sobre los de Rusia y China.

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, apareció el jueves con todo el alto mando del ejército del país, declarando que el país estaba enfrentando un golpe de estado contra las "instituciones y la democracia" de Venezuela y advirtiendo de una "guerra civil o confrontación entre hermanos". Los generales y almirantes reunidos declararon su apoyo a Maduro.

El intento de golpe de Washington depende, en última instancia, de ganar el apoyo de elementos dentro del ejército venezolano, cuyos oficiales superiores han desempeñado un papel decisivo dentro de los gobiernos de Maduro y su predecesor, Hugo Chávez, un ex teniente coronel y líder de golpe de estado abortivo abortado.

Guaidó y sus partidarios han pedido repetidamente al ejército que intervenga contra Maduro, al igual que los principales funcionarios de los Estados Unidos, mientras que la Asamblea Nacional de Venezuela aprobó una legislación que ofrece una amnistía incondicional a los oficiales que se rebelan contra el gobierno.

Al no provocar este levantamiento militar contra el gobierno de Maduro, el imperialismo estadounidense podría optar por sanciones cada vez más severas, incluido el bloqueo de las exportaciones petroleras venezolanas y la intervención militar directa.

La única forma de salir de la crisis desesperada creada por el capitalismo en Venezuela y la amenaza de la intervención militar de los Estados Unidos reside en la movilización de la clase obrera venezolana, independientemente del gobierno capitalista de Maduro y sus secuaces sindicales. Lo que se requiere es la organización de asambleas de trabajadores para expropiar los intereses capitalistas extranjeros y nacionales y establecer el control de los trabajadores sobre la vasta riqueza petrolera del país. Esta lucha debe unirse con la de los trabajadores de todo el hemisferio para poner fin al capitalismo.

(Publicado originalmente en inglés el 24 de enero de 2019)